¿Reciben los cubanos un salario de 25 dólares al mes?
Economía
Sábado, 13 de Mayo de 2017

Martianos

Por Ernesto Escobar Soto*/Moncada.- En un artículo que leí hace poco, el autor trataba el tema de las enormes desigualdades económicas existentes en el mundo. La información publicada en un video por Yahoo.com, se basaba en los datos estadísticos recopilados en el 2014 por la página digital Nationmaster.com (una empresa especializada en estadísticas) la que comparaba los sueldos mensuales netos de la población mundial tomando como divisa principal el dólar.

De acuerdo con esta investigación, Suiza con 6 mil 300 dólares mensuales, es el país donde se devengaban superiores salarios, seguida por Luxemburgo (4 mil 479 dólares). Estados Unidos ocupaba el lugar 13 con 3 mil 258 dólares.

El informe se convierte en caricaturesco al señalar que Cuba era la nación del mundo donde menos salario se recibía cada mes. En ese escalafón, la Isla, con el número 176, ocupaba el último lugar del mundo al presentar un salario mensual de 25 dólares.

Al comparar a Cuba con sus vecinos caribeños se señalaba a Haití. De acuerdo con el artículo los haitianos ganaban 712 dólares anuales, para una mensualidad media de 59,33 dólares. Con marcada intención agregaban que en “Angola, en cuya guerra civil murieron más de 2 mil soldados cubanos, el ingreso promedio por mes era de 2 mil 650”.

A todas luces con estas comparaciones se quería denigrar a Cuba y a su sistema socialista. Cualquiera, sin ser un especialista en economía, de inmediato se percata de que esta información era falsa.

El paralelo con la hermana Haití es irracional. Este pequeño y heroico país, sumido en la mayor miseria, es el más pobre del continente americano. El mundo desarrollado, comenzando por Francia (su exmetrópoli) y los Estados Unidos le hicieron y le hacen pagar muy caro la hazaña de haber realizado la primera y única revolución en la historia triunfante de esclavos, y de negros por añadidura.

Las estadísticas que muestran los salarios per cápita de las naciones capitalistas no reflejan la realidad. Desconocen la dispar distribución de la riqueza entre la población, en la que unos pocos poseen amplias riquezas y la generalidad no.

En estas estadísticas anuales, se suman los ingresos que reciben los más privilegiados económicamente, con los salarios de todos los trabajadores del país, y el resultado se divide entre el número de habitantes. Con este engañoso promedio se oculta el bajo nivel de las entradas salariales de los más desfavorecidos.

Para un observador juicioso las pruebas evidentes de la miseria de la población de una nación son, entre otras, el hambre y la pobreza, visibles en ciudades en los que deambulan ancianos, mujeres y niños descalzos, con ropas raídas y a veces sin siquiera un sitio modesto para dormir; un analfabetismo generalizado y niños que no tienen escuelas; la falta de atención médica y las aterradoras epidemias que matan impunemente a miles de personas desvalidas; poblaciones enteras que sin protección estatal, caen en la indigencia más espantosa cuando ocurren graves fenómenos climáticos, sísmicos o de otra índole; los hombres y mujeres sin trabajo; la baja esperanza de vida de la población y la elevada mortalidad infantil. Este triste escenario de la sufrida Haití y el de muchos otros países, no es el de Cuba.

Estas comparaciones con las que intentan demeritar a Cuba y a su sistema social, forman parte de la permanente campaña contra nuestro país. Estas supuestas investigaciones son disparatadas y difamatorias, pues establecen paralelos sin explicar las diferencias que existen entre lo que se denomina como el salario nominal y el salario real.

En primer término, no negaré el bajo nivel salarial de los trabajadores cubanos, ni tampoco los elevados precios de los productos del campo y los de las tiendas de divisas (CUC).

Son patentes las insuficiencias, falta de organización y la no generalización del inmenso caudal de innovaciones tecnológicas que ofrece la ciencia cubana, para que la agricultura produzca más. Igualmente es preciso perfeccionar el control del trasiego de los intermediarios, mejorar el mercadeo de los productos y abaratar los precios.

Pese a las amplias subvenciones estatales, un segmento de la población cubana no logra satisfacer convenientemente sus necesidades. Los Lineamientos del 7mo Congreso del PCC van dirigidos a corregir y a enmendar estos problemas.

El mundo actual se compone de casi una treintena de países capitalistas ricos como Estados Unidos, Canadá, la mayoría de los europeos, Japón, Australia, cuyos Producto Interno Bruto (PIB) nacional y per cápita son altos. En los últimos años se han incorporado varios estados, casi todos asiáticos.

En el otro extremo se hallan más de 150 países también capitalistas –salvo las conocidas excepciones– cuyos PIB en general son mucho más bajos. Estas naciones que algunos denominan en desarrollo, emergentes o subdesarrollados, casi siempre han sufrido históricamente la explotación y el saqueo, primero por parte de los imperios colonialistas y ahora por los estados capitalistas hegemónicos.

En ese pequeño grupo de naciones del Primer Mundo los salarios hasta ahora han sido altos y permitido a sus habitantes en general, recibir diversos beneficios. Por supuesto, la población mayoritariamente pobre del resto del planeta no los ha podido disfrutar.

Son significativos los gastos en que incurren los ciudadanos de las capas medias y pobres de esos países ricos para pagar los alquileres de sus viviendas, los servicios (privados) de educación de sus hijos y los de salud de la familia. La suma de los tres egresos antes señalados, puede representar para un habitante promedio la mitad o más de sus ingresos mensuales.

En Cuba, a diferencia de la generalidad de las naciones del planeta, más del 85% de las viviendas habitadas pertenecen a sus propietarios, o sea, los que viven en sus casas son dueños de ellas y no pagan ningún alquiler, ni impuesto sobre estas, ni tampoco sobre el suelo en que están asentadas.

Los que no son propietarios de sus inmuebles le pagan al Estado no más de un 10% de sus ingresos. En Cuba no ocurren los inhumanos “desalojos” por impago de los alquileres de las viviendas, tan comunes en el resto del mundo.

La salud, uno de los Derechos Humanos esenciales, en Cuba es pública y gratuita, y tiene cobertura universal. En contraste con la generalidad de los sistemas de salud en el mundo, prioriza la “prevención” de enfermedades por medio de campañas médicas como la de vacunación masiva de la ciudadanía.

El sistema de salud pública cubano contempla la atención en el nivel primario, secundario y el ingreso y permanencia en hospitales, así como las operaciones quirúrgicas y todos los tratamientos posteriores sin excepción.

Decenas de miles de médicos cubanos han prestado y prestan servicios en más de 60 países, en la mayoría de manera gratuita.

Aunque la salud pública cubana se ha visto dañada por más de 25 años a causa de la severa crisis económica y del bloqueo por parte de EEUU, cuenta con médicos, enfermeros y personal técnico muy capacitados y con una alta sensibilidad humana.

En los últimos años ha comenzado a reactivarse el sistema con nuevas inversiones y equipos de última generación, remozamiento de hospitales, policlínicos y consultorios del médico y la enfermera de la familia, etc.

En otros países existen conjuntamente la salud privada y la pública (la tendencia neoliberal imperante en el mundo es a relegar a esta última a un segundo plano), por ello, para muchos, resultan muy costosos los servicios médicos.

En los Estados Unidos, con la comercialización de la salud, no tener un seguro médico es una verdadera tragedia para la familia.

Podemos resaltar que aun para no pocos de los “asegurados”, ese convenio no cubre el tratamiento para todo tipo de enfermedades y a veces las empresas aseguradoras con argucias legales tratan de evadir responsabilizarse cuando las dolencias son muy graves y requieren gastos superiores.

Una muestra gráfica e irrebatible de esto, es el gran número de cubanos con residencia permanente en el exterior que aprovechan sus visitas a Cuba para recibir atención médica.

La educación, otro de los obligatorios Derechos Humanos, en nuestro país es también pública y gratuita para todo tipo de instrucción hasta el nivel universitario. En el resto del mundo se requiere pagar elevadas sumas de dinero para cursar una carrera de nivel superior.

El sistema de enseñanza cubano también fue seriamente dañado en estos años de severa crisis económica y ahora se realiza un intenso trabajo de revisión y reordenamiento para elevar su calidad.

Cuba presenta uno de los niveles de escolaridad e instrucción más altos del mundo. Además, el país ha ofrecido y ofrece becas gratuitas a miles de jóvenes de otras naciones para cursar diversos estudios.

Nuestra Isla es una de las naciones que invierte un mayor por ciento de su presupuesto en los sectores de la salud y la educación.

Pese a las reconocidas deficiencias en los sistemas públicos de salud y educación, causadas principalmente por la intensa crisis económica padecida por más de dos decenas de años, la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), en reiteradas ocasiones los han valorado altamente como ejemplos a seguir.

En otros países, los trabajadores sujetos a la “precariedad laboral” y los denominados como “informales” no tienen derecho a pensiones. En contraste, los trabajadores cubanos, tanto estatales como privados, al alcanzar la vejez pueden, debido a este sistema público, beneficiarse de la Seguridad Social con pensiones y aquellos que por diversas razones nunca trabajaron reciben atención por la Asistencia Social.

Es preciso señalar que las actuales pensiones en Cuba no garantizan todas las necesidades de los jubilados, lo que se prevé atender en la medida en que se fortalezca la economía.

En cuanto a la Asistencia Social, unas 80 mil familias con situación precaria reciben ayuda económica. Solo una veintena de los estados desarrollados puede enorgullecerse de contar con un sistema así, pese a las limitaciones lógicas, dada la difícil situación económica de nuestra nación.

De igual manera está implementado desde los primeros años de la Revolución el sistema que le garantiza a cada familia una cuota alimenticia al mes (la llamada canasta básica). El Estado gasta miles de millones de dólares para comprar parte de esos alimentos en el extranjero y ofrecerlos a la población a precios ínfimos.

Los alimentos que conforman dicha canasta básica y se ofrecen subvencionados, si bien significan una manera innegable de recibir ingresos (en productos), solo satisfacen un por ciento del consumo lo que obliga a comprar la otra parte a un precio mayor en las tiendas que comercializan en moneda convertible (CUC) y ahora también en moneda nacional (CUP) con un valor equivalente al CUC, así como en los mercados creados para la venta (en CUP) de productos liberados.

Se ha planteado que cuando las condiciones económicas lo permitan se eliminará este sistema y la ayuda económica se realizará de modo directo a las familias más desfavorecidas.

Debemos referirnos también a la importante subvención por el Estado de un alto por ciento de los gastos que realiza cada familia en: electricidad, teléfono, agua, gas, transporte público, círculos infantiles, asilos para ancianos, servicios fúnebres… Son también gastos en que incurre el Estado para beneficiar a la población cubana los realizados para el desarrollo de la cultura, el deporte y la ciencia, así como en la oferta de entradas para eventos y espectáculos artísticos, recreativos y deportivos a precios muy bajos (comparados con otros países).

Es indiscutible que el salario de una parte considerable de los cubanos no satisface todas sus necesidades y existe un reclamo general por elevarlos. Pero no se puede olvidar y echar a un lado lo antes señalado. A precios medios de países subdesarrollados, los ingresos salariales y los servicios que reciben los cubanos equivaldrían a varias veces la supuesta paga mensual de 25 dólares.

Si al “salario nominal” que reciben directamente los trabajadores cubanos por su labor realizada en un año, le sumáramos todos los servicios subvencionados por el Estado que la población recibe y a esta suma la dividiéramos entre los 11 millones de cubanos, nos daría, para sorpresa de muchos, un per cápita de ingresos, o sea un “salario real”, mucho más alto. Faltaría por agregar, que la inmensa mayoría de los cubanos, como son dueños de sus viviendas no pagan alquiler.

Por estas razones se puede asegurar con absoluta certeza que los cubanos no ganan solamente los 25 dólares mensuales que señala el escalafón antes nombrado. Si esto fuera así, imperaría una miseria más atroz que la sufrida actualmente por Haití, cuyos trabajadores reciben 59,33 dólares cada mes, o sea, 34,33 dólares más que los cubanos.

¿Cómo explicar entonces que con un salario de solo 25 dólares mensuales existan en Cuba, sobre una población de unos 11 millones de habitantes, más de un millón y medio de graduados universitarios y casi 2 millones de técnicos de nivel medio?

Cualquier familia cubana cuenta entre sus hijos con ingenieros, médicos, científicos. ¿Cómo explicar que todos los niños y jóvenes (sin tener en cuenta su raza, sexo, posiciones políticas, ideológicas o religiosas de ellos o de sus familias) tienen garantizadas la enseñanza y la atención médica?

¿Cómo explicar el alto número de intelectuales y artistas y una intensa y variada vida cultural?

¿Cómo explicar que no hay un solo niño cubano sin maestro o un rincón de la Isla que no cuente con una escuela?

¿Cómo explicar que toda la población cubana reciba atención médica y como consecuencia de ello haya alcanzado un promedio de vida de 78 años? ¿Cómo explicar que Cuba muestra uno de los más bajos índices de mortalidad infantil y materna del mundo?

¿Cómo explicar el extraordinario nivel alcanzado por la ciencia cubana, especialmente en la esfera de la ingeniería genética y la biotecnología?

¿Cómo explicar que por las calles cubanas no deambulen ancianos, niños, mujeres y enfermos pidiendo limosnas, como sucede en casi todos los países del orbe, incluyendo a los más desarrollados?

El respetado músico Silvio Rodríguez en su blog Segunda Cita señaló unos años atrás: “En los 65 barrios “jodidos” de Cuba en los que he actuado, aún no he visto a un solo niño sin escuela, zapatos o asistencia médica.” Y todo esto ocurre en un pequeño país pobre, sin recursos naturales, sometido al bloqueo más largo de la historia por la nación más poderosa del mundo.

Para tratar de comprender la situación actual de Cuba hay que valorar, entre otros aspectos, la enorme crisis económica a partir del 1990, provocada por la desaparición de la URSS, al tiempo que Estados Unidos, de manera paralela, redobló su inhumano bloqueo, a lo cual se añadieron los errores que se cometieron internamente. Ha sido una dilatada etapa de épica resistencia.

El objetivo esencial de la sociedad socialista cubana es lograr el mayor bienestar posible, tanto material como espiritual de la población. Los Lineamientos de la Política Económica y Social del Séptimo Congreso del PCC, han proyectado restituirle a los salarios su valor como instrumento motivador para el desarrollo de una economía sana.

Está previsto que el crecimiento de los ingresos de los trabajadores de las nuevas empresas estatales estará en proporción directa y proporcional a las utilidades que alcancen cada año esas entidades. Se requiere que echen a un lado todo aquello que las frena y se conviertan lo más rápidamente posible en empresas de nuevo tipo, capaces de obtener óptimos resultados económicos.

El desarrollo integral de las cooperativas (de todo tipo) debe permitir el acrecentamiento progresivo de los ingresos de sus miembros.

En el caso de los “cuentapropistas”, sus entradas financieras dependerán de las ganancias obtenidas en el desempeño de sus oficios, rentas o pequeños negocios. En el caso de los empleados que laboran en este sector, sus salarios obedecerán a los resultados económicos del centro en que se hallen y de las regulaciones que se establezcan.

El ansiado e imprescindible aumento de los salarios del amplio sector administrativo público, así como de las pensiones, en general, deberá seguir al acrecentamiento de la producción y los servicios del país y al mejoramiento de las finanzas internas. De todos, el crecimiento de los ingresos en este segmento laboral constituye el más complejo a solucionar, pues incluye a los sectores de la administración pública, educación y otros no productivos.

Elevar la masa salarial de todo el sector público sin un correspondiente respaldo productivo en el país, provocaría la subida de la inflación con graves consecuencias. La ineludible disminución del número de trabajadores de la administración pública cubana, podría permitir el aumento de los salarios de los que permanezcan en estos centros.

El Estado, con la disminución del número de funcionarios administrativos y una mejor organización, podría ser menos burocrático, más ágil y eficiente, y contribuiría a eliminar las muchas trabas que impiden acelerar el desarrollo del país, así como enfrentar de manera resuelta la corrupción y evitar su crecimiento.

*Ernesto Escobar Soto, escritor y periodista cubano.

Martianos-Hermes-Cubainformación

Estos textos pueden ser reproducidos libremente siempre que sea con fines no comerciales y cite la fuente.

 

Comentarios (0)

Escribir comentario

corto | largo

busy
 

Economía

Ejecutan programa inversionista en Holguín

Ejecutan programa inversionista en Holguín

CubaTV Noticiero de la Televisión Cubana.- La provincia de Holguín ejecuta numerosas acciones dedicadas a elevar la calidad de vida de la población, a lo cual ayuda la contribución financiera de las...

Read more
Llama Ramiro Valdés a integrar la industria cubana

Llama Ramiro Valdés a integrar la industria cubana

CubaTV Noticiero de la Televisión Cubana.- A buscar mayor integración en el desarrollo de la industria cubana llamó el Comandante de la Revolución Ramiro Valdés Menéndez durante un encuentro con dir...

Read more
Sesiona Expoambiente 2017 en Holguín

Sesiona Expoambiente 2017 en Holguín

CubaTV Noticiero de la Televisión Cubana.- La primera edición de Expoambiente 2017 sesiona en Holguín, una provincia que logró disminuir en más de 900 toneladas la carga contaminante generada por lo...

Read more
Lo emprendido y lo que resta por hacer

Lo emprendido y lo que resta por hacer

Yaditza del Sol González - Granma.- La tienda especializada Zona +, de la corporación Cimex, responde al concepto de vender productos en grandes formatos dentro de la red de comercialización mino...

Read more
Más de 40 entidades norteamericanas piden a Trump mantener y ampliar viajes a Cuba

Más de 40 entidades norteamericanas piden a Trump mantener y ampliar viajes a Cuba

Cubadebate.- Llegada a Santa Clara del avión de JetBlue que inaugura la ruta Cuba-EEUU, después de más de medio siglo. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

Read more
Expedia, gigante estadounidense de las reservas de viajes inicia operaciones en Cuba

Expedia, gigante estadounidense de las reservas de viajes inicia operaciones en Cuba

Cubadebate.- El gigante estadounidense de las reservas de viajes en línea Expedia anunció el martes su entrada en el mercado cubano, lo cual permitirá a los hoteleros de la isla comercializar sus ...

Read more
Abasto y calidad de agua: necesidad y urgencia

Abasto y calidad de agua: necesidad y urgencia

CubaTV Noticiero de la Televisión Cubana.- Especialistas del Ministerio de Salud Pública y del Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos refuerzan el monitoreo y vigilancia de las fuentes hídricas ...

Read more
Llama Salvador Valdés a planificar para cumplir

Llama Salvador Valdés a planificar para cumplir

  Juanita Perdomo - (Foto: Noryis) - trabajadores.cu.- Salvador Valdés Mesa, miembro del Buró Político del Comité Central del Partido, instó este sábado en el balneario de Varadero, en la occidenta...

Read more
Industria de la electrónica: Cajitas, led y cocinas y de inducción en Cuba

Industria de la electrónica: Cajitas, led y cocinas y de inducción en Cuba

Manuel Hernández Barrios - Foto: Roberto Garaicoa - Mesa Redonda / Cubadebate.- Luego del forodebate que generó más de 200 opiniones en la web, otros tantos correos electrónicos y las llamadas tele...

Read more

Lo último

28 de Mayo // 19:00
enviemos-un-piano-a-cuba-gala-concierto-londres-3-de-junio Cubainformación.- Continuando con el proyecto “Enviemos un piano a Cuba”, encabezado por Eralys Fernández, se realizará un concierto en[...]
28 de Mayo // 18:02
habana-vieja-irestauracion-sin-gentrificacion Esta tertulia de TV es, a su vez, un fragmento del programa semanal de Cubainformación Radio: La Habana restaurar sin expulsar, López Rivera[...]
28 de Mayo // 17:56
venezuela-manipulacion-postverdad-y-solidaridad-desde-euskal-herria José Manzaneda, activista de Euskadi-Cuba y de Venezuela aurrera - Publicado en el diario vasco Gara el 28 de mayo de 2017.- La gran prensa[...]

Banner

La columna

EEUU-Cuba: ¿Más hacia relaciones civilizadas?

News image

Noel Manzanares Blanco - Cubainformación.- Hace un par de días, aludí al reporte de EFE que daba cuenta de que la primera propuesta presupuestaria del presidente Donald Trump, que se presentó este 23/5, incluye un importante recorte a la ayuda exterior a Latinoamérica, con reducciones a la asistencia proporcionada a todos los países del continente; y que, para el caso de la Isla, incluye eliminar las partidas que en el año fiscal 2016 recibió: $20 millones, para la “disidencia” (1). En esa oportunidad, asimismo apunté que más de medio centenar de senadores estadounidenses demócratas y republicanos presentaron de nuevo la Ley de Libertad para Viajar a Cuba en el Congreso de EEUU. Se trata de la legislación que ya fue mostrada en el año 2015, que no logró progresar y que se reintroduce en el Senado con 46 de sus copatrocinadores originales. Este proyecto legislativo tiene lugar aupado por las 12 categorías generales aprobadas por el Gobierno de Barack Obama que autorizan a los norteamericanos/as a viajar al Caimán Verde, si lo hacen por motivos educativos, culturales y religiosos al calor del llamado intercambio pueblo a pueblo —una especie de subversión ideo-política. También, devienen recomendación para tal proyecto dos datos: uno, la cantidad de estadounidenses que arribaron a Cuba creció exponencialmente hasta llegar en 2016 a 284 mil; otro, el 81 por ciento de los ciudadanos de esa nación, incluyendo siete de cada 10 republicanos, y el 74 por ciento de la comunidad de cubanos residentes en el condado de Miami-Dade, en Florida, apoya los viajes de marras (2). Y con pocas horas de diferencia respecto a la situación que acabo de relatar, trascendió que los senadores demócratas Amy Klobuchar y Patrick Leahy y los republicanos Mike Enzi y Jeff Flake encabezaron la coalición de legisladores que presentó la “Ley de Libertad para Exportar a Cuba de 2017” en el Congreso de Estados Unidos de América —no deroga el cacareado tema de los derechos humanos ni las reclamaciones de propiedad contra nuestra nación. No obstante, bien se manifestó: “Este nivel de apoyo bipartidista en el Congreso es asombroso […] están enviando una señal clara al presidente Trump y a su Administración”, dijo James Williams, presidente de la organización a favor de las relaciones con La Habana Engage Cuba. “Por mucho tiempo, la política de Estados Unidos y Cuba ha sido definida por los conflictos del pasado en lugar de las realidades de hoy y las posibilidades para el futuro”, expresó el parlamentario demócrata Amy Klobuchar; al tiempo que su colega republicano, Mike Enzi, subrayó que “en los últimos 50 años, la estrategia de aislar a Cuba no ha sido muy exitosa” y la legislación que ellos proponen “ofrecería nuevas oportunidades para negocios, agricultores y ganaderos estadounidenses” (3). Vale significar que estamos abordando un par de proyectos legislativos que se dan a conocer al calor del trabajo que realiza el equipo de Trump en aras de determinar en qué medida programa modificar o no la apertura entre Washington y La Habana iniciada por el expresidente Barack Obama. En este contexto, si a mi examen sobre los acontecimientos legislativos que resalté —incluso, sin obviar lo que no deroga— le incorporo/reitero que el principal inquilino de la Casa Blanca comprendió que no debe destinar dinero del contribuyente de su país para vividores de este lado del Estrecho de la Florida —sin duda, una forma de desnudar a tal “disidencia”—, entonces considero no errar al asumir señales positivas en los vínculos EEUU-Cuba, aunque a la vez acredito que falta mucho para hablar de relaciones civilizadas. 1.- http://www.cubainformacion.tv/index.php/la-columna/249-noel-manzanares-blanco/74900-eeuu-cuba-itrump-desnuda-a-la-disidencia. 2.- http://www.cubadebate.cu/noticias/2017/05/26/presentan-ley-de-libertad-para-viajar-a-cuba-en-senado-de-eeuu/. 3.- ht...

Noel Manzanares Blanco | Domingo, 28 Mayo 2017

Revista
Lo + leido
Recomendamos