Acoso sexual callejero en Cuba: ¿qué podemos hacer?
Género
Sábado, 13 de Octubre de 2018

Caricaturas, canciones y otras manifestaciones culturales cubanas, tienden a naturalizar el acoso sexual, las demostraciones de machismo, como si fueran pruebas de mayor “cubanía”

Lucía Suárez - Alas Tensas.- Es de mañana, camino por una cuadra en la que por lo general a esa hora son escasos los autos y los transeúntes, a mi derecha veo un jardín maltratado, pues está lleno de escombros, montones de arena, sacos de cemento… hay una obra en construcción.

Sigo, a unos cuatro metros de mí un hombre apura el paso y pega su cuerpo a la verja, es un albañil, me mira y sonríe. No lo conozco. Cambio de acera. Él empieza a hacer un sonido parecido al que hacen los chorros de agua cuando se rompe una tubería, algo como psst, psst, y me dice que por qué me fui, si él no muerde. Sigo mi camino, él queda atrás murmurando sabe Dios qué cosas. Lo que acaba de suceder no ha sido nada comparado con otras vivencias que he tenido. Pero ha sido. Tuve que cambiar de acera y ya sé que hasta que no terminen la obra no debo andar por allí.

 

H es más audaz. En una ocasión un anciano la siguió y le fue diciendo obscenidades hasta que ella lo encaró de repente y le aclaró, con palabras nada cultas (tal como las que empleaba su acosador) que si ella accedía a que tuvieran sexo él no iba a durar más, pues su corazón no resistiría y moriría de un infarto. El anciano se sintió ofendido. ¡H osaba faltarle el respeto! Así que dejó de expresar sus ganas de dormir con H y pasó a otra clase de violencia verbal.

Y así, in crescendo, una tarde C se dirigía a sus clases en la universidad, el transporte público iba, como siempre, atestado, dice C que ella estaba muy pendiente de su bolso para evitar a los carteristas, muy pendiente de mantener el equilibrio entre tanta gente, anhelante de llegar a su parada de una buena vez. C no estaba pendiente del hombre que, pegado a ella, se masturbó y dejó semen sobre su ropa.

Los dos primeros son casos de acoso sexual callejero. El caso de C es mucho más grave: ella fue víctima de ultraje sexual. El problema es que uno puede conducir al otro, pues el acosador puede “conformarse” con emplear el piropo lascivo y soez, pero también puede desear ultrajar a la mujer. Los espacios donde se concentran multitudes son los favoritos de los que buscan tocar el cuerpo de la adolescente o mujer, sin embargo, los exhibicionistas suelen acudir a zonas poco transitadas. Les gusta provocar miedo y tener su cuota efímera de poder sobre la víctima, es evidente que en situaciones así la mujer está desprotegida. En conversaciones con amigas he comprobado que todas somos y hemos sido víctimas de acoso sexual callejero, por lo menos desde la adolescencia. Al abordar este tema lo más común es que compartamos nuestras experiencias y tips para librarnos de los acosadores: “lo mejor es ignorarlos”, “si estás sola agarra una piedra y amenázalo”, “si vas en una guagua dile que se aparte”. O sea, la mujer sale a la calle a estudiar, trabajar, buscar alimentos o simplemente, pasear, y tiene que estar pendiente de cómo defenderse de los acosadores.

Una joven holandesa llamada Noa Jansma ha utilizado las redes sociales para denunciar esta situación. Emplea su perfil de Instagram @dearcatcallers (queridos piropeadores) para subir los selfies que se hace con los hombres que le silban o la ofenden en los espacios públicos. Así los pone en evidencia a ellos, tan hábiles en el arte de disimular y esconderse.

Hay que reconocer la responsabilidad que tenemos todos ante este problema. Hay mujeres que consideran el piropo como una confirmación de su belleza, e incluso, llegan a reprocharse a sí mismas si ningún hombre celebra su aspecto. Debemos estar conscientes de que no necesitamos la opinión de un hombre en la calle para sentirnos bellas; no debemos entregarle a otro el derecho de juzgar nuestro cuerpo, pues eso significa aceptar su influencia en nuestras actitudes y no creo que cualquier desconocido merezca ese privilegio. Además, la línea entre el piropo que elogia y el que agrede es muy estrecha y depende hasta del humor que ese día tenga el acosador.

En la educación de los niños también tenemos gran responsabilidad. En innumerables ocasiones he sido testigo de cómo a los varones, apenas empiezan a contar uno con el dedo índice, los familiares le preguntan: ¿y cuántas novias tiene el niño? Otra constante es: ¡Mira a la niña, ¡qué bonita es, dile algo! En muchas familias hasta les enseñan a hacer gestos con sus diminutas manos que indiquen que la niña (o muchacha) es apetecible. Después de algo así, por lo general todos ríen y exclaman, ¡cómo sabe este muchacho!, sin comprender el daño que están reproduciendo al inculcar esas actitudes. Daño a la mujer y al hombre también, pues debido a la presión social hay hombres que se sienten obligados a piropear para confirmar su virilidad ante los demás. Si en la actualidad no existen vías legales para defendernos de los acosadores, al menos podemos permitirles a los niños que sean simplemente eso, niños, y no deformar su educación sexual con elementos de acoso y de imposición de reacciones machistas ante lo femenino.

El problema es muy complejo, a las adolescentes y mujeres el acoso les puede provocar daños emocionales. Después de lo vivido, C tuvo que seguir asistiendo a sus clases en la universidad, pero nunca ha vuelto a sentirse segura en el transporte público. Apenas un desconocido se le acerca, se disparan sus alarmas y no puede pensar en nada más que en proteger cada parte de su cuerpo. El hombre que la ultrajó debe de andar por la calle, buscando víctimas, protagonizando anécdotas sórdidas, “amparado” por las multitudes y por la escasa percepción de riesgo que existe en Cuba, del delito al que él se ha aficionado.

Comentarios (0)

Escribir comentario

corto | largo

busy
 

Género

No es lo mismo igualdad que justicia

No es lo mismo igualdad que justicia

Ana María García Horta, estudiante de primer año de Periodismo, Facultad de Comunicación, Universidad de La Habana - Trabajadores.- “Nos fabricamos una idea desfigurada de la realidad cuando miramos...

Read more
Mujeres en clave cooperada

Mujeres en clave cooperada

Model integra a 68 socios, de los cuales 57 son mujeres. Foto SEmlac Cuba Sara Más - Red Semlac.- Heidi, Susel, Mariceli, Rosa María y Ofelia son solo algunos nombres. Pero si esa lista se agranda ...

Read more
En Villa Clara, espacio para la mujer desde el arte

En Villa Clara, espacio para la mujer desde el arte

Mairyn Arteaga Díaz - Revista Mujeres.- Como un regalo de las artistas villaclareñas a la mujer, y también para rescatar la imagen y función de la Casa de Orientación a la Mujer y la Familia en la p...

Read more
Acoso callejero: ¿y si fuera al revés?

Acoso callejero: ¿y si fuera al revés?

Sara Mas - Red Semlac.- Si en lugar de ir los hombres por la calle acosando a las mujeres, fueran ellas quienes se acercaran y los conminaran con frases directas sobre su físico y atractivo sexual...

Read more
Programa Materno Infantil consolida sus resultados históricos

Programa Materno Infantil consolida sus resultados históricos

Freddy Pérez Cabrera - Revista Mujeres.- Los magníficos resultados históricos que el Programa de Atención Materno Infantil (Pami) ostenta en la provincia durante más de treinta años, en la actualida...

Read more
Violencia: enfermedad que sufren las minorías, asegura psicólogo italiano

Violencia: enfermedad que sufren las minorías, asegura psicólogo italiano

Red Semlac.- Colocar la mirada en cómo se construyen las identidades de género de distintos grupos exige alejarse de las patologizaciones médicas que conducen a violencias constantes alrededor de ...

Read more
Coloquio revindica el feminismo como arma de lucha contra el patriarcado

Coloquio revindica el feminismo como arma de lucha contra el patriarcado

Sara Más - Red Semlac.- El valor y la vigencia de las luchas feministas en Cuba y el Caribe hoy día fueron ratificados por académicas y activistas durante el VII Coloquio Internacional La Diversid...

Read more
Campaña contra acoso busca cambiar imaginarios patriarcales

Campaña contra acoso busca cambiar imaginarios patriarcales

Sara Más - Red Semlac.- Detrás de actos naturalizados y poco reconocidos como violencia se esconden imaginarios de la ideología patriarcal que colocan a las mujeres en situación de desventaja de p...

Read more
Por la defensa de nuestros derechos sexuales y reproductivos

Por la defensa de nuestros derechos sexuales y reproductivos

Lissy Villar Muñoz - Revista Mujeres.- El pasado 28 de mayo se conmemoró el Día Internacional de Acción por la Salud de las Mujeres. El reconocimiento y la lucha por parte de las mujeres en la de...

Read more

Lo último

16 de Junio // 08:50
aspirantes-democratas-a-la-casa-blanca-por-mejorar-las-relaciones-con-cuba Cubadebate.- Amy Klobuchar ha sido la más activa en abordar temas relacionados con Cuba. (Foto: Prensa Latina). Hasta hoy varios[...]
16 de Junio // 07:40
no-es-lo-mismo-igualdad-que-justicia- Ana María García Horta, estudiante de primer año de Periodismo, Facultad de Comunicación, Universidad de La Habana - Trabajadores.- “Nos[...]
16 de Junio // 06:34
cuentapropistas-afectados-por-restriccion-de-los-viajes-de-cruceros-a-cuba Cubadebate.- Las excursiones preparadas para los cruceristas, incluyen paladares, fincas, negocios privados y ferias de artesanías, además de[...]
Banner

La columna

La alianza Ruso-china y la frustración de Trump

News image

Por Hedelberto López Blanch*/Foto Virgilio Ponce -Martianos-Hermes-Cubainformación.- El gobierno de Donald Trump, lejos de ahogar económicamente a China y a Rusia con las arbitrarias sanciones que les ha impuesto, lo que ha logrado es una fuerte unión entre esas dos naciones que en conjunto amenazan la hegemonía imperial que Estados Unidos ha disfrutado durante décadas.

Hedelberto López Blanch | Viernes, 14 Junio 2019

Revista
Lo + leido
Recomendamos