Príncipe azul, princesa morada
Género
Viernes, 07 de Diciembre de 2018

Mileyda Menéndez Dávila - Juventud Rebelde.- La vergüenza, el amor, el orgullo, todo hablaba en mí al mismo tiempo. F. Dostoyevski

«Noviar viene de no ver», dice una mujer de 45 años cuyo único hijo se ha comprometido con una chica «que no sabe ni freír un huevo». A duras penas logra no meterse en las peleas (provocadas en gran parte por sus opiniones), pero corre a contarme por teléfono su decepción porque «pobrecito, se dejó envolver por una malcriada que no conoce su lugar en la vida».

La última discordia tiene que ver con el celular de la chica: El novio pide, a instancia de la madre y sus amigos, que ella le pruebe su amor dándoles acceso libre a sus mensajes y redes sociales, tal como décadas atrás muchos hombres exigían a sus prometidas no tener más amistades que las autorizadas por ellos ni asistir solas a una fiesta o vestir ropa de moda.

Ya han evaluado aunar esfuerzos para cohabitar en otro espacio sin supervisión adulta: Ya aprenderán a cocinar, limpiar, bañar el perro o manejar las finanzas. Pero la madre amenaza con pelearse de por vida, y «socios» del barrio auguran que con esa muchacha tan independiente «no van a llegar lejos».

El noviazgo empezó en las redes sociales, y aprovecharon esa primera etapa para conocer sus valores y validar los proyectos personales. La mayor diferencia es que en él pesa mucho el mito heroico del príncipe azul, mientras ella defiende una mirada más equitativa del mundo y toma con escepticismo ese mandato del amor romántico que la conmina a transigir para trascender.

Dime cómo amas

No pocas veces el dominio machista se disfraza de generosa protección antes de mostrar su verdadero rostro, una actitud que se gesta desde el noviazgo, al legitimar sutiles prácticas de abuso que subordinan lo femenino a lo masculino (también en parejas de homosexuales y transexuales), sin evaluar contextos, habilidades o intereses comunes. Esas microviolencias impactan la autoestima de la parte «débil», como perdigones de buenas intenciones que van empedrando el trillo del infierno doméstico.

Según describe la doctora Iyamira Hernández, socióloga e investigadora del Centro Integral de Salud de Boyeros, en la capital, son formas suaves e invisibles de dominación que se ejercen con toda impunidad, gracias a la cultura heredada, y se manifiesta en silencios, falta de intimidad, infravaloración de las tareas domésticas, desautorización, manipulación emocional, dominio del dinero o las propiedades, hipercontrol del marco social, decir que se avergüenza de lo que hacen o dicen…

La alerta es clara: cuando dejas correr esos abusos o cedes al imaginario amor fatal sin negociar límites que protejan tus principios, entras en un esquema cíclico de violencia, diseñado para perpetuar el derecho de algunos hombres a decidir si su pareja merece vivir y bajo qué condiciones, como explicaba la Doctora Isabel Moya, experta en temas de género y comunicación.

Lo que hoy empieza con un «Sería mejor que tú…», rápidamente se convierte en «¡No te permito…!», sobre todo si hay una diferencia de edad significativa y puede derivar en deserción escolar, embarazo precoz, abandono de los sueños, triste antesala de golpizas, gritos y otros recursos para humillar.

Conocer es prevenir

El noviazgo debe ser un período de respetuoso tanteo para definir qué espacios físicos y emocionales se compartirán y cuáles necesita mantener cada quien para su propio beneficio, entiéndase estudio o trabajo, familia de origen, amistades, hobbies y descanso cotidiano. Es también una etapa de autorreconocimiento: a la versión idealizada que tanto disfrutamos presentar es preciso sumarle un ajuste de cuentas con el pasado, algo así como un balance de prejuicios y potencialidades.

El neurosiquiatra norteamericano Daniel G. Amen propone un grupo de aspectos que toda persona debería explorar antes de avanzar en una relación, pues más allá de la chispa erótica es crucial entender las reacciones del otro y evaluar áreas de riesgo, tanto en lo cultural como en la bioquímica de sus cerebros.

¿Cuántas parejas serias tuvo tu pretendiente y qué motivó esas rupturas?, ¿Hay antecedentes turbulentos en su historia escolar o laboral? ¿Cuáles son sus creencias, valores, filosofía de vida? ¿Qué opinan de su conducta y carácter sus hijos o hijas, si los tiene, y cómo se sienten los tuyos en su compañía? ¿Hay indicios de abuso con el alcohol, el tabaco, medicamentos o drogas ilícitas? ¿Sientes que para complacer sus necesidades deberás anular las tuyas? ¿Da señales de inseguridad cuando estás cerca de otras personas? ¿Suele culpar de sus errores a la gente en lugar de asumir la responsabilidad?

Muchas veces esos síntomas son vivenciados con alarma por las potenciales víctimas, pero las madres, suegras, amistades u otras personas legitiman su permanencia en ese triste papel porque no tienen otros referentes para pensar las consecuencias de la violencia que se avecina o para repensarse a sí mismas en esa interacción, y por tanto la asumen como legítima y natural, porque «es peor que nadie te quiera», o «la soledad es mala consejera…». Como si el desprecio fuera mejor juez.

Comentarios (0)

Escribir comentario

corto | largo

busy
 

Género

Desmontar la violencia requiere una respuesta social integral

Desmontar la violencia requiere una respuesta social integral

Red Semlac.- Cuando se le pide diseccionar el concepto de imaginarios sociales que sostienen la violencia de género, la Doctora en Ciencias Sociológicas María Isabel Domínguez García apunta que “son...

Read more
Campaña contra violencia desmonta imaginarios machistas

Campaña contra violencia desmonta imaginarios machistas

Sara Más - Red Semlac.- Es directa, desenfadada y atrae con mensajes y diseños dinámicos a la población juvenil. La nueva campaña cubana por la no violencia contra las mujeres les habla a los hombre...

Read more
El acoso y la violencia contra las mujeres empieza con las películas infantiles

El acoso y la violencia contra las mujeres empieza con las películas infantiles

Fotograma de Suntan Henar Álvarez - El Confidencial.- He vivido en varias ocasiones que al poner fin a una relación sentimental o sexual, esta derive en una situación de acoso insufrible. Al menos ...

Read more
Fundamentalismos religiosos vs. inclusión social

Fundamentalismos religiosos vs. inclusión social

Red Semlac.- Estudiosos, practicantes y representantes de instituciones religiosas alertaron sobre problemáticas en la vida social cubana asociadas al desarrollo de grupos neofundamentalistas religi...

Read more
Las cifras inquietantes de la violencia de género en el mundo (+ Infografías)

Las cifras inquietantes de la violencia de género en el mundo (+ Infografías)

Si bien la diferencia con otras naciones es notable, el problema también está latente en Cuba... Alejandro Besada Basabe - CubaHora.- Actualmente, los datos sobre el maltrato y la brutalidad contin...

Read more
Príncipe azul, princesa morada

Príncipe azul, princesa morada

Mileyda Menéndez Dávila - Juventud Rebelde.- La vergüenza, el amor, el orgullo, todo hablaba en mí al mismo tiempo. F. Dostoyevski «Noviar viene de no ver», dice una mujer de 45 años cuyo único hij...

Read more
Manas y Sistas como alternativas a la sororidad. Una reflexión desde el feminismo negro cubano

Manas y Sistas como alternativas a la sororidad. Una reflexión desde el feminismo negro cubano

Negra Cubana tenía que ser.- El término sororidad llegó a mi vida en el contexto de mis inicios como feminista, aún cuando ni siquiera sabía que existía algo llamado activismo y mucho menos me def...

Read more
Mujeres comparten testimonios sobre violencia de género

Mujeres comparten testimonios sobre violencia de género

Red Semlac.- Miedos, estigmas, exclusión, resistirse a mandatos preconcebidos de una sociedad que impone moldes y roles a lo masculino o femenino, resiliencia, solidaridad, sobrevivir….

Read more
Necesitamos referentes que contradigan la masculinidad hegemónica

Necesitamos referentes que contradigan la masculinidad hegemónica

Red Semlac.- A menudo, cuando se habla de violencia, emergen vocablos como machismo, sociedad patriarcal, o roles hegemónicamente construidos desde lo femenino o masculino. Pero, ¿qué hay detrás de ...

Read more

Lo último

12 de Diciembre // 19:57
mariela-castro-hablo-de-poder-clase-y-genero-ante-numeroso-publico-joven-en-la-universidad-del-pais-vasco-fotos- Ivana Belén Ruiz - Cubainformación / Euskadi-Cuba - Leioa, 12 de diciembre.- En la sala Juliana Agirrezabala de la Facultad de Educación de la[...]
12 de Diciembre // 19:44
cuba-no-cedera-a-ser-un-estado-de-socialdemocraciaa-mariela-castro-en-diario-levante- `Cuba no cedera a ser un estado de socialdemocracia´ es el titular del diario en papel "Levante" a la entrevista a la diputada cubana Mariela[...]
12 de Diciembre // 16:12
audioconferencia-sirvio-para-articular-trabajo-de-solidaridad-con-cuba-en-venezuela Movimiento de Amistad y Solidaridad Mutua Venezuela – Cuba.- Este lunes 10 de diciembre de 2018, en audioconferencia nacional con los Jefes y[...]
Banner

La columna

El fascismo global y el fin del capitalismo

News image

Por Manuel E. Yepe*/Foto Virgilio Ponce -Martianos-Hermes-Cubainformación.- En pocos años, ha hecho metástasis en todos los continentes. Sus fervientes defensores y partidarios mal informados lo llaman populismo o nacionalismo. Italia, Alemania o España de los años 30, lo llamaron por su propio nombre: fascismo. Mussolini en Italia, Hitler en Alemania y Franco en España fueron tenores sanguinarios de la orquesta sinfónica del capitalismo. Cuando Rusia y los aliados occidentales pusieron fin a la psicosis colectiva inducida por el fascismo en 1945, entre 68 y 80 millones de personas habían sido asesinadas en todo el mundo.

Manuel E. Yepe | Jueves, 13 Diciembre 2018

Revista
Lo + leido
Recomendamos