Otorgan Medalla de las FAR a cooperantes cubanos que combatieron el ébola
Internacionalismo cubano
Martes, 10 de Enero de 2017

Arriban a Cuba, for sale médicos y licenciados en enfermería, procedentes de Liberia y Sierra Leona, que se encontraban en el África Occidental combatiendo la epidemia del Ébola , en el aeropuerto internacional Juan Gualberto Gómez, en Matanzas, el 23 de marzo de 2015. Foto: Marcelino Vázquez/ AIN.

Cubadebate - Video: TV Cubana.- Ayer fue conferida la los colaboradores cubanos que batallaron contra la epidemia del ébola en África, la medalla conmemorativa 60 Aniversario de las FAR, que otorga el Consejo de Estado.

Roberto Morales Ojeda, miembro del Buró Político del Partido Comunista de Cuba y titular del Ministerio de Salud Pública, y el General de División Elfre Pérez Zaldívar, presidieron la imposición del estímulo a ese ejército de batas blancas, que enfrentó la riesgosa tarea, con peligro real para la vida, y cumplió el compromiso contraído con Fidel, Raúl y el pueblo de Cuba.

La vicetitular del MINSAP, Marcia Cobas, miembro del Comité Central del Partido, rememoró cuando en octubre de 2014, al partir las brigadas del Contingente Internacional de Médicos Especializados en Situaciones de Desastres y Graves Epidemias Henry Reeve hacia Sierra Leona, Liberia y Guinea Conakry,  el líder histórico Fidel Castro Ruz, en sus reflexiones, escribió:

“El personal médico que marcha a cualquier punto para salvar vidas aun a riesgo de perder la suya, es el mayor ejemplo de solidaridad que puede ofrecer el ser humano, sobre todo cuando no está movido por interés material alguno”.

Hoy su ausencia física nos duele y a la vez nos compromete a seguir sus ideales o  cumplir el sagrado compromiso de defender el socialismo bajo los preceptos del concepto de Revolución, expresó Cobas en el acto, presidido además por la General de Brigada Delsa Esther Puebla, vicepresidenta de la Asociación de Combatientes de la Revolución Cubana.

Con el espíritu de victoria que primó en los 82 hombres que arribaron a las costas cubanas en el yate Granma, los que combatieron en la Sierra y los que entraron triunfantes en La Habana, el ejército de batas blancas reafirma que siempre tendrá en cada batalla la convicción de que se pudo, se puede y siempre se podrá luchar y salir victorioso, acotó la viceministra.

En nombre de los colaboradores que recibieron la medalla, el doctor Felipe Delgado Bustillo, integrante de la brigada en Sierra Leona, recordó la creación por el Comandante en Jefe del contingente Henry Reeve el 19 de septiembre de 2005, y ponderó la voluntad y espíritu humanista de Fidel.

El galeno subrayó que durante estos años  esa fuerza ha estado presente en Pakistán, Haití, Ecuador, Guatemala, Perú, República Árabe Sarahui  y en las tres naciones africanas antes mencionadas, entre otras, donde dejó su impronta de solidaridad y amor.

Ratificó el compromiso de cumplir cualquier misión encomendada dentro o fuera del país, mantener las conquistas de la Revolución y continuar llevando la solidaridad y entrega por las causas justas de los pueblos,  y concluyó  con una frase de Fidel:

“Ser internacionalista es saldar nuestra propia deuda con la humanidad” y” quien no sea capaz de luchar por otros, no será nunca suficientemente capaz de luchar por sí mismo”.

En el acto, efectuado en la Unidad Central de Colaboración Médica, fue develado un sitio para honrar a los 291 profesionales del sector de la salud fallecidos en el cumplimiento de su misión durante los más de 50 años de colaboración médica, y se colocó una ofrenda floral en tributo a su memoria.

(Con información de la ACN)


Gratitud hecha honor

Colaboradores cubanos de la Brigada Henry Reeve que participaron en el combate contra el virus del Ébola en África Occidental fueron condecorados con la medalla conmemorativa 60 Aniversario de las FAR

Lisandra Fariñas Acosta - Diario Granma

Fueron a África a librar la más férrea de las batallas, la que se disputa con la muerte. El nombre del enemigo espantaba: ébola. No cejaron, y vencieron. Entonces, iban solo con el compromiso de quien daría hasta la vida en el empeño de salvar otras.

Dos años después, en esa misma plaza desde donde partieron en octubre del 2014, en la Unidad Central de Cooperación Médica, los colaboradores cubanos de la Brigada Henry Reeve que participaron en el combate contra el virus del Ébola en África Occidental fueron condecorados con la medalla conmemorativa «60 Aniversario de las FAR» que otorga el Consejo de Estado de la República de Cuba.

«El personal médico que marcha a cualquier punto para salvar vidas aun a riesgo de perder la suya, es el mayor ejemplo de solidaridad que puede ofrecer el ser humano, sobre todo cuando no está movido por interés material alguno», escribió Fidel en sus reflexiones cuando los 256 profesionales de la salud cubanos partieron a Sierra Leona, Guinea Conakry y Liberia; palabras que recordó en el acto de condecoración la viceministra de Salud Pública, Marcia Cobas Ruiz.

«Con el espíritu de victoria que primó en los 82 hombres que arribaron a las costas cubanas en el Yate Granma, los que combatieron en la Sierra y los que entraron triunfantes en La Habana, el ejército de batas blancas reafirma que siempre tendrá en cada batalla la convicción de que se pudo, se puede y se podrá luchar y salir victorioso», expresó la viceministra.

En el homenaje, presidido por el Ministro de Salud Pública, Roberto Morales Ojeda, miembro del Buró Político del Partido; y el general de división Elfre Pérez Zaldívar, jefe de la Jefatura de la logística del Ministerio de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, entre otros funcionarios del Minsap y Jefes de las FAR; fue develado además un sitio para honrar a los 291 profesionales del sector de la salud fallecidos en el cumplimiento de su misión durante los más de 50 años de colaboración en salud.

«Nunca antes un contingente sanitario cubano, en los más de 50 años de colaboración médica internacional de la Mayor de las Antillas, viajaba a algún lugar del mundo a enfrentar una tarea tan riesgosa y con peligro potencial para la vida», recordó el doctor Felipe Delgado Bustillo, integrante de la Brigada Henry Reeve en Sierra Leona, a nombre de los condecorados.

«Esta medalla será portada con orgullo por los integrantes de la brigada Henry Reeve, y agradecemos a la Revolución que nos haya dado esa honrosa misión, que se tuviera confianza en nosotros para cumplirla», dijo, al tiempo que reafirmó el compromiso de los galenos por mantener las conquistas alcanzadas y continuar llevando nuestra solidaridad y entrega por las causas justas de los pueblos.

Emiliano Sosa de la Cruz, pediatra de Segundo Frente en Santiago de Cuba, reafirma a Granma que, Sierra Leona fue una misión compleja. «Fuimos con la intención de enfrentar la epidemia y aun cuando no sabíamos qué nos deparaba allí, lo hicimos con toda la voluntad y humanismo que caracteriza al médico cubano. Fue una gran experiencia de la que nos queda la gratitud de las vidas que salvamos, de las sonrisas que devolvimos», dijo.

Pero también «nos queda la tristeza de los que no pudimos salvar, porque nos llegaban en un estado de salud muy complicado».

Y es que además de ébola padecían desnutrición, sida, tuberculosisis, paludismo… «Dejamos esa huella en los pueblos de África afectados, que manifiesta que el hermano pueblo de Cuba no los dejó solos. Estuvimos hasta el fin y vencimos la epidemia», recordó.

«De esta misión me llevo recuerdos gratos y otros no tan buenos» rememora a nuestro diario Víctor Lázaro Guerra Viera, licenciado en enfermería de la provincia de Pinar del Río.

«Allá perdimos a un compañero, eso nos marcó mucho, fue un momento muy difícil. Desde que partimos de Cuba sabíamos a lo que íbamos, conscientes de que el nombre de nuestro país y la salud cubana debían quedar bien en alto».

«Para nosotros es un orgullo y un honor pertenecer a la brigada Henry Reeve que participó en la lucha contra el ébola».

 

Batas blancas entre montañas

El joven médico Osvaldo Zalazar Hernández compartió con JR la experiencia de vivir y trabajar en la comunidad Cacahual del consejo popular Banao, a 18 kilómetros de la ciudad de Sancti Spíritus

Ana María Domínguez Cruz  - Juventud Rebelde

Cuentan que en 1518, cuatro años después de fundarse la Villa de Sancti Spíritus, el obispo Espada y Landa ascendió hasta la cima de una montaña, ofició una misa y desde allí bendijo esa ciudad. Casi cinco siglos después, es la Loma del Obispo, con una cruz de unos 25 pies de altura, lo primero que ve el joven médico Osvaldo Zalazar Hernández cuando sale de su casa, dispuesto a trabajar.

Lo conocí en la comunidad Cacahual del consejo popular Banao, a 18 kilómetros de la ciudad de Sancti Spíritus, donde vive y labora desde hace poco más de un año, en cumplimiento de su servicio social. Allí, en su consultorio, me contó la historia de esa loma y de la peregrinación que con frecuencia realizan los creyentes. Me aseguró que Cacahual, a donde se puede llegar en carro o en la guagua local, es también un pueblo bendito.

«Estar aquí es un premio, no un castigo. Vivir entre las montañas, convivir con sus habitantes, ser la persona que los cuida, los orienta, los alivia o los cura, es una experiencia que agradezco, porque como aspirante a la especialidad de Medicina General Integral (MGI) debo estudiar e investigar mucho para saber un poco de todo y ofrecer una atención médica óptima en este nivel de atención.

«Cacahual es una comunidad muy tranquila y me siento en familia los 24 días que permanezco aquí, y los extraño a todos los seis días que viajo hasta mi casa en la ciudad cabecera. Aún así he aprendido mucho porque cada persona tiene manifestaciones clínicas diferentes de una misma enfermedad y me empeño en ofrecerles siempre un tratamiento a su alcance, para que no tengan que alejarse mucho de la comunidad en su busca».

—¿Qué es lo más difícil para ti?

—Lograr todos los días una atención médica superior, estar siempre cerca de los ancianos que viven lejos, en casitas aisladas en las montañas de Planta Cantú y Cangalito y realizar acciones de promoción de salud sistemáticas porque nuestro sistema se sustenta en la medicina preventiva y es lo que permite, por ejemplo, que las embarazadas de esta comunidad ingresen a las 37 semanas para evitar contratiempos en sus últimos días de gestación,  que los niños sean atendidos con rigor, y que no tenga yo que enfrentar una situación perfectamente evitable solo con los recursos básicos que tengo a mi alcance.

Osvaldo me explica que ante cualquier emergencia, la ambulancia acude desde el policlínico de Banao, ubicado aproximadamente a ocho kilómetros y que cualquier padecimiento que requiera atención en la ciudad de Sancti Spíritus tiene prioridad.

Milda Chinea Abreu es la enfermera que, luego de 29 años de trabajo en este consultorio, conoce la comunidad como la palma de su mano. «Vivo aquí y cualquiera sabe que puede tocar la puerta de mi casa cuando lo necesite, como a veces debo hacerlo yo para que las mujeres acudan a realizarse la prueba citológica, las madres lleven a sus bebés a vacunar o para citar a los adolescentes a las charlas de educación sexual. Cacahual completo es mi casa».

Mientras Osvaldo buscaba el estetoscopio y el esfigmomanómetro para visitar a una paciente recién operada, Milda recordó aquella noche hace años cuando andaba por las lomas a caballo con el médico Mario Crespo, visitando casas. «Mi caballo corrió mucho, me tumbó y caí en un pantano en medio de la lluvia. El médico regresó a buscarme y me trajo cargada hasta el consultorio, sin conocimiento, y me remitió de urgencia. A veces pasan esas cosas cuando uno anda por el monte, pero también hay que atender a los que viven en las montañas».

Los acompañé hasta la casa de Dolores González Sosa, una anciana de 94 años que luego de 50 días de operada, debido a una fractura de cadera, ha evolucionado muy bien. «Dolores es una mujer muy fuerte, y como hago con otros adultos mayores, me gusta mantener una buena comunicación con ella porque a veces el médico en estos campos es también una persona para hablar y escuchar».

¿Cuántas historias no pueden vivir Osvaldo y Milda cada día? Sin embargo, no las cuentan porque no les parecen fuera de lo común. Pero están ahí, ellos y las vivencias cotidianas, en una comunidad que mira a la cruz de la Loma del Obispo y que es, sin dudas, un poblado bendito.

Comentarios (0)

Escribir comentario

corto | largo

busy
 

Internacionalismo cubano

Colonialismo sionista-desaparición de Palestina, o internacionalismo solidario

Colonialismo sionista-desaparición de Palestina, o internacionalismo solidario

Ramón Pedregal Casanova.- “Todo el mundo debe moverse, correr y arrebatar cuantas colinas pueda para incrementar los asentamientos, porque todo lo que tomemos ahora será nuestro … todo lo que no arr...

Read more
Nicaragua siempre podrá contar con Cuba, afirma Miguel Díaz-Canel

Nicaragua siempre podrá contar con Cuba, afirma Miguel Díaz-Canel

Prensa Latina - Video: Noticiero TV Cubana.- El primer vicepresidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, afirmó hoy aquí que Nicaragua siempre podrá contar incondicionalmente con el apoyo, la amistad, la...

Read more
Reconocen aporte de los médicos cubanos en países del Caribe

Reconocen aporte de los médicos cubanos en países del Caribe

CubaTV Noticiero de la Televisión Cubana.- En la recién celebrada cumbre de CARICOM se advirtió que el Caribe tiene la mayor tasa de mortalidad por enfermedades no transmisibles en las Américas. Los...

Read more
Evo agradece a médicos cubanos para implementar nuevo programa

Evo agradece a médicos cubanos para implementar nuevo programa

Prensa Latina.- El presidente de Bolivia, Evo Morales, agradeció hoy el respaldo recibido de los médicos cubanos para implementar en el país el programa Mi Sonrisa, destinado a la atención odonto...

Read more
`Millones de personas pobres han recuperado la visión gracias a los sueños de Fidel y Chávez´

`Millones de personas pobres han recuperado la visión gracias a los sueños de Fidel y Chávez´

Cubainformación – Video: Ana Gil, Ane Lópes, José Manzaneda - Fotos: Amagoia Mujika / Berria, Euskadi-Cuba.- Este pasado 7 de junio el Koldo Mitxelena de la ciudad vasca de Donostia se quedaba peque...

Read more
Personal médico cubano atienden a miles de pacientes en feria boliviana

Personal médico cubano atienden a miles de pacientes en feria boliviana

Carmen Esquivel Sarría - Prensa Latina.- La Brigada Médica Cubana (BMC) en Bolivia decidió extender hasta hoy su participación en la Feria de Salud del departamento de Tarija, donde ya fueron aten...

Read more
Mirna, la médica ngöbe formada en Cuba, sueña con atender indígenas en Costa Rica

Mirna, la médica ngöbe formada en Cuba, sueña con atender indígenas en Costa Rica

Por fin podría ser llamada doctora y, no cualquiera: es la primera indígena ngöbe en ingresar al Colegio de Médicos Nacional. Foto: La Nación.

Read more
`Cuando llevamos la solidaridad médica cubana  a comunidades mapuches de Argentina  comencé a conocer el pueblo de mi padre´: Aleida Guevara, hija del Che

`Cuando llevamos la solidaridad médica cubana a comunidades mapuches de Argentina comencé a conocer el pueblo de mi padre´: Aleida Guevara, hija del Che

Cubainformación – Video: Ana Gil, Ane Lópes, José Manzaneda - Fotos: Euskadi-Cuba.- El pasado 7 de junio, la pediatra cubana e hija de Ernesto Guevara, Aleida Guevara March, habló de `Cuba, verdades...

Read more
En su lucha contra el apartheid, Cuba defendió «la causa más bonita de la humanidad»: entrevista a Piero Gleijeses

En su lucha contra el apartheid, Cuba defendió «la causa más bonita de la humanidad»: entrevista a Piero Gleijeses

Alex Anfruns / Ricardo Vaz – Investig´Action.- El fallecimiento de Fidel Castro a los 90 años ha sido aprovechado por los adversarios de la revolución para retomar el mantra ideológico en favor de u...

Read more

Lo último

28 de Julio // 12:27
la-batalla-la-vamos-a-ganar-con-millones-de-votos-maduro-en-cierre-de-campana-por-anc Cubadebate.- El presidente venezolano, Nicolás Maduro, llamó hoy al pueblo a ejercer el derecho al voto el próximo domingo para elegir una[...]
28 de Julio // 12:20
tributo-a-lo-mejor-de-la-juventud-cubana Eduardo Palomares Calderón - Granma - Foto: Carlos Morales.- En una manifestación de pueblo combativo se convirtió el sepelio de Frank País y[...]
28 de Julio // 12:14
senalan-importancia-para-desarrollo-social-de-avance-economico-cubano Prensa Latina - Video: Cubadebate.- El vicepresidente de Cuba José Ramón Machado Ventura destacó hoy la importancia de acompañar el[...]

Banner

La columna

Prohibido olvidar

News image

Por Arthur González*/Martianos-Hermes-Cubainformación.- La mafia terrorista anticubana intenta tergiversar la historia de sus crímenes contra el pueblo cubano durante más de medio siglo, acusando al gobierno revolucionario de cometer “actos de lesa humanidad”. Envalentonados por la presencia del presidente Donald Trump en Miami, y sus palabras desacertadas contra Cuba el pasado 16/06/2017, los que abandonaron su tierra y solo acumulan largas listas de fiascos, pretenden ahora inventar un espectáculo circense con un apócrifo juicio, en una fingida “Comisión Internacional Fiscalizadora de Crímenes de Lesa Humanidad del Castrismo”, bajo la consigna de “Prohibido olvidar”. El espectáculo tuvo lugar el 15/07/2017 en la de la Alcaldía de Miami, donde varios contrarrevolucionarios, autodenominados “exiliados”, y algunos residentes en Cuba como el asalariado Antonio Enrique González-Rodiles, expusieron sus alegatos, al parecer olvidándose de que los cubanos que viven en la mayor de las Antillas están alfabetizados y la mayoría posee nivel técnico o universitario, que les permite leer y conocer la verdadera historia de su patria. Si alguien no tiene derecho a olvidar es precisamente el pueblo cubano, que sufrió una cruenta tiranía encabezada por Fulgencio Batista, quien asesinó, torturó y ordenó desaparecer a miles de jóvenes que se oponía a su régimen de terror, apoyado política y militarmente por el gobierno de Estados Unidos. Esos que ahora conforman el “juicio contra Castro”, son los mismos que trabajaron junto a Batista, cuando en 1952 se apoderó del poder mediante un golpe de estado, pisoteando la constitución de la República. Está claro que los cubanos no pueden olvidar que asesinos como Esteban Ventura, Rolando Masferrer, Jesús Blanco Hernández, Conrado Carratalá, José Ramón Conte Hernández (miembro de la brigada mercenaria de Bahía de Cochinos y del grupo de asesinos de Carratalá, nombrado el “grupo 5” encargado de los asesinatos a jóvenes revolucionarios, y autor del asesinato del estudiante y obrero Antonio Díaz Santana), Luis Alberto del Río Chaviano, Mariano Faget, Pilar García, Julio Laurent y decenas de asesinos más, lograron el estatus de refugiados en Estados Unidos, a pesar de las reclamaciones de los tribunales cubanos para juzgarlos por sus crímenes. Para esos y su jefe Fulgencio Batista, nunca celebraron un juicio y menos aún conformarles una Comisión Internacional Fiscalizadora de Crímenes de Lesa Humanidad, porque muchos de los “exiliados” participaron en sus delitos. Cómo se le podría olvidar a los cubanos residentes en la Isla, los crímenes cometidos por quienes al servicio de la CIA asesinaron en las montañas del Escambray, a campesinos humildes y alfabetizadores, o de aquellos que colocaron petacas incendiarias en los grandes centros comerciales de La Habana, cines y teatros, para sembrar el terror entre los ciudadanos, establecido por un plan de la CIA hoy desclasificado, en el que tuvo una amplia participación Carlos Alberto Montaner, quien mutó de terrorista a analista político. Tampoco los pescadores cubanos borrarán de sus mentes los ataques terroristas efectuados contra sus barcos y casas en las costas, por comandos de Alfa 66, dirigidos por Andrés Nazario Sargent, entre ellos el perpetrado sobre el caserío de Boca de Samá, al norte de Banes, Holguín, causando dos muertos y cuatro heridos, en el que una adolescente perdió su pie derecho. En Cuba nadie olvida los actos terroristas contra embajadas, consulados y oficinas comerciales cubanas en Madrid, New York, Perú, Argentina y Canadá, que causaron destrucción y muerte de diplomáticos cubanos. Tampoco los padres e hijos de los diplomáticos y funcionarios cubanos Félix García Rodríguez, Jesús Cejas, Crescencio Galañena, y del técnico de la pesca Artaigñan Díaz, asesinados por terroristas de Omega 7 “exiliados” en Miami, podrán borrar de la memoria tales actos. Aún varios de esos asesinos, entre ellos Luis Posada Carriles, autor junto a Orlando Bosch, de la voladura en pleno vuelo de un avión civil cubano en el que perecieron 73 personas inocentes, Eduardo Losada Fernández, Pedro Remón, Guillermo Novo Sampol, Gaspar Jiménez Escobedo, Andrés García,  viven en Estados Unidos sin ser molestados y respaldados por el denominado “exilio”. Nunca un país ha sido tan agredido por solo decidir adoptar un sistema distinto al de Estados Unidos. La guerra económica total impuesta desde 1962 afecta a varias generaciones de cubanos. La guerra biológica sufrida por los cubanos, jamás se borrará del corazón de los padres de 101 niños muertos en 1981 producto de la introducción premeditada del virus del Dengue Hemorrágico, inexistente hasta entonces en Cuba, por el grupo terrorista dirigido por Eduardo Arocena, según declaró durante el juicio celebrado en New York en 1984, por asesinar al diplomático cubano en Naciones Unidas, Félix Rodríguez. Igualmente, le sumaron la guerra contra la flora y fauna de la isla para evitar la alimentación del pueblo. Los “exiliados” de Miami tienen que tener presente esos crímenes de lesa humanidad, pues la Fiebre Porcina Africana fue introducida desde Estados Unidos y a causa de ella se sacrificaron 424,848 cerdos. La Roya y el Carbón de la caña de azúcar afectó miles de caballerías de caña. La Sigatoka Negra, que afecta el cultivo del plátano y no existía en Cuba hasta 1990, fue introducida para afectar la alimentación del pueblo. La Tristeza de los Cítricos y el Minador de los cítricos, aparecieron en Caimanera, Guantánamo en las cercanías de la Base Naval Yanqui y posteriormente en Matanzas, perjudicando amplios sembradíos de frutas. La Seudodermatosis Nodular Bovina, cuyo agente causal es el virus de SNB, infestó añojas y novillas, perjudicando la producción de leche al provocarles daños en la piel. Igual situación sucedió al detectarse la Mamilitis ulcerativa de la vaca lechera, causada por el Herpes Virus MUB, el que infesta las ubres. La lista de crímenes es demasiado larga para que a nadie en Cuba se le puedan olvidar. Por tanto, los que están condenados a perpetuidad son precisamente esos “exiliados” que fracasados y frustrados pretenden desnaturalizar la historia. Por esas razones los cubanos de ningún modo olvidarán a sus muertos, pues como aseguró José Martí: “Olvidar es de ruines” *Arthur González, cubano, especialista en relaciones Cuba-EE.UU., editor del Blog El Heraldo Cubano. Enviado por el autor a: Martianos-Hermes-Cubainformación Estos textos pueden ser reproducidos libremente siempre que sea con fines no comerciales y cite la fuente. ...

Arthur González (Heraldo cubano) | Jueves, 27 Julio 2017

Revista
Lo + leido
Recomendamos