Chile expulsa periodistas que informan sobre la lucha mapuche, mientras su prensa ataca… ¿a Cuba?
Objetivo: Falsimedia
Miércoles, 15 de Marzo de 2017

Cubainformación TV – Basado en un texto de Manuel Cabieses Donoso – Cubadebate.- En Chile se ha invocado en no pocas ocasiones el “peligro para el Estado” para rechazar a quienes se solidarizan con la lucha del pueblo mapuche. Edición: Ana Gil.medical sans-serif; font-size: 12.8px;">

 

JW Player goes here

Ver este mismo vídeo en Youtube

Texto adaptado

Chile expulsa periodistas que informan sobre la lucha mapuche, mientras su prensa ataca… ¿a Cuba?

Cubainformación TV – Basado en un texto de Manuel Cabieses Donoso – Cubadebate.- En Chile se ha invocado en no pocas ocasiones el “peligro para el Estado” para rechazar a quienes se solidarizan con la lucha del pueblo mapuche.

En febrero, el gobierno chileno expulsó al periodista italiano Lorenzo Spairini. Y en octubre pasado, la Policía de Investigaciones acosó, en el aeropuerto de Santiago, a la ex senadora colombiana Piedad Córdoba, quien decidió regresar a Bogotá tras el incidente.

Todo esto nos lo recuerda el periodista Manuel Cabieses, quien dice sentirse avergonzado, como chileno, por el escándalo político-mediático contra Cuba protagonizado recientemente por la exministra de Educación de Chile y dirigente de la Democracia Cristiana Mariana Aylwin.

Mariana Aylwin es hija de Patricio Aylwin, líder democristiano que –recordemos- apoyó el golpe de estado de Augusto Pinochet.

Mariana Aylwin, el Secretario General de la OEA Luis Almagro, y el expresidente de México Felipe Calderón, pretendían entrar a Cuba a escenificar un show de apoyo a la llamada “disidencia” sostenida por Washington.

El Gobierno les negó la entrada y, como era esperado, comenzó una intensa campaña contra Cuba en la prensa internacional.

Cabieses señala que el Gobierno de EEUU invoca la “seguridad nacional” para impedir la entrada a periodistas y activistas, sin que esto jamás sea noticia. Recuerda cómo a él mismo se le impidió realizar un vuelo intermedio a Nueva York, porque su nombre aparecía en un listado de personas que podían amenazar la “vida del presidente de EEUU”.

Y afirma que el Gobierno de La Habana solo ha hecho uso del legítimo derecho de velar por su seguridad, impidiendo que un “grupo de politicastros” realice en suelo cubano un obsceno acto de provocación.

Los medios de prensa chilenos, por cierto, siguen ladrando. Pues que sigan...

Texto original

Caso Mariana Aylwin: “Cuba ha hecho uso del legítimo derecho de velar por su seguridad”

Manuel Cabieses Donoso – Cubadebate.-

Santiago, 22 de febrero de 2017

Señor Adolfo Curbelo

Embajador de Cuba

Santiago de Chile

Estimado señor embajador:

En mi calidad de ciudadano chileno, avergonzado por el escándalo político-mediático prefabricado en torno al caso de la señora Mariana Aylwin, quiero expresar mi solidaridad con el pueblo y  gobierno cubano, cuyo legítimo derecho a velar por su seguridad pretende desconocer esta vociferante campaña.

Todos los países  tienen leyes que permiten discriminar el ingreso –o permanencia- de extranjeros en su territorio. En Chile esa facultad se ha usado con frecuencia para expulsar o impedir el ingreso de extranjeros a quienes se vincula  a la histórica lucha del pueblo mapuche.

A comienzos de este mes se expulsó de Chile al periodista italiano Lorenzo Spairini, becado por la Unión Europea para conocer aspectos de la lucha social en nuestro país. En octubre del año pasado se puso reparos al ingreso de la ex senadora colombiana Piedad Córdoba, prestigiosa figura internacional, que ante ese vejamen se vio obligada a retornar a Bogotá.

En ambos casos se invocó un presunto “peligro para el Estado” que significarían esas personas.

En lo personal conozco estas situaciones. En una oportunidad se me impidió abordar un vuelo en Toronto, Canadá, que en Nueva York conectaría en tránsito con el  vuelo a  Chile. Mi nombre -a mucha honra- aparecía en un listado de personas que podían amenazar  la “vida del presidente de Estados Unidos” (sic). Vale la pena consignar que ese país expulsa a miles de personas mensualmente y que su gobierno afirma que lo hará lo mismo con once millones de latinos, africanos y árabes indocumentados que trabajan en ese país.

Cuba ha hecho uso del legítimo derecho -que también es su deber- de velar por su seguridad, impidiendo que un grupo de politicastros realice en su suelo un acto de provocación a su gloriosa Revolución y a las leyes del país.

Reciba un abrazo fraterno.

Manuel Cabieses Donoso

Periodista

Cédula de Identidad 2.890.804-0

Comentarios (0)

Escribir comentario

corto | largo

busy
 

Lo último

27 de Julio // 17:17
preparan-en-cuba-ii-forum-internacional-de-musica-primera-linea Prensa latina.- El Instituto Cubano de la Música (ICM), el Ministerio de Cultura y varias casas discográficas del país organizan la segunda[...]
27 de Julio // 17:15
celebran-en-nueva-york-dia-de-la-rebeldia-nacional-de-cuba PL.- La Misión Permanente de Cuba ante las Naciones Unidas acogió aquí hasta entrada la noche del miércoles un acto de celebración por el Día[...]
27 de Julio // 15:10
tributo-a-la-revolucion-cubana-y-al-che-en-la-plaza-de-la-habana Asociacion Lázaro Cárdenas - El Comercio - Video: Asturcubana Bartolomé.- La asociación Lázaro Cárdenas rememora hoy el aniversario de la [...]

Banner

La columna

Prohibido olvidar

News image

Por Arthur González*/Martianos-Hermes-Cubainformación.- La mafia terrorista anticubana intenta tergiversar la historia de sus crímenes contra el pueblo cubano durante más de medio siglo, acusando al gobierno revolucionario de cometer “actos de lesa humanidad”. Envalentonados por la presencia del presidente Donald Trump en Miami, y sus palabras desacertadas contra Cuba el pasado 16/06/2017, los que abandonaron su tierra y solo acumulan largas listas de fiascos, pretenden ahora inventar un espectáculo circense con un apócrifo juicio, en una fingida “Comisión Internacional Fiscalizadora de Crímenes de Lesa Humanidad del Castrismo”, bajo la consigna de “Prohibido olvidar”. El espectáculo tuvo lugar el 15/07/2017 en la de la Alcaldía de Miami, donde varios contrarrevolucionarios, autodenominados “exiliados”, y algunos residentes en Cuba como el asalariado Antonio Enrique González-Rodiles, expusieron sus alegatos, al parecer olvidándose de que los cubanos que viven en la mayor de las Antillas están alfabetizados y la mayoría posee nivel técnico o universitario, que les permite leer y conocer la verdadera historia de su patria. Si alguien no tiene derecho a olvidar es precisamente el pueblo cubano, que sufrió una cruenta tiranía encabezada por Fulgencio Batista, quien asesinó, torturó y ordenó desaparecer a miles de jóvenes que se oponía a su régimen de terror, apoyado política y militarmente por el gobierno de Estados Unidos. Esos que ahora conforman el “juicio contra Castro”, son los mismos que trabajaron junto a Batista, cuando en 1952 se apoderó del poder mediante un golpe de estado, pisoteando la constitución de la República. Está claro que los cubanos no pueden olvidar que asesinos como Esteban Ventura, Rolando Masferrer, Jesús Blanco Hernández, Conrado Carratalá, José Ramón Conte Hernández (miembro de la brigada mercenaria de Bahía de Cochinos y del grupo de asesinos de Carratalá, nombrado el “grupo 5” encargado de los asesinatos a jóvenes revolucionarios, y autor del asesinato del estudiante y obrero Antonio Díaz Santana), Luis Alberto del Río Chaviano, Mariano Faget, Pilar García, Julio Laurent y decenas de asesinos más, lograron el estatus de refugiados en Estados Unidos, a pesar de las reclamaciones de los tribunales cubanos para juzgarlos por sus crímenes. Para esos y su jefe Fulgencio Batista, nunca celebraron un juicio y menos aún conformarles una Comisión Internacional Fiscalizadora de Crímenes de Lesa Humanidad, porque muchos de los “exiliados” participaron en sus delitos. Cómo se le podría olvidar a los cubanos residentes en la Isla, los crímenes cometidos por quienes al servicio de la CIA asesinaron en las montañas del Escambray, a campesinos humildes y alfabetizadores, o de aquellos que colocaron petacas incendiarias en los grandes centros comerciales de La Habana, cines y teatros, para sembrar el terror entre los ciudadanos, establecido por un plan de la CIA hoy desclasificado, en el que tuvo una amplia participación Carlos Alberto Montaner, quien mutó de terrorista a analista político. Tampoco los pescadores cubanos borrarán de sus mentes los ataques terroristas efectuados contra sus barcos y casas en las costas, por comandos de Alfa 66, dirigidos por Andrés Nazario Sargent, entre ellos el perpetrado sobre el caserío de Boca de Samá, al norte de Banes, Holguín, causando dos muertos y cuatro heridos, en el que una adolescente perdió su pie derecho. En Cuba nadie olvida los actos terroristas contra embajadas, consulados y oficinas comerciales cubanas en Madrid, New York, Perú, Argentina y Canadá, que causaron destrucción y muerte de diplomáticos cubanos. Tampoco los padres e hijos de los diplomáticos y funcionarios cubanos Félix García Rodríguez, Jesús Cejas, Crescencio Galañena, y del técnico de la pesca Artaigñan Díaz, asesinados por terroristas de Omega 7 “exiliados” en Miami, podrán borrar de la memoria tales actos. Aún varios de esos asesinos, entre ellos Luis Posada Carriles, autor junto a Orlando Bosch, de la voladura en pleno vuelo de un avión civil cubano en el que perecieron 73 personas inocentes, Eduardo Losada Fernández, Pedro Remón, Guillermo Novo Sampol, Gaspar Jiménez Escobedo, Andrés García,  viven en Estados Unidos sin ser molestados y respaldados por el denominado “exilio”. Nunca un país ha sido tan agredido por solo decidir adoptar un sistema distinto al de Estados Unidos. La guerra económica total impuesta desde 1962 afecta a varias generaciones de cubanos. La guerra biológica sufrida por los cubanos, jamás se borrará del corazón de los padres de 101 niños muertos en 1981 producto de la introducción premeditada del virus del Dengue Hemorrágico, inexistente hasta entonces en Cuba, por el grupo terrorista dirigido por Eduardo Arocena, según declaró durante el juicio celebrado en New York en 1984, por asesinar al diplomático cubano en Naciones Unidas, Félix Rodríguez. Igualmente, le sumaron la guerra contra la flora y fauna de la isla para evitar la alimentación del pueblo. Los “exiliados” de Miami tienen que tener presente esos crímenes de lesa humanidad, pues la Fiebre Porcina Africana fue introducida desde Estados Unidos y a causa de ella se sacrificaron 424,848 cerdos. La Roya y el Carbón de la caña de azúcar afectó miles de caballerías de caña. La Sigatoka Negra, que afecta el cultivo del plátano y no existía en Cuba hasta 1990, fue introducida para afectar la alimentación del pueblo. La Tristeza de los Cítricos y el Minador de los cítricos, aparecieron en Caimanera, Guantánamo en las cercanías de la Base Naval Yanqui y posteriormente en Matanzas, perjudicando amplios sembradíos de frutas. La Seudodermatosis Nodular Bovina, cuyo agente causal es el virus de SNB, infestó añojas y novillas, perjudicando la producción de leche al provocarles daños en la piel. Igual situación sucedió al detectarse la Mamilitis ulcerativa de la vaca lechera, causada por el Herpes Virus MUB, el que infesta las ubres. La lista de crímenes es demasiado larga para que a nadie en Cuba se le puedan olvidar. Por tanto, los que están condenados a perpetuidad son precisamente esos “exiliados” que fracasados y frustrados pretenden desnaturalizar la historia. Por esas razones los cubanos de ningún modo olvidarán a sus muertos, pues como aseguró José Martí: “Olvidar es de ruines” *Arthur González, cubano, especialista en relaciones Cuba-EE.UU., editor del Blog El Heraldo Cubano. Enviado por el autor a: Martianos-Hermes-Cubainformación Estos textos pueden ser reproducidos libremente siempre que sea con fines no comerciales y cite la fuente. ...

Arthur González (Heraldo cubano) | Jueves, 27 Julio 2017

Revista
Lo + leido
Recomendamos