Brasil: llegó la hora de la Resistencia
Objetivo: Falsimedia
Sábado, 10 de Noviembre de 2018

Cubainformación TV – Basado en un texto de Carlos Aznárez - Resumen Latinoamericano.- Son tiempos de Solidaridad con Brasil. Con quienes se han jugado la vida durante años y ahora –calificados abiertamente como “terroristas” por el nuevo presidente- sufrirán sin duda una mayor represión: el Movimiento Sin Tierra, los Sin Techo, el movimiento feminista o el sexodiverso. No es tiempo de tristezas. Sino de Resistencia, en todas sus formas, contra el Fascismo.

JW Player goes here

Ver este mismo vídeo en Youtube (calidad HD)

Edición: Ana Gil.

Brasil: llegó la hora de la Resistencia

Cubainformación TV – Basado en un texto de Carlos Aznárez - Resumen Latinoamericano.- El exmilitar ultraderechista, misógino y homófobo Jair Bolsonaro ya es nuevo presidente de Brasil. El guión del Departamento de Estado, de la oligarquía y de los grandes medios de Brasil se ha cumplido a la perfección.

Tras el golpe parlamentario a Dilma Rousseff y el encarcelamiento sin pruebas al candidato favorito en todas las encuestas, el expresidente Lula, la izquierda intentó lo imposible: luchar contra una gigantesca campaña de desinformación, que endosó la corrupción, en exclusiva, al Partido de los Trabajadores.

La reducción drástica de la pobreza y los enormes avances sociales durante los gobiernos de Lula y Dilma quedaron sepultados por una avalancha de fake news.

El candidato sustituto de Lula, Fernando Hadad, aumentó 16 puntos en la segunda vuelta, frente a 9 de Bolsonaro. Pero no fue suficiente. El Partido de los Trabajadores  jugó un partido en campo enemigo, sin garantías ni posibilidades.

El neofascista Jair Bolsonaro ha sido muy claro: ha prometido combatir lo que denominó “el comunismo, el socialismo y el populismo”, para evitar que “el país se convierta en Cuba o Venezuela”. “Los tentáculos de la izquierda no serán arrancados sin la mano de Dios”, afirmó en pleno arranque de fundamentalismo evangélico.

Son tiempos de Solidaridad con Brasil. Con quienes se han jugado la vida durante años y ahora –calificados abiertamente como “terroristas” por el nuevo presidente- sufrirán sin duda una mayor represión: el Movimiento Sin Tierra, los Sin Techo, el movimiento feminista o el sexodiverso.

No es tiempo de tristezas. Sino de Resistencia, en todas sus formas, contra el Fascismo.

Comentarios (1)

...
francesco , miércoles, 14 de noviembre de 2018

Escribir comentario

corto | largo

busy
 

Lo último

12 de Diciembre // 19:57
mariela-castro-hablo-de-poder-clase-y-genero-ante-numeroso-publico-joven-en-la-universidad-del-pais-vasco-fotos- Ivana Belén Ruiz - Cubainformación / Euskadi-Cuba - Leioa, 12 de diciembre.- En la sala Juliana Agirrezabala de la Facultad de Educación de la[...]
12 de Diciembre // 19:44
cuba-no-cedera-a-ser-un-estado-de-socialdemocraciaa-mariela-castro-en-diario-levante- `Cuba no cedera a ser un estado de socialdemocracia´ es el titular del diario en papel "Levante" a la entrevista a la diputada cubana Mariela[...]
12 de Diciembre // 16:12
audioconferencia-sirvio-para-articular-trabajo-de-solidaridad-con-cuba-en-venezuela Movimiento de Amistad y Solidaridad Mutua Venezuela – Cuba.- Este lunes 10 de diciembre de 2018, en audioconferencia nacional con los Jefes y[...]
Banner

La columna

El fascismo global y el fin del capitalismo

News image

Por Manuel E. Yepe*/Foto Virgilio Ponce -Martianos-Hermes-Cubainformación.- En pocos años, ha hecho metástasis en todos los continentes. Sus fervientes defensores y partidarios mal informados lo llaman populismo o nacionalismo. Italia, Alemania o España de los años 30, lo llamaron por su propio nombre: fascismo. Mussolini en Italia, Hitler en Alemania y Franco en España fueron tenores sanguinarios de la orquesta sinfónica del capitalismo. Cuando Rusia y los aliados occidentales pusieron fin a la psicosis colectiva inducida por el fascismo en 1945, entre 68 y 80 millones de personas habían sido asesinadas en todo el mundo.

Manuel E. Yepe | Jueves, 13 Diciembre 2018

Revista
Lo + leido
Recomendamos