Saludo a las madres cubanas
Sociedad
Domingo, 14 de Mayo de 2017

Orestes Eugellés Mena – Foto: Ladyrene Pérez / Cubadebate – Trabajadores.- La Central de Trabajadores de Cuba (CTC) y los Sindicatos Nacionales transmitieron hoy un caluroso a saludo a las madres cubanas por la importante misión que desarrollan en nuestra sociedad.

"Madre", tema de Tony Ávila

El mensaje de la CTC fue especial para las trabajadoras, quienes después de cumplir la jornada laboral desempeñan un importante papel en la atención y la formación de los hijos frente a las limitaciones causadas por el bloqueo norteamericano.

Causa un gran orgullo la fortaleza de las madres cubanas que muestran ser continuadoras de la estirpe de Mariana Grajales y otras Heroínas de la Patria, por la labor que realizan a par de los compañeros de trabajo en cualquier frente, sin descuidar el protagonismo familiar.

Por tal motivo, la Central de Trabajadores de Cuba tiene siempre presente la condición de la mujer en el hogar, como célula principal en la formación de las nuevas generaciones de cubanos.

 

Mientras te miro (+ Poema)

¿Cuánto influye nuestro actuar en la educación futura de nuestros hijos?...

Dunnia Castillo Galán - Cubahora

Revisando Facebook hace unos días encontré una reflexión que llamó muchísimo mi atención y me hizo pensar en cuanto influimos —a veces inconscientemente— en la formación de nuestros hijos e hijas. Mientras leía “Cuando creías que yo no te estaba mirando”, fue imposible dejar de pensar en las veces que les hemos dicho algo, pero frente a ellos hacemos lo contrario y luego los regañamos, sin darnos cuenta de que la lección mejor impartida es aquella que vamos dejando cuando creemos que no nos están mirando...

Cuando creías que yo no estaba mirando… te vi ayudar a un amigo enfermo y aprendí que todos debemos cuidar unos de otros. Cuando creías que no estaba mirando… te vi dar tu tiempo y tu dinero para ayudar a personas que no tenían nada y aprendí que los que más tienen deben ayudar a los que no tienen. Cuando creías que no te estaba mirando… aprendí de ti las lecciones de la vida que necesitaba: cómo ser una persona dispuesta, dedicada y laboriosa.

Para unos fue una locura, para otros, una muestra de compromiso; mas para nosotros —mi esposo y yo—, asistir al desfile por el Primero de Mayo, llevando en hombros a nuestro bebé de un año y medio, fue solo una de las tantas lecciones que nos corresponderán enseñarle a lo largo de su vida. Está claro que él no sabía dónde estaba ni qué hacía allí, pero le llamaba la atención la cantidad de personas que le rodeaban, las banderas qua a cada rato apuntaba con los dedos, las imágenes de “papá Fidel”, como le hemos enseñado a llamarle, y, sobre todo, los globos que en varios momentos volaban cerca, provocándole una carcajada y sacándolo por completo de su quietud.

De seguro, la banderita que llevaba en sus manos y movía a cada rato le parecía un juguete, pero con el tiempo hemos de enseñarle a amarla y respetarla, pues su formación futura dependerá, en gran medida, de nosotros. Es innegable lo que expresa un viejo refrán de que “los hijos se parecen más a su tiempo que a sus padres”, pero es muy real que la influencia que ejercemos sobre ellos, sobre todo con el ejemplo que emanamos a nuestro paso, es la base de lo que será su personalidad.

Mi bebé crecerá, aprenderá y quizás en ocasiones no concuerde conmigo, pero no por ello dejaré de inculcarle todas las cosas buenas que le permitan convertirse en un hombre de bien. Tal vez deba repetirlas una y mil veces hasta que las incorpore, pero si se las muestro como parte de mi actuar estoy segura de que las interiorizará y asumirá con total naturalidad. Repetir, es cierto, puede ser que ayude a que se le pegue, pero nada es más espontáneo que cuando imita lo que ve hacer a sus padres, aquello que aprendió cuando pensábamos que no nos estaba mirando.

Cuando pensabas que no estaba mirando, colgaste mi primer dibujo en el refrigerador y eso me hizo querer pintar otro.

Cuando pensabas que no estaba mirando, alimentaste a un gato callejero y aprendí a ser amable con los animales.

Cuando pensabas que no estaba mirando, horneaste una torta de cumpleaños para mí y supe que las pequeñas cosas son las cosas importantes.

Cuando pensabas que no estaba mirando, hiciste una oración y descubrí que siempre habrá un Dios con quien puedo conversar.

Cuando pensabas que no estaba mirando, me diste un beso de buenas noches y me sentí amada.

Cuando pensabas que no estaba mirando, vi algunas lágrimas salir de tus ojos y supe que algunas cosas son dolorosas, pero no hay nada de malo en llorar.

Cuando pensabas que no estaba mirando, me sonreíste y me sentí hermosa.

Cuando pensabas que no estaba mirando, miré, y te quiero dar las gracias por todo lo que has hecho cuando pensabas que no estaba mirando.

 

La madre que tiró su corazón al mar

En 1921 seis pequeños de la ciudad siria de Alepo eran enviados solos, para salvar sus vidas, con destino incierto, en un barco que terminó por dejarlos en La Habana. He aquí un relato apasionante que devela el más grande de los amores

Luis Hernández Serrano - Juventud Rebelde

Salvar la vida de sus hijos era como hacerlo con la suya. Desesperada, la madre les dio un beso y un abrazo, y los montó a escondidas en un barco que salía con rumbo desconocido, tal vez pensando que nunca más los vería, o que algún milagro le permitiera reencontrarlos.

El suceso ocurría a fines de 1921 en Alepo, Siria. Lo cuenta por primera vez a un órgano de prensa la educadora, bibliotecaria y licenciada en Economía Salomé Nejme Franco, nacida en abril de 1946 en Cuba, hija de uno de aquellos niños.

«El barco —relata— navegó muchos días. Iba hacia otras tierras, pero hizo escala en La Habana, donde por una decisión de Elías, el mayor de los hermanos, de 14 años —encargado de cuidar al resto— se bajaron».

A un trabajador del puerto habanero, Justiz, le llamó la atención verlos sin la compañía de un adulto, se les acercó y supo que eran, como él, ¡coterráneos de Alepo!

«Los niños contaron cómo fue todo, y él calmó sus ánimos: “Están en Cuba. No se preocupen. Se irán conmigo para mi barrio. Mis amigos los llevarán para sus casas, no se van a quedar desamparados”».

El portuario vivía con su esposa española, Consuelo, en la localidad habanera de Santa Amalia, hoy municipio de Arroyo Naranjo. Llevaban casados ocho años. Al llegar, ella le dijo a su esposo: “¡Se quedarán viviendo con nosotros. Serán los hijos que no hemos tenido!”.

Los niños polizontes

Eran una escalerita de muchachos de pelos lacios y negros, piel tostada, ojos claros y miradas tristonas y melancólicas. Extrañaban mucho a su madre que, para salvarlos, los había montado en el vapor María, a riesgo de no verlos jamás, como ocurrió.

«A uno de seis años, Asís —el más astuto— le dio la madre su cartera de mano con todas las joyas de la familia, pensando que tendrían así cómo establecerse en cualquier lugar del mundo», especificó Salomé. Elías llevaba un morral con un porrón de agua, una frazada grande, y algo de comer».

Según Salomé, esta historia se repite desde hace más de un lustro en Siria, uno de los países árabes de más remota y bella historia.

«Siento orgullo por mis ancestros de Alepo. Crecí añorando a mis abuelos sirios. Son hermosos y tristes los recuerdos. Sentada con mis cinco tíos y con mi padre, escuché sus narraciones de esa ciudad y sobre mis amorosos abuelos guerrilleros que pelearon allí en la guerra contra Francia, a fines de 1920».

Salomé nació y creció en la calle Arnao, en la esquina del parque que lleva el nombre del barrio Santa Amalia, uno de los lugares de mayor asentamiento árabe en la provincia de La Habana, la mayoría del Líbano, Palestina y Siria. Cumplió los 15 movilizada como sanitaria en San Blas, Playa Girón, y alfabetizó en la Loma de la Vela, Sierra Maestra, hoy Granma.

«Mi padre me puso Salomé no por su origen bíblico, sino por el nombre de mi abuela, Salomé Saiegh, la horrorizada mujer que montó a todos sus hijos en aquel barco. Nació en Alepo y era de carácter firme, bella, de ojos verdes, grandes y expresivos, como todas las mujeres árabes. Y amó a mi abuelo Elías, hasta seguirlo en la guerra.

«Siempre le oí decir a mi padre Asís, que “hasta a las cosas malas, hay que buscarles el lado bueno”. Y cuando crecí comencé a analizar todo lo que vivieron, el horror de la guerra, la persecución enemiga por estar defendiendo su tierra. Y el lado bueno es la honra, el honor patriótico y el ejemplo.

«Doy gracias a la vida porque ellos tomaron la afortunada decisión de bajarse en La Habana. De lo contrario, me hubieran privado de nacer en Cuba, y de sentir el honor de tener un padre sirio de Alepo. Con el tiempo le decían “El Morito de Santa Amalia”.

«Y… ¡vaya coincidencia! De niña me convertí en “La Morita”. Y otra casualidad: entonces estaba de moda el danzón cubano La Mora, de Eliseo Grenet, que podría rendir homenaje a la juventud heroica de mi abuela Salomé, porque decía: “Allá en la Siria hay una mora, que tiene los ojos más lindos que un lucero encantador… acábame de querer, no me martirices más, que mi corazón está que se devora…”. Ese número recorrió el mundo y lo tocaron y cantaron populares artistas como Barbarito Diez.

«Por suerte, tengo los ojos grandes y verdes de mi abuela Salomé, que salvó a mis tíos y a mi padre, cuando en un instante de desesperación lanzó al mar su corazón, en aquel barco cuyo rumbo nunca supimos».

Destino de esos niños

Lo primero que hizo la familia que los adoptó fue poner nombres cubanos a los niños: a Elías (Juan); a Salomé (María); a Ahmed (Alfredo); a Yamilé (Olga); a Ivonne (Celia); y a Asis (Carlos), este último el papá de la testimoniante de esta historia.

«Mis abuelos Elías y Salomé fueron masacrados en la guerra, pero se salvaron sus hijos. Aunque no todo tuvo después un destino feliz. Olga, al conocer esa noticia trágica, se suicidó. Alfredo se casó, fue a vivir a Guanabacoa y casi nunca iba a ver a sus hermanos. Les reprochaba no haberse quedado a correr la misma suerte de sus padres. Murió de cirrosis hepática.

«Mi padre, Asís (Carlos) ingresó con 15 años a una asociación árabe en Bejucal. Siempre me mostraba el carné y el reglamento. La organización la encabezaba un tal Moisés, según él muy parecido a mi abuelo. Pero mi papá, cuando yo tenía nueve años, decidió viajar hacia Alepo para ver si encontraba familiares.

«Mi madre, Cayetana Belicia Franco Hermida, de Orense, España (fallecida el 25 de julio de 2012), se separó de él, pues no quiso seguirlo. María se casó con un judío que conoció en La Habana, dueño de una cadena de tiendas en Canadá, y se fue a ese país.

«La palabra de nuestro tío Juan era ley. Era sabio, como el “jeque” de la familia. Se casó con una española, Lola, pero no tuvo hijos. Y tía Celia —que tenía dos años cuando vino en el barco— se casó y tuvo dos hijos: Osvaldo Ortega y Anita. Él fue un destacado periodista de Prensa Latina, corresponsal en Beirut, que recorrió el Líbano, Egipto y Siria. Y a ella —hija de un casquito del ejército batistiano— la enviaron hacia Estados Unidos mediante la Operación Peter Pan.

«Los tres primos crecimos juntos: la casa de ellos al lado de la nuestra. Siempre estuve muy apegada a Osvaldo. Los dos fuimos las “ovejas rojas” de la familia. Y pese a que él era seis años mayor que yo, nos mecíamos en un columpio hecho por mi padre con muy buena intención, pero totalmente asimétrico. Le decíamos —en broma— que lo hizo así para parecerse a un camello de los árabes!

«Mi padre regresó a Alepo en busca de algún familiar, pero todos emigraron huyéndole a la guerra. Desde allá me mandó un álbum de música árabe y una foto muy borrosa junto a mis abuelos, Ivonne y él, muy niños.

«Cada vez que veo esa foto… me horrorizo, porque se parece a la historia actual de la Siria revolucionaria bombardeada y asediada por distintos enemigos, sobre todo por el llamado Estado Islámico.

«Alepo fue la mayor ciudad y el corazón económico de Siria. Hoy es uno de los principales frentes de guerra y el epicentro de los grandes combates. Cuenta la historia que allí el profeta Abraham apacentó su rebaño. Y se dice que en 1974, durante unas excavaciones en Ebla, al sur de Alepo, se descubrió la biblioteca de su palacio y entre 17 000 tablillas de arcilla estaba el primer diccionario bilingüe del mundo.

«¡La Alepo de hoy es una sombra! Más de cinco o seis millones de sirios han buscado refugio en el extranjero y más de siete millones están desplazados en su propio territorio. Han muerto cerca de medio millón de personas y en las aulas solo unos pocos cientos de niños reciben cuatro horas de clases al día. En fin, mi querida abuela Salomé prefirió no volver a ver a sus seis hijos, a sufrir su muerte en la guerra.

«Siento aversión por la injusta frase que reza: “La sangre se licúa”. ¡Eso es mentira! Un proverbio árabe afirma: “¡Lo que dentro se lleva, no se deja!”.

«Un ejemplo: mi nieto, hoy de 17 años, cuando tenía seis quiso que lo vistiéramos de árabe, sentado sobre una alfombra, junto a una espada. Y yo cuido con cariño la daga que trajo mi padre siendo un niño, en el barco aquel, y pese a los años, se mantiene intacta, como el recuerdo de mi familia siria, de mis tíos, de mi padre y de mis abuelos guerrilleros exterminados por los invasores franceses que hollaron su patria hace casi un siglo».

Nota: La idea de este trabajo nos la dio el Presidente de Honor de la UPEC, Tubal Páez Hernández. La entrevistada aportó su ponencia ¿Otra vez Alepo?, premiada por la Unión Árabe de Cuba.

 

Madres y abuelas: los rostros del sublime amor (+ Poema)

Cubadebate

Madre, madre, tu me besas,
pero yo te beso mas.
Como el agua en los cristales,
caen mis besos en tu faz…
Te he besado tanto, tanto
que de mí cubierta estás
y el enjambre de mis besos
no te deja ni mirar…
Si la abeja se entra al lirio,
no se siente su aletear:
Cuando tú, a tu hijito escondes
no se le oye el respirar…
Yo te miro, yo te miro
sin cansarme de mirar,
y que lindo niño veo
a tus ojos asomar…
el estanque copia todo
lo que tu mirando estás;
Pero tú en los ojos copias
a tu niño y nada más.
Los ojitos que me diste
yo los tengo que gastar
en seguirte por los valles,
por el cielo y por el mar…

Gabriela Mistral

Comentarios (0)

Escribir comentario

corto | largo

busy
 

Sociedad

Director de la OMS inaugura Semana de Vacunación en las Américas en Cuba

Director de la OMS inaugura Semana de Vacunación en las Américas en Cuba

CubaTV Sistema Informativo de la Televisión Cubana.- El Director General de la Organización Mundial de la Salud Dr. Tedros Adhanom y la Directora de la Organización Panamerica...

Read more
La salud mundial tiene cita en Cuba

La salud mundial tiene cita en Cuba

Lisandra Fariñas Acosta - Granma.- Las enfermedades transmisibles y no transmisibles, la determinación social de la salud, la atención primaria, y la medicina familiar, son algunos de los temas a ...

Read more
Cuba: ciudadanía confía en acciones del presidente Díaz- Canel

Cuba: ciudadanía confía en acciones del presidente Díaz- Canel

teleSUR tv.- El pueblo de Cuba se mantiene positivo frente a la nueva presidencia de Miguel Díaz- Cane, debido a que éste seguirá con las políticas que dignifican la vida de los ciudadanos y buscand...

Read more
Expondrá Cuba nuevas tecnologías durante Cuba Salud 2018

Expondrá Cuba nuevas tecnologías durante Cuba Salud 2018

CubaTV Sistema Informativo de la Televisión Cubana.- El Ministerio de Salud Pública trabaja intensamente en la organización de la Tercera Convención Cuba Salud 2018 y de la Decimocuarta Feria Salud ...

Read more
Convoca Asamblea Nacional del Poder Popular a twitazo #SomosContinuidad

Convoca Asamblea Nacional del Poder Popular a twitazo #SomosContinuidad

Cubdebate.- La Asamblea Nacional del Poder Popular convocó  al tuitazo #SomosContinuidad para los días 18 y 19 de abril, a propósito de la constitución de su novena legislatura, en la cual se eleg...

Read more
La Habana inolvidable, por Federico Morotta

La Habana inolvidable, por Federico Morotta

Por Federico Marotta*/Foto de Virgilio Ponce.- Una película personal de mis 40 días en La Habana, junto a la cantante Ivette Letusé. Noviembre y diciembre 2017. "Vivir La Habana". Agradecimiento a t...

Read more
Resaltan ejemplo de Cuba en Día Mundial de la Salud

Resaltan ejemplo de Cuba en Día Mundial de la Salud

Mayra Pardillo - Prensa Latina.- El ejemplo de Cuba demuestra que pese a los desafíos es posible enarbolar el lema de Salud para todos, resaltó hoy Cristian Morales, representante en la isla caribe...

Read more
Google abre su concurso de programadores a participantes desde Cuba, hasta ahora impedido por el bloqueo

Google abre su concurso de programadores a participantes desde Cuba, hasta ahora impedido por el bloqueo

Cubadebate.- Google abrió por primera vez su concurso mundial de programadores “Code Jam” a los cubanos, que desde la isla podrán competir por un cupo a la final en Canadá, informó un representant...

Read more
Conmemoran en Cuba 50 años del asesinato de Martin Luther King

Conmemoran en Cuba 50 años del asesinato de Martin Luther King

Prensa Latina - Video: Prensa Latina.- El aniversario 50 del asesinato del reverendo Martin Luther King en Estados Unidos fue conmemorado hoy aquí, al destacarse sus valores éticos, ecuménicos y e...

Read more

Lo último

24 de Abril // 07:40
las-mujeres-representan-a-legitima-sociedad-civil-cubana-asegura-en-camagueey-dirigente-femenina Mariela Peña Seguí - Radio Cadena Agramonte.- La Federación de Mujeres Cubanas (FMC) forma parte de la legítima sociedad civil de Cuba desde[...]
24 de Abril // 07:11
recorren-evo-morales-y-diaz-canel-centro-de-ingenieria-genetica-y-biotecnologia CubaTV Sistema Informativo de la Televisión Cubana.- El presidente cubano, Miguel Díaz-Canel Bermúdez participó junto a[...]
24 de Abril // 07:10
siria-inventar-un-ataque-quimico-convertir-en-exitoso-un-bombardeo-fallido Cubainformación TV – Basado en un texto de Elson Concepción Pérez – Cubadebate.- Estados Unidos, Gran Bretaña y Francia bombardeaban Siria[...]
Banner

La columna

USA y su política del mal vecino  

News image

Por Lázaro Fariñas*/Foto Virgilio Ponce -Martianos-Hermes-Cubainformación.- "Habla suavemente y lleva un gran garrote, así llegarás lejos".  Esa es la definición de la política del Gran Garrote implantada por el presidente Theodore Roosevelt a principio del siglo pasado. Lo que se llegó a conocer como el Corolario Roosevelt, estableció que "si un país europeo amenazaba o ponía en peligro los derechos o propiedades de ciudadanos o empresas estadounidenses, el gobierno estadounidense estaba obligado a intervenir en los asuntos de ese país para 'reordenarlo' ".

Lázaro Fariñas | Lunes, 23 Abril 2018

Revista
Lo + leido
Recomendamos