teleSUR.- Organizaciones sociales y sindicales de Bolivia se movilizaron en varias ciudades, en respuesta a la Central Obrera Boliviana que hoy se declaró en huelga indefinida para rechazar la postergación del cronograma electoral.


Central Obrera Boliviana proclama huelga indefinida por postergación de elecciones

teleSUR

El secretario ejecutivo de la Central Obrera Boliviana (COB), Juan Carlos Huarachi, proclamó este martes el inicio inmediato de una huelga indefinida en contra de la tercera postergación de las elecciones nacionales, pactadas para el próximo 6 de septiembre.

Esta declaratoria de huelga incluye huelga de hambre, paro de labores y bloqueo de caminos. Tras darse esta indicación, los manifestantes han intentado bloquear la autopista en el sector de El Alto que se comunica con La Paz.

Varias concentraciones y marchas se registran en Bolivia, en respuesta a la convocatoria hecha por la COB, para protestar contra la postergación de las elecciones generales.

Las movilizaciones, convocadas para este martes, se realizan en los departamentos de La Paz y Cochabamba. En este último, medios locales reportan que un grupo de personas bloqueó la carretera al Occidente, a la altura del puente Parotani.

Dichos bloqueos provocaron la suspensión de salidas de autobuses desde Cochabamba hacia Oruro y La Paz, así como la detención en la vía de varios vehículos ligeros y pesados.

Igualmente, organizaciones femeninas marchan a partir de las 08H00 (hora local), desde la avenida 6 de agosto y Panamericana, en la región cochabambina.

Por otro lado, organizaciones sociales con sede en El Alto se sumaron a las movilizaciones que convocó la COB, bajo el lema: “El Alto de pie, nunca de rodillas”.

“El Alto está más que unido y se suma a la convocatoria de la COB para defender la salud, la vida y la democracia”, manifestó el secretario ejecutivo de la organización obrera, Juan Carlos Huarachi.

En rueda de prensa,  Huarachi y representantes de varias organizaciones sociales anunciaron la “marcha nacional” para este martes.

En las movilizaciones participan unas 15 organizaciones sociales, indígenas y gremiales de todo el país, entre las que se encuentran la Central Provincial del municipio de San Lucas de Nor Cinti, Potosí; los Ayllus del Norte de Potosí; la Federación Única de Trabajadores Campesinos de Chuquisaca; las Juventudes Interculturales Originarios de Yacuiba, Tarija y la Confederación Sindical de Comunidades Interculturales Originarios de Bolivia.

Las organizaciones que toman parte en las protestas han expresado, a través de comunicados, redes sociales y entrevistas, su respaldo a una eventual jornada electoral a celebrarse el 6 de septiembre. Denuncian igualmente que su pretendida postergación es una ilegalidad.

Entre tanto, el Gobierno de facto amenazó con enfrentar las movilizaciones con el empleo de la Policía Boliviana y las Fuerzas Armadas para proteger “la vida y la paz”, según declaraciones del ministro de Defensa, Luis Fernando López.

Por su parte, el ministro de la Presidencia, Yerko Núñez, aprovechó las movilizaciones para solicitar al Ministerio Público que se emprendan acciones legales en contra de las personas que promovieron la marcha, incluyendo a la alta dirección del Movimiento al Socialismo (MAS), por supuestos "delitos contra la salud pública".

 

Multitudinaria marcha contra la dictadura y reafirmando la fecha electoral del 6 de septiembre

Ernesto Reyes - Resumen Latinoamericano, 28 de julio de 2020.

Miles de personas, la mayor parte de movimientos sociales y una parte de ciudadanos, y a pesar de la burda manipulación de los ministros del aparato represivo, protagonizan en la jornada de hoy, en las ciudades de La Paz y su vecina El Alto, una de las marchas masivas más grandes desde la instalación del gobierno de facto, en noviembre de 2019, en defensa de la democracia y la vida.

La concentración fue convocada por la histórica matriz de los trabajadores, la Central Obrera Boliviana (COB) y el Pacto de Unidad, que aglutina a las organizaciones indígenas campesinas, en rechazo a la determinación del Tribunal Supremo Electoral (TSE) que, presionado por el gobierno de facto y la ultraderecha del país sudamericano, decidió postergar las elecciones generales para el 18 de octubre, lo que implica la tercera vez que se aplaza las elecciones más importantes de este país en las últimas dos décadas.

Desde las primeras horas de la mañana, miles de trabajadores de las ciudades y el campo empezaron a congregarse en Senkata, una popular zona de la ciudad de El Alto donde en noviembre de 2019 policías y militares reprimieron una protesta social con el saldo mortal de cerca de una veintena de personas y decenas de heridos, para luego marchar más de 8 kilómetros hasta La Ceja, de esa misma ciudad, y luego descolgarse otros 7 Km para llegar a la ciudad de La Paz.

El criterio unánime de las organizaciones sociales es que la triple crisis boliviana –política, sanitaria y económica- solo tendrá posibilidades de ser encarada por un gobierno legítimo que surja de las urnas, y que mientras más se demore la realización de elecciones, más le costará al país enfrentar los efectos de esta crisis que ya se traduce en una economía estancada, miles de despedidos en el sector público y privado, recortes de salarios, una radical baja en los niveles de consumo y un notorio crecimiento de la pobreza. Por si fuera poco, el alimento cotidiano que se tiene que comer la gente son las palabras siempre amenazantes del ministro de Gobierno, Arturo Murillo, a quien algunos dentro del propio gobierno consideran el responsable de que Añez vaya más para abajo en la preferencia electoral.

Pero el Ministro de Gobierno no se queda solo. La burda manipulación del ministro de Defensa, Fernando López, ayer lunes, cuando advirtió a los habitantes de ambas ciudades que los cocaleros estaban llegando desde Cochabamba para contagiar con el coronavirus, no impidió que la mayor parte de la población saludara a los marchistas, lo que da cuenta que el termómetro político no juega a favor del oficialismo que no supera el 12 por ciento promedio en la intención de voto.

Una vez que Jeaninne Añez asumió la presidencia de Bolivia, tras una inédita e inconstitucional forma política, el llamado a elecciones, que tuvo que ser de inmediato, se demoró cerca de dos meses y recién se la fijó para el 3 de mayo, la que fue postergada con el argumento de la pandemia, cuya cantidad de casos era mínima ese momento, para el 2 de agosto y luego, con ese mismo recurso, trasladarla para el 6 de septiembre y ahora para el 18 de octubre.

El uso grosero de la pandemia ya no convence a la mayor parte de los bolivianos que en cerca del 71 por ciento respondió que asistiría a las urnas el venidero 6 de septiembre. Pero el TSE prefirió dar la espalda a ese dato de la realidad obtenido por un estudio de una fundación alemana y, por el contrario, acceder a la presión de los partidos de la ultraderecha que, aunque con tensiones internas, amenazan de nuevo con sus grupos paramilitares.

Y tan no convence el discurso de la pandemia, cuyo número de casos activos pone al descubierto el fracaso de la estrategia del gobierno para controlarlo, que incluso periodistas nada afines al MAS, como Mery Vaca, de Página Siete –un medio que no se cansa de golpear cada que puede a esa organización de izquierda-sostiene en su cuenta twitter en la tarde del lunes: “hay juego político de ambos lados, sin importar la salud de la gente. Cuando las elecciones iban a ser en agosto, se anunciaba el pico para agosto, cuando iban a ser en septiembre la curva también iba a ser en septiembre. Ahora la curva será en octubre”.

Las resoluciones de la gran marcha en la ciudad de Cochabamba fueron:

#No permitir mas postergaciones de las Elecciones Generales

#Se declaran en estado de emergencia ante las constantes amenazas de Arturo Murillo.

#Advierten mobilizaciones y bloqueos a nivel nacional desde mañana si el tribunal supremo electoral no se pronuncia hasta hoy por la tarde.

#estaran atentos a las conclusiones de la marcha de la COB y las 6 federaciones del tropico de Cochabamba.

 

Desafío popular a la dictadura: Proclamaron paro indefinido para que se realicen elecciones el 6 de septiembre

Resumen Latinoamericano, 28 de julio de 2020.

En un cabildo masivo realizado en la ciudad del Alto, la Central Obrera Bolivia (COB) dio un plazo al Tribunal Supremo Electoral (TSE) de 72 horas de rectificar las elecciones para el 6 de septiembre, caso contrario el día lunes 3 de agosto iniciara huelga general indefinido y bloqueo nacional de caminos.

Ese fue el primer anuncio, pero el clima de efervescencia entre la multitud movilizada que al poco rato se volvió a anunciar que a pedido de las organizaciones sociales, las organizaciones campesinas, la COB, organizaciones de mujeres y juveniles, se decidía lanzar la huelga indefinida en los 9 departamentos a partir de este mismo martes. Mientras tanto, en algunos sitios comenzaron bloqueos de carreteras.

Las organizaciones sociales decretaron hoy una huelga general indefinida hasta que el Tribunal Supremo Electoral (TSE) se retracte y respete la fecha establecida para las elecciones generales del 6 de septiembre, medida que será acatada por las organizaciones a nivel nacional.

La decisión fue anunciada en el cabildo organizado en la ciudad de El Alto, donde miles de personas se dieron cita para protestar por la decisión unilateral del TSE de prorrogar los comicios hasta el 18 de octubre, medida que fue rechazada por los movimientos sociales.

“A pedido de las organizaciones sociales de El Alto, de las 20 provincias del departamento de La Paz, de la Federación Tupaj Katari, de la Central Obrera departamental, Ayllus del norte de Potosí, mineros, fabriles, constructores, Junta de vecinos, de padres de familia y organizaciones de jóvenes, han pedido que a partir de hoy día se declare la huelga general indefinida”, manifestó el ejecutivo de la Central Obrera Boliviana (COB), Juan Carlos Huarachi.

La masiva marcha, que inició en Senkata donde el Gobierno de Añez mató a bolivianos durante la represión el año pasado, copó varios kilómetros de las calles de la ciudad de El Alto, movilizando a sectores de todo el país no solo en esta urbe, sino en otras regiones del país.

Los movimientos manifestaron su disconformidad a las políticas implementadas por el Gobierno de Añez que lejos de cuidar la salud de la oblación, generaron inestabilidad económica, desempleo y crisis en el aparato estatal, además de los actos de corrupción destapados durante su corta gestión gubernamental.

“Es el pedido del pueblo , de las bases para recuperar nuestra soberanía, nuestra dignidad, basta de la falta del respeto a la democracia, este pueblo unido va a luchar por el respeto a la democracia, a la salud, a la educación, a la estabilidad laboral de los trabajadores”, acotó Huarachi a nombre de las organizaciones sociales.

América Latina
Una convocatoria firmada por los colectivos BRICS-PSUV EH, la Fundación Pakito Arriarán y Askapena anuncia, para este martes 27 de Octubre a las 12.00H, frente a la Casa de Juntas de Gernika, y a las 19.00H frente a la Fundación ...
teleSUR.- Las autoridades venezolanas anunciaron este domingo que investigaciones científicas han permitido hallar una molécula que elimina al 100% el virus SARS-COV2, el que produce la enfermedad de Covid-19....
teleSUR.- Ciudadanos refieren la importancia de esta jornada previa a las elecciones parlamentarias del 6 de diciembre....
Lo último
La Columna
La Revista