Randy Alonso Falcón - Cubadebate.- Sin proponérselo, el gigante de las redes Facebook ha levantado una alfombra poco visible en el imperio y ha sacado a la luz la basura que tiene debajo.


Un reciente informe de la compañía de Palo Alto, California, del 1 de septiembre, ha develado la existencia en esa plataforma digital de varias redes en el mundo que mostraban un comportamiento inauténtico coordinado.

Una de esas redes era manejada por CLS Strategies, una compañía con sede en Washington, a unos kilómetros de la Casa Blanca, y bien conectada con el mundo político y los intereses estratégicos de Estados Unidos.

El modus operandi

Según el reporte de Facebook, correspondiente al mes de agosto de 2020, CLS Strategies creó un entramado de perfiles falsos, llenos de mensajes engañosos y fake news, destinados a manipular a la opinión pública de varios países latinoamericanos.

Como señala la compañía dueña de la mayor red social digital del mundo, en este intento de “detectar, estudiar y remover operaciones de influencia de Facebook, hemos aprendido que usualmente éstas se dirigen a múltiples plataformas tecnológicas y buscan usar medios tradicionales para amplificar sus narrativas. Hemos visto que un número de campañas, incluyendo las dos que removimos en agosto, crean Páginas haciéndose pasar por entidades de noticias para ganar credibilidad.

La Dirección de Política de Ciberseguridad de Facebook detectó que CLS manejaba 55 cuentas y 42 páginas de Facebook y 36 cuentas de Instagram. La red tenía cerca de 509 000 cuentas que seguían una o más de sus páginas de Facebook y unas 43 000 personas que eran seguidores de sus cuentas de Instagram; replicando los contenidos.

La información deja claro que “Esta red usaba cuentas falsas, algunas de las cuales fueron detectadas y desactivadas por nuestros sistemas automáticos previamente, para amplificar su contenido, evadir la aplicación de nuestras políticas, dirigir a las personas a dominios fuera de la plataforma, engañar a las personas sobre los responsables detrás de esta actividad y administrar Páginas, haciéndose pasar por entidades de noticias independientes, organizaciones civiles y Páginas políticas.”

Revela además que “Algunas de estas cuentas fingían ser locales en los países a los que se dirigían. Mientras que algunas de estas Páginas emulaban partidos políticos, usando técnicas como typosquatting para engañar a las personas. Esta actividad parece haberse concentrado en eventos cívicos y elecciones en los países a los que se dirigía.”

La investigación constató que “Las personas detrás de esta actividad publicaban acerca de noticias y eventos actuales, incluyendo temas de política y figuras políticas, elecciones y crisis política en Venezuela, México y Bolivia. También publicaban contenido para apoyar a la oposición política en Venezuela y el gobierno interino en Bolivia, así como para criticar al partido político mexicano Morena.”

Para tales operaciones de influencia y manipulación, CLS Strategies invirtió 3, 6 millones en publicidad de Facebook, pagado mayormente en dólares estadounidenses, una suma que se considera notable para esta plataforma digital, y que según sus ejecutivos “refleja lo que sucede cuando los actores con bolsillos profundos montan una operación de desinformación”.

Esta es la primera vez que Facebook elimina contenido de una empresa con sede en EE. UU., tal como apunta un artículo de BuzzFeed, a pesar de que las empresas de relaciones públicas de otros países aparecen con frecuencia en sus anuncios mensuales de eliminación.

En el pasado, Facebook emitió prohibiciones generales y drásticas a las empresas que administran cuentas falsas, lo que la compañía no hizo esta vez. “Hemos prohibido a varias empresas en el pasado porque todo su modelo de negocio se construyó en torno a esto”, dijo Nathaniel Gleicher, jefe de política de ciberseguridad en Facebook. "En este caso, CLS tiene una gran parte de la actividad legítima que no está diseñada para este propósito, por lo que no estamos tomando medidas contra toda la organización en este momento".

Lavado de cara al golpismo boliviano

A finales de enero de este año, el reconocido medio alternativo The Intercept publicaba un artículo de denuncia bajo el título “Gobierno interino boliviano recurre a la misma firma de cabildeo contratada para vender el Golpe en Honduras”, el cual apenas fue replicado por otros medios alternativos y algunos usuarios en las redes.

El artículo establecía una clara similitud de acciones y procedimientos entre los derrocamientos de Manuel Zelaya en Honduras en 2009 y el de Evo Morales en Bolivia a fines de 2019.

En ambos casos, los militares jugaron un papel fundamental en los Golpes de Estado. En ambos países, las fuerzas de oposición de derecha tomaron el poder después de la caída de los gobiernos, y buscaron el reconocimiento internacional para construir legitimidad.

En ambos procesos, los golpistas contrataron los servicios de los mismos consultores de Washington DC para darle una lavada de cara al nuevo régimen y generar apoyo entre los políticos en Washington. Era una tarea destinada para CLS Strategies.

Unos siete meses después, el informe de Facebook viene a confirmar aquella revelación.

Según el portal Bol News Pressla firma estadounidense fue contratada el 5 de diciembre de 2019 por el Ministerio de Gobierno de Jeanine Áñez para mejorar la imagen del ejecutivo instaurado por el golpismo boliviano. La firma recibió por su trabajo 1000 dólares diarios durante 90 días entre diciembre de 2019 y marzo de 2020 de fondos gubernamentales.

La publicación digital señaló, a mediados de agosto pasado, que el CLS definió que Bryan Berry, con gran experiencia promoviendo y defendiendo los intereses de corporaciones que producen medicamentos, fuese quien definiera y firmara el contrato con el ejecutivo boliviano.

Brian Berry, el ejecutivo de CLS Strategies que cerró el acuerdo con el gobierno de facto en Bolivia.

El medio enfatiza que “ La consultora tiene un equipo de profesionales en comunicación estratégica bien reconocido y tiene vínculos directos e indirectos con el Departamento de Estado y algunas agencias de inteligencia, como la CIA y la Agencia Nacional de Inteligencia, de acuerdo a datos del Departamento de Comunicación del Departamento de Justicia”.

Se conoce que CLS Strategies aparece registrado como Agente Extranjero para el Estado Plurinacional de Bolivia (el actual gobierno de facto boliviano) en la Foreign Agents Registration Act (FARA) de los Estados Unidos, desde el 11 de diciembre de 2019.

Una de las acciones directas de la operación de blanqueo del Golpe fue la creación de al menos 11 páginas de Facebook relacionadas con Bolivia, desde la que apoyaron principalmente a la presidenta de facto, Jeanine Áñez, y vilipendiaron al expresidente Evo Morales.

Mensajes manipuladores fueron llevados a la redes y replicados por las cuentas y páginas falsas creadas por CLS. El informe de Facebook pone un ejemplo de los contenidos difundidos para degradar moralmente a Evo :


El Stanford Internet Observatory en un estudio sobre el suceso pone otros ejemplos de cómo se manejó la campaña para glorificar a Añez y descalificar a Evo:

Capturas de pantalla de páginas que muestran contenido que apoya al presidente interino de Bolivia
Jeanine Áñez como candidata a las elecciones bolivianas de 2020. Fuente: Facebook / Stanford Internet Observatory


Capturas de pantalla de páginas que comparten contenido dirigido a Evo Morales de Bolivia y su
partido político, MAS. Publicación dice "Evo Morales, 'salpicado' en el escándalo de corrupción en Bolivia". Fuente: Facebook / Stanford Internet Observatory

El Centro para la Política Digital de Stanford desarrolló esa investigación a partir de la data de Facebook la cual devela que "Las páginas dirigidas a Bolivia se crearon todas en febrero de 2020 y todas tenían cuatro gerentes en los EE. UU., uno en Venezuela y uno en Bolivia.”

Constata además que ocho de las cuentas señaladas por Facebook comparten nombres con empleados listados de CLS Strategies. Una de las cuentas eliminadas, "William Moore", también apareció en el FARA relacionado con el acuerdo entre CLS Strategies y el boliviano
gobierno.

Capturas de pantalla del documento de la Ley de registro de agentes extranjeros (FARA)
Declaración) presentada en diciembre de 2019 entre CLS Strategies y el Estado Plurinacional de
Bolivia (izquierda), la sección "Nuestro equipo" en el sitio web de CLS Strategies (arriba a la derecha) y la sección eliminada Cuenta de usuario de Facebook de "William Moore". Las capturas de pantalla son del 30 de agosto de 2020. A partir del 4 de septiembre de 2020, William Moore ya no aparece en el sitio web de CLS Strategies.

Por su parte, el diario Washington Post en un análisis del tema ejemplifica el modo de actuación con dos de las cuentas falsas creadas para apoyar al Gobierno de facto. Una de ellas se identificaba como Prohibido Olvidar, dedicada fundamentalmente a compartir contenido vinculado a denuncias de supuesto fraude electoral, mientras otra página denominada Bolificado, se describía como una operación de fact checking o verificación de hechos, pero en la práctica contradecía los hallazgos de manipulaciones de información hechos por otros sitios bolivianos.

Los sitios que fueron creados para lavar la imagen de Añez y su gobierno, fueron públicos entre el 4 de febrero y el 26 de febrero de 2020. El mismo día en que fueron lanzados, el número de seguidores y ‘likes’ creció de forma inexplicable.
1,- Cambas con Jeanine (pro Añez)
2.- “Unidad Bolivia”
3.- “Todos con Añez” (pro Añez)
4.- “Prohibido olvidar” (Pro Añez)
5.- “Bolivia elecciones 2020” (Añez-Doria Medina)
6.- “Camacho Lovers Santa Cruz”
7.- “Pititas Liberación” (Añez-Doria Medina)
8.- “Nunca MAS”
9.- “Bolivia Libres” (Añez Doria Medina)
10.- “Bolificado”
11.- “MAS para Bolivia”


En verde, las páginas de Facebook dedicadas a Bolivia. Fuente: Facebook / Stanford Internet Observatory

Pero no ha sido Facebook la única plataforma utilizada por las fuerzas golpistas y sus mentores en el enfrentamiento contra el proceso transformador en Bolivia. Hay que recordar que durante la ejecución del Golpe de Estado contra Evo Morales hubo una extensa y coordinada operación de manipulación en Twitter, para promover el descontento social y generar un supuesto consenso contra el Gobierno, la que fue claramente denunciada por el investigador español Julián Macías Tovar y también por la Dra. Rosa Miriam Elizalde y Pedro Santader Molina en nuestras páginas digitales de Cubadebate.

Según Macías Tovar, en el momento del Golpe de Estado en Bolivia había unas 200 mil cuentas de Twitter en el país. En poco tiempo apareció una cifra similar de nuevas cuentas en apoyo del Golpe.

El líder sedicioso Luis Fernando Camacho aportó a la operación digital del Golpe con más de 60 mil cuentas falsas para influir y difundir fake news. Su cuenta de Twitter, en noviembre de 2019, pasó en 15 días de 3 000 a 130 000 seguidores, de los cuales más de 50 mil eran perfiles creados ese propio mes.

La cuenta que más apoyó las campañas a favor del derrocamiento de Evo era la de @suarezluis, un programador del ejército de EE.UU con más de 13 mil tuits emitidos para el 20 de noviembre de 2019 y más de 14 mil retuits.

Se trata de campañas coordinadas de intoxicación masiva de las redes, con fines claramente políticos, en las que no sólo los usuarios falsos propagan las falsas noticias, sino que se suman por desconocimiento o simpatía usuarios comunes de internet.

¿Cómo actuó CLS Strategies en los casos de Venezuela y México? ¿Son estas redes simples servicios de comunicación estratégica? ¿Qué y quiénes están detrás de esa compañía?¿Cuáles son sus vínculos con el gobierno estadounidense?

 

Cibermensajes envenenados desde Washington: Campañas en red para Bolivia, Venezuela y México (Segunda Parte)

Según un reporte de Facebook, correspondiente al mes de agosto de 2020, la empresa estadounidense CLS Strategies creó un entramado de perfiles falsos, llenos de mensajes engañosos y fake news, destinados a manipular a la opinión pública de varios países latinoamericanos.¿Es un hecho aislado o forma parte de una estrategia imperial?

La TecnoPolítica a la CiberPolítica está cada vez más presente en la sociedad moderna. El uso de los adelantos tecnológicos, la bigdata, la inteligencia artificial y la comunicación segmentada para los diversos receptores se van haciendo frecuentes y centrales en las campañas políticas de hoy para la construcción de imagen de los actores políticos o la destrucción moral y pública de los oponentes.

Ello es previsible en una era en la que parte importante de la opinión pública se mueve e informa en el escenario digital, y especialmente en las redes sociales.

Lo distintivo en el caso de América Latina es que buena parte de esas campañas digitales se generan desde los Estados Unidos, como lo mostró el reciente Reporte de Comportamiento Inauténticos Coordinado de agosto de 2020 publicado por Facebook; el cual revela las actividades en nuestra región de la firma de comunicación estratégica con sede en Washington CLS Strategies.

Brazo ejecutor de la estrategia imperial

Aunque es la primera vez que Facebook ventila públicamente o pone su atención sobre una operación en redes sociales desde Estados Unidos, como la desarrollada por CLS en Bolivia, Venezuela y México, esto no es algo nuevo ni aislado.

No se trata de un simple servicio de una agencia de comunicación estratégica a determinados Gobiernos o fuerzas políticas de la derecha latinoamericana, como CLS pretende hacer ver. Es un empeño coherente con las políticas de dominación de Washington en América Latina y con los preceptos de la Estrategia de Guerra No Convencional de las Fuerzas Especiales del Ejército de los Estados Unidos.

La manipulación y la mentira continúan siendo armas de uso predilecto contra quienes se plantean enfrentar el dominio hegemónico del capital y el mercado y la estandarización de ideas, símbolos y culturas.

Ya desde 2011 hay un programa definido para el control de los contenidos y de los escenarios de participación de la ciudadanía en el espacio público digital de nuestra región. Ese año, el Comité de Relaciones Exteriores del Senado de EE.UU, presidido entonces por John Kerry, aprobó un documento que recoge el plan de expandir los nuevos medios sociales en Latinoamérica, con el objetivo público de promover los intereses estadounidenses en el área.

El documento congresional para “operaciones de conectividad efectiva” deja claro el propósito imperial de penetración en las redes sociales digitales al sur del Río Bravo:

“Con más del 50% de la población del mundo menor de 30 años de edad, los nuevos medios sociales y las tecnologías asociadas, que son tan populares dentro de este grupo demográfico, seguirán revolucionando las comunicaciones en el futuro. Estas tecnologías pueden favorecer el cambio político, mejorar la eficiencia del gobierno , y contribuir al crecimiento económico... Los medios sociales y los incentivos tecnológicos en América Latina sobre la base de las realidades políticas, económicas y sociales serán cruciales para el éxito de los esfuerzos gubernamentales de EE.UU. en la región.”

Los cálculos imperiales son que “el número de usuarios de los medios sociales se incrementa exponencialmente y como la novedad se convierte en la norma, las posibilidades de influir en el discurso político y la política en el futuro está ahí”.

Los datos disponibles más recientes reflejan que América Latina hoy tiene una penetración media de internet que es superior a la global y es la región con mayor presencia porcentual en las redes sociales digitales con un 86% de la población mayor de 13 años en Centroamérica y un 84% de los Sudamericanos con cuentas activas en algunas de las plataformas de medios sociales, según el reporte de julio 2020 de We Are Social y Hootsuite Digital 2020.

Un fértil escenario para los planes imperiales de dominación usando el alcance del ambiente digital.

Cambridge Analytica ya mostró el camino con su involucramiento en los procesos electorales en Argentina, Colombia, Brasil y México.

CLS Strategies lo vuelve a hacer ahora con el uso de las redes sociales con fines políticos manipuladores en Bolivia, Venezuela y México.

Inflando títeres o el Acoso a la Revolución Bolivariana

La administración Trump ha desplegado una ofensiva feroz en todos los campos, incluyendo el mediático, contra el Gobierno de Nicolás Maduro y la Revolución Bolivariana en Venezuela. Nada ha faltado por ensayar en ese asalto descarado contra una nación independiente.

En ese propósito se inscriben los esfuerzos de influencia en la opinión pública venezolana e internacional coordinados por CLS Strategies y develados en el reciente informe de Facebook.

Alrededor de 70% de la población venezolana confía en la social media y aplicaciones de mensajería para obtener información sobre la política nacional, según datos de una encuesta realizada por More Consulting en mayo de 2017.

Un estudio de Stanford Internet Center a parte de los datos suministrados por Facebook sobre las redes manejadas por CLS constata que al menos 17 de las 55 páginas ahora bloqueadas tenían nombres relativos a Venezuela. Estas fueron creadas entre 2015 y 2020; lo que muestra que esta operación de manipulación coordinada desde Washington, tiene al menos cinco años de ejecución.

La red antichavista de CLS la formaban también 21 cuentas de Instagram; 10 de las cuales compartían nombres con páginas o cuentas de Facebook.

Resulta interesante que CLS Strategies en su página web reconoce tener operaciones y consejerías en diversos países latinoamericanos, pero no incluye entre ellos ni a Bolivia ni a Venezuela.

Sin embargo, uno de los ejecutivos (partner) de la firma incluye en su currículo público que “ha trabajado con varios de los líderes políticos determinantes en América Latina tales como […] los de la oposición venezolana, colaborando con sus políticas comunicacionales, sus estrategias de campaña y desarrollando campañas específicas para el ámbito digital”.

Otros también se anotan en sus biografías públicas el haber trabajado previamente en campañas relacionadas con Venezuela.

CLS Strategies utilizó su red de cuentas y páginas falsas para impulsar la propaganda en nombre de la oposición de derecha de Venezuela y el régimen golpista paralelo de Juan Guaidó respaldado por Estados Unidos .

Algunos de los perfiles de Facebook e Instagram administrados por CLS incluso se hicieron pasar por soldados venezolanos descontentos y pidieron a los miembros de las fuerzas armadas que se rebelaran contra su gobierno socialista.Entre las páginas había una nombrada “Venezolanos en Resistencia” y otra “Muere la opresión en Venezuela libre”

Según el estudio de Stanford, la red de cuentas en Facebook e Instagram para Venezuela manejado por CLS Strategies, han tenido como focos principales al excandidato presidencial Henrique Capriles Radonsky, la líder del partido golpista Vente Venezuela María Corina Machado y el “autoproclamado” Juan Guaidó.

Por ejemplo, la cuenta de Instagram @FrentelibreVzla posteó un video describiendo a Guaidó como el “nuevo líder” que llevará la paz y la libertad a Venezuela.

Sin embargo, a tono con las visibles divisiones dentro de la oposición venezolana, la red de cuentas en las plataformas sociales digitales de CLS Strategies ha cambiado su discurso respecto a Juan Guaidó y lo han atacado de manera creciente publicando contenidos negativos hacia su figura que son amplificadas en la red.

Un ejemplo es el video difundido el 5 de mayo por la removida página FAN Chavista (nombre engañoso), en la que se sitúa a Leopoldo López, el mentor político y manejador tras bambalinas de Guaidó, como “personaje que simboliza el desprecio” de los soldados y como “ambicioso y corrupto”.

Esto pudiera ser reflejo de las tendencias que hoy se mueven en Washington de irse desligando de la desgastada figura de Guaidó como alternativa ante Nicolás Maduro.

Otras de las líneas de mensajes contantemente difundidas por esta red digital de manipulación y engaño eran el ataque a la situación socioeconómica de Venezuela, culpando al Gobierno bolivariano del estado de cosas y obviando el irracional bloqueo y la agresiva política de la Casa Blanca.

El reporte de Facebook donde se informa del desmantelamiento de esta red muestra ejemplos de los contenidos que se difundían y replicaban:

Esta página dirigida por CLS, titulada “FAN chavista”, se hacía pasar por un miembro del ejército venezolano que había apoyado al fallecido presidente socialista Hugo Chávez, pero perdió la fe en el actual presidente Nicolás Maduro.

Esto fue repetido por otra página de Facebook, "Soldados Liberadores", que afirmaba falsamente que estaba integrada por miembros de las fuerzas armadas que buscaban derrocar a Maduro.

La página “Chavista FAN” incluía una foto de perfil de un soldado anónimo que se identifica con orgullo como partidario del movimiento chavista de izquierda de Venezuela. FAN es un juego de palabras que usa la palabra inglesa fan, que es común en español, mientras que también hace referencia al ejército de Venezuela, la Fuerza Armada Nacional Bolivariana o FANB (pero al eliminar la B, que hace referencia al movimiento bolivariano nacionalista de izquierda popularizado por Chávez).

Una cuenta de Instagram, supervisada por la firma de relaciones públicas de EE. UU, se identificaba como "VTV Journalists". Se presentaba falsamente como una "cuenta de periodistas despedidos de VTV de una manera humillante, pero con buenos contactos dentro".

Tal como mostramos que ocurrió en Bolivia, en Venezuela este barrage de manipulación se ha hecho de manera coordinada en diversas plataformas de redes sociales. Así son varias las conexiones detectadas entre cuentas de Twitter antigubernamentales en Venezuela con varias de las cuentas de Facebook de CLS que fueron removidas.

Un ejemplo constatado por el grupo de Stanford es el de la cuenta de Twitter@PlanGanca (dedicada fundamentalmente a defender las posiciones de las Empresas Polar), la cual usa la misma foto de perfil que la cuenta de Facebook de Andrés Gómez, miembro del staff de CLS.

Esta misma cuenta retuitó un video de Jóvenes por la Libertad, una de las cuentas de Instagram removidas, sobre la confrontación de Empresas Polar y el Gobierno.

Otra conexión visible es la de la bloqueada cuenta de Instagram @FrenteLibreVzla que usaba la misma foto de perfil que la también suspendida cuenta de Twitter @FrenteAmplioVE

Como logró documentar en enero pasado el investigador español Julián Macías Tovar, las Fans Page de Juan Guaidó y al menos otros 20 políticos de la derecha golpista venezolana son gestionadas en EE.UU; incluso la de varios de los principales medios digitales antichavistas y hasta la de la mismísima Asamblea Nacional de Venezuela.

Un dato insólito e ilustrativo es que la página de Facebook de Jony Rahal, un diputado opositor, es administrada desde Iraq, lo que según el investigador hace pensar que puede ser desde una base militar estadounidense.

Se trata sin dudas de una masiva operación de manipulación de la opinión pública venezolana cuyos hilos principales, no los únicos, se mueven desde Washington. Se intenta influir en el universo de más de 12 millones de usuarios de redes sociales que tiene Venezuela, según el DIGITAL 2020, y a la vez visualizar esos mensajes en medios tradicionales manejados por la derecha.

Algo similar, pero con notables visos de corrupción gubernamental ha ocurrido en México. ¿Cómo operó allí la red de CLS Strategies? ¿Qué es esta empresa y quienes están detrás de ella?

 

 

 

América Latina
RT en Español.- El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, denunció este miércoles ante las Naciones Unidas que su país es victima de un "ataque multiforme" por parte del gobierno de EE.UU., que incluye e...
Luigino Bracci Roa - VTV.- El Fiscal General de Venezuela, Tarek William Saab; el canciller venezolano, Jorge Arreaza y el Defensor del Pueblo, Alfredo Ruiz, presentaron de forma conjunta este 23 de septiembre de 2020 del informe “La Verdad de ...
Tamara Lajtman - Aníbal García Fernández - celag.org.- Mike Pompeo estuvo de gira por Surinam, Guyana, Brasil y Colombia del 17 al 20 de septiembre. Estrechó relaciones con los gobiernos recién electos de ...
Lo último
La Columna
La Revista