Jean-Guy Allard - Granma Internacional.- Desde inicios del año 2006, varios altos funcionarios de la Administración Bush se dedican a tiempo completo, con presupuestos millonarios, a promover una ilusoria concertación internacional contra Cuba, principalmente en Europa y América, con vistas a sumar a otros países a los esfuerzos de aislar y presionar a la Isla, de acuerdo con lo dispuesto en el Plan Bush de anexión.
 

Caleb McCarry, el procónsul nombrado por Bush para intentar someter enCuba, sermoneando a un grupo de periodistas finlandeses, el29 e septiembre del 2006, en Helsinki.  
 Dos de estos personajes sobrepagados que viven del cuento anticubano, han recorrido medio mundo repitiendo la retórica patentada en contra de la Isla.
 El “coordinador para la transición en Cuba”, Caleb McCarry, y el secretario asistente de Estado para el Hemisferio Occidental, Thomas Shannon, han protagonizado al menos 26 actividades específicamente concebidas para difamar a Cuba en una docena de países, incluyendo siete de Europa y cinco de América Latina.
 Los copresidentes de la “Comisión para la Asistencia a una Cuba Libre”, la secretaria de Estado, Condoleezza Rice, y el secretario de Comercio, el millonario cubanoamericano Carlos Gutiérrez, no han perdido una oportunidad de lanzar llamamientos para una “transición” en Cuba, hasta precipitarse en innumerables especulaciones y fabulaciones al delegar algunas de sus funciones el Presidente de Cuba, en julio, por razones de salud.
 McCarry y Shannon han acentuado sus intervenciones injerencistas mediante visitas a países, entrevistas y conferencias de prensa, videoconferencias, reuniones con diplomáticos extranjeros en EE.UU. y la publicación de artículos en la prensa más servil,
 Por los habituales canales, la Administración Bush estimuló y en muchos casos financió, directamente, la realización de eventos dirigidos a difundir las ideas contenidas en el Plan Bush y a difamar groseramente a Cuba, en los que muchas veces participaron altos funcionarios de la Administración y del Departamento de Estado.     
 En esta tarea de difusión de mentiras y calumnias, se ilustró la subsecretaria asistente de Estado para el Hemisferio Occidental, Kirsten Madison, furibunda enemiga de Cuba que Bush sacó del staff del “Senador No”, hoy jubilado, Jesse Helms. Madison sustituyó al  inconfundible Dan Fisk, otro discípulo de Helms quien fue catapultado como director para América Latina en el Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca.
 McCarry en su misión de instrumentar la aplicación del Plan Bush para la recolonización de Cuba, instó los funcionarios del Departamento del Tesoro a  castigar, a través de las legislaciones extraterritoriales, a naciones soberanas extranjeras, sus compañías y ciudadanos, por ejercer su derecho a relacionarse con Cuba.  McCarry es famoso por haber sido el tecnócrata republicano que estuvo detrás del golpe contra el gobierno legítimo de Haiti, realizado a espaldas de Colin Powell, con la bendición del clan Bush.
 Thomas Shannon, desde su posición en el Departamento de Estado de la atención al hemisferio, ha incorporado sistemáticamente el tema de Cuba en su agenda de discusión permanente con otros países del mundo.
 No son pocos los disparates de esa “tropa de choque” de Bush en los últimos quince meses, cuando iban predicando su concepto de la “liberación” anexionista de Cuba, a fuerza de afirmaciones falsas o engañosas, mientras estallaban en Estados Unidos los escándalos relacionados con el uso de la tortura en Guantánamo, las cárceles secretas de la CIA con sus vuelos clandestinos, y la criminal ocupación de Iraq.
 Para citar sólo unos ejemplos de esa campaña permanente del Departamento de Estado, el 17 de enero del 2006, Shannon declaró en Argentina, al atacar los lazos  de hermandad entre Cuba, Venezuela y Bolivia, que “hay países que están ya preparados para trabajar con nosotros”.
 El 2 de febrero, durante una conferencia de prensa en la Embajada de EE.UU. en París, confirmando sin pudor cómo sus servicios orientan el trabajo de sus asalariados en Cuba, Shannon declaró que es interés de los EE.UU. “crear un espacio político dentro de Cuba”.
 El día siguiente, en entrevista al diario español El País, insistió en su deseo de que la supuesta transición sea “rápida”. Subrayó que “ya se ha visto lo que pasó en Europa del Este”, un paralelo a menudo criticado por sus interlocutores europeos.
 El 6 de febrero, el Departamento de Estado convocó en Suecia a la conferencia “Cambios Democráticos en Cuba: ¿Quiénes son los actores?”, auspiciada por el Centro Internacional Olof Palme, la seudo ONG checa People in Need y el Comité Internacional por la Democracia en Cuba, organizaciones que, todas, reciben fondos y orientaciones de la USAID.
 El 3 de marzo, el propio Bush en un discurso durante su visita a la India, repitió que “hombres y mujeres, desde Corea del Norte hasta Myanmar, Siria, Zimbabwe y Cuba anhelan su libertad”.
 El 23 de marzo, la secretaria de Estado, Condoleezza Rice, durante una conferencia de prensa en Bahamas, admitió: “Todo el mundo sabe que tenemos una situación especial con Cuba”.
 En abril, Caleb McCarry se reunió en Praga con miembros del gobierno y la Cancillería y varios de sus agentes locales.  
 El 24 de mayo, se pretende crear en las propias oficinas del Cuban Freedom Center, del agente CIA Frank Calzon, en Washington, una llamada Asociación de Naciones Amigas de una Cuba Democrática. Participa McCarry, el asesor principal del Buró de Asuntos del Hemisferio Occidental del Departamento de Estado, Joaquín Ferrao; los representantes mafiosos Lincoln y Mario Díaz Balart (R-FL) y un asistente de la congresista Ileana Ros-Lehtinen, así como los embajadores en EE.UU. de Hungría, República Checa, Lituania, Eslovaquia, al lado de representantes de organizaciones de Miami vinculadas al terrorismo.
 El 21 de junio, la Cumbre UE-EE.UU., celebrada en Viena, emitió una Declaración final donde expresó, a invitación de Washington, una “profunda preocupación por la situación de los DD.HH. en Cuba”.
  El 14 de julio, Ileana Ros-Lehtinen confiesa a The Miami Herald: “La República Checa está muy ligada a los esfuerzos de EE.UU. por recibir respaldo multilateral para precipitar una transición a la democracia en Cuba”.    
 El 1º de agosto, el secretario de Comercio, Carlos Gutiérrez, en la toma de posesión del presidente peruano Alan García, al intentar replicar a las numerosas aprehensiones creadas por el Plan Bush, insistió en que “EE.UU. y sus ciudadanos no representan una amenaza para la seguridad de las viviendas del pueblo cubano".
 El 17, el periódico argentino Página 12 da la palabra a Shannon: “En Cuba estamos viendo una transferencia de poder en cámara lenta”, comenta. Asegura que EE.UU. “no piensa” invadir a Cuba y que “la situación en Cuba no es un tema bilateral. Es un tema de las Américas porque preocupa a toda la región”.
 El 17, la publicación digital del Departamento de Estado, Washington File, reporta una videoconferencia de Shannon, con un auditorio reunido en Praga, al que afirma: los europeos deben dejar claro al “régimen cubano” que ellos no tolerarán un incremento de la represión.
 El 31, durante una videoconferencia con la Embajada de EE.UU. en República Dominicana, retoma el tema de la “cámara lenta”.
 El 5 de septiembre, durante una entrevista al periódico franco canadiense Le Soleil, expresa: “Los países democráticos que tienen lazos con Cuba, como Canadá, están en una posición única” para “ayudar a Cuba”, como ya se “hizo con los países de Europa del Este o con Sudáfrica”.
 A finales de ese mismo mes de septiembre, McCarry visita a España, donde se reúne con funcionarios del Ministerio de Asuntos Exteriores y miembros de la fundación falangista FAES, de José María Aznar. Expresa su convicción de que la “transición” en Cuba sea rápida, “no más allá de ocho a diez meses”.
 Luego visita Finlandia, donde insiste: “los próximos meses” serán de un gran cambio en Cuba; EE.UU. y Europa deben estar preparados para trabajar unidos en la promoción de una “transición democrática”.
 El 10 de octubre, se celebra en Miami una llamada Cumbre de la Transición a la Democracia, copatrocinada por Jeb Bush, el hermanísimo, y los congresistas mafiosos de ese Estado. Participan “delegados” de países de Europa del Este reclutados y remunerados por Frank Calzón, Carlos Gutiérrez y la vicesecretaria de Estado, Paula Dobriansky.
 El 13, en ese mismo evento prefabricado, el congresista mafioso Lincoln Diaz Balart elogia “el apoyo de Europa del Este” a la “transición democrática en Cuba”, mientras Carlos Gutiérrez llama a  “sacar del poder a Fidel y Raúl Castro, así como a cualquier otra persona seleccionada por mandato del actual régimen”. Evoca el “modelo” de Polonia y la República Checa, añadiendo a “Sudáfrica y Chile”, dos países donde Washington apoyó durante años regimenes fascistas.
 El 28 de noviembre, Carlos Gutiérrez, nacido en Cuba de familia batistiana y emigrado a EE.UU. de niño con sus padres, declara en una mesa redonda sobre Energía EE.UU-Polonia: “Mi herencia cubana me ha ubicado en una posición única para hablar francamente sobre las injusticias cometidas con el pueblo cubano” y expresa:”Esperamos que Cuba tenga la oportunidad de aprender del ejemplo de Polonia”.
 El 12 de diciembre,  en un encuentro con la prensa, McCarry declara que su nación favorece que en Cuba “se produzca un verdadero cambio, no un cambio gradual”
 El 19, Shannon reaparece en Canadá donde se atribuye el privilegio de asegurar que la nación norteña comparte “los mismos deseos” pero “con tácticas diferentes”.
 El 22, afirma al periódico dominicano El Día que “EE.UU. no quiere imponer su modelo en Cuba” pero “que dará todo el apoyo político y económico necesario” a las “aspiraciones” contrarrevolucionarias.
 El 22, el General Accountability Office revela que la USAID, actuando a favor de los padrinos de la mafia cubanoamericana, llegó a disimular casi por completo el paradero de los 65.4 millones de dólares regalados por ese fondo federal en una década en supuestas operaciones a favor de la llamada disidencia, afiliada a la Sección de Intereses Norteamericanos en La Habana.
 El 23, el periódico Gainsville Sun confirma que el gobierno de EE.UU. ha enviado durante años millones de USD a grupos que trabajan en Europa para “promover la democracia en Cuba”. Agrega que “a través de la Fundación Nacional para la Democracia (NED), más de 200 000 USD han llegado al grupo checo People in Need, en la República Checa y 771 000 USD a la revista española “Encuentro de la Cultura Cubana”, vinculada al terrorista Carlos Alberto Montaner.
 El 27 de enero último, Shannon ofrece una videoconferencia en la Embajada de EE.UU. en Perú, en la que confirma que EE.UU. sigue financiando su red de informantes, en Cuba. Apunta: “Desde nuestro punto de vista, es una política adecuada por el momento”.
“SILENCIOSAMENTE Y DE MANERA EFICIENTE”
 El día primero de febrero, durante una visita a Bogotá, Shannon declara abiertamente, en una entrevista con Reuters, que Washington ha trabajado “silenciosamente y de manera eficiente” para ayudar a la “oposición cubana” y convencer a otros países de la “necesidad” de una “transición democrática” en la Isla.
 El 26 de marzo, ofrece una videoconferencia en la Embajada de EE.UU. en Madrid, desde Washington y el 13 de avril publica en el diario español El País comentarios sobre la reciente visita a Cuba del canciller español, Moratinos. Con la debida prepotencia, expresa entonces: "Estamos todavía en el proceso de comunicarnos con el Gobierno español para conocer las razones de esa visita”.
 Cuando se escriben estas lineas, McCarry, reeditando en el 2007 sus payasearías del 2006, sigue en una gira por 8 países de Europa, incluyendo a  Dinamarca, Suecia, Polonia, Irlanda y Alemania, donde participó a una grotesca conferencia anticubana que él mismo financió, una suerte de preámbulo a la Cumbre  EE.UU.-UE.
 Esa actual gira de McCarry por Europa forma parte de las constantes y crecientes presiones de EE.UU. sobre los países de la UE para que apoyen los esfuerzos anticubanos de esta Administración, en particular, la política de “cambio de régimen” definida en el Plan Bush.
 Hace apenas unas horas, hablando ante un grupo seleccionado por su familia mafiosa en el Miami Dade Collage donde predice cambios “en breve” en lo que llama “la cruel dictadura” cubana.
 La cruzada sucia de la Administración Bush, a golpe de millones de dólares del contribuyente, no deja de extenderse a pesar de sondeos que expresan el rechazo de una mayoría de ciudadanos hacia una estéril política de hostigamiento hacia Cuba. Y de varias resoluciones presentadas en el Congreso que buscan una normalización paulatina de las relaciones entre las dos naciones vecinas.
 Mientras todos los medios, hasta los más absurdos, se están usando para no acusar de terrorismo al delincuente internacional Luis Posada Carriles… y que se mantiene en las peores cárceles del país, Los Cinco cubanos que arriesgaron sus vidas, intentando contrarrestar sus planes asesinos.
Contra Cuba
Radio MIami TV.- Hoy entrego mi columna al profesor Carlos Lazo, con un escrito que vale la pena leer e interpretar sobre la nueva farsa que intentan dos congresistas cubanos-americanos....
Noticiero Nacional de Televisión / CubaSí.- Por estos días, salen a la luz, nuevos intentos financiados desde Estados Unidos, para promover acciones violentas en Cuba. El periodista del Noticiero Nacional de Televisión tie...
Lo último
Golpe de Cuba a la CIA
Prensa Latina TV.- Uno de los mayores golpes a la Agencia Central de Inteligencia (CIA) de Estados Unidos, tan grande que fue totalmente silenciado en ese país, tuvo lugar en 1987, cuando 27 supuestos agentes de ese órgano de espionaje ...
Ver / Leer más
La Columna
La Revista