Néstor García Iturbe - Cuba Socialista.-

Objetivos del MPAC

El objetivo de este Centro para el Análisis Médico y Psicológico de la CIA (MPAC)  es el monitoreo constante de la salud de las principales figuras políticas extranjeras con el fin de poder diagnosticar enfermedades que estos padezcan o que pudieran padecer en un futuro.

El conocimiento de estas situaciones debe ser tomado en consideración por los analistas y formuladores de política, quienes deben valorar cómo eso pudiera afectar las relaciones o  los intereses de Estados Unidos en dicho país.


 Antecedentes del MPAC

A partir del año 1965 el gobierno de Estados Unidos reconoció la importancia de establecer un método de análisis permanente sobre el estado mental y físico de las principales figuras políticas mundiales, en especial los dignatarios de otras naciones.  En función de eso se le orientó a la CIA iniciara un trabajo de diagnóstico a distancia sobre  una serie de personalidades extranjeras seleccionadas.

Este trabajo se inició en la Oficina de Servicios Médicos de la agencia y en breve dicha responsabilidad fue transferida a la Oficina de Inteligencia Científica, de la División de Ciencias de la Vida.  En 1970 el programa fue reorganizado y se convirtió en un centro de análisis, formando parte del Directorado de Inteligencia. Este centro se denominó Centro de Análisis para Personas Muy Importantes (VIPMC) y formaba parte de la oficina del Director de Inteligencia (LDA).

Cuando se reorganizó el Directorado de Inteligencia en 1996, el VIPMAC se mantuvo dentro de la Oficina de Asuntos Transnacionales del propio Directorado. Recientemente la oficina se convirtió en un Centro y en la actualidad se denomina Centro para el Análisis Médico y Psicológico.

Personal del MPAC

El Centro cuenta con  un equipo multidisciplinario, formado por médicos, psiquiatras, psicólogos, sociólogos, antropólogos y epidemiólogos.

Los médicos que forman parte del Centro deben tener al menos siete años de experiencia en medicina interna, atención a grupos familiares o cuerpos de emergencia.  Un grupo de ellos deben ser epidemiólogos, otros con experiencia en enfermedades infecciosas o en salud pública. Todos deben tener amplia experiencia en atención directa a pacientes y preferiblemente haber estado trabajando en otros países.

Algunos de estos médicos han estado en las oficinas de servicios médicos de la CIA, por lo que tienen algún criterio de clandestinidad y de la realización de operaciones de inteligencia, lo cual es de gran ayuda en el trabajo.

Los psicólogos y psíquiatras que forman parte del centro, por lo regular, tienen experiencia en el trabajo de grupos y de la dinámica social y organizacional, en especial la relacionada con la toma de decisiones, efectividad, agresividad, cooperación y trabajo intergrupal. Se incluyen neuropsicólogos especialistas en problemas cognocitivos y de comportamiento relacionados con lesiones en el sistema nervioso.

Todos deben tener amplia experiencia en diagnóstico y demostrar excepcionales habilidades de observación.  Deben ser médicos que estén dispuestos  a correr riesgos de dar un diagnóstico sin contar con todos los elementos requeridos.

Colaboran con el Centro un número de afamados médicos de distintas especialidades, seleccionados en base a sus conocimientos y experiencia, los cuales son sometidos a un escrutinio de seguridad que los habilita para tener acceso a documentos y otros materiales clasificados.

Método de Trabajo del MPAC

Para la realización de los diagnósticos los médicos de MPAC utilizan distintos métodos, basados en el principio de no tener acceso directo al paciente sobre el cual se está diagnosticando. El diagnóstico se realiza utilizando distintas fuentes de información sobre la salud del dignatario extranjero.

Se mantienen los principios básicos del diagnostico médico basado en combinar la lógica, el arte de la interpretación; el estudio de la señales y las evidencias relacionadas con las condiciones del paciente.

El diagnóstico debe ser veraz, objetivo, relevante, utilizable y actual.  Debe dar el tiempo suficiente para que los formuladores de política puedan actuar en consecuencia.  No debe solamente dar la noticia, sino también pronosticar el futuro.  No solamente debe describir la enfermedad sino también hacer un estimado del impacto de esta en relación con la personalidad del individuo, la toma de decisiones, el estilo de negociación, la habilidad para gobernar y sus motivaciones.

Este diagnóstico médico remoto se logra por la integración de información médica que se verifica cada vez que es posible, las opiniones de expertos utilizadas para identificar tendencias o patrones en la salud del dignatario y los hechos que pudieran dar información sobre la misma.

Recolección de la información necesaria

Para obtener la información requerida se utilizan distintos métodos, todos ellos propios de la actividad de inteligencia. Para la obtención de información médica sobre los dignatarios extranjeros se utiliza la inteligencia humana (HUMINT), el análisis de fotos y videos, la inteligencia de señales (SIGINT) y la información proveniente de fuentes públicas.

La inteligencia humana (HUMINT) es de gran valor para la conformación del diagnóstico, pues esta permite indagar con la fuente sobre otros detalles que quizás no aparezcan en su informe original. Lo ideal sería que la fuente fuera un médico, pero por lo regular son diplomáticos, militares que se encuentran en un país determinado, personas que se reúnen con el dignatario e inclusive turistas que acceden a información de forma indirecta y casual.  Pudieran ser también personas que hayan estado cerca del dignatario y en la actualidad se encuentren en Estados Unidos.

El conocimiento del equipo médico que cuida la salud del dignatario puede dar una idea de las enfermedades que padece, solamente conociendo las especialidades de los médicos que forman dicho equipo. El interés de alguno de los miembros del equipo, por una enfermedad en específico, daría mayor información sobre los posibles problemas del dignatario.

El análisis de fotos y videos es de crucial importancia en cuanto a la observación necesaria para la conformación del diagnóstico, sobre todo porque el equipo médico no tiene posibilidades de tener contacto directo con la persona. El observador médico se  prepara para conocer qué debe observar y dónde.  Esto debe darle una idea sobre la salud de la persona y cualquier señal física que pueda ser manifestación de una  enfermedad. Estas señales pueden manifestarse en el rostro, forma de caminar, expresión facial, comportamiento, facilidad de expresión y hasta el tipo y clase de ropa que utiliza.

El análisis fotográfico y de videos se ha ampliado a la fotografía estereoscópica, la holografía, la foto infraroja, la imagen térmica, y otras modalidades del espectro electromagnético.

La inteligencia de señales (SIGINT)  es también utilizada como fuente de información para esta actividad.  La intercepción de llamadas telefónicas y conversaciones radiales puede suministrar información sobre el estado de salud del dignatario, otras formas de intercepción electrónica también contribuyen en ese sentido. En algunos casos los médicos envían imágenes de Rayos X digitalizadas de distintas partes del cuerpo del dignatario para consultar a expertos en otras naciones.

Otros adelantos tecnológicos se han desarrollado en la telemetría médica inalámbrica, que permiten medir a distancia y monitorear ciertos parámetros médicos de las personas, entre estos los biosensores y la tecnología relacionada con la biometría facial.

Las fuentes públicas son también tomadas en consideración; todo aquello que se publica sobre el dignatario en periódicos, revistas, radio, televisión y otro tipo de publicación se analiza, aunque por lo regular esa información no abunda en detalles y muchas veces está especialmente dirigida a resaltar la figura del dignatario y ocultar cualquier tipo de dolencia o enfermedad que sufra.

No obstante, la información pública puede ser de utilidad para completar la información biográfica del dignatario, que es uno de los integrantes del examen médico. Aquí puede obtenerse información sobre enfermedades que ha padecido, como adulto y durante la niñez, adición  al tabaco, al alcohol, información sobre la salud y causa de muerte de sus padres y otros familiares, lo que ayuda para determinar la predisposición genética  familiar a ciertas enfermedades como el cáncer y problemas cardiacos.

Los análisis de la escritura de la persona pudieran dar indicios de desórdenes neurológicos, como la micrografía que se pone de manifiesto en aquellos que padecen el mal de Parkinson.

Información de análisis y pruebas de laboratorio

Regularmente este tipo de información no se obtiene para poder completar el diagnóstico, sin embargo, en algunos casos, por medio de operaciones de inteligencia, la misma ha podido ser obtenida.  Han existido casos en que afamados médicos norteamericanos han participado en el tratamiento a dignatarios extranjeros, lo cual ha permitido contar con información de los resultados de sus pruebas de laboratorio.

En algunos casos se han obtenido muestras del cabello de dignatarios en estudio, saliba, recorte de las uñas y otro material relacionado con el cuerpo humano. Se conoció un caso específico en que la CIA desvió el desagüe del inodoro en un hotel para obtener muestras de orine y heces fecales de un  mandatario en estudio.

Resultados esperados

Con la información que pueda acopiarse del dignatario, acorde con el método de trabajo y la recolección de información, debe confeccionarse un diagnóstico  médico que ofrezca una explicación de las señales y síntomas que se han detectado en el paciente, en lo cual se unifica la observación y  la hipótesis médica sobre el caso utilizando el método inductivo y el deductivo.

El diagnóstico debe ser lo más concreto y fundamentado posible; por lo que al exponer el mismo es necesario explicar cuál fue la información o informaciones que sustentan la conclusión a la que ha llegado el profesional.

Como se explicó anteriormente, además del diagnóstico debe plantearse el desarrollo que se espera en relación con la salud del dignatario, especificando el tiempo en que debe iniciarse y culminar dicho evento.  Si este pudiera provocar cambios en la actuación de la persona debe mencionarse.

Contra Cuba
Tracey Eaton - Cubadebate.- Desde hace décadas, el gobierno de Estados Unidos ha llevado a cabo proyectos de democracia destinados a socavar al gobierno socialista de Cuba. Un trato que siempre me ha intrigado fue el contrato de tres a&nt...
Misión Verdad.- Desde hace muchos años, Estados Unidos ha buscado la manera de acabar, sin éxito, con la Revolución Cubana y hay razones históricas y geográficas suficientes para mantener ese empeño; p...
CubaSí.- La congresista republicana María Elvira Salazar apoyó en Twitter la emboscada mediática de la que fue víctima este sábado el periodista de la Televisión cubana, Humberto López....
Lo último
La Columna
La epidemia de los ataques acústicos
Jesús Arboleya - Progreso Semanal.- Ahora resulta que lo que en su momento llamaron el “Havana Syndrome”, unos supuestos incidentes de origen desconocido, que afectaba la salud de los diplomáticos norteamericanos establecido...
La Revista