teleSUR.- El canciller de Cuba, Bruno Rodríguez, denunció el silencio del gobierno de Estados Unidos ante el ataque armado contra su sede diplomático y condenó la ausencia de un posicionamiento al respecto.


"Cuba no teme", asegura Díaz-Canel sobre ataque terrorista contra embajada cubana en Washington

Cubadebate

"Cuba no teme, Cuba no se rinde", afirmó hoy en Twitter el presidente cubano Miguel Díaz-Canel Bermúdez, en alusión al ataque terrorista contra la embajada de la isla en Washington, Estados Unidos.

"Los actos terroristas no aniquilarán el valor legado por nuestros héroes. Cuba no teme, Cuba no se rinde. Acuérdense de abril", escribió el mandatario, al comentar los hechos del pasado día 30, cuando un individuo atacó con un fusil de asalto los exteriores de la Embajada de Cuba en Estados Unidos.

En su mensaje, el Jefe de Estado compartió un artículo del periódico Granma, en el que se recuerdan acciones hostiles de la Casa Blanca contra la nación caribeña, como el ataque por Playa Girón.

Los actos terroristas no aniquilarán el valor legado por nuestros héroes. Cuba no teme, Cuba no se rinde. Acuerdense de abril. #SomosCuba #SomosContinuidad https://t.co/KO3zasP8zh

— Miguel Díaz-Canel Bermúdez (@DiazCanelB) May 2, 2020

 

Recrudecimiento del bloqueo contra Cuba promueve la violencia, señala canciller Rodríguez Parrilla

ACN

El recrudecimiento del bloqueo económico, comercial y financiero de Estados Unidos y las agresiones contra Cuba promueven la violencia, sentenció Bruno Rodríguez Parrilla, ministro de Relaciones Exteriores.

   Hasta el momento no se ha producido ninguna declaración pública de condena a este hecho por parte de las autoridades estadounidenses dijo en la red social Twitter, el canciller cubano quien señaló expuso que después del ataque terrorista contra la Embajada de Cuba en EEUU, el Secretario de Estado Mike Pompeo no se había pronunciado sobre este hecho.

36 horas después del ataque terrorista vs la Embajada de #Cuba en #EEUU, el Sec. Pompeo no se ha pronunciado. Hace 1 hora volvió a instigar acciones vs médicos cubanos enfrentan la #COVID19 en otros países. Recrudecimiento del bloqueo y agresión vs Cuba promueve la violencia. pic.twitter.com/SRXzCdSzWp

— Bruno Rodríguez P (@BrunoRguezP) May 1, 2020

   Sin embargo, dijo que el funcionario volvía a instigar acciones contra los médicos cubanos que enfrentan la COVID-19 en otros países.

"Recrudecimiento del bloqueo y agresión vs Cuba promueven la violencia", refirió.

   En la madrugada del 30 de abril la embajada de Cuba ante Estados Unidos sufrió un acto terrorista, cuando un individuo disparó con un fusil de asalto contra el edificio de la misión diplomática de la mayor de las Antillas, poniendo en peligro la vida de los diplomáticos y otras personas que allí se encontraban y provocando daños en el lugar.

   "El Gobierno de Cuba espera por la correspondiente investigación de las autoridades estadounidenses sobre la identidad y las motivaciones del autor de esta agresión. Espera que dicha investigación sea exhaustiva y rápida, y que sus resultados sean compartidos con nuestras autoridades", expresó el canciller en la tarde de ese día, pero aún no existe esa explicación oficial.        

Por el contrario, personeros del Departamento de Estado y otras dependencias del gobierno norteamericano han continuado con su campaña en contra de la colaboración médica cubana en el exterior, cruzada que desde principios del 2019 se había intensificado hasta alcanzar niveles de histeria y persecución desenfrenada.

    Acusan a Cuba de supuesta “esclavitud moderna” y “trata de personas” que laboran en el sistema de salud cubano, con fines de explotación, o de alegada injerencia de estos en asuntos internos de los Estados en que están ubicados, señaló la Cancillería de la mayor de las Antillas en diciembre pasado, cuando ya habían salido de Brasil, Ecuador y Bolivia su personal médico como secuela directa de esta campaña.

  En su declaración la diplomacia cubana señalaba entonces que "la cruzada de los Estados Unidos contra la cooperación médica internacional es un acto infame y criminal contra los pueblos necesitados de asistencia médica, que no podrá opacar el aporte solidario y humano de los 29 mil profesionales de la salud cubanos, quienes con enorme sacrificio y comprensión de sus familiares, ofrecen servicios actualmente a 65 naciones".

   Al llegar la pandemia del nuevo coronavirus, esta cooperación se ha relanzado a pesar de los infames esfuerzos de la administración Trump por despretigiarla y eliminarla.

   Mil 466 profesionales de la salud cubanos, integrados en 23 brigadas médicas del Contingente Henry Reeve, se han ido a 22 naciones de Europa, América Latina y el Caribe, África y Medio Oriente, en medio de la pandemia de Covid-19, "para ayudar a contener en esos territorios afectados, la propagación de un virus, que ya sabemos, se ganará solo con cooperación y solidaridad", según publicó hoy un mapa infográfico aparecido en el sitio web cubaminrex.

   La actitud del Gobierno de Estados Unidos en este asunto es despreciable. 

La respuesta de Cuba es firme: continuaremos salvando vidas y procurando la salud y el bienestar por el mundo, al límite de nuestras posibilidades, donde quiera que se nos solicite, decía la declaración de diciembre último y los hechos confirman tal principio, a pesar de sanciones, agudización del bloqueo y hasta actos terroristas no explicados.

 

Critican retórica de EE.UU. contra Cuba tras ataque a embajada

PL

El embajador de Cuba en Estados Unidos, José Ramón Cabañas, inspecciona los daños provocados por el ataque terrorista a la sede diplomática.

La Red Nacional de Solidaridad con Cuba en Estados Unidos (NNOC) criticó hoy la retórica de la administración norteamericana hacia la isla y la vinculó con el reciente ataque contra la embajada cubana en esta capital.

Si bien estamos agradecidos de que nadie resultó herido durante el incidente, vemos el asalto impactante e injustificable que resultó en daños materiales a la fachada del edificio y a la estatua de José Martí como un ataque a la soberanía del gobierno cubano, expresó la coalición en un comunicado.

De acuerdo con la red solidaria, no se puede ignorar el impacto de la retórica de la administración estadounidense, incluidas las recientes críticas del secretario de Estado, Mike Pompeo, que condenó a Sudáfrica y Qatar por dar la bienvenida a médicos cubanos para ayudarlos a combatir el brote de coronavirus en sus respectivos países.

En cambio, Pompeo ha felicitado a naciones como Ecuador y Brasil por expulsar a los doctores cubanos, mientras que ahora ambos territorios luchan con un gran número de casos y muertes por la Covid-19, agregó la declaración, firmada por los codirectores de la NNOC.

La red solidaria manifestó que este ataque sin precedentes es una violación de la Convención de Viena, que insta a los Estados que albergan misiones diplomáticas a tomar las medidas apropiadas para proteger las instalaciones y garantizar la seguridad del personal y sus familiares.

Por su parte, la Coalición Metro DC en Solidaridad con la Revolución Cubana, una de las organizaciones que integran la NNOC, condenó con vehemencia 'el ataque terrorista contra la embajada de Cuba'.

Este aspirante a asesino, que ha sido arrestado, lanzó más de 30 disparos contra el edificio. Afortunadamente, nadie resultó herido ni asesinado, señaló una declaración del grupo.

Siendo realistas, añadió el texto, los principales culpables de este acto atroz son el presidente Donald Trump y el Congreso de Estados Unidos por intensificar su guerra de más de 60 años contra Cuba.

Mientras el personal médico de la isla está ayudando a muchas naciones, ricas y pobres, en la lucha contra la Covid-19, Washington los calumnia como esclavos e intenta persuadir a otros países para que rechazaran la ayuda de Cuba, denunció la organización.

La Coalición Metro DC recordó que, durante décadas, el gobierno de Estados Unidos ha maltratado a Cuba, ha dañado a su pueblo y ha tratado de asesinar a sus líderes al intentar socavar los logros de la Revolución.

Por lo tanto, dijo que 'insta a las personas imparciales a exigir al Congreso y al presidente Trump: ¡Alto a todos los esfuerzos de cambio de régimen contra Cuba y Venezuela!'.

Estos pronunciamientos se unen a las diversas denuncias emitidas en Estados Unidos luego de que un hombre armado, identificado luego como Alexander Alazo, disparó en la madrugada del jueves contra la embajada de Cuba aquí, antes de ser arrestado por las autoridades locales.

 

Callar otorga

Pasadas más de 48 horas, la Casa Blanca aún hace silencio sobre los pormenores del ataque terrorista contra la embajada cubana en Washington...

Nestor Nuñez - Cubahora

El ametrallamiento de la embajada cubana en Washington es lógica consecuencia de una historia y un presente de hostilidad oficial contra nuestro país.

  • Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas: Instrumento jurídico internacional adoptado el 18 de abril de 1961 en Viena (Austria) y entrado en vigor el 24 de abril de 1964. Regula en 53 artículos y dos protocolos facultativos, las relaciones diplomáticas, las funciones y el comportamiento de las misiones y el personal diplomático, así como sus deberes, derechos y restricciones. Responde a los principios de la Carta de las Naciones Unidas relativos a la igualdad soberana de los Estados, al mantenimiento de la paz y la seguridad internacionales y al fomento de las relaciones de amistad entre las naciones. Cuba lo firmó el 16 de junio de 1962 y lo ratificó el 26 de Septiembre de 1963

Cuando se escriben estas líneas, este sábado dos de mayo sobre las siete de la noche, todavía los servicios policiales y los funcionarios de seguridad de los Estados Unidos, tan “incompetentes” ellos cuando les conviene, no han dicho media palabra sobre los disparos con arma automática hechos contra la embajada de Cuba en Washington en la madrugada del treinta de abril último.

Parecería que la sagacidad y la efectividad son altamente fluctuantes entre la manada de instituciones, entidades, agencias y agentes que en la primera potencia capitalista se ocupan de temas de protección pública y nacional.

Tal vez otra fuese la reacción de Donald Trump y sus comparsas si una noche de estas un par de gatos trasnochados entorpeciera el sueño de los diplomáticos en La Habana, o un zapato barrido por el viento del Malecón desde un balcón aledaño golpease la reja de la representación estadounidense en nuestra capital.

Entonces el universo mediático y político imperial haría zafra de ensañamiento contra Cuba, y hasta se nos amenazaría con enviar una flota, aún en tiempos de la COVID-19, “para proteger a sus inermes ciudadanos a merced de un régimen totalitario y brutal.”

Pero lo cierto es que nada tiene que preocupar a la Casa Blanca y a su líder con relación a lo que significa que alguien ametralle el inmueble cubano que se supone protegido por la Convención sobre Relaciones Internacionales que data de 1961.

Para semejantes personajes no hay que apresurarse en decirle a La Habana quien es el individuo que puso en peligro la vida de los funcionarios cubanos presentes en la sede diplomática en el instante del ataque, que causó daños materiales en columnas, cristales y lámparas, y que incluso alcanzó con un artero impacto a la estatua de José Martí que preside la entrada del inmueble.

Es de esperar que ahora “los expertos” estén armado su historieta, y que el autor de un  neto acto de corte terrorista nos sea presentado, cuando le venga en ganas a las autoridades, como un loco, un vengador solitario, un amargado de la vida, un drogadicto, o un ser anodino que no tiene relación ni recoge influencia alguna de quienes acuñan la campaña anti cubana que desde la Oficina Oval se lleva a cabo de forma sistemática contra nuestro país, y que, vale recordarlo, cuenta con la asesoría de los personajillos de origen isleño con presencia en el legislativo Made in USA.

Al fin y al cabo que puede esperarse de un sistema policial, judicial, y de seguridad que presuntamente nunca pudo desentrañar la trama relativa al asesinato del presidente John F. Kennedy en 1963, y que tampoco previó ni pudo actuar  adecuadamente con relación a los sucesos del once de setiembre de 2001, con la “agravante” de que este caso de atentado a la sede diplomática de Cuba se trata de un incidente contra uno de los países que Trump ha decidido “borrar del mapa” en su intento de reconquista hegemónica en América Latina y el Caribe.

Lo cierto es que lo sucedido a fines de este abril en Washington, y que numerosos gobiernos del mundo ya han condenado como un acto de barbarie y violatorio de las normas internacionales, de una forma u otra se relaciona precisamente con ese odio que el actual equipo de la Casa Blanca profesa contra la Mayor de las Antillas, y que ha reeditado en pleno siglo XXI la hostilidad y la bestialidad de que los grupos extremistas entrenados, pagados y permitidos por las sucesivas administraciones estadounidenses, hicieron gala en épocas pasadas, y que incluyeron, entre otras formas de matar, los atentados dinamiteros contra las embajadas cubanas y el asesinato de nuestros diplomáticos.

Lo que no toman en cuenta estos apañadores de terroristas y matachines amparados en la oscuridad es que, si con tales episodios ayer no pudieron con Cuba, hoy, con similares brutales prácticas, tampoco podrán.

 

Atacante a la embajada de Cuba en EEUU: Otro "loco" del odio contra Cuba

M. H. Lagarde - Cubasi

Como ya algunos habían supuesto en las redes sociales el atacante de la embajada de Cuba en Washington resultó ser, como el resto de los que a cada rato protagoniza una matanza en las escuelas o lugares públicos de ese país, "otro loco".

Según un reporte de la agencia AP, Alexander Alazo, de 42 años, residente de Aubrey, Texas, nacido en Cuba, se mudó a México en 2003 y solicitó asilo político en Estados Unidos unos años después, y según reveló a las autoridades, "regresó a la isla en 2014 para predicar en una iglesia y comenzó a ser amenazado por grupos del crimen organizado allí".

Agrega AP que durante varios meses estuvo viviendo en su automóvil y trasladándose de estado a estado, hasta que condujo a Washington el miércoles para atacar la embajada cubana “porque quería echarles mano antes de que le echaran mano a él, refiriéndose al gobierno cubano, por las constantes amenazas del grupo cubano del crimen organizado”.

Cronología: Más de seis décadas de ataques violentos a la diplomacia cubana

Antes de realizar el ataque terrorista "Alazo había estado durmiendo en paradas de descanso en las carreteras y en estacionamientos durante al menos nueve meses porque dijo creer que personajes del crimen organizado cubano andaban tras él y quería proteger a su familia".

Por lo que la madrugada del pasado jueves, según la versión de AP, llegó a la embajada alrededor de las 2 de la madrugada e intentó prenderle fuego a una bandera cubana, pero como no lo logró, agarró una bandera estadounidense y comenzó a gritar que él “era un yanqui” antes de tomar el AK-47 de su automóvil y comenzar a disparar hacia la embajada.

El agresor justificó su accionar ante los investigadores al confesar que había recibido tratamiento en un hospital psiquiátrico y que su esposa, que es enfermera, le había dicho que lo solicitara después de que empezó a oír voces. "Le recetaron medicamentos en marzo después de una visita a una instalación psiquiátrica, pero él no “se ha tomado sus medicinas como debiera”.

Representantes del gobierno de Estados Unidos no vacilaron en desmarcarse del acto de terrorismo perpetrado por el esquizofrénico paranoico Alazo. 

De acuerdo con un reporte de El Nuevo Herald, la encargada de negocios de la Embajada de Estados Unidos en Cuba, Mara Tekach, condenó el tiroteo: “Es un gran alivio que nadie haya resultado herido. EEUU toma muy en serio sus responsabilidades con la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas e insiste en una investigación completa y profunda”. 

Por su parte el senador de Florida Marco Rubio, según el diario miamense reconocido como uno de los principales arquitectos de la política hacia Cuba y Venezuela, también condenó el atentado desde su cuenta de Twitter:

“Aún no sabemos el motivo detrás del ataque de anoche en la embajada de Cuba en EEUU. Nadie ha sido un mayor crítico del régimen de Castro. Pero la violencia contra cualquier embajada no debe ser excusada o tolerada y debe ser enjuiciado”.

De lo que no ha podido desmarcarse nadie relacionado con la actual administración norteamericana es de las declaraciones del canciller cubano Bruno Rodríguez, donde aseguró que el ataque terrorista perpetrado contra la embajada de Cuba en EEUU ha sido alentado "por la retórica hostil en la que están involucrados el Secretario de Estado Mike Pompeo y otros altos funcionarios del gobierno norteamericano, incluso la embajada norteña en Cuba".

Para nadie es un secreto que desde la asunción al poder de Donald Trump la guerra mediática contra Cuba se ha arreciado, como nunca antes, a través de las redes sociales donde, mediante granjas de Trolls o de presuntos infuencers, se repiten hasta la saciedad las campañas de mentiras orquestadas por los funcionarios del gobierno de Estados Unidos contra la Isla.

Nadie ignora tampoco que, durante más de seis décadas de Revolución cubana, la ciudad de Miami ha servido de acogedor manicomio de terroristas de la talla de Orlando Bosh y Posada Carrilles, ni que muchos de esos "locos" todavían andan sueltos en esa ciudad del sur de la Florida.

Contra Cuba
Orlando Oramas León - Prensa Latina / Cubainformación / Cuba en Resumen.- En Cuba hay amplia libertad de religión y Estados Unidos miente a sabiendas cuando alega lo contrario, afirmó el padre Michael Lapsley, exvicep...
Cubadebate.- El presidente Miguel Díaz-Canel calificó de 'analfabetos políticos' a los que proponen 'liberar' a Cuba y Venezuela, en respuesta a las afirmaciones del mandatario estadounidense, Donald Trump, c...
Cubadebate - Video: TV Cubana.- "Estamos luchando para liberar a Venezuela, para liberar a Cuba", afirmó este viernes el presidente Donald Trump, que participó en una mesa redonda en Miami, Florida, en la que recibió in...
Lo último
La Columna
La Revista