Aline Pérez Neri - Cubainformación (México).- Computadora sobre las piernas y con mínimas condiciones, Raúl Capote Fernández realizó el pasado 30 de mayo una videoconferencia que resultó un muy ameno y revelador conversatorio.


El profe Capote, además de escritor y periodista cubano, Jefe de la redacción de Internacionales en el Periódico Granma, fue y es (porque nadie se lo podrá quitar) el Agente Daniel de la Seguridad del Estado cubano, y el Agente Pablo de la CIA. El imperio pensó que lo había comprado, pero los principios y los valores que la Revolución ha heredado a sus hijas e hijos, él como uno de ellos los lleva en la sangre. Dolorosa afrenta para el imperialismo… una de muchas.

Orgulloso de sus orígenes, este “hombre sincero de donde crece la palma”, nos habla de la “estupidez humana”, de “la necedad de vivir sin tener precio”, y de las ridiculeces de la contrarrevolución -como la fracasada acusación de haber plagiado a Wikipedia-, que la verdad tira con un viento de solidaridad.

La firmeza de sus palabras confirma por qué Cuba sigue dignamente de pie.

Y es que, por más que las barcas de los tontos son capaces de lo más indigno para salpicar con su odio y su cerrazón a la Revolución Cubana e intentar desprestigiarla, sólo consiguen que la miremos más, que la admiremos más, a ella y a los hombres y mujeres que día a día con su esfuerzo y arrojo, la mantienen viva.

A continuación, fragmentos de la videoconferencia y el link del video completo, vale mucho la pena escucharlo atentamente.

Nuevo ataque de la manada insensata hace agua la barca de los tontos. Raúl Antonio Capote

https://www.facebook.com/capotefernandez/videos/3011260928967285/

“Sebastián Brant publicó en 1494 su brillante obra La Nave de los Necios. A bordo de esta nave, dirigida a Narragonia, viajaba una colección sumamente variada de tontos, descritos en 112 capítulos…”

“En Las leyes fundamentales de la estupidez humana, de Carlo M. Cipolla, el autor planteó cinco leyes esenciales. La primera de ellas es que «cada uno de nosotros tiende a subestimar el número de individuos estúpidos que circulan por el mundo»”.

“En la tercera ley se lee que los estúpidos son aquellos que causan «un daño a otra persona o grupo de personas sin obtener, al mismo tiempo, un provecho para sí, incluso obteniendo un perjuicio»”.

“Debo aclarar que estos necios de la barca de Brant no tienen nada que ver con aquellos a los que encomió Silvio Rodríguez en su famosa canción, de los que me considero parte, pues ese canto inspiró cada minuto de mi vida mientras fui un agente de los Órganos de la Seguridad del Estado infiltrado en la CIA”.

“Se trata de la estulticia humana, ese mal que nos lleva muchas veces a hacer el ridículo”.

“La gente suele pensar que la estulticia está ligada o asociada con un bajo coeficiente intelectual, pero no es así, la gente puede cometer tonterías increíbles empujados por misteriosos resortes”.

“Hay personas que no se cansan de hacer el ridículo, días atrás escribí un texto en el Granma sobre la escasez de carne en los Estados Unidos, solo estaba comentando un artículo de la BBC”.

“La furia de la manada insensata no se hizo esperar, sin leer siquiera el contenido del escrito se lanzaron con furia a desacreditar, pero hicieron el ridículo, el bien argumentado artículo de la BBC era irrebatible”.

“Recuerdo un trabajo publicado por el periodista Iroel Sánchez sobre el desvío y acaparamiento de manzanas en un importante centro comercial de la capital, Iroel estaba haciendo uso de un derecho y un deber ciudadano, se trataba de la denuncia de un acto delictivo, pero la maquinaria de fango se puso en marcha enseguida”.

“La prestigiosa periodista, Irma Shelton, fue víctima reciente de un ataque similar, no les importó que se tratara de una mujer, nada les detuvo en su diatriba obscena”.

“Es la maquinaria de lodo engrasada con parte del dinero que cada año, a través de los fondos destinados por el Gobierno de EE.UU. para subvertir el orden interno de Cuba, engorda los bolsillos de mercaderes sin escrúpulos, gente que vive de atizar odios, avivar rencores y explotar las frustraciones de algunos”.

“Esa maquinaria se pone en marcha de inmediato, a la orden, para intentar «asesinar el carácter», desprestigiar a todo aquel que defiende a la Revolución”.

“El discurso resentido lanzado con ráfagas de rencor y narrativas ofensivas atrae a unos pocos, pero provoca el rechazo de muchos”.

“Cuando escribí la breve nota publicada en Granma el pasado 28 de mayo sobre el tratado Molotov-Ribbentrop, firmado entre la URSS y la Alemania nazi, el 23 de agosto de 1939, estaba plenamente consciente de que provocaría polémica, mucho se ha mentido sobre el papel jugado por la URSS en la 2da Guerra Mundial”.

“El poco espacio de que disponía era un reto, todo el que ha trabajado en un diario impreso sabe de qué hablo, pero creí necesario no esperar más y publicar la nota que debió haber salido el 9 de mayo”.

“En verdad fue mucho mayor de lo esperada la reacción. Amén de los muchos comentarios favorables, algunas críticas y sugerencia de los lectores habituales, el ataque centrado en el autor fue virulento”.

“Acusado de haber plagiado la nota de Wikipedia tuvimos que, indagar en el sitio web, que por suerte recoge las entradas de los usuarios y registra cuando, de donde y quien hace cambios en el contenido de sus artículos”.

“Unos amigos descubrieron que a las 5 de la mañana hora de Cuba alguien había entrado a Wikipedia y cambiado una parte del texto publicado en la enciclopedia sobre el tratado soviético- alemán. Sencillamente, o podríamos decir mejor maquiavélicamente, borraron y pegaron. Copiaron el artículo con mi nombre y el encabezado, pero no sabían que es fácil comparar versiones.”

“La prueba mostrada y demostrada indica claramente de que se trata de un acto premeditado”.

“Quienes se prestaron para el acto sin reflexionar hicieron el ridículo, quienes lo planearon malévolamente fracasaron una vez más, ahora dicen que el que pegó el párrafo fui yo para «hacerme famoso» con el escándalo”.

“Hace aguas la barca de los tontos, deberían otorgarle el récord Guinness de la sandez al que se le ocurrió tamaño dislate”.

“¿Qué es lo que les molesta tanto del autor? ¿Qué fui obrero de la construcción?, como me espetó un internauta creyendo que me insultaba, es verdad y también fui estibador en el puerto como reza en mi expediente laboral, trabajé y estudié, me hice universitario y mucho de lo que soy hoy se lo debo a esos años de ruda tarea”.

“¿O les molestan mis años de servicio como agente de la contra inteligencia cubana?”

“De esa obra nacieron mis libros y se nutre mi vida, siento orgullo de haber sido obrero y soldado del silencio, ni la maestría en relaciones internacionales, ni mis 12 libros publicados valen tanto para este humilde periodista como los años en los cargué sacos de harina en los muelles de La Habana”

“Decía mi abuela, mujer sabia, que en Cuba se perdona cualquier cosa menos el ridículo. Allá los que se prestan para peón del veneno, como soy doble necio no quiero ser bailarín en esa fiesta”.

“A los periodistas revolucionarios cubanos se nos podrá señalar muchas cosas, pero nunca se podrá cuestionar nuestro ejercicio en defensa de la verdad y el culto a la dignidad plena del hombre, esencias que definen el ejercicio de nuestro periodismo, libre y soberano como la tierra que defendemos”.

“Nada señores fueron por lana y salieron trasquilados, el descrédito que animan cae sobre sus cabezas”.

Contra Cuba
Canal Caribe.- Este domingo el espacio Archivo.cu realizado por Cubavisión Internacional, explica elementos esenciales de la política de Estados Unidos contra Cuba y las campañas mediáticas orquestadas para desacreditar a ...
Canal Caribe.- La Unión de Escritores y Artistas de Cuba se pronunció en contra de los ataques en las redes sociales a poetas, actores, músicos, periodistas, científicos sociales y personas comprometidas con los más...
Mesa Redonda.- Un reciente reporte de Facebook ha develado una oscura red de manipulación e influencia en la opinión pública de países como Bolivia, Venezuela y México, a través de cuentas y páginas fa...
Lo último
La Columna
La Revista