Con Filo.- A la pandemia del coronavirus se le suma la infodemia: esa terrible intoxicación que suele darse en redes sociales y que nubla el juicio de tantas personas por la innumerable cantidad de noticias e informaciones que suelen ser falsas o tergiversadas.

Con Filo.- Medios tradicionales, redes sociales, comunicadores, periodistas, corporaciones mediáticas… fungen como instrumentos ideológicos en una guerra cultural, a ratos invisible, en la que no se disparan armas de fuego, sino que se intenta transformar la visión que se tiene de la realidad. Por eso, parece que siempre hay dos Cuba: la de Facebook y demás redes, y la de verdad. Sobre la batalla comunicacional que enfrenta nuestro país estaremos hablando hoy, siempre después de la telenovela, #ConFilo.

Con Filo.- Para hoy traemos un nuevo capítulo dedicado a mostrar cómo presionan y buscan quebrar a los artistas cubanos, y que se unan a la campaña mediática-política contra nuestro país. De esa manera, los convierten en voceros de matrices de opinión de una realidad paralela sobre Cuba.

Con Filo.- Hace unos días, Cuba se sumó a los países que intentan de alguna manera regular y enfrentar el lenguaje de odio, la difusión de información falsa y la incitación a la violencia y el desorden público con el Decreto Ley 35. Pero como Cuba siempre ha sido víctima… bueno, de la desinformación y del lenguaje de odio, muy pronto “saltaron las alarmas” sobre una supuesta “Ley Mordaza”.

La Habana, 17 ago (Prensa Latina) - Video: Juntos X Cuba.- Expertos y estudiosos de la comunicación coincidieron hoy en la necesidad de enfrentar de manera eficiente y creativa la guerra de cuarta generación impulsada desde plataformas digitales contra la Revolución cubana.

No existen fosas comunes en ninguno de nuestros cementerios y trabajamos para que se garanticen sepulturas con las mejores condiciones posibles.

Con Filo.- En un inicio, los principales impulsores de la etiqueta SOS Cuba alegaron que estaban preocupados por la tensa situación epidemiológica que enfrenta el país. Pero, muy pronto fue utilizada para solicitar una “intervención humanitaria”. Los que querían “salvar” a Cuba pedían bombas. Ni Patria ni vida: querían invasión y muerte. ¿Qué hay detrás de estos representantes del odio?