En Matanzas hace falta el trabajo sostenido para recuperar el mayor volumen de áreas actualmente infestadas, especialmente las dedicadas al ganado vacuno

Ventura De Jesús – Granma.- A juzgar por las estadísticas, que usualmente no engañan, en Matanzas no debe hablarse de marabú en la ganadería, sino de la ganadería en el marabú. Y no es exageración. Más del 80% de las áreas dedicadas a este sector tienen algún nivel de infestación de esta planta.


Según información ofrecida por Adalberto Miranda García, subdelegado de la Agricultura en el territorio, de un total de 160 000 hectáreas, apenas 15 000 se declaran libres del asedio espinoso. Algo más de 59 000 hectáreas están consideradas en la categoría de infestación ligera o mediana, y en unas 86 000 el marabú se hace presente a gran escala.

Pero Adalberto dice que en Matanzas no están de brazos cruzados que en los últimos tiempos se refuerza la batalla por recuperar el mayor volumen de áreas actualmente infestadas. La provincia está empeñada en continuar incrementando los volúmenes de leche y carne y, por tanto, necesita de mayor cantidad de pastos como fuente de alimentación más económica para el ganado.

Y esas tierras, afirma, están ahí al alcance de la mano, solo tenemos que arrebatárselas al marabú. Estamos obligados a lograr 0,8 cabezas por hectárea y hoy rondamos las 2 cabezas. "Quitar el marabú no es cuestión de un día. Hoy contamos con algunos recursos y priorizamos la chapea, y la fumigación de las áreas consideradas menos pobladas de la planta leñosa. En todas las empresas existe un programa para combatirlo. En algunos lugares su presencia es más visible, y las plantas tienen alrededor de 15 años. Aquí la batalla es más dura aún".

Para Adalberto la clave no radica solo en la chapea, sino en la constancia de la misma. A veces damos hasta tres pases y no se elimina del todo. Debe ser una lucha que incluya chapea, fumigación con herbicida y donde sea posible rotar con la siembra de kingrá, caña y posturas nuevas. Un ejemplo positivo en la provincia es lo que realiza la Empresa Pecuaria Genética de Matanzas, entidad que garantiza el 70% de la leche en el territorio.

LA BRIGADA DE LOS 12

No fue nada fácil cubrir el tramo de unos 50 metros para llegar hasta donde cortaban marabú los 12 hombres de la brigada Niña Bonita, en las inmediaciones de Ibarra, en la zona de Triunvirato. No había atajos posibles. Debimos ir a campo traviesa, un pequeño potrero escarpado por el colchón de la indeseable planta recién cortada, con troncos y ramas espinosas aquí y allá. Examinamos con cuidado, pero sin éxito, dónde ubicar nuestros pasos.

A pesar del ambiente opresivo del marabú y el calor, los hombres que chapeaban auxiliándose de machetes y hachas estaban de buen ánimo. Nos recibieron con gesto amistoso. "En el marabú todo es duro, hasta caminar por encima del que está chapeado, ya ustedes lo han visto", aseguró Omar Puig, jefe de la brigada, mientras hacía notar que con el empuje de las distintas brigadas de corte manual y mecanizado la empresa le está dando una buena batida a la leñosa.

"Aquí no hay zapatos que aguanten, la espina del marabú lo atraviesa todo. Tampoco resisten los guantes, y es necesario limar los machetes constantemente", observa Rafael Garcés, a quien todos conocen como El Chévere. "Estamos en el campo unas diez horas diarias. Oiga, mi gente me dijo que yo no aguantaba, que si yo venía de sanitario, de cocinero, pero nada de eso. Aquí no hay miedo. Conmigo pueden contar hasta que desaparezca la última mata de marabú".

Ismael Díaz Rodríguez, director de la empresa, intercambia opiniones con los "macheteros" y ratifica el compromiso de priorizar la atención a los trabajadores involucrados en esta tarea. Afirma que de enero a la fecha chapearon unas 2 000 caballerías, aunque acepta que el marabú se ríe si luego de la limpia no viene la fumigación con herbicida" o si continúan la tierras ociosas.

Justo detrás de la brigada Niña Bonita caminan los fumigadores. "Es un gran estímulo porque vemos el resultado del trabajo", comenta Yunier Figueredo, uno de los 50 hombres que hoy se dedican a la fumigación en dicha entidad. "Esto es parte de todo lo que hay que hacer. Es increíble la resistencia de esta planta. Lo importante es no darle tregua, impedir que tome fuerza", aclara.
Al retomar el diálogo con Ismael, quien lidia con la ganadería desde hace 45 años, habla de la recuperación de la Genética, una empresa que llegó a entregar más de 58 millones de litros de leche en sus años de esplendor. Entonces, dice, contaban con alrededor de 62 000 cabezas de ganado y ordeñaban unas 17 000 vacas.

Luego de la caída estrepitosa en el sector ganadero, en la que perdieron el 50 % de las instalaciones, vino una etapa de rescate progresivo. Este año sobrepasan en más de un millón de litros la producción del año anterior, con una situación económica mucho más favorable.

"Hoy disponemos de 154 vaquerías en ordeño. Solo nos faltan 39 por recuperar. Estamos en posibilidades de darle un vuelco a la situación del marabú. El crecimiento de la masa así lo exige. Tenemos un por ciento considerable de áreas infestadas pero ya tenemos 150 hombres chapeando y llegaremos a 400 en los próximos días, además del corte mecanizado."

Ismael no oculta el gran reto que tiene por delante, aunque a decir verdad, la Genética enfrenta la realidad menos tensa de las empresas pecuarias de la provincia. La Gúsev, de Los Arabos, y la pecuaria de Martí, están literalmente dentro del marabú.

Para mostrarnos entidades donde laboran con eficiencia, nos propone visitar varias vaquerías. En una de ellas, la no. 72, de la granja no. 4, un hombre llamado Isidro Carrazana se da el lujo de mostrar excelentes resultados. "Para nosotros esa planta pasó a ser una leyenda. Al cierre de agosto habíamos entregado 40 000 litros más de leche que en el 2006, y en los próximos días cumpliremos el plan anual. Vea mis animales como están. Y no hay secretos. Claro, ellos no comen marabú. Esa leñosa no engorda. La clave está en trabajar mucho y bien. Con esa filosofía no hay marabú que valga".

Cuba
Canal Caribe.- El Director Técnico de la #UniónEléctrica de #Cuba, Ingeniero Lázaro Guerra, informó que se estima para la hora pico una disponibilidad de 2220 MW y una demanda máxima de 3150 MW, para un ...
La construcción de viviendas, el servicio de agua potable y la promoción cultural son los principales frentes de transformación en El Fanguito. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate....
La creación de estas estructuras a nivel nacional, provincial y municipal contribuirá a armonizar la gestión e intereses territoriales. Foto: Estudios Revolución....
Lo último
El gran espacio en que estará
Luis Toledo Sande - Cubaperiodistas.- La muerte y sus preámbulos no deben servir para fabricar “santos”, ni para olvidar los que creamos que han sido errores, desaciertos, infamias. Pero pueden convocar a una virtud que nunca ...
Ver / Leer más
Con Fidel y sin parálisis
Luis Toledo Ssnde - (Foto: Roberto Chile) - Cubaperiodistas.- La cercanía de Fidel Castro en el tiempo debe favorecer el cuidado con que nos corresponde tratar sus textos y librarlo de falsificaciones. Si queremos citarlo, ahí est&...
Ver / Leer más
La Columna
La Revista