Declaración de Sr. Jorge Ferrer, Ministro Consejero de la Misión Permanente de Cuba en Ginebra, ante el Consejo General de la Organización Mundial del Comercio (OMC)


Sr. Presidente:

La delegación cubana agradece al  Director General, Pascal Lamy, por su declaración inicial en su capacidad de Presidente del Comité de Negociaciones Comerciales.

También deseamos expresar nuestro apoyo a las declaraciones y  preocupaciones expresadas por Brasil, a nombre del G 20; Indonesia por el G 33; Jamaica, como Presidente del Grupo ACP; Sri Lanka, a nombre del Grupo Informal de Países en Vías de Desarrollo; Uganda, representando al Grupo Africano; Sudáfrica del NAMA 11; Chad, como representante del Grupo Algodón 4; Lesotho de los Países Menos Adelantados y Barbados, como Coordinador del Grupo de las Economías Pequeñas y Vulnerables.

Mi delegación también tiene una declaración más larga, pero la acortará y enviará el texto completo para el informe de esta reunión.

Para Cuba la cuestión clave no es finalizar la Ronda de Doha, sino concluirla con beneficios claros para  los desposeídos y olvidados siempre: los países en  desarrollo pequeños, pobres y vulnerables que siendo las 4/5 de la población del mundo, solamente representan una tercera parte del comercio mundial, a pesar del crecimiento en los últimos años.

Es mejor no tener ningún acuerdo que terminar la Ronda con un mal acuerdo que beneficie a pocos. Porque si la concluimos con un mal acuerdo no habrá nada que hacer. Las reglas comerciales injustas prevalecerán por años, quizás décadas.  Si no concluimos la Ronda, la puerta  permanecerá abierta para continuar trabajando para una conclusión exitosa y balanceada.

Sr. Presidente:

La verdad es que las negociaciones multilaterales actuales en los grupos y los comités de la OMC han progresado lentamente, paso a paso, básicamente, a expensas de las flexibilidades mostradas por los grupos de países en vías de desarrollo.

Después de casi un año de la reanudación de las negociaciones no existe ninguna señal clara de total convergencia completa en las cuestiones centrales de las  modalidades o en las flexibilidades y el trato especial y diferenciado mandatado para los países subdesarrollados, en general, y para las Países Menos Adelantados (PMAs),  en particular.

Los países desarrollados siguen estando opuestos,  en silencio, inflexibles o sin comprometerse en varias cuestiones del mandato que son de interés para los países en vías de desarrollo y que todavía siguen sin resolver  en muchas áreas.

Es causa de seria preocupación los documentos presentados conjuntamente por los Estados Unidos y las Comunidades Europeas con otros países desarrollados y sus declaraciones hoy sobre las negociaciones en servicios,  comercio de manufacturas (NAMA) y en servicios y bienes medioambientales, buscando ventajas por sí mismos.  Están intentando reinterpretar y revertir los mandatos y restringir las flexibilidades para los países en vías de desarrollo.

Las modalidades en servicios están ya establecidas en el anexo C de la Declaración de Hong-Kong.  No existe espacio, ni mandato para ningún nuevo documento o para la vuelta al benchmarking en esta área.

Es también preocupante la presentación reciente en esta Casa de un documento de la Comisión Warwick, constituida por una mayoría de expertos de países desarrollados, llamando a poner fin a la práctica tradicional de toma de decisiones por consenso y reemplazarla por la indefinida y subjetiva llamada   "masa crítica”.

La mencionada propuesta intenta calificar la legitimidad de las objeciones de algunos miembros o grupo de miembros y la naturaleza de su interés en una cuestión dada.   Debe quedar claro que cualquier tentativa  de cambiar las prácticas de toma de decisiones para el beneficio de algunos miembros es inaceptable.

Los países desarrollados hablan de recortes reales y eficaces de los aranceles de los países en vías de desarrollo en agricultura y productos industriales (NAMA), pero rechazan aplicar el mismo enfoque a sus  multimillonarios subsidios internos que distorsionan el comercio internacional o a sus picos arancelarios agrícolas que pueden ser de hasta cientos de por ciento y  aún hasta de más de mil por ciento en algunos productos agrícolas de interés para los países en vías de desarrollo. ¿De que clase de igualdad y desarrollo estamos hablando aquí?

Los países desarrollados exhiben una ambición poco realista pidiendo  concesiones imposibles de los países en vías de desarrollo en NAMA y  servicios, a cambio de  reducciones cosméticas en sus subsidios internos que distorsionan el comercio.  Esto no es una opción.

La agricultura está en el centro de la Agenda del Desarrollo de Doha para corregir los desequilibrios de la Ronda Uruguay.  Los países desarrollados tienen una responsabilidad y una obligación moral para alcanzar un compromiso sobre la reducción real y efectiva de los subsidios agrícolas, que es donde están las verdaderas distorsiones comerciales y para eliminar las barreras arancelarias y no arancelarias para asegurar el acceso a  sus mercados de los productos de los países en vías de desarrollo.

Esta no es una Ronda de acceso a los mercados para los países desarrollados, sino de desarrollo y, en cualquier caso,  para dar a los países en vías de desarrollo  acceso a los mercados de los países industrializados.

Sr. Presidente:

Los precios mundiales del petróleo, el transporte y los alimentos básicos han aumentado dramáticamente  desde que los miembros se comprometieron políticamente en el Marco de julio de 2004 y  en la Declaración Ministerial  de Hong-Kong  en el 2005 a eliminar los créditos a la exportación agrícola con períodos del reembolso superiores a los 180 días y las predicciones son que tales precios continuarán aumentando en los próximos 10 años.

Esta situación, sin precedente, pone una presión adicional en la capacidad de los países para  cubrir sus facturas por la importación de alimentos. Se espera que la canasta de importación de alimentos de los PMAs en 2007 cueste alrededor de un  90 por ciento más que en el año 2000.

Los precios más altos de los productos básicos, incluyendo comestibles, significan costos adicionales de importación para los países en vías de desarrollo importadores, en particular para los PMAs y  los países en desarrollo importadores netos de alimentos (PEDINAS) que no se beneficiarán inicialmente de la liberalización y, de hecho, puede sufrir; la mayoría de los cuales son también importadores de petróleo y cuyas exportaciones se concentran en pocos productos básicos.

Obviamente, las disposiciones de trato más favorable  y diferenciado para los PMAs y los países en desarrollo importadores netos de alimentos (PEDINAS) contenidas en el anexo D del proyecto de modalidades en agricultura contravienen la Decisión de Marrakech sobre las medidas referentes a los posibles efectos negativos del programa de la reforma sobre los países en desarrollo importadores netos de alimentos y la harán inutilizable.

Además, un estudio de la Secretaría de la OECD demostró que el elemento de subsidio en los créditos para la exportación agrícola proporcionados por los países de la OECD era generalmente pequeño, cerca  de 300 millones de dólares de los EE.UU. (USD)  en 1998, de unos millones 7.9 mil millones en créditos.

Por lo tanto, una exención o un tratamiento adicional diferenciado y  más favorable para los PMAs y los PEDINAS en las disciplinas propuestas para los créditos a  las exportaciones no tendrán ningún impacto o muy pequeño en la cuestión de los subsidios.

Flexibilidades adicionales no tendrán impacto alguno en el acceso a los  mercados porque los créditos a exportación son utilizados por los países en vías de desarrollo que enfrentan falta de liquidez y si los créditos no están disponibles o se restringen severamente, según lo propuesto en el proyecto de modalidades, los países concernidos no podrán importar los alimentos necesarios.

Así, esta cuestión se convierte en un asunto de la aplicación de disciplinas de la OMC con propósitos comerciales versus inseguridad alimenticia o  hambre en países en vías de desarrollo vulnerables.

Además, las disposiciones propuestas en el proyecto de texto de modalidades en agricultura reducirán efectivamente los niveles aplicados de los créditos a las exportaciones disponibles para los países en vías de desarrollo más vulnerables, mientras que los recortes propuestos en los subsidios internos de los países desarrollados dejarán un amplio espacio para aumentar los niveles aplicados de la ayuda interna en los países desarrollados que es la verdadera causa de las distorsiones en el comercio mundial. Esto no es consistente con el mandato de Desarrollo de la Ronda de Doha.

De acuerdo con el mandato de trato especial y diferenciado para los países en desarrollo debe haber un tratamiento diferente en el período del reembolso para  los países desarrollados y en desarrollo proveedores de crédito y también un tratamiento diferente para los países en vías de desarrollo como receptores, en particular para los PMAs y los países importadores netos de alimentos, de  más de 360 días para estos últimos,  sin ningún término, ni condición.

Muchos grupos de países en vías de desarrollo comparten la visión y esperan que cualquier contribución o movimiento futuro solo será posible, sujeto a  flexibilidades y a nuevas y significativas contribuciones por parte de los miembros desarrollados.

Un resultado exitoso en NAMA y agricultura debe incluir la solución pendiente de las cuestiones de aplicación, el trato especial y diferenciado y las flexibilidades para los países en vías de desarrollo, incluyendo el tratamiento para las economías pequeñas y vulnerables y los Países de Reciente Adhesión (RAMs), la materialización del mandato del párrafo 50 de agricultura sobre las restricciones a las exportaciones, los párrafo 6 y 8 del mandato de NAMA, la eliminación de las barreras no arancelarias en NAMA, incluyendo aquellas relacionadas con cuestiones no comerciales, el algodón, los productos especiales y el mecanismo de salvaguardia especial (MSE) para todos los países en desarrollo,  la cuestión  de los importadores netos de alimentos, la erosión de la preferencias, etc.

Sr. Presidente:

Son necesarios proyectos de textos de modalidades revisados en agricultura y NAMA mucho más equilibrados.

Tales textos nos conducirán al  consenso solamente si se basan en los programas de trabajo y los mandatos existentes del Marco de julio de 2004 y de las reuniones Ministeriales de Doha y de Hong-Kong, si son imparciales y reflejan las opiniones los miembros; si respetan completamente la secuencia  convenida por los Ministros en el Declaración de Hong-Kong que establece que las modalidades en agricultura y NAMA deben ser acordadas primero y si cumplen por completo con el mandato de que el desarrollo está en el centro de esta Ronda y con los principios convenidos de modalidades completas y no parciales,  la reciprocidad menos que plena,  el todo único y  el equilibrio entre la agricultura y NAMA, según el párrafo 24 de la Declaración de la Ministerial de Hong-Kong.

Después de la emisión de los proyectos de textos revisados en los diversos grupos de negociación, se debe dar primero a los miembros suficiente tiempo para estudiarlos cuidadosamente.

Posteriormente,  deben convocarse también discusiones intensivas sobre los proyectos revisados en reuniones abiertas de los órganos de negociación, dirigidas por los Presidentes respectivos y no solo en grupos de pequeño formato o cualquier otra forma de democracia representativa escogida a dedo.

También esperamos que más adelante, cualquier proceso horizontal a nivel de reunión Ministerial,  una vez que la mayoría de las cuestiones estén maduras y hayan sido resueltas, será convocado para todos los miembros y no una reunión ministerial menos que plena en la que solo participen algunos Miembros.

Todo el futuro proceso debe cumplir también con los mandatos de los párrafos 48 y 49 de la Declaración Ministerial de Doha que planteó que las  negociaciones estarán abiertas a todos los miembros, se deben conducir de manera transparente para facilitar la participación efectiva de todos y asegurando beneficios para todos y que las decisiones se deben tomar solamente por los miembros de WTO.

Muchas gracias.

Cuba
Canal Caribe.- El Director Técnico de la #UniónEléctrica de #Cuba, Ingeniero Lázaro Guerra, informó que se estima para la hora pico una disponibilidad de 2220 MW y una demanda máxima de 3150 MW, para un ...
La construcción de viviendas, el servicio de agua potable y la promoción cultural son los principales frentes de transformación en El Fanguito. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate....
La creación de estas estructuras a nivel nacional, provincial y municipal contribuirá a armonizar la gestión e intereses territoriales. Foto: Estudios Revolución....
Lo último
El gran espacio en que estará
Luis Toledo Sande - Cubaperiodistas.- La muerte y sus preámbulos no deben servir para fabricar “santos”, ni para olvidar los que creamos que han sido errores, desaciertos, infamias. Pero pueden convocar a una virtud que nunca ...
Ver / Leer más
Con Fidel y sin parálisis
Luis Toledo Ssnde - (Foto: Roberto Chile) - Cubaperiodistas.- La cercanía de Fidel Castro en el tiempo debe favorecer el cuidado con que nos corresponde tratar sus textos y librarlo de falsificaciones. Si queremos citarlo, ahí est&...
Ver / Leer más
La Columna
La Revista