María Julia Mayoral - Granma.- La falta de eficacia en las construcciones sigue generando abundantes críticas por parte de los diputados. Ellos reclaman organización, coto al robo de recursos, cumplimiento de los plazos de ejecución, calidad de los materiales y las edificaciones, reactivación de las producciones locales, rendimiento óptimo de las millonarias inversiones en la industria de materiales de construcción...


De estas exigencias, planteadas con énfasis desde la anterior Legislatura, dio cuentas ayer el intercambio que —encabezado por el presidente del Parlamento, Ricardo Alarcón de Quesada— sostuvieron los integrantes de la Asamblea con Fidel Figueroa, ministro de la Construcción (MICONS), y otros principales cuadros del sector, en el Palacio de las Convenciones.

RADIOGRAFÍA EXACTA

Inversiones en la industria de materiales todavía están por ofrecer los frutos esperados.

Si cada intervención fuera la pieza de un rompecabezas, estaríamos armando una fotografía de la situación de las construcciones y de la vivienda con todo lo que se ha planteado aquí con mucha razón y objetividad, a partir de las vivencias que cada uno tiene, evaluó el vicepresidente del Consejo de Estado, Carlos Lage Dávila.

En el universo de la vivienda hay problemas acumulados durante mucho tiempo, pero si mantenemos la asignación de recursos lograda en estos últimos tres años, con mejor organización, usando los suministros en aquellas cuestiones más urgentes para atender necesidades de la población y de la economía del país, y potenciando la industria local de materiales de la construcción, podrá haber mejores resultados aun en las condiciones actuales, opinó el también secretario del Comité Ejecutivo del Consejo de Ministros.

Aunque el programa de la vivienda dispone de recursos como nunca antes, los problemas acumulados son muy superiores.

Estamos sin duda, abundó, ante el problema objetivo, material, más duro del país en lo referido a las condiciones de vida de la población: los pisos de tierra, los edificios con peligro de derrumbe, los barrios insalubres, las ciudadelas sin condiciones de vida...

Actualmente la cantidad de recursos disponibles resulta muy superior a la de cualquier otro momento, incluida la etapa anterior al periodo especial; pero hay algo que debemos decir con claridad: hay un límite material y financiero para afrontar estos problemas, y los planes deben ajustarse con objetividad a las posibilidades reales, indicó Lage.

No obstante, subrayó, si hacemos bien las cosas, puede haber un impacto mayor en la solución de los problemas.

El país, precisó, tiene condiciones para dar respuesta a las necesidades de incrementar la producción de la industria local y el Ministerio de la Construcción es responsable del programa. Reanimar esa industria, aseguró, constituye una decisión del Gobierno que no ha avanzado a buen ritmo. Será, advirtió, un proceso gradual, pero debe ir más aceleradamente.

Entre las quejas de los diputados estuvo la mala calidad de pisos cerámicos y de elementos para techar viviendas y levantar muros. Sobre el tema, Lage indicó: Si algo no tiene calidad es mejor que no se produzca; es preferible, ilustró, hacer 40 000 tejas con el grosor adecuado que fabricar 50 000 más finas; estamos ante un asunto de organización, exigencia y disciplina. Las inversiones para modernizar la industria de materiales también deben favorecer el aumento de la calidad, opinó.

ROBO EN LAS OBRAS

La sustracción de materiales, señalaron los diputados, atenta contra la calidad, el costo y la terminación en fecha de las instalaciones. Al analizar esa fuga de recursos no debería pasarse por alto la incidencia que en ello ejerce la reducida venta a la población y hechos contradictorios como la comercialización en solo un año de 200 000 toneladas de cemento gris en las tiendas en divisas, mientras no existe la correspondiente oferta de áridos, entonces, ¿de dónde sacó la gente la arena, la piedra... para construir?

Existen muchas necesidades materiales, comentó Lage, y eso resulta condición objetiva: es verdad que quien se roba una caja de azulejos gana con su venta ilícita el salario del mes y hay un asedio grande por parte de la población a las obras; pero esas ejecuciones tienen jefes, y estos un organismo superior, y las obras se levantan en un barrio, donde están los CDR y otras organizaciones de masas. El responsable de controlar los recursos es la administración, pero la vigilancia colectiva puede ayudar, respaldar, denunciar los problemas; los vecinos de cada localidad pueden sumarse a la batalla por el orden y la legalidad.

Para el titular del MICONS, el asunto puede calificarse "como una asignatura pendiente", aunque no dejan de aplicarse sanciones a los infractores y cuadros responsables. A la par, ilustró que fueron establecidos métodos de control más rigurosos y sistemáticos en no pocos lugares. Si los gastos exceden lo aprobado, dijo, los jefes tienen que responder por eso.

Entre las prioridades del Ministerio para enfrentar las dificultades, Figueroa destacó el fortalecimiento de la gestión de los contratistas; la descentralización de la administración y la gestión de las obras, el aumento de las exigencias en su preparación técnica (ninguna puede comenzarse sin ese estudio previo); la consolidación del control técnico, la capacitación de la fuerza de trabajo, la modernización y ampliación de las capacidades productivas en la industria de materiales.

Si de malos hábitos hablamos, Lage también señaló la necesidad de eliminar la vieja costumbre de sacar constructores de una obra para resolver urgencias de otras atrasadas cuando apremia su terminación. Eso, consideró, desorganiza, afecta el control de los recursos, la disciplina, la productividad.

Tampoco, añadió, puede seguir la falta de permanencia de los jefes en las ejecuciones; estos no pueden ser citados en horario de trabajo para nada: si el director de una empresa o quien sea precisa reunirse con esos cuadros directos, tendrá que ir a la obra. En la organización, la disciplina, la presencia de los jefes, la permanencia de los constructores, se puede avanzar y debemos avanzar, concluyó.

PLANIFICAR CON OBJETIVIDAD

El plan tiene que ser ajustado a las posibilidades objetivas del país, esa máxima vale para cualquier esfera de la vida nacional. Para el 2009, explicó Lage, esperamos en principio disponer de una cantidad similar a la de este año en cuanto a recursos para el programa de conservación y rehabilitación de viviendas.

La diferencia radica en el modo de elaborar las proyecciones: en esta ocasión se ha orientado con más fuerza que el plan parta de las evaluaciones hechas por los municipios. Las autoridades locales deben decir qué prefieren hacer con la asignación de recursos, si terminar X número de viviendas, priorizar reparaciones... , pues allí en el municipio conocen mejor cuáles son las cuestiones de más urgencia, aunque después tal vez no pueda hacerse exactamente lo propuesto. Se trata, ponderó, de confeccionar un plan mejor orientado a las necesidades fundamentales, donde estén reconocidas las inherentes al desarrollo de la economía y las planteadas por la población.

Independientemente de la cantidad de problemas y de su gravedad, los diputados coincidieron en que existen condiciones para un mejor desempeño del sector de las construcciones, en ello hubo evidente consenso.

Cuba
Abel Reyes Montero - Granma.- El ministerio del Comercio Exterior y la Inversión Extranjera (Mincex) realizó la presentación, en la primera fase del proyecto, de su Ventanilla Única para el Comercio Exterior (VUCE), como p...
Prensa Latina.- El Ministerio de Trabajo y Seguridad Social de Cuba trabaja por ampliar las garantías salariales como parte de la Estrategia Económica y Social del país, aseguró hoy la titular de esa cartera, Marta Elena F...
Juan Diego Nusa Peñalver - Granma.- La nueva asociación tiene como objetivo proporcionar acceso a un portafolio de productos biofarmacéuticos, protegidos por patentes, de BioCubaFarma, el cual comprende la totalidad de las indust...
Lo último
La Columna
La Revista