Hernando Calvo Ospina.- Hace 60 años el barco francés La Coubre, que transportaba armamento belga para la defensa de la Revolución cubana, explotó en el puerto de La Habana : Más de 100 muertos y 200 heridos . Quienes fueron los responsables de este acto terrorista? Un documental de Hernando Calvo Ospina Una producción de Resumen Latinoamericano (Cuba-Argentina) Cuba, Francia, Belgica 2019.


La Coubre, develaciones de un sabotaje

Cubadebate

Hace 60 años en el puerto de La Habana estalló cargado de armamento el barco francés La Coubre y hasta hoy persisten los misterios, pero un documental del realizador Hernando Calvo Ospina aporta nuevos elementos sobre el sabotaje.

El audiovisual recorre en 23 minutos imágenes del instante que cargan el buque en el puerto de Amberes, Bélgica; entrevistas a familiares e investigadores en Cuba; el testimonio de los dos últimos tripulantes en vida; y documentos no públicos hasta el momento, explicó a Prensa Latina el también investigador y periodista colombiano.

Tuve la inmensa oportunidad de ser el primero en copiar las más de mil 500 páginas guardadas en los archivos de la French Lines, Le Havre, Francia, donde desde hace varios años se conservan los archivos históricos de las compañías marítimas francesas. Los textos, que fueron desclasificados en 2011 desde hace solo dos años pueden ser consultados por cualquier persona, subrayó y puntualizó, que los documentos contienen toda la información sobre La Coubre en poder de la Compañía General Transatlántica (Transat) empresa estatal de barcos mercantes y de turismo a la cual pertenecía el buque.

El Enigma de La Coubre, es una producción de Resumen Latinoamericano, Argentina y Cuba. Su presentación internacional será en español, francés, italiano, inglés y árabe, y dentro de poco se convertirá en un libro traducido también a varios idiomas. Sobre la venta del armamento belga a Cuba, Calvo acotó, que fue efectuada por la Fábrica Nacional de Armas de Guerra autorizada por Decreto Real a pesar de las presiones ejercidas por el gobierno estadounidense, que desde aquel entonces asediaba a la naciente revolución y ya tenía en sus planes una invasión militar.

El filme narra como al momento de desembarcar la nave cargaba 525 cajas que contenían 25 mil granadas, 967 con municiones, y el hecho significativo que de estas 29 fueron entregadas gratuitamente a la isla.

Mi interés sobre el tema inició hace unos seis años, dijo, momento en que empezé a recolectar datos, pero no es hasta hace tres que intensifiqué la búsqueda motivado primero, por la intransigencia del gobierno de Estados Unidos para desclasificar la información sobre el caso.

Segundo, por el silencio en Francia, pues escasamente los medios de prensa se refirieron al atentado durante los primeros días que siguieron a la explosión y luego hubo un silencio total, tan solo roto por alguna prensa regional. Otro elemento que me impulsó a la investigación fue que el gobierno francés no se hubiera interesado por investigar un hecho que le tocaba directamente, pues La Coubre pertenecía a la empresa estatal Transat.

Calvo adelantó que el documental muestra que la bomba fue colocada en Europa y concluye que el barco explotó por una acción terrorista. ¿A quién le convenía? Pues todos los caminos conducen al gobierno estadounidense, en particular a la Agencia Central de Inteligencia (CIA). Las dudas aumentan cuando Estados Unidos a 60 años mantiene clasificados documentos que pudieran esclarecer el hecho, señala. A juicio de Calvo y de algunos de los testimonios recogidos, los servicios de seguridad franceses o belgas también pudieron ser cómplices. Un tema al que se refiere el autor en el audiovisual y donde aporta su teoría.

El 4 de marzo de 1960 explotó en el puerto de La Habana el barco francés La Coubre. El estallido dejó un saldo de unos 200 heridos y 70 muertos, entre ellos, seis franceses. El cargamento estaba destinado a defender la Revolución cubana ante las constantes amenazas de Estados Unidos quien no podía permitir que la isla rompiera las cadenas y decidiera trazar su propio destino.

 

El sabotaje al vapor La Coubre

 José Luis Méndez Méndez - Cubadebate

Se cumplen 45 años de este acto de terror, que segó la vida de más de un centenar de cubanos, causó heridas a cientos de personas, daños materiales de consideración y privó al país de medios para su defensa. Es un hecho, cuyos detalles aún no están esclarecidos, se inserta en la política agresiva de los Estados Unidos contra Cuba.

La hostilidad del Gobierno norteamericano hacia la Revolución data desde antes de su triunfo el 1ro. de Enero de 1959. La Administración de turno hizo denodados esfuerzos para que se frustrara el proceso revolucionario. Aviones de la dictadura batistiana se abastecían de bombas y municiones en la ilegal Base Naval de Guantánamo, en 1958, aunque en apariencias y formalmente el Gobierno de ese país había planteado el cese de los suministros bélicos ante la presión generada por los crímenes y torturas del dictador, la Administración de entonces mantuvo el equipamiento por medio de las dictaduras de Leónidas Trujillo y Anastasio Somoza.

La Embajada norteamericana en La Habana participó activamente en la maniobra de golpe de Estado militar para sustituir a Batista, abortada por la acción decidida de las tropas rebeldes y el respaldo popular materializado en la huelga general.

Los Estados Unidos dirigieron sus acciones para evitar que el Ejército Rebelde, garante político, junto al pueblo de la Revolución, se armara y defendiera y en este sentido presionó a países para que no vendieran armas a Cuba, junto con otras medidas para organizar a la contrarrevolución con el empleo de batistianos, desplazados del poder y afectados por las leyes revolucionarias de profundo contenido y beneficio popular.

La elaboración y aprobación de la agresión generalizada contra Cuba estuvo precedida por meses de preparación. En agosto de 1959, el jefe del grupo paramilitar de la CIA asistió a una reunión para discutir la creación de una capacidad paramilitar para ser utilizada en situaciones de crisis en América Latina; en aquella época, ya Cuba era uno de varios objetivos, todos los cuales parecían igualmente explosivos.

El 13 de agosto de ese mismo año llegó a su fin, con un rotundo fracaso, la llamada conspiración trujillista fraguada en Miami y República Dominicana para invadir a Cuba por su región central, en cuya ejecución participaron oficiales de la CIA, el Gobierno de Trujillo, elementos batistianos contrarrevolucionarios cubanos y mercenarios de otras nacionalidades.

En septiembre un oficial de la División del Hemisferio Occidental (WH) de la CIA asumió la planificación de posibles acciones de la Agencia en distintos puntos de América Latina. Se hizo énfasis en Cuba, donde según ellos, el control comunista se estaba haciendo cada vez más evidente.¹ A finales de febrero y principios de marzo de 1960 se elevó la propuesta al Presidente para la toma de la decisión política, lo cual ocurrió el 17 de marzo.

El diario cubano de la época Prensa Libre divulgó el viernes 18 de septiembre de 1959, que Cuba y Gran Bretaña negociaban sobre la compra de aviones a propulsión en sustitución de los del tipo Sea Fury vendidos a la tiranía de Fulgencio Batista. En noviembre del propio año Estados Unidos presionó a ese Gobierno con el objetivo de impedir la venta a Cuba de quince aviones de combate. El 13 de ese mes el Gobierno Revolucionario publicó una nota en la que acusó al Gobierno norteamericano de maniobrar para impedir su comercio y la compra de los aviones y otras armas para la defensa.² El fin era claro: desarmar a Cuba para vencer a la Revolución.

Entre enero y febrero de 1960, el Director de la CIA informó sobre los planes al Grupo Especial de Planificación de la Agencia y el 14 de marzo se dedicó toda la reunión a la discusión del programa proyectado.

Una fábrica proveedora de armas en Bélgica recibió presiones norteamericanas para evitar que vendiera armas a Cuba; personalmente el cónsul norteamericano en ese país y un agregado militar de esa Embajada presionaron ante el Ministerio de Relaciones Exteriores para que no se honraran los contratos firmados, ni se entregaran esas armas.

A mediados de febrero, en el puerto belga de Amberes, el vapor La Coubre había cargado decenas de cajas de explosivos, granadas y municiones despachadas por vía férrea, debidamente custodiadas por la policía de Aduana, la gendarmería y el inspector especial del gobierno, Van Hoomisen. La carga había partido desde Bruselas por la firma Fielle, especializada en explosivos. Con anterioridad había cargado en Hamburgo, Bremen y Amberes 5 216 bultos de explosivos, entre estos 525 cajas de granadas y 938 cajas de municiones.

Su arribo a la capital de Cuba estaba previsto para el 2 de marzo y el regreso a Europa el 7 de abril con 340 toneladas de azúcar que serían embarcadas en el propio puerto. Ese mismo día 2 el periódico Revolución en su primera página denunció la agresión económica contra Cuba que preparaba entonces el Gobierno de turno en los Estados Unidos a la cual calificó como de segunda Enmienda Platt.³ El día siguiente el mismo diario publicó en español e inglés el texto íntegro del proyecto de ley del Congreso norteamericano que legalizaba el primer paquete de medidas económicas contra Cuba.(4) Meses más tarde, a fines de octubre, quedaban prohibidas todas las exportaciones de los Estados Unidos a Cuba, excepto medicamentos y algunos alimentos, y lo más insólito: ese país acusó a la Isla de agresión económica y comercial.

En ese contexto a las 3 y 15 del viernes 4 de marzo, una explosión estremeció la capital cubana en el lado Oeste de la bahía de La Habana: había sido el vapor francés La Coubre, cargado de municiones y explosivos. Una segunda explosión provocó más víctimas.

El día 5 de marzo al despedir el duelo de las víctimas de la explosión del barco, el Comandante en Jefe, entonces Primer Ministro del Gobierno Revolucionario, dejó bien esclarecido y demostrado que todas las pruebas realizadas para determinar las causas del siniestro indicaron sin lugar a dudas que había sido producto de un sabotaje, preparado fuera del país. Se descartó toda posibilidad de accidente, para poder determinar lo único explicable: que había sido un hecho intencional en el exterior y la firme convicción de que se había urdido en los Estados Unidos, país interesado en privar a Cuba de medios de defensa.

Este convencimiento está sustentado por sólidas razones que permiten aseverar que las autoridades norteamericanas tienen información que esclarecería este acto de terror y por determinados motivos no se ha desclasificado, ni revelado documentos que posibiliten conocer la verdad.

Entre los argumentos históricos hay algunos que apuntan directamente a una conexión norteamericana. Uno de los dos solitarios pasajeros en La Coubre, que era un barco de carga, era un periodista estadounidense llamado Donald Lee Chapman, quien para viajar a su natal Nebraska tomó, desechando otras posibilidades, un barco cargado de explosivos que lo dejaría solamente en Miami, una ciudad muy distante de su destino final. Además parte de la carga iba destinada a la Florida, donde incluso subiría a bordo una familia norteamericana en los puertos floridanos de Port Everglades y Miami.

En Cuba, varios estadounidenses fueron detenidos cuando tomaban fotos en el lugar del siniestro poco después de las explosiones, la Embajada de los Estados Unidos en La Habana fue informada e intercedió para su necesaria identificación y buzos norteamericanos, contratados por la naviera del vapor, trabajaron en el reflote de este en la rada habanera.

El 9 de marzo, solo cinco días después del acto de terror, se realizó la reunión constitutiva del grupo WH 4 dirigida por el coronel de la CIA, J.C. King, donde se estructuró la ejecución del Plan de Operaciones Encubiertas que sería firmado por el presidente Eisenhower el 17 de marzo. Todo el plan estaba en marcha cuando estalló La Coubre.

El mencionado King estaba en contacto en Miami con el cabecilla contrarrevolucionario Rolando Masferrer Rojas, quien conoció por un norteamericano ingeniero en minas la llegada de otros barcos a Cuba con armas y los puertos por donde desembarcarían. Esta entrevista se produjo entre el 28 de febrero y el 10 de marzo de 1960.

Todos estos hechos y situaciones en esos días demandaban un lógico y amplio intercambio de mensajes y correspondencia entre el Gobierno de los Estados Unidos y su Embajada en Cuba, sin embargo llama la atención que no se hayan desclasificado documentos sobre este hecho en el libro del Departamento de Estado, que compiló las comunicaciones entre la Embajada de los Estados Unidos en La Habana, en ese período. Hay vacío en el tráfico entre el 18 de febrero y el 12 de marzo de 1960. No se han desclasificado documentos, aunque se ha solicitado, en ninguna de las agencias de los Estados Unidos, por simples que pudieran ser los comentarios.

Por estos y otros sólidos argumentos se sostiene que las autoridades norteamericanas por más de cuatro décadas han ocultado el conocimiento que tienen de este hecho, lo cual reafirma la hipótesis de su participación. ¿Cómo explicar a las autoridades de Francia y Bélgica que los Estados Unidos, en medio de su política hostil contra la Revolución, llegaron a concebir volar un barco cargado de explosivos donde murieron ciudadanos franceses y fueron dañados intereses belgas? ¿Cómo explicar a la opinión pública internacional, que un ciudadano norteamericano fue expuesto al peligro al enrolarlo en un barco cargado de explosivos, a su destino y que por azares de la vida escapó de la muerte minutos antes de estallar?

La demanda del pueblo cubano por conocer la realidad de este horrendo crimen se renueva cada día con la consigna de Patria o Muerte, que nació en el sepelio de las víctimas, para quedar para siempre en la voluntad de una nación amante y defensora de la paz, que rechaza la guerra, como rechaza el terrorismo y que aspira a construir un mundo mejor con todos y para el bien de todos.

Notas:

1 Informe del Inspector de la CIA, Lyman Kirkpatrick, CIHSE, MININT, La Habana, Cuba, p. 2 tomado de El Nuevo Herald de 2.3.98
2 Idem Ob. Cit. p. 165
3 Revolución, miércoles 2.3.60, No. 381, Año III, p. 1, La Habana, Cuba
4 Revolución, jueves 3.3.60, No. 382, Año III. p. 1, La Habana, Cuba

 

A propósito de una foto

José Luis Cuza Téllez de Girón

Unas de las fechas de la historia de Cuba que más unió al pueblo cubano alrededor de su Revolución fue indudablemente el horrendo sabotaje al vapor La Coubre aquel 4 de marzo de 1960.

 

Los órganos de prensa cubanos han recogido lo monstruoso de lo causado ese día en la bahía de La Habana por el gobierno norteamericano y su aliado el gobierno del dictador Rafael Leonidas Trujillo, sátrapa dominicano.

 

El periódico de la juventud cubana, Juventud Rebelde, reseña el hecho e ilustra con una foto representativa del pueblo lanzado a la calle a prestar su ayuda solidaria a las victimas de las explosiones.

En la foto publicada van en primer plano cuatro hombres cargando a una de las victimas mutilada. Dos de ellos van de traje. Uno de ellos no ha tenido tiempo de quitarse la corbata.

Ambos son viejos combatientes por la libertad de la patria.

El de la izquierda viene de la lucha contra la dictadura de Machado Morales; de seguir a Guiteras, y hasta de vengar su muerte ajusticiando al traidor Carmelo González.

El otro, fundador de los movimientos revolucionarios contra la dictadura batistiana. Primero con el profesor universitario García Barcenas, a continuación junto a Fidel Castro formando parte de la primera Dirección Nacional del Movimiento Revolucionario 26 de Julio, aquel 12 de junio de 1955; expedicionario del Granma; Reorganizador junto a Frank País de la lucha clandestina nacionalmente en 1957; Comandante del Ejercito Rebelde.

Ambos, participantes de la importante reunión del Alto de Mompie; Ministros del primer Gobierno Revolucionario, quienes al escuchar la primera explosión acudieron, como siempre, al borde delantero, allí donde se muere y se mata; allí donde esta siempre lo más humilde y valiente del pueblo.

Es por eso que hoy, al rendirle merecido homenaje aquella parte del pueblo cubano y francés que ofrendaron sus vidas por armar al pueblo de Cuba para que pudiera defender su naciente revolución, rendimos homenaje a todos los que le fueron de frente a aquella explosión. A los héroes anónimos de ese día, y entre ellos, a los ejemplares revolucionarios Luis Buch y Faustino Pérez.

(Publicado en Cubadebate el 11 marzo 2015)

Cuba
Prensa Latina.- Cuarenta años se cumplen este 18 de septiembre de que el cubano Arnaldo Tamayo Méndez hiciera historia, al convertirse en el primer latinoamericano y caribeño en viajar fuera de los confines de nuestro planeta....
José Luis Méndez Méndez / Especial para Resumen Latinoamericano.- El archipiélago cubano para importar mercancías, materias primas y exportar sus productos utiliza la vía marítima. Se ha recurrido al t...
Prensa Latina.- En ocasión del aniversario 78 del natalicio de Eusebio Leal, Agencia Prensa Latina recuerda las palabras del destacado intelectual durante el evento en La Habana en enero de 2019 por el aniversario 60 de Operación Verdad...
Lo último
Estados Unidos: debate... ¿presidencial?
Canal Caribe.- El debate presidencial efectuado en la noche de este martes en Estados Unidos fue catalogado por expertos y medios de prensa como ¨caótico y turbulento¨. Faltaron propuestas concretas y sobraron ofensas. Sobre lo que all...
Ver / Leer más
La Columna
Obsesión criminal
Rosa Miriam Elizalde - Publicado originalmente en La Jornada, de México.- “Obsesión criminal” es una conocida película de terror y la estación en la que está detenida la administración Trump respe...
La Revista