Jesús Álvarez, quien ha sido dado de alta, aseguró que tuvo fuerzas para resistir en medio de la tormenta, porque sabía de la calidad de la Medicina cubana. Video: TV Cubana.


Jesús Álvarez López, el primer cubano portador de la COVID-19, junto a su mamá Irania López Aldama y su esposa, la boliviana radicada en Italia, Anel González Zurita. Foto: Freddy Pérez Cabrera

Freddy Pérez Cabrera - Diario Granma

Santa Clara.–No tengo palabras para expresar el agradecimiento a Cuba, que ha sido capaz de formar médicos, enfermeras y especialistas tan humanos y de tanto nivel profesional, gracias a los cuales hoy estoy de vuelta a la vida, manifestó emocionado, Jesús Álvarez López, el primer cubano portador del nuevo coronavirus que ha sido dado de alta.

El joven bailarín de 25 años, residente en esta ciudad, dijo a Granma que en estos momentos evoluciona de forma muy favorable, y con un seguimiento muy riguroso del médico de familia, quien viene a diario a ver cómo él está, le toma la temperatura y ejecuta otros controles, según los protocolos establecidos para estos casos.

Acerca de la experiencia vivida, narró que su esposa Anel González Zurita, ciudadana boliviana radicada en Milán, región de Lombardía,  Italia, había llegado a Cuba sin síntomas aparentes de ninguna enfermedad, sin embargo, a los pocos días comenzó con problemas respiratorios leves, al igual que él; por esa razón acudieron al sistema de salud, donde de inmediato fueron ingresados en el hospital de aislamiento de Villa Clara, y posteriormente trasladados al Instituto de Medicina Tropical Pedro Kourí (ipk), donde se confirmó la enfermedad.

«Imagínese lo que sufrí en ese momento; el mundo me cayó encima. Sentí miedo, pensé lo peor, en mi familia, en mi niña Ana Sofía de solo un añito. Pero tuve fuerzas para resistir en medio de la tormenta, porque sabía de la calidad de la Medicina cubana», reconoce Álvarez López.

Al referirse al trato recibido, tiene palabras de elogio para los galenos y todo el personal, que labora en el hospital Manuel Piti Fajardo de Villa Clara y del ipk, de los cuales dice sentirse agradecido, porque lo hicieron apreciar que no estaba solo en esos días de aislamiento. «Ellos fueron mis padres, mis hermanos, mis amigos», reconoció emocionado el joven.

«Allí no me faltó nada, ni medicinas, ni recursos de ningún tipo, y hasta me malcriaron un poquito, porque si tenía hambre, no importaba que fueran las dos de la madrugada, traían yogurt o algún alimento; si quería hablar con mi familia, facilitaban la conversación a través del teléfono; en fin, era complacido en todo, refiere Jesús, quien antes de despedirse quiso enviar un mensaje al pueblo cubano, al que agradeció por tanto amor en estos días difíciles.

«Estoy preocupado, porque veo a algunas personas que siguen en la calle y sin la conciencia necesaria para la actual situación, a quienes digo que se cuiden, que esto le puede tocar a cualquiera. Hay que escuchar las orientaciones del Gobierno, que está trabajando muy duro para evitar lo peor. Si tomamos todas las medidas, vamos a salir de esta, porque somos un pueblo de batalla, eso no lo dude nadie, vamos a vencer».

 

De tocayo a tocayo

Juventud Rebelde

Conversación con Jesús Álvarez López, el primer recuperado del nuevo coronavirus

Gracias a mi colega y amigo Freddy Pérez Cabrera, quien me dio su teléfono y la foto, acabo de hablar con Jesús Álvarez López, mi tocayo de nombres y apellidos, el joven bailarín de 25 años residente en La Vigía, Santa Clara, el hijo de Irania López y casado con la boliviana Anel González. El fue el primer cubano en contraer el nuevo conavirus y también el primero en recuperarse con el apoyo de la medicina cubana y de su juventud.

«No me digas que eres tú», se sorprendió al identificarme y agregó: «Nunca te he conocido, pero si supieras que desde niño cada vez que decía mi nombre me preguntaban si era hijo del periodista de la CMHW».

Le conté entonces que más de una persona me confundió con él por estos días. Mi amigo Arístides me aseguró que tuvo que ponerse firme con alguien que daba por hecho en público que el enfermo era yo, pocas horas después de haber conversado conmigo. Pero, bueno, lo importante es que ya el joven Jesús está fuera de peligro.

«Mi esposa vino de Italia el 24 de febrero, ella sí tuvo síntomas, pero nunca dio positiva, parece que ya había rebasado la enfermedad. A mí desde que me diagnosticaron estaba seguro de que me iba a curar, lo que me preocupaba era contagiar a mi familia, sobre todo a mi hija de un año, pero todos fueron aislados en el Hospital Militar. Pasé un susto tremendo porque estando ingresado en el IPK a mi niña le dio 38 de fiebre, imagínate lo que sufrí, pero le hicieron el test y dio negativo, gracias a Dios; fue algo sorprendente y milagroso.

«Tenía muchas ganas de dejar de estar aislado, pero estoy muy agradecido por el trato recibido. Cuando regresé me dio tristeza ver muchas personas en las calles, como si todo estuviera bien a pesar de toda la información que ha dado el Gobierno. Siento un gran orgullo de ser cubano cuando veo esas brigadas que van a los lugares de mayor peligro porque somos gente de batalla y vamos a salir adelante, que yo me haya recuperado prueba que hay una esperanza, que podemos tener confianza».

*(Periodista de CMHW. Tomado de su perfil en Facebook)

Cuba
Redacción Cubadebate - Video: Canal Caribe.- Cuba reportó al cierre del 3 de abril un total de 19 nuevos casos positivos a la COVID-19, para un acumulado de 288 en el país, precisó este sábado en conferencia de pren...
Alianet Beltrán Álvarez - ACN.- La Covid-19 en Cuba ha puesto a prueba la capacidad tanto del gobierno como del sistema de salud para la búsqueda de soluciones efectivas que permitan el control de la enfermedad. Una de las medida...
Randy Alonso Falcón, Oscar Figueredo Reinaldo, Yunier Javier Sifonte Díaz, Dianet Doimeadios Guerrero, Lissett Izquierdo Ferrer, Deny Extremera San Martín, Lisandra Fariñas Acosta - Mesa Redonda / Cubadebate - Foto: @Presi...
Lo último
La Columna
La Revista