Randy Alonso Falcón, Dianet Doimeadios Guerrero, Lissett Izquierdo Ferrer, Edilberto Carmona Tamayo, Dinella García Acosta, Lisandra Fariñas Acosta, Deny Extremera San Martín, Ania Terrero, Andy Jorge Blanco - Cubadebate - Video: Mesa Redonda.- La Habana retrocedió a la fase de transmisión autóctona limitada, luego de un mes en la fase 1 de la etapa de recuperación, informó este viernes el Grupo Temporal de Trabajo que encabezan el presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, y el primer ministro, Manuel Marrero Cruz.


Ante la compleja situación epidemiológica en la capital del país, el Consejo de Defensa provincial decidió retomar las medidas correspondientes a esta etapa para reforzar el enfrentamiento a la COVID-19. Este sábado, en la Mesa Redonda, el gobernador de La Habana y otras autoridades ofrecen detalles de cómo serán implementadas las principales acciones.

Siete eventos de transmisión local y 31 focos en 10 municipios de La Habana

Al intervenir en el espacio radiotelevisivo, Reinaldo García Zapata, gobernador de La Habana, reiteró que la capital retorna a la fase de transmisión autóctona limitada a partir del incremento del número de casos positivos, con siete eventos de transmisión local y 31 focos en 10 municipios.

Ante esta situación epidemiológica fueron tomadas 28 medidas, pero no fueron suficientes a partir del aumento de los contagios y del reclamo popular. Por eso –dijo–, las nuevas decisiones son las más oportunas para evitar que la situación se extienda al resto de las provincias.

“Sobre todo, por lo que significa la capital para el país, social y económicamente”, recalcó el gobernador, quien precisó que se retoman varias medidas de la etapa epidémica para lograr el distanciamiento físico y el aislamiento social. “Se necesita de mucha responsabilidad y disciplina institucional y ciudadana”.

Cuatro de los eventos con seguimiento actualmente en la capital son institucionales; de ahí que se necesite de la responsabilidad de los cuadros, directivos y trabajadores en cada centro de trabajo, insistió García Zapata.

“Hay que desterrar las actitudes irresponsables y negligentes de algunas personas, y actuar consciente y consecuentemente con el llamado que se nos hace”, enfatizó.

El gobernador llamó a un mayor control de la epidemia y al rigor en las medidas que se apliquen, y subrayó que los organismos involucrados tienen que ser más drásticos en la aplicación de las medidas. “Muchas personas están pagando por la irresponsabilidad de pocos”.

Otro requerimiento indispensable es elevar la percepción de riesgo, teniendo en cuenta el peligro que representa esta enfermedad. “La gente tiene que conocer que esta enfermedad mata. La transmisión es muy rápida. Pone en peligro la economía del país y deja secuelas en los recuperados”.

García Zapata insistió en el apoyo y la comprensión populares e institucionales. “El apoyo de todos en estos momentos es decisivo. Esto solo lo podemos resolver nosotros, en la medida en que seamos capaces de adoptar las medidas que corresponden a esta etapa”.

El gobernador capitalino recordó la importancia del uso obligatorio del nasobuco en cualquier espacio, y puntualizó que se adoptarán medidas de control para promoverlo.

Asimismo, insistió en la necesidad de emplear medios de desinfección y mantener el lavado de las manos y el control de la temperatura en lugares públicos y de trabajo.

“No asistir a trabajar ante cualquier síntoma. Es una irresponsabilidad de un trabajador ir al trabajo sabiendo que tiene un síntoma. Hay que ir al médico”, afirmó, y recordó el llamado que han hecho el presidente Miguel Díaz-Canel y todas las autoridades a actuar con mucha responsabilidad.

Medidas a implementar de inmediato en la capital

Hay medidas que se ha decidido implementar de inmediato, como el cierre total de las playas del este de la ciudad, bares, piscinas, parques recreativos y las áreas de concentración de trabajadores por cuenta propia, en tanto los restaurantes y cafeterías solo ofertarán comida para llevar.

Como consecuencia de los eventos reportados en Guanabo, se reforzarán las medidas en esa zona para evitar que haya transmisión a otros municipios de la capital.

Reinaldo García Zapata informó que también comenzó la desinfección de las calles, como se hizo en la etapa anterior. En el caso del transporte, la decisión fue limitar el traslado de pasajeros desde La Habana hacia el resto de las provincias.

Se habilitan 14 puntos de control en la entrada y salida de la ciudad, con autorizaciones excepcionales.

Se suspende el servicio de ómnibus urbanos, taxis y servicios que brindan los trabajadores por cuenta propia a partir de la próxima semana. Este sábado y domingo estará limitado hasta las 8:00 p.m.

De igual modo, especificó que se organiza el transporte para aquellos sectores imprescindibles de la producción, salud y servicios que continúan trabajando.

En el sector del comercio –prosiguió– se mantendrá el servicio en cadenas de tiendas y comercio. “En la etapa anterior se cerraron, ahora hemos decidido dejarlos abiertos para evitar las concentraciones en un solo lugar”.

También se habilitarán otros puntos de venta en lugares que estén desprovistos de este tipo de servicios para acercar los productos a la comunidad, añadió García Zapata, quien también mencionó la venta de comida para llevar y la reactivación de la figura del mensajero con el objetivo de proteger a los sectores vulnerables de la población.

En el sector del turismo, seguirán las reservaciones que tienen los habaneros en instalaciones de otras provincias, con el control a la salida y entrada de los territorios y la realización de test rápidos 48 horas antes de la salida hacia los lugares de destino.

En el caso de La Habana, no se harán más reservaciones en las instalaciones de la capital ni se venderán opciones de excursiones y pasadías, con la posibilidad de reintegrar el dinero o posponer la fecha de la reservación.

El gobernador destacó la necesidad de continuar la producción de alimentos y precisó que se mantienen los puntos de venta de la agricultura urbana e incluso abrirán otros nuevos, mientras que se asegura el envío desde otras provincias para promediar las 500 toneladas.

“Tenemos un nivel de recursos superior que en la etapa anterior, lo cual es una condición favorable”, aseguró.

Igualmente es prioritario continuar produciendo en la industria alimentaria y obtener variedad de surtidos, así como garantizar las entregas a los centros de aislamiento, instituciones de salud y centros de comercio y gastronomía.

Por otro lado, Zapata García adelantó que se seguirá trabajando en la etapa de continuación del curso escolar. “Si nosotros somos consecuentes, si hacemos las cosas como tenemos que hacerlas, si somos disciplinados, todavía podemos retomar el curso escolar”.

Entre las nuevas medidas, comentó que se protegerá a las madres trabajadoras que tengan niños en los círculos infantiles y “si hay que habilitar alguna escuela primaria, también se hará”.

Se mantienen todas las medidas en materia de trabajo y seguridad social. “Hay que aprovechar las condiciones que nos ofrece el teletrabajo. Hoy en La Habana solo el 19% de los trabajadores están incorporados a esa modalidad de empleo”.

El gobernador llamó a dar empleo a todo el personal declarado interrupto, que puede ocuparse en los propios centros de salud, de aislamiento, de la producción y los servicios.

La atención a los 59 000 núcleos declarados como vulnerables en la ciudad es una responsabilidad que tenemos como Estado, dijo.

A la par, resulta imprescindible la racionalidad en el uso del presupuesto, priorizando el sector de la salud y el de la educación, y previendo el inicio del curso escolar.

“Es importante lograr los niveles de ingreso que teníamos planificados, para lo cual urge ahora no paralizar la producción, pero creando todas las condiciones en los centros laborales para evitar que la gente se enferme”.

Los agentes del orden interior hoy tienen incluso mejores condiciones de preparación y de medios, agregó, y señaló que otra prioridad de esta etapa es continuar combatiendo a los coleros, acaparadores y revendores, con el apoyo de la población y de las fuerzas del orden.

“Se continuará actuando con rigor y exigencia, para lo cual necesitamos de mucha comprensión y participación de nuestro pueblo, así como de la responsabilidad de las instituciones sociales para resolver este problema en el menor tiempo posible”, concluyó.

La situación epidemiológica de La Habana, un desafío para el sistema de salud

El momento actual representa un desafío para el sistema de salud, subrayó el doctor Carlos Alberto Martínez Blanco, director provincial de Salud. “En pocas ocasiones hemos tenido retos tan grandes como el que la capital enfrenta ahora, luego de haber logrado cierta estabilidad epidemiológica”.

A partir del esfuerzo del pueblo, los organismos y las instituciones –dijo–, se pudo estabilizar la situación epidemiológica de la provincia, en lo cual jugaron un papel esencial en el acompañamiento al sistema de salud los ministerios del Interior, Educación, Transporte y Turismo, así como las universidades, estudiantes y las organizaciones de masas.

“Hasta el 24 de julio, los indicadores llegaron incluso a ser de segunda fase”, recordó. Durante ocho días se mantuvo el cumplimiento estable de los indicadores, y en 12 de los 15 días de la etapa anterior fueron reportados solo cinco casos.

Se hicieron los cálculos de las acciones a desarrollar para mantener esta tendencia, y “tuvimos seis días con menos de tres casos y cero casos durante tres días, así como las unidades de cuidado intensivo sin pacientes”.

Ello habla de que las medidas adoptadas en su momento por el Consejo de Defensa provincial, y que fueron cumplidas por organismos, trabajadores de la salud y el pueblo, dieron resultado, destacó el director provincial de Salud.

Pero a partir del 24 de julio comenzó a apreciarse un incremento de los casos confirmados, con evidencia de que existía una transmisión local demostrada.

Cuatro controles de foco, dos en el municipio de La Lisa, uno en Habana del Este y otro en Marianao, “evolucionaron a eventos de transmisión por no adoptarse todas las medidas”, lo cual demandó una intensificación de las acciones en esos sitios.

Estos se sumaron a los eventos que ya tenía la provincia (dos en Centro Habana e igual número en el Cerro), los cuales, pese a su complejidad, no registraron más casos. Ha habido eventos como los de Amistad y el de Pilar-Atarés, que involucraron gran número de personas.

La situación de los últimos 15 días dio como resultado 181 contagios, frente a 83 en los 15 días anteriores.

¿Qué elementos propiciaron el nuevo brote epidémico? 

“Alertamos que el hecho de entrar en la primera fase de recuperación no implicaba que las cosas serían más fáciles; por el contrario, pueden ser más complejas, por la baja percepción de riesgo que nos puede amenazar con nuevos brotes”, sostuvo el director provincial de Salud.

“El exceso de confianza de la población a partir de la disminución del número de casos pudo haber llevado a considerar que el problema estaba resuelto”, a lo cual se unió la disminución de la percepción de riesgo, “no solo en la población sino hasta en los propios profesionales de la salud, por la estabilidad que se venía alcanzando”.

Martínez Blanco señaló deficiencias en la conducción del paciente por el sistema de salud, desde la detección temprana a partir de la búsqueda activa de sospechosos con la pesquisa, hasta la evaluación precisa de cada caso en las consultas médicas, con el apego estricto a los protocolos.

“Ante cualquier síntoma, está indicado que lo primero es pensar en la enfermedad. Y han existido fisuras”, dijo.

Asimismo, en la situación ha impactado negativamente la actitud irresponsable de personas, profesionales, instituciones del sector estatal y privado que han incumplido las medidas higiénico-epidemiológicas establecidas para la primera fase.

“Ante cualquier síntoma, el afectado debe buscar atención médica; cualquier otro comportamiento es irresponsable consigo mismo, pero también con los familiares y la comunidad, donde pueden existir personas vulnerables con patologías que les colocan en un mayor riesgo ante el virus”.

Igual de irresponsable ha sido la actitud de algunos directivos en varias instituciones, que han permitido que algunos trabajadores acudan al centro laboral teniendo síntomas. “Eso no se puede permitir, porque es atentar contra la salud de un colectivo, y del pueblo”.

El director provincial de Salud aseguró que la actual es una situación compleja, “pero tenemos todas las condiciones para revertirla”.

Varios indicadores se desestabilizaron, fundamentalmente la tasa de incidencia de la COVID-19, que llegó a estar en 2.8 y hoy asciende a 8.48 por 100 000 habitantes. El índice reproductivo básico, que debe estar por debajo de 1 y expresa la capacidad que tiene una persona enferma de enfermar a otras, aún se mantiene por debajo de uno, en 0.89.

Los casos activos (el propósito es mantenerlos en 5% o menos) se sitúan hoy en 11.3%, al tener 176 frente a los solo 21 que se llegó a tener.

Por otro lado, el objetivo es que en el 90% de los pacientes, la fuente de contagio esté identificada. Ese indicador se coloca hoy en 93.4%. “Existen 169 casos con fuente de infección demostrada, de 181 que hemos tenido en los últimos 15 días, y se trabaja intensamente para encontrar esas fuentes de infección”, precisó Martínez Blanco.

Al referirse a los eventos de transmisión local, comentó que en la actualidad suman siete: tres en Habana del Este, dos en La Lisa, uno en Marianao y otro en Playa. “Los eventos institucionales son los que nos han creado una situación epidemiológica más compleja”.

Otros lugares que favorecen el contagio son los bares y espacios cerrados, “porque se convierten en epicentro de confluencia de personas, que no siempre adoptan actitudes responsables y violan las medidas de protección como el uso del nasobuco, el distanciamiento social, el lavado de manos y los baños podálicos”.

“Una persona puede estar expuesta al virus, pero si cuenta con todos los medios de protección necesarios, en correspondencia con el lugar donde se encuentre, no tiene por qué infectarse”.

Los profesionales de la salud han estado constantemente expuestos, pero, justamente por el cumplimiento estricto de las medidas higiénico-sanitarias, “ha enfermado solo un número reducido de ellos”, destacó el funcionario.

El control definitivo de la enfermedad demanda acciones integrales, intersectoriales y participativas

Martínez Blanco enfatizó que las medidas de incremento aprobadas para La Habana están destinadas a lograr un control definitivo de la enfermedad, tratándose de acciones integrales, intersectoriales y participativas.

Si bien la capital funciona como un solo municipio, se evaluó la estratificación del riesgo en la provincia, atendiendo, por ejemplo, a la movilidad de la población.

Se identificaron municipios de muy alto riesgo (La Lisa, Habana del Este, Centro Habana, Marianao, Diez de Octubre y el Cerro); de alto riesgo (Arroyo Naranjo, San Miguel del Padrón, Playa, Plaza de la Revolución, Regla y Cotorro), y de mediano riesgo (La Habana Vieja, Boyeros y Guanabacoa).

“Todos implican riesgos y así se aborda”, subrayó el funcionario, quien subrayó la importancia de la pesquisa en la búsqueda activa de casos –en ella radica el éxito de esta batalla para lograr cortar la transmisión–, acompañada de la pesquisa clínica, con la participación de trabajadores de salud y miembros y autoridades de la comunidad.

También resulta importante la pesquisa de laboratorios mediante la aplicación de test rápidos a la población de riesgo, sobre todo la más vulnerable, como los ancianos que viven solos, los mayores de 65 años y personas en instituciones sociales.

Se ha dispuesto de una capacidad inicial de 2 400 PCR para la capital, y en las últimas horas se hacen análisis para incrementar a 5 000 esa cifra, con el propósito de poder estudiar a poblaciones de alto riesgo en los diferentes laboratorios de biología molecular del territorio.

Se han reorganizado los servicios asistenciales en correspondencia con la disposición de los recursos humanos, pues un grupo de trabajadores pasan a la pesquisa y a apoyar la búsqueda activa de sospechosos en la primera línea.

Martínez Blanco hizo alusión a la búsqueda de activistas sanitarios en la comunidad procedentes de las organizaciones de masas, que permitan ampliar el pesquisaje organizado a nivel de consultorio, dirigido a la población estratificada de riesgo, con énfasis en los más vulnerables.

Se trata –explicó– de lograr una pesquisa de calidad, donde se detecte a los sospechosos y sean aislados inmediatamente.

Como otra de las acciones a implementar, el director provincial de Salud citó el incremento de las intervenciones en la población de riesgo y trabajadores con el uso de medicamentos de la industria cubana. Entre ellos, el Prevengo-Vir, los inmunomoduladores como la Biomodulina T, anticuerpos monoclonales, el Nasalferón y otros para trabajadores de la salud y choferes de ómnibus; también en unidades militares y municipios de riesgo.

Aumentarán el control y la fiscalización del cumplimiento de las medidas epidemiológicas, y el uso de los medios de protección. Se mantiene la prohibición y se incrementa la observación sobre la entrada a centros laborales de trabajadores con síntomas respiratorios, o considerados como vulnerables y de riesgo a partir de su estado de salud.

El cumplimiento de las medidas adoptadas se evaluará diariamente en los Consejos de Defensa de los territorios y en las reuniones técnicas de los municipios y la provincia.

Martínez Blanco recordó que el clínico-epidemiológico es el método científico más ancestral y el que distingue a nuestros profesionales del resto de los profesionales del mundo, basado en un exhaustivo interrogatorio y un examen físico minucioso, por lo cual es una herramienta indispensable que deben usar los trabajadores de la salud en medio de esta pandemia.

Al pueblo, le transmitió el mensaje de que la cultura médica alcanzada como parte de las conquistas de la Revolución debe servirnos para adoptar en cada momento una actitud consecuente, prudente y responsable hacia la salud. Ante la aparición del mínimo síntoma, acudir ante el profesional médico que es el guardián de la salud, concluyó Martínez Blanco.

A partir del lunes se suspende la transportación pública en La Habana

A partir de las 00 horas del día 10, madrugada del próximo lunes, quedará suspendida toda la transportación pública en La Habana, informó en la Mesa Redonda, José Conesa González, coordinador del programa de Industria y Transporte del Gobierno de la capital.

El funcionario anunció que desde este sábado se suspendieron los movimientos del tren que apoyaba el traslado hacia las playas del este, y a partir de las ocho de la noche cesará toda la transportación pública, que funcionará mañana domingo “con una programación incluso menor que la habitual en este día de la semana”.

Entre los servicios que se paralizan, Conesa González enumeró el de la lancha de Regla, el ciclobus que transita por el túnel de la bahía, los taxis ruteros y las llamadas “gacelas”. Además, los servicios prestados por cooperativas del transporte, tanto en autos como en ómnibus.

Además, cesa el apoyo al corredor que hoy existe en la ciudad Alamar y el ofrecido por las empresas Transmetro y de transporte escolar a la transportación en la capital.

A partir del lunes, se suspenden de oficio todas las licencias de operación del transporte en manos de los trabajadores por cuenta propia: actividades de transportación, instructor de automovilismo, gestor de pasaje en piquera y los trabajadores contratados que tienen esos servicios.

En el caso de los transportistas, también se inhabilita la tarjeta de combustible que poseen para la prestación del servicio. Se exceptúan aquellos que, por decisión del Consejo de Defensa provincial, quedarán vinculados a alguna actividad, para lo cual tendrán su identificación.

Conesa González dijo que en el resto de los servicios asociados al trabajo por cuenta propia, como chapistería y ponchera, queda a consideración del titular suspender o no la actividad. “En caso de que decida suspender por falta de beneficios, se garantizan todas las medidas establecidas por los ministerios de Trabajo y Seguridad Social y de Finanzas”.

Como concepto general, toda la transportación pública, así como los servicios de apoyo, quedan suspendidos a partir del lunes.

Dado ese paso, “estamos obligados a recuperar un grupo de mecanismos ya creados en la fase anterior para asegurar la transportación de aquellos organismos y empresas, asociados al comercio y a tareas de enfrentamiento a la COVID-19, que continuarán laborando”.

Para ello, “se convocó a todos los clientes y transportistas que nos prestaron servicios en la etapa anterior. El ministro está al tanto de esto, y ha sido prácticamente el líder de estas tareas”, señaló.

En cuanto a la transportación de los trabajadores de centros laborales, aclaró que solo se utilizarán las capacidades de pasajeros sentados. “No se permitirá ningún trabajador de pie en estos medios de transporte”, y deberán cumplirse todas las medidas higiénico-sanitarias ya orientadas, sin excepción.

Entre estas, citó el uso del nasobuco, la desinfección obligatoria del personal al subir al ómnibus y, al finalizar el servicio, la desinfección del vehículo.

Como parte del esquema previsto a partir del lunes 10, se reforzarán actividades de aseguramiento que ya se venían realizando, como los servicios de apoyo a policlínicos y direcciones municipales de salud y al SIUM, con “gacelas” y otros medios, en dependencia de la demanda en cada momento.

A la par, se mantiene el traslado de pasajeros que arriban al país hacia centros de aislamientos y luego a sus casas, cuando cumplan el periodo de cuarentena.

En el caso de los hospitales, seguirán las piqueras para servicios de altas médicas, iniciativa que, como ha explicado el ministro de Salud, “llegó para quedarse más allá del enfrentamiento a la COVID-19”.

También se asegurará el traslado de pacientes con consultas y tratamientos especializados hacia hospitales en otros municipios. “Así sucederá en el caso de quienes deban recibir hemodiálisis, tratamientos oncológicos y otros”.

Con el regreso a la etapa de transmisión autóctona, se mantendrá el apoyo a la campaña antivectorial y a los servicios de fumigación.

En el caso de los movimientos interprovinciales, Conesa González informó que se intensificarán el pesquisaje y el control en las fronteras de la provincia. Para ello se habilitan 12 puntos de control en las salidas de La Habana, con la Policía Nacional Revolucionaria y los ministerios de Salud y Transporte.

Todos los viajes hacia otras provincias deben ser aprobados por el Consejo de Defensa provincial. Se otorgarán permisos permanentes a aquellos que trabajan en La Habana y viven en Artemisa y Mayabeque; a los transportistas que ofrecen servicios de empresas nacionales que están en La Habana, y a otros viajeros habituales “cuyos casos se analizarán y se conferirá los permisos necesarios”.

Las transportaciones de carga también se mantendrán, y en el caso de los particulares quedan suspendidos totalmente los traslados. Además, se paralizarán los servicios de transportación interprovincial en ómnibus, tren y avión, manteniéndose cerrada la lista de espera.

El traslado de las altas médicas en los hospitales se mantiene, para lo que se habilitará un protocolo entre los Consejos de Defensa provinciales, y se exigirá la evaluación médica del paciente antes de la salida.

También se suspenden los servicios de revisión técnica, los de la escuela de automovilismo y los de despacho de carga a personas de otras provincias. En el caso de La Habana, se mantiene, pero a través de un sistema de turnos.

Se cierra la agencia de venta de pasajes. “Cuando superemos esta fase, se reembolsará a aquellos que no deseen viajar”.

El uso de autorización especial continúa en todos los carros estatales y se aplica la suspensión del apoyo de los vehículos estatales y de los inspectores que se encontraban en las paradas.

La red de comercio y gastronomía mantendrá la vitalidad

Julio Antonio Martínez Roque, coordinador del Programa de Gastronomía y Alimentación del Gobierno de La Habana, destacó que se mantiene la vitalidad de la red de comercio y gastronomía, cumpliendo con las medidas de seguridad para evitar contagios.

Continuarán abiertas todas las unidades (Cimex, Caribe y Caracol), y “se trabaja para alcanzar niveles productivos para satisfacer las necesidades de la población”.

En el caso de la venta de mercancía, Martínez Roque dijo que es necesario “lograr establecer y asegurar un reaprovisionamiento de estos productos en la red, para evitar concentración de productos y el movimiento de personas de un lugar a otro”.

El coordinador del Programa de Gastronomía y Alimentación del Gobierno capitalino explicó que se continuarán asegurando las ventas móviles en barrios donde existen pocas unidades comerciales, así como la reducción de la concurrencia de trabajadores por cuenta propia en lugares de grandes concentraciones. “En lugares de poca afluencia se buscarán alternativas para asegurar esos servicios”.

Está asegurada la venta de productos de alta demanda en zonas con medidas de reforzamiento, según indicaciones del CDP, “para que las personas no tengan que salir a buscarlos, al igual que en los centros de aislamiento”.

El directivo señaló que queda suspendida la venta de ron a granel en las bodegas, con el fin de evitar aglomeraciones, y se priorizan productos agropecuarios mediante la red minorista.

Los Cupet siguen prestando servicios las 24 horas del día, así como los puntos de venta desde las 9:00 a.m. hasta las 6:00 p.m.

En el caso de la gastronomía, se suspende el servicio dentro de restaurantes y cafeterías, pero se aseguran las ofertas para llevar y la venta a domicilio hasta las 8:00 p.m.

En ese sentido, destacó que también queda suspendida la venta de bebidas alcohólicas dentro de las instalaciones, aunque sí podrá consumirse fuera del lugar.

Otro de los servicios que se paralizan es el consumo de helado dentro de Coppelia, aunque se abrirán alrededor de seis puntos de venta en la instalación “para que las personas puedan disfrutar del helado en sus casas”.

También se cancelan actividades recreativas en parques, acuarios, zoológicos, jardín botánico y círculos sociales, cuyas administraciones prestarán el servicio de comida para llevar en la comunidad.

En cuanto al comercio mayorista, el coordinador del Programa de Gastronomía y Alimentación del Gobierno en La Habana informó que se suspenderá, de manera temporal, la firma de nuevos contratos a trabajadores por cuenta propia y se establecerá la entrega escalonada a los ya existentes.

Martínez Roque afirmó que en la fase autóctona limitada a la que retorna La Habana, se garantiza la entrada de productos agrícolas desde Artemisa y Mayabeque, así como desde Ciego de Ávila hasta Pinar del Río, al igual que las propias producciones de la agricultura de la capital.

“Se mantiene la producción de huevo para la venta a la población de manera regulada y controlada, como se ha venido haciendo”, agregó.

El directivo recordó que la capital cuenta con más de 23 000 personas asistenciadas y afirmó que “a los más vulnerables continuará llevándose la comida y el almuerzo a domicilio”.

Gobernador de La Habana: “Actuaremos con fuerza sobre los negligentes”

En la medida en que el Consejo de Defensa provincial vaya adoptando estas medidas, se continuarán implementando otras para proteger a la población, que es lo más importante, dijo el gobernador de La Habana casi al finalizar la Mesa Redonda.

García Zapata solicitó al pueblo mucha compresión y disciplina para lograr el cumplimiento de todas las medidas, “recordando que estamos poniendo en riesgo la vida de todas las personas a partir de la negligencia de otras”.

“Actuaremos con fuerza sobre los negligentes y responsables como corresponde a este momento. Solicitamos actuar con responsabilidad, eficiencia y ser consecuentes con todo el que se ha sacrificado durante estos meses. Con el trabajo mancomunado de todos, podremos lograrlo”.

Cuba
"Sería criminal dejar para mañana decisiones de ayer y de hoy. Es un imperativo impulsar la solidaridad y la cooperación internacional para amortiguar el golpe", sentenció el presidente cubano en el debate genera...
Intervención del Ministro de Relaciones Exteriores de Cuba, Bruno Rodríguez Parrilla, en la Reunión de Alto Nivel de la AGNU para conmemorar el 75º aniversario de las Naciones Unidas, 21 de septiembre de 2020...
Cubadebate.- El Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, intervendrá en el próximo debate del 75 período de sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas, a celebrarse el 22 de se...
Lo último
La Columna
La Revista