Canal Caribe.- Uno de los objetivos estratégicos para el desarrollo de la Economía Cubana, es potenciar la exportación de bienes y servicios. A partir de las nuevas normativas que permiten a las formas de gestión no estatal insertarse en el mercado internacional, un campesino de Mayabeque exportó productos agrícolas hacia Europa, a través de una de las 37 empresas autorizadas para realizar actividades de este tipo.


Suscritos 40 contratos entre empresas del comercio exterior y formas de gestión no estatal

Comentó a Granma, Vivian Herrera, directora general de Comercio Exterior del Ministerio del Comercio Exterior  y la Inversión Extranjera (Mincex)

Yaditza del Sol González - Granma

«Desde la entrada en vigor, hace más de un mes, de las normas que rigen las relaciones entre las empresas especializadas en servicios de comercio exterior y las formas de gestión no estatal, se han suscrito 40 contratos para realizar algún tipo de operación, lo cual ratifica la estrategia de país aprobada para dinamizar la economía nacional y situar a todos los actores en igualdad de condiciones».

Así comentó a Granma, Vivian Herrera, directora general de Comercio Exterior del Ministerio del Comercio Exterior  y la Inversión Extranjera (Mincex), quien destacó el compromiso de las 37 empresas estatales aprobadas para tal actividad, así como de otras entidades y organismos involucrados, en el interés común de ofrecerles a las formas de gestión no estatal nuevas oportunidades de exportación e importación de bienes y servicios.

De las 1 056 intenciones de negocios que hemos recibido, detalló la funcionaria, 732 corresponden a trabajadores por cuenta propia, 119 a cooperativas no agropecuarias y 205 a trabajadores privados, entre los que destacan campesinos independientes, artistas de la plástica, escritores y otros intelectuales.

Por otra parte, dijo, se han concretado cinco contratos para actividades de exportación. El primero de ellos, recordó, fue firmado por la cooperativa no agropecuaria La Concordia, de Matanzas, y recientemente, a través de la Empresa de Frutas Selectas, campesinos privados también han comenzado a exportar lima persa y aguacate hacia España.

Además –añadió– están en una negociación avanzada otros 71 contratos de exportación, que incluyen productos como carbón vegetal, frutas, vegetales frescos y en conserva, químicos naturales, madera ecológica, jabón de miel, servicios informáticos y software, entre otros.

«En el caso de la importación, se firmaron 35 acuerdos comerciales y otros 159 se encuentran en proceso de revisión, enfocados principalmente en la adquisición de materias primas tales como plaguicidas, fertilizantes, productos químicos, piezas de repuesto de medios automotrices, pinturas e insumos gráficos».

En relación con las principales inquietudes que han dejado la apertura a estas nuevas relaciones comerciales, señala la garantía que tienen las formas de gestión no estatal de extraer las divisivas generadas por su actividad de exportación cuando lo soliciten.

Respecto a ello, Lourdes Aintzane Delgado, jefa del Departamento de Desarrollo de Sistemas del Banco Central de Cuba (BCC), explicó que para las personas naturales no existe prohibición alguna para extraer dinero de su cuenta en moneda libremente convertible, lo que sí depende de las disponibilidades de esta moneda en las sucursales bancarias al momento de la operación.

Otra de las dudas más reiteradas radica en los mecanismos establecidos para que las formas de gestión no estatal puedan obtener divisas y realizar operaciones de importación y/o exportación.

Según la resolución 112/20 del BCC, –apuntó–, se reciben ingresos a través de transferencias bancarias, otras cuentas en moneda libremente convertible que operen en bancos cubanos siempre que los fondos procedan de la actividad comercial y de servicios legalmente autorizados, transferencias de Fincimex por concepto de remesas y mediante depósitos en efectivo.

En el caso de las actividades comerciales destinadas a la exportación, puntualizó, se otorga a las personas la posibilidad de abrir una cuenta bancaria sin que medie un depósito inicial, al menos durante los primeros seis meses, como facilidad para que puedan comenzar sus operaciones.

La Directora General de Comercio Exterior del Mincex aclaró, por su parte, que el servicio de importación que prestan las entidades cubanas autorizadas al sector no estatal no constituye limitante para que una persona natural importe mercancías, siempre que sea sin carácter comercial. Tal actividad, precisó, continuará realizándose por los canales habituales, o sea, por la vía de pasajeros o mediante envíos, pagando los aranceles de aduanas establecidos para este tipo de importaciones.

 

Para exportar, lo primero es producir con calidad

Orelvis Bormey, trabajador por cuenta propia y creador de la marca que lleva su apellido, que incluye una amplia gama de más de una veintena de productos, proyecta su exportación hacia el exterior para bien de los clientes foráneos, su economía y la de la nación

Freddy Pérez Cabrera - Granma

Resulta difícil encontrar un visitante foráneo en Santa Clara que no acuda a la Casa del maní Bormey. Hasta allí llegaban a diario, antes de la actual pandemia, cientos de personas decididas a comprar los deliciosos turrones, para llevárselos a sus familiares en el exterior.

Sin embargo, pronto los viajeros de naciones como España y Antigua y Barbuda, entre otras, podrán adquirir las famosas barras de maní y los otros productos que allí se elaboran a base de ese grano tan alimenticio y agradable al paladar, sin tener que subirse en un avión.

Orelvis Bormey, trabajador por cuenta propia y creador de la marca que lleva su apellido, que incluye una amplia gama de más de una veintena de productos, proyecta su exportación hacia el exterior para bien de los clientes foráneos, su economía y la de la nación.

«Si conquistamos el mercado nacional, por qué no íbamos a proponernos ganar también el favor de los extranjeros», señala Orelvis Bormey, quien reconoce que lo primero que debe hacer el que quiera exportar, es producir con calidad y aplicar todas las medidas de inocuidad necesarias.

Para lograr tal propósito, en coordinación con las autoridades de la provincia, ya se han dado los primeros pasos a través de Cubaexport, idea que también incluye el desarrollo de un Proyecto de Desarrollo Local capaz de garantizarle a Bormey el suministro estable de materias primas en función de las producciones que vaya a realizar para la exportación.  

Además de esta forma de gestión no estatal, otras cuatro en Villa Clara han dado pasos significativos para vincularse a esa práctica con productores de artesanías, cerámicas y calzado, así como el servicio de restauración de mobiliario.

Eliminar la vocación importadora e incrementar las exportaciones por parte de los sectores de la economía villaclareña no puede convertirse en una consigna más, sino en una necesidad, de lo cual dependen los recursos financieros para impulsar el desarrollo del país.

Tal es la convicción de Laritza Torres Niebla, jefa del Departamento de Comercio Exterior en el Gobierno de Villa Clara, quien está consciente del enorme potencial que tiene esta provincia para continuar creciendo en el número de rubros exportables y contribuir así al desarrollo del país y del territorio.

Si bien hoy tenemos registrados un total de 106 productos, que por su calidad pudieran ser exportados, de los cuales 42 ya están consolidados, diez en desarrollo y 54 en fomento, la realidad muestra que aún se está muy lejos del verdadero potencial de esta provincia, caracterizada por tener una agricultura y una industria muy fuertes, refiere la directiva.

«En estos momentos, Villa Clara cuenta con cinco organismos que tributan a la exportación, que son la agricultura, energía y minas, la industria alimenticia, la educación superior y el sector de industrias, los cuales logran situar en el mercado internacional 27 surtidos», afirma Laritza Torres Niebla.

Entre los productos que hoy el territorio ubica en el mercado internacional, menciona la miel de abejas, carbón vegetal, tabaco torcido y beneficiado, café, oro, langosta, chatarra de cobre, y de aluminio y vitrofural, entre otros, los cuales, por su calidad, gozan de prestigio en los países donde son vendidos.

Durante el mes en curso se reiniciaron las exportaciones de carbón en empresas como la agropecuaria Valle del Yabú, que la pasada semana logró vender poco más de 18 toneladas del referido carburante a través de Cítricos Caribe S.A., entidad que promueve productos y servicios dentro del Grupo Agrícola del Ministerio de la Agricultura.

 

¿Cómo lo logró el primer exportador privado de Cuba?

Francisco Rodríguez  - Trabajadores

“Una semilla que va a germinar, florecer y dar buenos frutos”, así calificó el campesino Lázaro Rafael Fundora Hernández su primera  exportación de limones hacia España en fecha reciente, al amparo de las nuevas normativas jurídicas que posibilitan a las formas de gestión no estatal acceder al mercado internacional a través de las empresas cubanas de comercio exterior.

Según informó Enrique Valdivia Portal, director de exportaciones de la Empresa Frutas Selectas, entidad que representó al productor privado ante el cliente europeo, fue una venta de 1.08 toneladas de lima persa o limón, por un importe de 864.33 USD, embarcada el pasado 13 de septiembre.

Fundora Hernández y su familia poseen tres caballerías de tierra en el municipio de Madruga, provincia de Mayabeque, en una finca integral de frutales llamada La Esperanza, que desde hace alrededor de tres años mantiene vínculos contractuales con esa empresa estatal, como otros 600 productores individuales que en todo el país abastecen a las instalaciones turísticas.

“Como ya teníamos un contrato, lo aprovechamos, reordenamos y acomodamos a la nueva legislación del Ministerio de Comercio Exterior y la Inversión Extranjera, y de otros organismos globales, que entró en vigor en agosto último,  y comenzamos las gestiones para poder exportar”, explicó el pequeño  agricultor.

“Es un paso que debió haberse dado hace mucho tiempo”, enfatizó Fundora Hernández,  quien calificó como muy satisfactorias las nuevas disposiciones, “a lo cual les veo buena salud, porque lo necesita el país y los productores”.

El pionero de las exportaciones en el sector no estatal explicó que las medidas son un estímulo para los campesinos y obreros agrícolas, que ahora tendrán una forma más de comercializar sus mercancías. “No solo es preciso alimentar al pueblo cubano, también el país requiere captar divisas en el exterior para que nuestra economía florezca y fructifique”.

Rapidez y también años de preparación

Sobre el proceso de contratación para conseguir esta venta internacional, Fundora aseguró que “fue una clase, un experimento. Avanzábamos, tropezábamos, era la primera vez”.

“Con el banco tuvimos algunos enredos, porque no sabían, les faltaba información, pero se resolvieron los problemas y pude abrir las cuentas necesarias para poder recibir la divisa y los pesos convertibles”, narró.

“Nos sentamos con la directiva de Frutas Selectas y redactamos un contrato a conciencia, donde ambas partes pusieron términos y deberes, nos pusimos de acuerdo y firmamos”.

Como antecedente, recordó que hacía dos o tres años que estaba intentando exportar a través de alguna empresa. Sostuvo negociaciones previas con Cítricos Caribe con ese propósito, “pero como no existía esta modalidad nunca pudimos llevar a cabo la exportación. No había modo de enlazar las formas de gestión no estatal con las empresas, esa interfaz no existía, no hubo forma”.

Para conseguir esta rápida respuesta de exportar en menos de un mes, Fundora llevaba años de preparativos, incluyendo asesoría científica. Así, La Esperanza tenía ya certificadas sus áreas de cultivo de limón y aguacate con la Estación Territorial de Protección de Plantas de su municipio, así como la dirección de Sanidad Vegetal en todos sus niveles, en cumplimiento de los protocolos que exigen los países de destino.

“Ese paso no es rápido, lleva un proceso de uno o dos años.

Exportar un producto agrícola requiere que sanidad vegetal certifique que está libre de plagas, de lo contrario es imposible, aunque aparentemente tenga calidad”, amplió.

“Mis cítricos siempre fueron muy buenos. Trato de ponerles todo el amor que puedo darle a mi finca, y tienen mucha calidad. Con las autoridades de sanidad vegetal en la provincia hubo que dar seguimiento a las áreas, hacer los estudios correspondientes, con el uso de trampas para analizar la fauna microbiana que existía en las plantaciones de limón y de aguacate”.

“Ahora seguimos trabajando en la certificación del mango y el café, para en un futuro poder también contar con esos rubros exportables”, dijo.

A la segunda fue la vencida

Adicionalmente, sus trabajadores debieron pasar un curso práctico para aprender a seleccionar, manipular, envasar y desinfestar los limones, una labor que Fundora Hernández catalogó como “difícil y estresante”, pues debieron laborar hasta de madrugada, en una carrera contra reloj, para poder ubicar la mercancía en el aeropuerto justo en el tiempo que exigía el único avión semanal de Iberia, en las actuales condiciones de restricción de vuelos.

Fundora relató que prepararon una primera carga de dos toneladas que no pudo salir de Cuba. “La pusimos en el aeropuerto en tiempo y forma, pero el avión de Iberia se quedó varado en la terminal aérea por dificultades técnicas y no retornó a España hasta la semana siguiente. Ese limón hubo que distribuirlo en hoteles de la cayería norte y en Varadero para no perderlo. Fue un golpe muy duro, un trabajo grande que se echó por tierra, pero nunca nos rendimos”, expresó.

Le planteó a la dirección de Frutas Selectas su decisión de preparar un segundo envío. “Me queda poco limón con esa calidad, pero vamos a sacarlo de dónde esté y lo vamos a hacer”, rememoró.

“Nos pusimos, corrimos, nos esforzamos y lo logramos -dijo con orgullo- Ya hoy ese limón está en las tiendas españolas y hasta ahora ha sido un rotundo éxito”, aseguró.

El campesino agradeció el acompañamiento de Frutas Selectas en todo el proceso, desde contactarlo con posibles clientes, hasta garantizar los envases, pegatinas, otros aditamentos y la transportación refrigerada.

De acuerdo con Valdivia Portal, esa entidad trabaja hoy con 13 productores individuales para posibles exportaciones de bienes, de los cuales cuatro ya son poseedores de las cuentas bancarias en las monedas autorizadas y están incorporados a su cartera de proveedores de fondos exportables. Esas tres formas de gestión no estatal, además de Fundora, también están en fase de contratación.

“Allí tienen condiciones para ese trabajo, porque exportan productos de entidades estatales, tienen experiencia y un equipo muy bien preparado”, evaluó.

“La empresa exportadora hizo una excelente labor. No tengo la más mínima queja, ni de su directiva ni de sus trabajadores. Fue un trabajo excepcional”, dijo.

Fundora explicó que Frutas Selectas le propuso a varios posibles clientes, incluso llevaron a uno de sus representantes a la finca, quien recorrió las áreas, escogió las frutas que quería y hasta participó en la primera selección.

“La segunda vez ya no pudo estar, por la Covid-19. Ningún directivo pudo viajar y tuve que hacerlo solo. Todo fue por teléfono y Whatsapp, haciendo fotos del proceso para enviarlas al cliente. Todo fue online, desde imágenes de la cosecha hasta del procesamiento y envasado. Antes de que el limón llegara a España ya el cliente sabía cómo iba a ser”

Como quiera, yo gané

Sobre el precio, planteó que fue un acuerdo entre las partes. “Negociamos uno inicial, que no es malo, pero tampoco es el más alto, porque ya la campaña del cítrico está por terminar, y no son los mismos parámetros de color y cosmética”.

A Fundora ahora no le preocupan mucho los beneficios económicos de esta operación comercial. “En este minuto no hemos sacado exactamente el cálculo de cuánto voy a ganar, porque este momento es como una promoción, es romper el hielo, dar el paso adelante, es ser el impulsor, la locomotora de algo que en este país necesariamente tiene que arrancar y moverse, para dar experiencia a quienes me preguntan cómo lo hice”.

Refirió que casi todos los días lo llaman productores conocidos de otras provincias para saber cómo hacer, a dónde deben ir. “Están viendo que ese es el futuro, no solo comercializar en fronteras, sino tratar de traer al país moneda libremente convertible que tanta falta nos hace”.

“No puedo hablar de ventajas económicas, porque no me he sentado a sacar la cuenta de si gané o perdí. En realidad pienso que, como quiera, yo gané”.

Sobre las normas establecidas por el país para la comercialización fuera de las fronteras, y los porcentajes del 80% en MLC y el 20% en CUC que reciben los productores, Fundura confía en que obedece a un estudio riguroso del asunto. “La decisión no es mala, por la sencilla razón de que casi todo el dinero que retorna de la exportación viene a manos del productor”, indicó.

“Es una buena opción, pues la empresa solo retiene un pequeño porcentaje, que en mi caso pactamos en un 5%. No te están quitando nada, el Estado tiene su beneficio y los campesinos el de ellos”, aseveró.

No obstante, Fundora no descarta que “a lo mejor en el camino, cuando esta maquinaria empiece a funcionar, haya que cambiar algo, modificar algo, porque todo empieza de una manera y se va ajustando a medida que avanza el tiempo”.

“Hay que esperar a que esto camine, hacer varias exportaciones, sentarse, analizar, sacar cuentas. Ver las ofertas que habrá en las tiendas en consignación para poder comprar los insumos necesarios para que las tierras sigan produciendo, porque el país no tiene la posibilidad de importarlos y venderlos a los campesinos en moneda nacional como hacía hasta ahora. Todo vamos a tener que buscarlo nosotros con el esfuerzo del trabajo”, razonó.

En relación con sus expectativas, el campesino asegura que tiene un camino muy bien trazado. “Estoy mejorando mis tierras, mis cultivos, tratando de que el año próximo me den más toneladas. Ya sé que se puede exportar y cómo. Sé los requisitos, y voy a afinar la maquinaria para que la finca cada día produzca con mejores calidades y mayores cantidades”.

Para ello ya está sembrando alrededor de media caballería más de limón, de una postura que calificó de excelente. “Estoy tratando de ponerle todo lo que lleva, y gastar en ella todos los recursos que pueda tener disponibles, porque quiero que ese campo de limón sea el mejor. La experiencia que tengo, los problemas que presenté no quiero que me pasen con este. Pretendo perfeccionar todos los detalles para que la finca siga avanzando con mucha mayor calidad y producciones”.

“En este 2020 me monté en el cabús del tren, admitió, este año va a ser poquito, porque ya el limón se está acabando, se termina el aguacate, el mango pasó y no pude exportarlo”.

En los próximos días, Fundora debe concretar con Frutas Selectas una segunda exportación a otro país europeo, esta vez de aguacates. “Y para el año que viene me propongo vender mucho más. Todo lo que pueda, lo voy a exportar, sin dejar de abastecer a mi municipio, que es una prioridad que siempre he tenido y seguido”, aseguró.

Cuba
Daniella Pérez Muñoa - Foto: Marcelino Vázquez Hernández - La Habana, 23 oct (ACN) El Parque Científico-Tecnológico (PCT) de La Habana suscribió hoy su primer contrato con AlaSoluciones, una iniciativa...
Se visitaron los 13 municipios de la provincia, 260 objetivos económicos y sociales; se comprobaron 22 programas y se chequearon las principales acciones de la estrategia económica y social....
Cubadebate.- Si usted es de los que tiene guardado ahorros —en cualquier moneda—, calma. La decisión del Estado cubano de garantizar, en el cercano ordenamiento monetario y cambiario, los depósitos de la población en ...
Lo último
La Columna
La Revista