Randy Alonso Falcón, Oscar Figueredo Reinaldo, Lissett Izquierdo Ferrer, Dinella García Acosta  - Cubadebate / Mesa Redonda -Foto: Captura de pantalla/ VUCE Cuba.- El ministro de Comercio Exterior y la Inversión Extranjera (Mincex), Rodrigo Malmierca Díaz, y la directora general de Comercio Exterior, Vivian Herrera Cid, comparecieron este martes en la Mesa Redonda para valorar la marcha de las posibilidades de exportación e importación que se han abierto a las formas de gestión no estatal.


Al iniciar su intervención en el espacio radio-televisivo, el titular recordó que en julio de 2020 fue presentada la nueva política que autorizó la importación y exportación de las formas de gestión no estatal. Esta decisión se inserta en la estrategia para impulsar la economía y enfrentar la crisis económica provocada, en lo fundamental, por la COVID-19.

La estrategia económico-social contempla entre sus medidas las facilidades de exportación e importación para las formas de gestión no estatal a partir de brindar servicios de comercio exterior a través de empresas especializadas.

Dada la complejidad de este proceso, inicialmente se aprobaron 37 entidades especializadas para esta actividad, mientras que en la actualidad ya suman 41.

El ministro mencionó las resoluciones aprobadas, como la 315 del Mincex, reglamento que rige las relaciones comerciales entre las entidades autorizadas a realizar actividades de comercio exterior y las formas de gestión no estatal. Entre tanto, la Resolución 112 del Banco Central de Cuba establece el procedimiento para la apertura y operatoria de las cuentas corrientes en moneda libremente convertible.

“Partimos de la idea de que el exportador sea el que mayor beneficios reciba. El 80% del ingreso en divisas que se reciba se queda con el exportador, mientras el 20 % restante se entrega en moneda nacional”.

Por su parte, aclaró, la Resolución 114 del Ministerio de Economía y Planificación expresa las normas para la distribución del ingreso que se recibe por la importación y la exportación a las formas de gestión no estatal, a través de las entidades de comercio exterior autorizadas y la Resolución 210 del Ministerio de Finanzas y Precios detalla el tratamiento de los precios a aplicar por las entidades autorizadas a realizar actividades de comercio exterior en la prestación de servicios a esos negocios no estatales.

“Todo esto sufrirá adecuaciones tras el inicio de la tarea ordenamiento y se adaptarán los precios”, señaló.

Entre los problemas detectados hasta la fecha, enunció, es que algunas personas interpretaron que estas facilidades estaban destinadas solamente a las cooperativas y trabajadores por cuenta propia; y es válido aclarar que es para todas las formas de gestión no estatal, en su sentido más amplio.

“Es por ello que se han incorporado pequeños agricultores que no son cooperativistas o usufructuarios de tierras estatales, artesanos, creadores. Cualquiera puede exportar siempre que sea un proceso organizado y se respeten las reglas establecidas”.

Al comentar sobre el margen comercial, dijo que lo que se factura es mínimo, como hacen todas las empresas especializadas en la materia de exportación e importación en el mundo.

“Lo hacen empresas estatales porque son las que tienen la experiencia para ello. Para penetrar un mercado, se necesita no solo que el producto tenga calidad exportable, sino que además se requieren los canales para acceder a ese mercado. Todo esto necesita estudio y análisis y esto es lo que le aporta la empresa estatal”, agregó.

Valoró de positivo los procesos de capacitación a los clientes que imparten los organismos nacionales, aunque reconoció que se respeta la decisión de cada emprendedor de recibirlas o no.

“Entre el cliente y la empresa que va a prestar el servicio se tiene que establecer un acuerdo. Las principales trabas en un inicio se dieron en la creación de las cuentas bancarias, el servicio de POS, etc”, comentó Malmierca Díaz.

Al cierre de la semana pasada, 4 450 formas de gestión no estatal se habían acercado a las empresas exportadoras e importadoras, informó al comenzar su intervención en la Mesa Redonda la directora general de Comercio Exterior, Vivian Herrera Cid.

De ellas, —precisó— 2 081 tienen intenciones firmes de establecer algún tipo de operación y durante los cuatro meses desde que fueron publicadas las normas se han firmado 863 contratos (42 de exportación y 821 de importación).

“De exportación fueron firmados menos porque hay que asegurar que todas las condiciones estén dadas para que esos productos puedan acceder y mantenerse en los mercados”, recordó.

No obstante, dijo que se encuentran encaminados 280 contratos de exportación “en los que tenemos buenas expectativas”.

Herrera Cid puntualizó que el número de formas de gestión no estatal identificadas con potencial para las exportaciones creció de 382 en junio a 621 en diciembre, de ellas 475 se identifican con el sector agroalimentario, mayormente en las provincias de Pinar del Río, Granma y Las Tunas; 598 con la exportación de bienes y 23 con los servicios.

La directora se refirió al caso de Lázaro Fundora, el cuentapropista que exportó en 2020 una tonelada de lima persa e igual cantidad de aguacate, a varios países, entre ellos Italia y España. Fundora ya tiene comprometidas las exportaciones para 2021 y se encuentra certificando sus tierras con Sanidad Vegetal para comenzar la importación de productos agrícolas.

En el caso de este campesino, explicó la directora, él ya venía trabajando en la certificación de sus tierras para vender a la Zona Especial de Desarrollo Mariel y al turismo. 

Los contratos de importación, a su vez, alcanzan los 821. La mayoría de ellos (59%) se han realizado a través de ventas en consignación y depósitos aduanales.

“Hay varias formas de importar una mercancía, cuando viene del exterior se demora un poco más. En cambio, si se hace por una consignación o depósito aduanal la forma de gestión no estatal recibe con mayor prontitud los productos que quiere importar al encontrarse estos ya en el territorio nacional”, explicó.

En este sentido, Herrera Cid comentó sobre algunas dificultades que existieron al principio, como problemas con los POS de pagos a la hora de pasar la tarjeta.

Además, -añadió- esta medida entró en vigor con el cierre de La Habana por la situación epidemiológica provocada por la COVID-19. “Se trabaja para encontrar otras vías para las formas de gestión no estatal que no radiquen en el mismo territorio que las empresas estatales y se evalúa la apertura de oficinas en otros territorios del país”, dijo.

“Cuando la forma de gestión no estatal acude a una empresa para solicitar un servicio de importación, entre las dos partes queda acordado, una vez que las condiciones son aceptadas, cuándo van a recibir la mercancía. Pero no podemos obviar que las importaciones llevan un proceso y transitan por una navegación aero-marítima y que en estos momentos de pandemia en el mundo las operaciones de comercio exterior y el transporte internacional se han ralentizado y casi colapsado”.

Al respecto, el ministro dijo que “hay que continuar realizando un esfuerzo con las consignaciones, las cuales facilitan el acceso al producto y bajan los precios, pues al ser al por mayor, se abaratan los costos”.

En los últimos meses -informó- se han abierto 19 consignaciones nuevas que tributan sobre todo a abastecer al sector no estatal de determinados productos que son muy demandados para la importación. 

La directora general de Comercio Exterior puntualizó que en cuatro meses se han movido 22 millones de dólares en estos contratos de importación y exportación. “Es un número alentador y nos traza la ruta de que sí es posible insertar a estas formas como cliente en el tejido económico de nuestro país”, aseguró.

Herrera Cid dijo que el ministerio tiene aprobada desde 2018 una estrategia integral para la exportación de bienes y servicios que ha sido actualizada a partir de la estrategia económica y social del país y del Plan de Desarrollo para el 2030.

Esta estrategia se dirige a los 15 sectores que aglutinan los rubros fundamentales y aquellos que aportan significativamente ingresos por exportación.

Se refirió al tema de la calidad e informó que durante los tiempos de pandemia Cuba ha buscado certificados de homologación en otros países para nuevos productos exportables.

La directora dijo que se han otorgado 65 nomenclaturas de nuevos productos a las empresas exportadoras, las cuales “tienen el deber de ampliar su horizonte exportador”.

También se han creado otras empresas exportadoras, a las cuales se les han otorgado nomenclatura de importación para que puedan adquirir las materias primas requeridas para los procesos productivos de las exportaciones.

Asimismo, se crearon estructuras en otros territorios que cuentan con la atención de los gobiernos, “y hacen posible llegar a municipios, controlar los movimientos y levantar fondos exportables, algunos que están desarrollándose y otros que están consolidados”, acotó.

Herrera Cid comentó sobre la importancia de los encadenamientos de exportación dentro de los territorios. “No necesariamente una empresa exportadora debe vender sus productos sino que puede hacer alianzas estratégicas con otros territorios”, dijo.

Se refirió al mapa de las exportaciones, una herramienta informática que estará próximamente disponible en la web que permitirá localizar las producciones para las exportaciones y las empresas dedicadas a esta actividad, así como posibilitará al cliente extranjero visualizar las ofertas.

En cuanto a los polos productivos, la directora general de Comercio Exterior del Mincex especificó que se tratan de conglomerados productivos que agrupan a empresas, campesinos independientes, cooperativas, cuya apuesta es exportar sus producciones.

En Cuba hay identificados 15 polos productores, cuatro de ellos ya tienen facultades de exportación: Agroindustrial Ceballos (Ciego de Ávila), “Victoria de Girón” (Matanzas), Empresa Mixta Tropical Contramaestre (Santiago de Cuba) y la Empresa Procesadora de Café “Asdrúbal López Vázquez” (Guantánamo).

Hay otras empresas que aspiran recibir esta facultad que poseen “potencialidades productivas”, aunque algunas no poseen sus prácticas certificadas, requisito indispensable en las operaciones de comercio exterior.

El ministro reiteró que las exportaciones son un elemento esencial en la nueva estrategia socioeconómica del país, así como en los Lineamientos y en el Plan de Desarrollo hasta 2030, porque “Cuba es una economía abierta, depende de su interrelación con el exterior”.

Valoró que la economía cubana ha ido cambiando en los últimos 20 años. “Hoy es una economía básicamente de servicios (70%), tomando en cuenta esto no podemos descuidar la necesidad de promover otras exportaciones, no solo los productos tradicionales, sino los de alta tecnología”.

Malmierca Díaz citó las potencialidades existentes para la producción de “tecnologías de punta” en la Zona Especial de Desarrollo Mariel y resaltó la reciente creación del Parque Científico Tecnológico de La Habana (ubicado en la Universidad de las Ciencias Informáticas), donde participan igualmente las formas de gestión no estatal.

Sobre los obstáculos que ocasiona el bloqueo impuesto por Estados Unidos, el ministro denunció que esta política unilateral busca “ahogar económicamente al país”, que no pueda exportar ni acceder a créditos externos, así como tampoco atraer capital extranjero.

“Las medidas del bloqueo van contra el pueblo porque quieren ahogar nuestra economía”, dijo Malmierca Díaz y reiteró que las exportaciones son las fuentes más seguras de recursos financieros.

El titular aseguró que, en alianza con las formas de gestión no estatal, el país se encuentra en condiciones de diversificar las exportaciones y ampliarlas, aprovechando las facilidades que se abren con el ordenamiento monetario.

 

Tarea ordenamiento estimula las exportaciones en Cuba

La Habana, 19 ene (Prensa Latina) La Tarea Ordenamiento que impulsa el Gobierno cubano estimula las exportaciones y el encadenamiento productivo, a favor del desarrollo económico del país, destacó hoy Rodrigo Malmierca, ministro de Comercio Exterior y la Inversión Extranjera (Mincex).

La llamada Tarea Ordenamiento puesta en práctica desde inicios de este año, implica unificar los tipos de cambio vigentes, el cese de la circulación del peso convertible, y una reforma general de salarios y de precios, con la eliminación gradual de subsidios excesivos y gratuidades indebidas.

Antes cuando exportábamos un dólar significaba un peso, no había estímulo para las exportaciones, pero sí para la importación, que es lo contrario a lo que necesitamos, explicó el ministro al intervenir en el programa televisivo Mesa Redonda.

Sin embargo, agregó, ahora un dólar representa 24 pesos, y esto conlleva a pensarlo a la hora de importar, por lo que vamos a tratar de encadenarnos mejor con el resto de nuestra economía, para que una cosa que antes importábamos tratar de adquirirla en el mercado nacional.

Malmierca significó que las exportaciones son un elemento esencial, no solo en la estrategia para impulsar la economía en esta coyuntura de crisis mundial debido al impacto de la Covid-19, sino también en la conceptualización del modelo económico cubano, y en la ejecución del plan de desarrollo económico y social hasta 2030.

Cuba es una economía abierta y depende mucho de su interrelación con el mercado exterior, y si no exportamos no tenemos recursos para importar, tiene que haber un balance, acotó.

El titular del Mincex comentó que la economía cubana ha cambiado en los últimos 20 años y hoy es básicamente de exportación de servicios (70 por ciento).

Subrayó que se deben promover otras exportaciones, más allá de las tradicionales, entre ellas las de alta tecnología, 'nuestra industria biotecnolóigica y farmacéutica, por ejemplo, es un fuerte baluarte que nos permite exportar añadiéndole valor'.

Resaltó, además, las potencialidades que en este sentido tienen la Zona Especial de Desarrollo Mariel y el Parque Científico-Tecnológico de la Universidad de las Ciencias Informáticas.

No olvidar que el bloqueo impuesto por Estados Unidos va destinado a ahogarnos económicamente, busca que no podamos exportar, acceder a créditos externos ni atraer capital extranjero, y las fuentes más seguras que tenemos de recursos son precisamente las exportaciones, enfatizó Malmierca.

Por su parte, la directora general de Comercio Exterior del Mincex, Vivian Herrera, comentó que las empresas tienen el deber de ampliar su horizonte exportador y en ese contexto el pasado año se otorgaron nuevas nomenclaturas a 65 empresas exportadoras.

Mencionó que tienen identificados 15 polos productivos exportadores en el país, entendidos como conglomerados que aglutinan también a campesinos independientes y cooperativas, que se preparan para exportar sus propias producciones; de ellos cuatro ya tienen facultad de exportación, apuntó.

 

Cuba incorpora nuevas fuerzas productivas a su comercio exterior

La Habana, 19 ene (Prensa Latina) Tras cuatro meses de incorportarar a las formas no estatales de gestión que operan en Cuba al comercio exterior, se han firmado 863 contratos de exportaciones e importación, informaron hoy autoridades del Mincex.

El ministro del Comercio Exterior y la Inversión Extranjera (Mincex), Rodrigo Malmierca explicó en el programa Mesa Redonda que en julio del 2020 se decidió autorizar al sector no estatal a esta actividad, con el fin de sumar fuerzas productivas a los esfuerzos de captar divisas por la vía de las exportaciones.

Para concretar esta alternativa se autorizaron 41 empresas especializadas con el fin de brindar este servicio a las formas no estatales, además de crear normas jurídicas, resoluciones del Banco Central para que estas organizaciones tengan cuentas en divisas, y otras emitidas por los ministerios de Economía y Planificación y de Finanzas y Precios.

Aclaró que pueden exportar e importar no solo las cooperativas y los trabajadores por cuenta propia, sino también usufructuarios de tierras estatales, pequeños agricultores, creadores, artesanos y cualquiera que cumpla las normas jurídicas establecidas para dichas operaciones.

También, significó la complejidad del comercio exterior, por lo cual se realiza a través de entidades especializadas con experiencia en la búsqueda de mercados, conocimiento de las reglas que los rigen y en las negociaciones de precios, porque se trata de vender productos de calidad con requisitos y normas sanitarias, e incluso con marcas registradas.

La directora general de Comercio Exterior, Vivian Herrera, abundó en que los 863 contratos de exportaciones e importación logrados hasta la fecha se firmaron por un monto de 22 millones de dólares, lo que demuestra que es posible insertar a este sector en el comercio exterior cubano.

Precisó que, al cierre del pasado año, se contabilizaban 621 formas no estatales de gestión con potencialidades identificadas de realizar comercio exterior, a pesar de las limitaciones de transportación que la pandemia de la Covid-19 impuso a los mercados internacionales, de las cuales Cuba no está exenta.

De esa cantidad, unas 475 provenienen del sector agroalimentario, y en menor medida a los servicios profesionales, las artesanías y la fabricación de muebles.

Cuba
Edilberto Carmona Tamayo, Angélica Arce Montero, Jorge Suñol Robles, Karina Rodríguez Martínez, Ana Álvarez Guerrero, Reno Massola, Darío A. Extremera Peregrín, Irene Pérez - Cubadebate.- Seguro...
Por: Randy Alonso Falcón, Oscar Figueredo Reinaldo, Lissett Izquierdo Ferrer, Dinella García Acosta, Andy Jorge Blanco, Karina Rodríguez Martínez - Cubadebate / Mesa Redonda.- Enfrentar las indisciplinas y el descontr...
Centro de Telecomunicaciones e Informática (CETI). La Habana, Cuba. Foto: Enrique González Díaz....
Lo último
La Columna
Prisionero por Palestina
Todos los días nace y muere, da con su cabeza contra el muro, y su herida grita. Sus captores tapan todas las ventanas para que nadie vea su nacer y morir, sus días que se encienden y estallan de luz y hacen temblar toda su tierra para ...
La Revista