En Cuba no hay calles, plazas ni escuelas con su nombre. Tampoco esculturas. Dicen que fue una decisión expresa de Fidel Castro, cuya impronta trasciende a su desaparición física hace cinco años, y resulta cosecha y siembra perennes. Foto: José Manuel Correa. Video: Cuba en Resumen.


Fidel Castro en la batalla

Por Orlando Oramas León (*)  / Colaboración Especial para Resumen Latinoamericano

En Cuba no hay calles, plazas ni escuelas con su nombre. Tampoco esculturas. Dicen que fue una decisión expresa de Fidel Castro, cuya impronta trasciende a su desaparición física hace cinco años, y resulta cosecha y siembra perennes.

Tuvo larga vida y la muerte le fue esquiva, a despecho de sus muchos combates y los cientos de atentados que, organizados o alentados por la Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos, pretendieron descabezar a la Revolución Cubana.

En su caso se cumplió aquello de la importancia de determinadas personalidades en el curso de la historia y de los acontecimientos que marcan la vida de pueblos y del propio planeta.

Fue el mejor seguidor de José Martí y quien le cumplió sueños y desvelos por Cuba y América Latina.

Martí había descontado el regazo con el que la isla antillana, junto a Puerto Rico, quedaba cual vestigios coloniales en el continente americano.

Fidel en el centenario del Apóstol cubano se lanzó frente a un puñado de jóvenes al ataque de la segunda fortaleza militar para intentar, de golpe, poner fin a la dictadura de Fulgencio Batista.

Aquel fue el motor de la Revolución que puso a Cuba en el mapa mundial y convirtió a los cubanos en hacedores de un proceso de transformaciones inéditas en estos y otros lares.

Bajo su conducción, y con el pueblo de su lado, su país emprendió la más profunda y justa reforma agraria de la historia latinoamericana.

Ningún otro país acometió, bajo el acoso de Estados Unidos y de las bandas armadas a su servicio, una campaña de alfabetización que desterró el analfabetismo y resultó antesala de una gigantesca revolución educacional y cultural.

El archipiélago cubano se pobló de escuelas, politécnicos, universidades y otros centros de enseñanza que se hizo gratuita y universal a todos los niveles.

Dicen que Fidel podía ir al futuro, regresar y contarlo. Y quizás por ello avizoró y convirtió a un pequeño país insular del Caribe en potencia científica capaz de elaborar medicamentos novedosos e incluso vacunas propias contra la Covid-19.

Su huella viva está en ello, como también lo está en los miles y miles de profesionales cubanos y de otras muchas nacionalidades formados en su patria.

Hay calles con su nombre en otras latitudes, allí donde el internacionalismo que propugnó contribuyó en más de una manera a hacer pueblos libres, ya sea del coloniaje, del hambre, las enfermedades o de azotes naturales.

También se le recuerda por propugnar el antimperialismo, denunciar al sionismo, el apartheid y defender causas justas de los pueblos del Tercer Mundo y de los excluidos en los países ricos.

Fue un tribuno implacable en la denuncia a los desmanes de Estados Unidos contra Cuba y el mundo. Les dijo mil verdades, las mismas que hoy prevalecen y resultan órdenes de combate cuando la batalla continúa.

(*)  Periodista cubano, autor de los libros “Raúl Roa, periodismo y Revolución”, “Pohanohara, cubanos en Paraguay” y “Cuentos del Arañero”.

Cuba
A Buen Entendedor.- El pasado 25 de noviembre se inauguró en La Habana el Centro Fidel Castro, un espacio dedicado al estudio y la difusión del pensamiento, la vida y la obra del líder histórico de la Revolución Cub...
Como en otros momentos, los jóvenes protagonizarán la reedición simbólica del arribo de Fidel y otros 81 hombres a las costas de Niquero. Foto: Luis Carlos Palacios/Archivo - Juventud Rebelde - Video: Cubavisión Int...
Canal Caribe.- A 65 años del levantamiento armado de Santiago de Cuba, pobladores de la ciudad oriental rememoran este 30 de Noviembre las acciones de jóvenes del Movimiento 26 de Julio que se lanzaron contra la dictadura en apoyo al de...
Lo último
La Columna
Deber cumplido
Gerardo Moyá Noguera*.- Desde esta hermana isla de Mallorca insistimos en que el bloqueo contra Cuba es inmoral, impresentable y dañino para todos los cubanos/as, no solamente para los que sobreviven en la isla, sino los del mundo enter...
La Revista