CREART: Ministerio de Cultura de Cuba.- Hoy les presentamos el concierto de GAPE Temas Musicales: 1- Oda al plagio 2- Rock para hacerte invisible por tus propios medios 3- Días tras día 4- Chivo que rompe tambó 5- Luna de Altahabana 6- Almas gemelas 7- Desmonta la carpa.


Gape en un campo de batallas

Con su disco Oda al Plagio, Yunier Pérez, Gape, conquistó el premio Cubadisco 2021 a Nuevo Cantautor. Tras la propuesta, asoma un joven artista que sobrepone su obra a las contrariedades del panorama musical moderno

Juventud Rebelde

Supe de Gape, el trovador, cuando los azares del oficio me llevaron hasta Ópera de la Calle en su aniversario. Quería conocer algunos de los artistas y ahí me presentaron a este joven, del que confieso haber escuchado entonces algún que otro tema. Días después de un intercambio sobre la experiencia en la compañía, el seudónimo artístico ligado al nombre de Yunier Pérez, comenzó a aparecer en titulares de espacios informativos, sitios culturales, redes sociales. Los medios voceaban los ganadores del Premio Cubadisco 2021 y entre ellos, en la categoría Nuevo Cantautor, reconocí el sello de Gape con su más reciente producción, Oda al plagio.

«Una profunda y sutil melancolía a casi icónicos parajes de sarcasmo», apunta Tony Ávila en las notas de esta propuesta discográfica. «Como pateándole el trasero a los tiempos modernos —agrega el popular creador— emerge de canción en canción un trovador que propone, que viene arañando la tierra desde el anonimato».

No tardé en llamarlo porque sabía que en la primicia había tela para cortar y que detrás de los anuncios se nos podía escurrir alguna historia interesante. Respondió al instante, y con una alegría contagiosa nos pusimos a escribir esta entrevista, a cuatro manos, en un envío y reenvío de preguntas y respuestas. Eso sí, «comentadísimos» en una idea: si quieres conocer al artista, entonces déjalo ser.

«Gape es un anciano de unos 13 o 14 años atrapado en el cuerpo de un joven de 37, que sueña con llegar a ser un niño de goma. Como todo niño, correctamente nos irrespeta. Es un perro sarnoso y un martillo, un gusano y una pelusa del diente de león que gusta de los días grises y las noches rojas. Gape, con algo de Beatleano y Quevedino, y mucho de Nitzscheano, es también un montón de Yunieres, es un campo de batalla», se describe.

No puede huir de la poesía. Es su medio natural, su modo de ser, de hablar, de transmitir. Él es su propia letra y también un chico como otro cualquiera, que un día descubrió una pasión irrefrenable por la música y la composición. «Cuando me licencié en Historia del Arte, entré a cumplir mi servicio social en el otrora Centro Provincial de la Música Popular. Cuando terminé esta fase, me dediqué a realizar pequeños trabajos particulares y a estudiar canto hasta que llegó la oportunidad de la audición en la compañía», cuenta.

«Ya había escuchado hablar sobre Opera...y un día un amigo me avisó. Lo siguiente fue presentarme a las pruebas, que, dicho sea de paso, incluían canto, baile y actuación, y con mucha suerte las pasé».

—¿Qué representa en la trayectoria profesional de Gape entrar a esta agrupación?

—En la Ópera, como solemos llamarla los que llevamos su misma sangre, aprendí que existen hermanos mellizos de padres dispares (…). Aprendí el arte de ser artista; lo capté en las tablas del Arenal (antiguo cine convertido en sede de la compañía). Aprendí que se pueden vivir todas las vidas en una sola.

—¿Entonces comenzó la carrera profesional?

—Hay quien opina que la carrera comienza con el salario, y quien asegura que con la academia. Cuando Dios despertó, mi vocación para el arte todavía estaba allí... aunque para este que soy, sin embargo, faltaban todavía eones.

—¿Que define la música de Gape?

—No sé qué la define, sé qué quisiera que la definiera: la voluntad de no ser nunca la misma; la voluntad, como le escuché a Sabina, de permanentemente traicionar al público.

—¿Por qué la canción de autor?

—Porque aunque no creo en ella, incluso así, placebo, prefiero la libertad.

—¿Qué otros géneros seducen a Yunier Pérez?

—A veces se me monta un vocalista cover, y canto Los Commodores, y Sting, y Little Richard y Bruno Mars, y Lawton se alegra. Otras veces soy abakuá y operático y me vanvaneo la garganta con songo y guaguancó, y el esqueleto se me pone rumbero y me aplauden el esfuerzo… y soy feliz.

—¿Influencias?

—Fidias, Buarque, Duchamp, Serrat, Cuní, Derrida, Nuréyev, Lam, Hopkins Jacques Brel, Bernini, Elis, Louis Armstrong, Poe, Formell, Michael Jackson, Guillén, Nietzsche, Dalí, Silvio, Pablo, John Lennon, Paul, Martí, Archimboldo, Moré, Charlot, Casal, Dylan, Gades, Giotto, Sartre, Pascoal, Bola de Nieve, De Saint-Exupéry, Fidelio, Debussy, Allen, Pávlova, Scoffier, Donatello, Gal, Cervantes, Houdini, mis hermanos de la trova. Estos y otros gigantes. El arte es uno cuando es arte antes.

—¿Qué es lo más complicado para un joven cantautor en estos tiempos?

—Lo más complicado es, y siempre ha sido, tocar las estrellas haciendo arte, sin mendigar aplausos ni dar la espalda a uno mismo. Hay que cuidarse de dar la espalda al mercado, puede ser peligroso.

Lo cree en serio. «No nos vemos porque no nos ponen, pero no nos ponen porque no vendemos», canta este verso en Rock para hacerte invisible por tus propios medios, uno de los 11 temas que componen la sagaz propuesta de Oda al plagio. Son letras y acordes para una realidad feroz que devora los sueños de muchos creadores.

«Este disco es hijo de un sueño, sobrino del esfuerzo y primo hermano de la suerte. Nació como resultado de haber ganado, en 2018, la beca de creación musical Ignacio Villa a la que convoca la Asociación Hermanos Saíz. Así surgió la oportunidad de grabarlo bajo el sello Egrem.

«No hubiera sido posible sin el equipo que me permitió confiado, reposar, dándome sombra como un árbol inclinado hacia mí. Entonces, mi justo y placentero agradecimiento a Pepe Gavilondo, a Yasel Muñoz, a Kike y Katia, a Tony Ávila, a Gretel Garlobo, a Giraldo García, a Maygred Bourricaudy, a Marcos Morales, a Degnis Bofill, a César Ochoa, a Carolina Rodríguez, a Ernesto Herrera, a Raúl Fernández, a Alejandro (Coqui) Calzadilla y a Mario Salvador.

«Oda al plagio ofrece lo que soy, supongo que no es poco darse por completo en los tiempos que corren».

—¿Qué es lo más especial de este disco?

—Las 11 canciones que rescribirán las cócleas y los tímpanos de quienes se acerquen con sensibilidad mayor a él. Lo más especial son los mil universos que le faltó por explicar. La colección de nostalgias y de olvidos, el terciopelo por bluetooth de los sonidos. El holograma pixelado del amor. El cromatismo de cromas. La tempestad dicha en broma. El color. Todo el color. Siempre el color.

—¿Qué oportunidades abre para Gape el premio a Nuevo Cantautor del Cubadisco 2020-2021?

—Ya veremos.

—En estos tiempos atípicos ¿cómo el público puede acceder a la música de Gape, escucharlo, seguirlo?

—Oda al plagio está, por lo menos, en Spotify, en Youtube, en iTunes y en Deezer. Debido a la COVID-19, ha sido imposible sacarlo en físico. Una vez que la situación se normalice volveré a las peñas en las que habitualmente me presento: Tres Tazas, en el Pabellón Cuba, y Trovándote, en el Patio de la Egrem, de Centro Habana. Volveré a mis conciertos periódicos en La Fábrica de Trova y los distintos festivales del país.

—Planes entre manos…

—Estoy conformando el equipo de trabajo para la realización de mi primer videoclip. Sueño con grabar pronto mi segundo álbum de estudio. Tal como me propuse desde un principio, recreará atmósferas diferentes a Oda al plagio, con canciones que ubicarán al escucha, lo mismo en La Habana de los años 50, gansteril y americanizada, que lo pondrán frente a frente con el asesino en serie más grande en la historia de EE. UU., pasando por una visita «expreso» al paraíso. También tengo proyectada la conformación de mi banda y la creación de mi primera peña. Fuera de esto, mi proyecto vital sigue siendo el mismo: existir auténticamente.

 

EL DISCO DE LA SEMANA: Oda al plagio, GAPE

YANSERT FRAGA LEÓN - Periódico Cubarte - 23 May 2020

Sin dudas, la Beca de creación «Ignacio Villa» que convoca la Asociación Hermanos Saíz (AHS) desde 2013, se ha convertido en una plataforma efectiva para la promoción y visibilización de los nuevos valores de la música popular cubana. Hurgar, encontrar, dar a conocer se unen como supraobjetivos más que logrados en Oda al plagio, álbum debut de Yunier Pérez García, producción discográfica perteneciente a la Empresa de Grabaciones y Ediciones Musicales, EGREM, y ganador de la beca en 2018.       

Yunier Pérez García, GAPE, es un joven trovador y cantautor cubano licenciado en Historia del Arte. Graduado como narrador oral, también es reconocido como una de las voces solistas de la compañía Ópera de la Calle, con la cual ha participado en múltiples escenarios nacionales e internacionales y desempeñado papeles principales en las obras «Espíritus» y «Hatuey». Ganador en 2013 del Gran Premio del Concurso de Trova Walfrido Guevara, es además miembro de la AHS desde 2015 y ha participado como cantautor en varios de los eventos de trova que se organizan en el país.

Conformado por once temas, Oda al plagio constituye una propuesta audaz dentro del panorama de la canción de autor en Cuba. Con una voz punzante, GAPE, sin hacer concesiones, aborda la realidad cruda y despiadada a la que se enfrentan muchos artistas en un escenario complejo, sobre todo, los que desarrollan su propuesta en géneros y manifestaciones menos mediáticas y aclamadas por la crítica o el público. Se mofa como un Chaplin tropical de toda mediación preestablecida, lo que amortigua conscientemente con el uso del sarcasmo, que deviene recurrente y efectivo recurso, y con sus dotes histriónicas y vocales procedentes de su formación de narrador oral y cantante lírico. Su discurso franco, matizado por el desenfado y el humorismo, se erige en una especie de «oda al artista antihéroe» que también lucha, vive, crea.

No nos vemos porque no nos ponen, pero no nos ponen porque no vendemos…nos dice en el tema «Rock para hacerte invisible por tus propios medios», crítica velada a los estereotipos, la burocracia y la falsa jerarquía. Como subraya Tony Ávila en las notas discográficas, se trata de una propuesta que va « […] de [una] profunda y sutil melancolía a casi icónicos parajes de sarcasmo, […] como pateándole el trasero a los tiempos modernos, emerge de canción en canción un trovador que propone, que viene arañando la tierra desde el anonimato con este proyecto de puesta en escena». Por eso está también el amor, su cotidianidad, su visión de la vida (en canciones no menos atendibles como «Almas gemelas», «Queja de amor», «Luna de Altahabana» o «Fotogramas»).

El amasijo de referentes en esta Oda… es también un resultado peculiar del más «puro» posmodernismo, que se luce además con arreglos de extremo preciosismo en la selección de timbres, progresiones armónicas y estilos a cargo del binomio de José Víctor Pepe Gavilondo, como productor musical y Yasel Muñoz como arreglista, quienes también asumieron pianos y teclados del disco, además de todas las flautas, en el caso de Muñoz. Igualmente se suman como instrumentistas varios de los más representativos jóvenes exponentes del jazz cubano y artistas de reconocida trayectoria en varias escenas musicales de la actualidad, lo cual le atribuye al álbum una alta factura en la instrumentación, entre ellos: Marcos Morales en la batería, Degnis Bofill en la percusión, César Ochoa en las guitarras, Raúl Fernández en los bajos, Carolina Rodríguez en el cello, Ernesto Herrera en el corno y Mario Salvador en el tres. Completan esta producción la fotografía de Enrique Kike Smith y el diseño de Katia Hernández.

Cuba
Llega a La Habana buque mexicano con libros para la Feria del Libro. Foto: Alexis Triana....
Cuarto Poder.- El buque ARM Huasteco, de la Secretaría de Marina-Armada de México, zarpó del puerto de Veracruz con destino a Cuba como parte de la participación de México en la Feria del Libro de la Habana. Bajo el...
Giusette León García - CubaSí.- El Palacio Central de Computación está ubicado en una de las zonas más concurridas de La Habana. Entre el «Parque del Curita» y el de la Fraternidad, a unas cuadras...
Lo último
La Columna
63 años de bloqueo
Gerardo Moyá Noguera*.- Desde el triunfo de la revolución cubana, en el 59, el imperio/EEUU no ha dejado ni un solo instante de forzar  aún más el criminal bloqueo económico, comercial y financiero contra Cuba....
La Revista