Hace unos años, The Economist publicaba un mapa de la cooperación internacional, donde Japón y EEUU eran los estados con presencia en más países.

La iniciativa de solidaridad internacional más avanzada y masiva procede, sorprendentemente, de un país pobre del Sur. Son las brigadas médicas de Cuba. Para cuyo gobierno –nos asegura la gran prensa- serían un gran “negocio”.

Timor Leste se independizó de Indonesia en 2002. Era uno de los 20 países más pobres del mundo, con apenas 30 médicos para su millón 200 mil habitantes.

Cuba fue el único país que organizó un programa integral y masivo de salud para niñas y niños afectados por el accidente de Chernobyl.

Leemos todo tipo de interpretaciones de algo que, para la mente neoliberal, es inexplicable: la cooperación internacional cubana.

Jair Bolsonaro acabó con la cooperación médica cubana, que atendía a 30 millones de personas en Brasil. Hoy, el país es uno de los cinco con más fallecimientos por Covid-19.

El medicamento cubano Interferón es uno de los que China ha elegido para tratar el coronavirus. Espacio "Contratuit", en Cubainformación TV.