Fidel Castro.- Vilma ha muerto. No por esperada la noticia dejó de golpearme. Por puro respeto a su delicado estado de salud nunca mencioné su nombre en mis reflexiones. El ejemplo de Vilma es hoy más necesario que nunca. Consagró toda su vida a luchar por la mujer cuando en Cuba la mayoría de ellas era discriminada como ser humano al igual que en el resto del mundo, con honrosas excepciones revolucionarias. Lo siempre fue así a lo largo de la evolución histórica de nuestra especie, que la llevó a ocupar el papel social que le correspondía como taller natural en que se forja la vida.


En nuestro país la mujer emergía de una de las más horribles formas de sociedad, la de una neocolonia yanqui bajo la égida del imperialismo y su sistema, en el que todo lo que el ser humano es capaz de crear ha sido convertido en mercancía.
 
Desde que surgió en la lejana historia lo que se llamó la explotación del hombre por el hombre, las madres, los niños y las niñas de los desposeídos soportaron la mayor carga.
 
Las mujeres cubanas trabajaban en los servicios domésticos, o en tiendas de lujo y bares burgueses, donde además eran seleccionadas por su cuerpo y su figura. Las fábricas les asignaban los trabajos más simples, repetitivos y peor remunerados.
 
En la educación y la salud, servicios que se prestaban en pequeña escala, su imprescindible cooperación era realizada por maestras y enfermeras a las que solo ofrecían un nivel medio de preparación. La nación, con 1 256,2 kilómetros de extensión, contaba únicamente con un centro de educación superior ubicado en la capital, y más adelante, con algunas facultades en centros universitarios de otras 2 provincias. Como norma solo podían estudiar en ellas jóvenes procedentes de familias con ingresos más altos. En muchas actividades ni siquiera se concebía la presencia de la mujer.
 
He sido testigo durante casi medio siglo de las luchas de Vilma. No la olvido en las reuniones del Movimiento 26 de Julio en la Sierra Maestra. Fue enviada finalmente por la dirección de este para una importante misión en el Segundo Frente Oriental. Vilma no se inmutaba ante peligro alguno.
 
Al triunfar la Revolución, se inicia su incesante batalla por las mujeres y los niños cubanos, que la llevó a la fundación y dirección de la Federación de Mujeres Cubanas. No hubo tribuna nacional o internacional a la que dejara de asistir por distante que fuera el camino a recorrer, en defensa de su patria agredida y de las nobles y justas ideas de la Revolución.
Su voz dulce, firme y oportuna, siempre se escuchó con gran respeto en las reuniones del Partido, el Estado y las organizaciones de masas.
 
Hoy las mujeres en Cuba constituyen el 66 por ciento de la fuerza técnica del país, y participan mayoritariamente en casi todas las carreras universitarias. Antes, la mujer apenas figuraba en las actividades científicas, pues no había ciencia ni científicos, salvo excepciones. En ese campo también son hoy mayoría.

Los deberes revolucionarios y su inmenso trabajo nunca le impidieron a Vilma cumplir sus responsabilidades como compañera leal y madre de numerosos hijos.

Ha muerto Vilma. ¡Viva Vilma!

Fidel Castro Ruz
20 de junio del 2007
2:10 p.m.
 

Sentido homenaje a Vilma

RAISA PAGÉS 
La historia de una mujer sencilla, pero trascendental en la historia de Cuba, transcurrió, alternada con música y poesía, durante la velada solemne en honor a la heroína Vilma Espín Guillois, a la que asistió su esposo, el General de Ejército Raúl Castro, acompañado de sus cuatro hijos y familiares.
 
Los discursos de José R. Machado Ventura, miembro del Buró Político y vicepresidente del Consejo de Estado, y Asela de los Santos, compañera desde las luchas estudiantiles, destacaron facetas diversas de la vida de Vilma, pero sobre todo resaltaron sus lecciones presentes y futuras para formar generaciones más cultas y revolucionarias.

En el teatro Karl Marx, en La Habana, se reunieron, además, miembros del Buró Político, del Secretariado del Comité Central, dirigentes del Estado y del Gobierno, de la Federación de Mujeres Cubanas, de organizaciones de masas y estudiantiles, y una amplia representación femenina de la capital.

La actriz Corina Mestre declamó fragmentos del poema Raíz Heroica de la mujer cubana, de Jesús Orta Ruiz (El Indio Naborí). A continuación, la pieza del maestro Guido López Gavilán, Mujer en la Memoria, fue interpretada y estrenada por el Conjunto de Cámara Música Eterna, dirigido por el propio autor.

Por eso gracias, estreno de Sara González, acompañada del maestro Pucho López, antecedió a la Orquesta de Flautas del maestro José Luis Cortés, con Ave María. La antológica pieza El Mambí fue cantada a dúo por Beatriz Márquez y Adriano Rodríguez, acompañados en el piano por Orlando Vistel.

Emotivo fue el documental Vilma, que con idea y asesoría de Mariela Castro Espín y la labor de destacados creadores, cerró la velada.
 

Las flores siguen creciendo

RAISA PAGÉS
Junto a las flores blancas de Fidel, Raúl, sus hijos y familiares, crecen muchas otras. Allí están las obreras, las profesionales, las técnicas y las que desde su casa constituyen el horcón de la familia cubana.
 
Cuando una persona permanece en el sentimiento popular como fuerza, humanismo, firmeza, humildad, modestia, valor, no hay despedidas. Su estatura universal se eleva, su luz irradia al mundo.

El Himno Nacional vibró cuando el sol abría la mañana en el Memorial José Martí, en la Plaza de la Revolución. Raúl y sus familiares, en ceremonia íntima, fueron los primeros en colocar las flores.

Miembros del Buró Político, del Secretariado, dirigentes de las organizaciones políticas y de masas, les siguieron para dar paso al desfile popular.

Melba Hernández, una de las heroínas del Moncada, pasa delante de la imagen y extiende la mano, como si quisiera tocarla en el aire y confirmarle su cariño.

Vilma es ejemplo de altruismo, sencillez y heroísmo, asegura Marcela Vidal; Sixto Valín, compañero de la lucha clandestina en Santiago de Cuba, recuerda la confianza que Frank País depositó en ella. Aun en los momentos más difíciles, era dulce en su trato, apunta.

La hilera de pueblo se mantiene nutrida todo el tiempo. Algunos se protegen del intenso sol con sombrillas. Ancianas con bastones, se apoyan en las más jóvenes y caminan juntas, para expresar sentimiento hacia esta mujer, marcadora de generaciones en Cuba y América Latina, como escribió alguien en el libro de condolencias.

Yolanda Ferrer ha estado junto a Vilma desde los 16 años. La hoy secretaria general de la Federación de Mujeres Cubanas afirma que su compañera seguirá presente en cada mujer que demuestre su patriotismo en las duras faenas, en el cotidiano combate contra los rasgos negativos de la sociedad, en los que luchan por ser cada día mejores.

Vilma formó una familia excelente, austera, revolucionaria, subraya Yolanda. Delante del retrato de la luchadora del llano y de la Sierra, continúan desfilando personas. Allí están las flores enviadas por el pueblo de Cuba, ese que siempre la tendrá en su corazón con la dulzura de un beso.
 
 
Vilma: Será eterna

JOSÉ ANTONIO TORRES
La Ciudad Héroe recordó, y rindió tributo a una de sus mejores hijas: Vilma Espín Guillois, que en lo adelante volará serena y eterna sobre su natal Santiago.

Desde horas tempranas de ayer miles de personas acudieron hasta el salón de los vitrales de la Plaza de la Revolución Mayor General Antonio Maceo, donde la consternación no doblegó la firmeza con que los santiagueros dieron el último adiós a la insigne Heroína de la República de Cuba.

Mucha sobriedad y cubanía. Al lado de la solemne guardia de honor se leía: Ni las palabras ni los homenajes pueden reflejar en su justa dimensión la grandeza de la mujer cubana, ganada a fuerza de su ejemplo incomparable.

El pueblo acudió en masa. Trabajadores con sus hijos; combatientes y estudiantes; campesinos, obreros y federadas, cederistas y pioneros, personas que tuvieron la gloria de vivir el legado de su genio y de su audacia: nadie escondió su consternación y sus lágrimas. En Santiago flotó su recuerdo, porque donde esté Vilma, estará eternamente la Revolución Cubana.

Así los santiagueros despidieron a la Déborah de ayer, de hoy y de Siempre.
 

Vilma se sintió siempre una cubana más

Entre los numerosos valores humanos de Vilma Espín, el más importante fue que siempre se sintió una cubana más, aseveró Yolanda Ferrer, secretaria general de la Federación de Mujeres Cubanas (FMC).

Junto a su patriotismo a toda prueba, valentía y lealtad a Fidel, la dirigente femenina exaltó cómo Vilma, junto al General de Ejército Raúl Castro, formó una familia con modestia, sencillez y entrega infinita a la Revolución.

Desde el Memorial José Martí, donde el pueblo de la capital rindió tributo a la Heroína de la República de Cuba, fallecida en la tarde del lunes, Yolanda Ferrer subrayó que, durante toda la vida, Vilma entregó sus fuerzas y entusiasmo al servicio de la Revolución.

Ella ha sido factor esencial para las mujeres y los niños, y no hubo un solo frente que no la motivara, indicó.

Fue una revolucionaria excepcional de la que nunca se podrá pensar en pasado, sino en presente y en futuro, pues su obra queda en la vida de cada núcleo familiar, aseguró.

Afligida, Ferrer agradeció a la fundadora y guía de la FMC durante casi 47 años la amistad y la confianza que siempre depositó en ella, y recalcó la absoluta seguridad que Vilma siempre tuvo en la continuidad de esa organización y del proceso revolucionario.
Manifestó que el accionar de esta revolucionaria excepcional trascendió las fronteras de Cuba, lo cual se evidencia en la cantidad de mensajes recibidos del mundo entero a partir de conocerse la noticia de su deceso.

En especial, destacó el papel que desempeñó en la Federación Internacional de Mujeres, en el llamado a las mujeres progresistas para unirse a favor de todas las causas justas.

Entre esas causas, Yolanda Ferrer se refirió a la estrecha relación de Vilma Espín con los familiares de los cinco antiterroristas cubanos prisioneros en Estados Unidos y su reclamo de que la batalla por su liberación no cese ni un segundo. (AIN)
Género
Mesa Redonda.- Como homenaje a Vilma Espín, en el aniversario 90 de su natalicio, Cubadebate enfoca su espacio en la Mesa Redonda de este martes al mostrar la participación en la batalla y los desafíos de la mujer cubana frente a...
Canal Caribe.- Este 7 de abril, cumpliría 90 años la Heroína de la Sierra y el Llano, #VilmaEspín Guillois. El pueblo cubano recuerda su impronta y ejemplo....
 Laura V. Mor (Fotos: Yaimi Ravelo) - Resumen Latinoamericano Corresponsalía Cuba.- “Rescatar la memoria histórica femenina” es el objetivo que llevó a la artista y cineasta cubana Marilyn Solaya a encarar el pro...
Lo último
Cablemanía: Con Filo
Con Filo.- La noticia más divulgada sobre Cuba en estos días ha sido acerca de un cable de fibra óptica que cierta empresa estadounidense había decidido conectar con el país. Pero al Departamento de Justicia de Esta...
Ver / Leer más
La Columna
La Revista