Ismael Francisco, Yurina Piñeiro Jiménez, Marcos Cejas Becquer - Cubadebate - Video: TV Cubana.- Ella posee un encanto natural. No precisa de atavíos ostentosos, maquillaje o artilugios para despertar admiración. Basta verla en su entorno habitual y sus virtudes brotan, sobre todo, su ternura, humildad, esfuerzo y consagración a la familia.


Cuando pienso en la mujer rural de Cuba, inevitablemente, -por mi origen cien porciento campesino, evoco imágenes, sonidos, olores y escenas que me confirman la valía de estas féminas, víctimas del atraso provocado por los gobiernos prerrevolucionarios que concentraron todo el desarrollo en las urbes y que la Revolución del cincuenta y nueve empoderó de forma gradual.

¡Qué hermosas, y fuertes, y grandes las campesinas cubanas! Recuerdo a mi abuela tras las gallinas durante horas buscando sus nidales para recoger los huevos que garantizarían el alimento de la familia ese día. Siento a mi madre años atrás avivando con sus labios la leña para calentar la comida. Escucho a mi tía responder a mi llamado desde el campo de café y salir empapada por el rocío matutino. Veo a mis primas cuidar de sus hijos con devoción y educarlos para que sean hombres y mujeres de bien.

Pero no son solo las de mi sangre. Tal pareciera que crecen como yerba buena en los campos cubanos. También observo a las vecinas de mi barrio natal que ayudan a sus esposos en la zafra del tabaco, en la recogida de frijoles, a escardar un sembrado o le alcanzan agua y un cafecito en el surco. Percibo una fragancia limpia de la ropa que la Niñita, -una señora de más de 70 años, lava entre sus puños, enjuaga y pone a secar al sol. Oigo la invitación de Dora al que pasa por el camino a esperar la coladita de café…

Si de guajiras valiosas se habla, tengo que mencionar a Águeda León, la mujer que sacrificó la suavidad y pulcritud de sus manos y se hizo carbonera para sostener a los suyos. Qué decir de Felipa Jiménez, aquella madre que siendo muy joven enviudó, pero no faltó lo necesario a sus hijos porque por paga recogió café, ensartó tabaco, hizo almidón de yuca y como si fueran pocos ellos, acogió a su hermana divorciada con sus tres pequeños. Y dónde dejo a la intrépida María Valido, que en una comunidad machista en extremo, no se conformó a ser solo una ama de casa y buscó independencia económica mediante la creación de una minindustria de conservas de frutas y condimentos.

Estas y otras mujeres rurales de Cuba me recuerdan las flores silvestres, tan hermosas, y sin embargo, a veces pisoteadas por personas incapaces de apreciar la belleza del alma. Mas hubo un Fidel que públicamente dignificó a las campesinas cubanas. Al referirse a ellas advirtió: “son capaces de exhibir una belleza superior a toda la que habíamos visto también en nuestro país, puesto que se trata de la belleza natural de nuestras mujeres humildes y sencillas, sin todos los afeites con que acostrumbraba adornarse aquella clase privilegiada”.

Género
Yoania Falcón Suárez, directora provincial de Educación en La Habana, reiteró que la capital reanuda el curso escolar el 2 de noviembre. Foto: Roberto Garaicoa....
Canal Caribe.- El colectivo del periódico Juventud Rebelde recibió el reconocimiento del Comité Central del Partido y del Buró Nacional de la Unión de Jóvenes Comunistas, al cumplirse hoy 55 años de su...
Cuba en Resumen.- Alberto compañero chileno radicado en Cuba participa como mensajero voluntario en el programa Misión Vida y nos muestra como es la atención a personas vulnerables en su comunidad....
Lo último
La Columna
La Revista