Dixie Edith - Cubadebate (Letras de Género) / Foto: Cortesía de la entrevistada.- No ha llovido mucho desde que Danielle Laurencio Gómez andaba por los pasillos de la Universidad de Camagüey. Seguro no era tranquila, porque no se puede cambiar tanto en menos de una década y si entrevistamos a sus compinches de grupo de la graduación de Periodismo de 2017, algunos adjetivos –alegre, decidida, inteligente, ocurrente- probablemente coincidan con el retrato actual de esta colega.


Si insistimos, quizás también nos cuenten que usaba espejuelos, porque las gafas graduadas la acompañan desde primer grado, prácticamente desde que tiene uso de razón, como ella misma confiesa. Pero igual que a lo largo de los años seguro han cambiado las formas y colores de sus armaduras, también lo ha hecho el tinte y aumento de los cristales. Y justo por eso, por sus espejuelos, hoy Danielle es invitada especial de nuestras Letras. Porque miran bajo un prisma violeta.

Cuando se acercaba su último año de carrera, Las Tunas, provincia natal de Laurencio, fue parte de un abarcador estudio de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) que buscaba aplicar indicadores de género en Medios de Comunicación. Ejecutado por la delegación de la Unión de Periodistas de Cuba y la Federación de Mujeres Cubanas en esa oriental provincia cubana, el proyecto Mujer y desarrollo en el contenido de los medios locales, también pretendía elaborar un conjunto de recomendaciones para la transversalización de la perspectiva de género en los procedimientos operacionales y el contenido de varias emisoras de radio, con el asesoramiento de la profesora Isabel Moya.

“Tuve la oportunidad de participar como estudiante en las capacitaciones preparatorias de esa experiencia y esos días de intercambio me llevaron a realizar mi tesis de licenciatura sobre este tema. Se llamó Género y comunicación, un lazo… ¿indestructible? y analizó el tratamiento periodístico de la perspectiva de género en el Noticiero Impacto, de la emisora Radio Victoria”.

Así llegó Danielle a los temas de género y muy poquito después se sumó a un taller de capacitación que impartió la Articulación Juvenil por la Equidad Social, del Centro Oscar Arnulfo Romero (OAR), como parte de los preparativos para la Jornada Nacional por la No Violencia hacia las Mujeres y las Niñas de 2017. Era el último año de la campaña Eres Más. “Y ahí me empecé a formar como activista”, asegura la joven periodista.

“Considero que fue una suerte, aunque no sólo de suerte se construye un camino. En esa capacitación también se prepararon más colegas y yo no pude desprenderme de lo que representaba formar parte de ese grupo diverso, con ganas de construir una Cuba más justa, inclusiva, y libre de violencias machistas”, rememora.

Laurencio fue parte del grupo de activistas que comenzó a soñar la Campaña Evoluciona y actualmente integra el equipo que la lleva a las redes y al debate público, además de coordinar la Articulación Juvenil por la equidad social de OAR, así que ha pulsado de primera mano lo difícil de cuestionar imaginarios sociales acuñados desde el patriarcado.

Lo comprobó durante la preparación del experimento social ¿Y si fuera al revés?, una pieza audiovisual que muestra las reacciones de un grupo de hombres acosados por una mujer joven.

“Los talleres, cursos y aprendizajes para concebir el primer experimento social que se hacía en Cuba fue, de verdad, el momento en que encontré un engranaje donde sentí que encajaba. La asesoría de OXFAM para la concepción de este experimento social nos permitió interactuar con experiencias que ya se estaban implementando en otros países como Bolivia, en el marco de la campaña Basta. Fue una oportunidad para soñar. Éramos 20 jóvenes de diferentes ámbitos: el periodismo, la pedagogía, la investigación, la comunicación, entre otros espacios. Allí dramatizamos, sufrimos, llegamos a consensos o no… hasta concebir lo que sería luego el experimento social. Fue uno de esos espacios en los que he sentido que mi voz cuenta. Todas esas experiencias las llevé conmigo cuando representé a Cuba en el 1er campamento de jóvenes ¡Basta! Acabemos con las violencias machistas, desarrollado en Guatemala en 2019”.

-Periodismo y activismo de género. ¿Los buscaste o te encontraron?

“Tuve la suerte de haberme graduado de Periodista e insertarme en el activismo casi al unísono, por eso el crecimiento ha sido en ambas direcciones, casi en iguales medidas. Y digo casi, porque soy consciente de que realizar un periodismo bajo la mirada de los espejuelos del género pasa por un proceso de deconstrucción personal y aprendizaje constante. Creo que una de las fortalezas de la Articulación Juvenil ha sido integrar a un gran número de periodistas con ganas de hacer un ejercicio de comunicación desde la perspectiva de género. Una vez que logré condensar el activismo con mi labor como periodista, no he hecho otra cosa que tratar de complementarlos”.

-Las Tunas, ¿fatalismo geográfico?

“No, que va, soy del criterio que cuando se trabaja con constancia tu labor se reconoce, estés donde estés, la superación es importante y si esos conocimientos pueden aportar a la materialización de proyectos, iniciativas, pues mucho mejor. Creo que como joven periodista estuve y estoy en posición de ventaja al vivir en una provincia con un trabajo sostenido, por años, en las temáticas de género, con proyecciones claras y resultados desde la delegación de la UPEC, que constantemente impulsa la formación de profesionales en estas temáticas y se preocupa por las demandas comunicativas que tiene nuestro país en este sentido.

“Las puertas están abiertas para estos temas, hay sensibilidad y los pies puestos en la tierra en cuanto a la necesidad de establecer una política de medios que transversalice y priorice la dignificación de las mujeres en la sociedad cubana actual, más allá de imaginarios y construcciones estereotipadas de lo que son y hacen”.

-¿Te sientes limitada por el ritmo y el anonimato que impone trabajar en la Agencia Cubana de Noticias?

“La ACN es una escuela de periodismo y yo me enamoré de ella desde mis prácticas de primer año de la carrera. A veces es juzgada como fría, por ser estricta y objetiva, pero yo he encontrado allí la oportunidad de realizarme. Desde la producción noticiosa, como máxima prioridad, trato de destacar el protagonismo de las mujeres allí en sus ámbitos cotidianos como fuentes fundamentales de la información. Otras veces lo hago desde las secciones para hacer entrevistas de personalidad; pero también me siento muy contenta porque he logrado una transformación al interior de la corresponsalía de este medio en mi provincia. Hoy la ACN en Las Tunas prioriza y respeta la formación en estas temáticas y es punto de debate constante en nuestras rutinas productivas, reuniones de la UPEC y en el núcleo del Partido.

“Hay quienes me han dicho que algunos de mis trabajos no parecen de la Agencia, pues hasta en las informaciones intento darle ese toque humano y diferente. Creo que en estos últimos tiempos se nota una apertura hacia un periodismo más apegado a la Cuba que somos y queremos ser, a su gente, a las realidades y preocupaciones de su pueblo. Son pequeños avances en un camino que necesita del compromiso de todas las personas, pero sobre todo de quienes hacemos comunicación”.

Durante estos meses de pandemia, Danielle ha trabajado fuerte en las redes sociales de Evoluciona. La campaña cubana se ha enfocado en las formas de violencia agravadas por las condiciones propias del confinamiento y la crisis epidemiológica, como el ciberacoso y la violencia al interior de los hogares.

“El estreno del segundo experimento social La pornovenganza fue una nueva oportunidad creativa para avivar el debate. También convocamos a jóvenes artistas para que invitaran a ‘quedase en casa sin violencias machistas’ en medio de la crisis sanitaria por la COVID-19 y ajustamos los mensajes para diferentes momentos del año, como en el período vacacional cuando lanzamos la microcampaña digital #CuerpoDeVerano, que incluyó voces y experiencias de juventudes diversas, influencers y personas de diferentes espacios, quienes nos contaron acerca de sus formas de lucir físicamente, actuar o pensar”, explicó a Cubadebate.

También aprovecharon los debates públicos de la telenovela cubana “El rostro de los días”, para posicionar conflictos como el abuso sexual infantil o el control machista en la pareja.

“Si un gran número de jóvenes en Cuba hemos logrado insertarnos en estas luchas, y ‘evolucionar’ hacia la construcción de nuevas generaciones más justas, equitativas y libres de violencias machistas, tenemos que trasladar ese compromiso a todos los espacios en los que participamos. Cuestionar normas, conductas, acompañar procesos, insistir en erradicar lo mal hecho, no ser conformistas y que muchas voces se levanten, hará que sean más las personan que, como yo, cuentan en el sueño de una Cuba mejor”.

Justo ese compromiso la llevó a participar del estudio sobre el tratamiento de la violencia de género en medios de prensa cubanos, que esta semana el Instituto Internacional de Periodismo José Martí (IIPJM), también en alianza con OXFAM, presenta desde las plataformas virtuales de la UPEC.

“Participar en este estudio es otra vez sentir que mi voz cuenta y que desde donde estoy puedo colaborar a que se generalicen esos aprendizajes que yo también voy adquiriendo; es contribuir a realizar una radiografía a nuestro periodismo para identificar cuánto nos falta por aprender y asumir para un mejor ejercicio de la profesión.

“Soy una persona optimista, por eso no puedo negar que hemos avanzado, pero la comunicación de género en Cuba tiene que dejar de ser un tema que le interesa a un grupo de periodistas, tiene que convertirse en política que trascienda a todos los temas que aborda nuestros medios. Tenemos que salir de las campañas y fechas señaladas para lograr establecer una verdadera comunicación desde la igualdad de género y la equidad social.”

-¿Feminista?

“El feminismo es para mí un camino largo, es despojarme todos los días de cuestiones que tengo enraizadas desde que nací y en ese esfuerzo construirme una mejor versión de la mujer que quiero ser, de la persona, la periodista; que es todas en una sola”.

Género
Orlando Naranjo Escalona - CMKW Radio Bayamo.- Más de 200 adolescentes mayores de 14 años de edad se incorporan este año en Bartolomé Masó a las filas de la Federación de Mujeres Cubanas....
Postales que acompañan el estudio desarrollado. Imagen: Karla Callava / IIPJM - Oxfam. Ania Terrero, Dixie Edith y Danielle Laurencio - Cubadebate / Letras de Género.- Series de televisión, programas especializados, entrevistas a...
Canal Caribe.- Este domingo, en toda Cuba celebraremos el Día De Los Padres, una condición signada por la responsabilidad, la educación y el amor hacia los hijos.En víspera de esa celebración, el periodista Abdiel B...
Lo último
La Columna
La Revista