Revista Mujeres.- Melba Hernández Rodríguez del Rey y Haydée Santamaría Cuadrado se conocieron en la primavera de 1952 y desde ese momento sus vidas parecieron unirse para no separarse jamás. Melba, cuyo centenario estamos conmemorando, nació en Cruces, Villa Clara, el 28 de julio de 1921 y Haydée, quien vio la luz en Encrucijada, Villa Clara, falleció en La Habana en igual día del año 1980.


Sin mucho preguntar  ambas habían partido rumbo a Santiago de Cuba, asumiendo de entrada la parte que se les asignó en el histórico asalto al cuartel Moncada, el domingo 26 de julio de 1953. Claro que no faltó el deseo de protegerlas, pues para Fidel, llevarlas al combate resultaba penoso a su sensibilidad y humanismo. Pero valieron mas las razones esgrimidas por ellas: “Si estamos en pugna abiertas contra cualquier tipo de discriminación, ¿por qué establecer en esto distinciones?

Testigos excepcionales de aquellos hechos, en los que participaron activamente enroladas en el grupo que dirigía Abel Santamaría, el hermano de Yeye, como siempre llamaron a Haydée , y que tenía como misión la toma del Hospital Civil Saturnino Lora, ambas mujeres denunciaron los asesinatos de una veintena de combatientes, encabezados por  el segundo jefe del Movimiento y hermano de Haydée, cruelmente torturado.

Incluso, durante la vista de la Causa 37, iniciada ese mismo año por los sucesos del Moncada y en la que Fidel asumió su propia defensa, Melba, participante  con Yeye en el asalto a la segunda fortaleza militar del país en Santiago de Cuba y abogada también, alzó su voz enérgica:“Señor Presidente, ¡Fidel Castro no está enfermo! Descubría así la supuesta ausencia de Fidel por enfermedad, frustrando lo que ya se tramaba y que el propio Fidel había denunciado: su asesinato en la prisión de Boniato.

Como narró la periodista Marta Rojas, testigo presencial de aquel del juicio, quedó más que probado desde el punto de vista jurídico y real que habían participado en los hechos en calidad de enfermeras. Condenadas ambas a siete meses de prisión, al salir de la cárcel de mujeres de Guanajay, las dos mujeres tuvieron una peligrosa misión que cumplir: quizás la segunda en importancia luego de su participación en el asalto al cuartel Moncada en 1953: Divulgar clandestinamente el Manifiesto a Cuba que sufre, y lo que se consideró la tarea más trascendente: editar y distribuir La Historia me Absolverá, que Fidel había reconstruido y hecho salir de la cárcel hoja a hoja.

Contaba Marta Rojas, al referirse a la excarcelación de Melba Hernández y Haydee Santamaría, que con la mayor discreción posible, dada la calidad de las excarceladas, un grupo de militantes ortodoxos y de otros compañeros, así como los padres de ambas combatientes, se reunieron en Guanajay, para recibir a las heroínas.

La propia Marta calificó de conmovedor aquel reencuentro. Para Joaquina en especial, quien había perdido a su hijo Abel, abrazar a su Yeyé fue de un impacto extraordinariamente dramático. Escribía la periodista y escritora, que Haydée la hizo sentar con ella y Melba en un banco cercano para que le contara algo más del juicio de Fidel. “¿Y ahora-le preguntó Marta Rojas?”“Empezar de nuevo, tenemos una deuda con nuestros hermanos muertos”, dijeron ellas al unísono.

Y así hicieron. A fínales de1956, en espera de la inminente llegada del Granma, Haydee se encontraba entre los organizadores del alzamiento del 30 de noviembre en Santiago de Cuba, levantamiento que estremeció a esa ciudad. La secundaban otras  mujeres heroicas, como Vilma Espín, eterna presidenta de nuestra Federación de Mujeres Cubanas.

Haydee subiría a la Sierra Maestra en distintas misiones, una de esas veces, al bajar con una tarea, la dirección del Movimiento 26 de Julio la envió a los Estados Unidos a recaudar fondos y acopiar armas para la guerrilla. Después subió a la Sierra y al triunfo de la Revolución se integró a las funciones educativas y a la dirección de La Casa de las Américas, que bajo su mandato cumplió una intensa labor de difusión de los valores de lo que Martí llamara “nuestra América.

Melba continuo igualmente dedicada a las tareas de la lucha revolucionaria. Al triunfo de la Revolución, entre otras responsabilidades, fue embajadora de Cuba en Viet Nam y Cambodia y Diputada a la Asamblea Nacional del Poder Popular. Falleció a los 92 años.

Género
Yisel González Fuentes - Granma.- Ministerio de Justicia de Cuba informó sobre el desarrollo de una nueva aplicación informática para ganar en cultura jurídica. La herramienta facilita a la población cubana e...
Indira Ramírez Elejalde - Revista Mujeres.- "La escena más sencilla del mundo puede ser un espaldarazo a la equidad, la igualdad y el reconocimiento de las mujeres como sujetos de derechos o por el contrario..., por eso es tan impo...
La Encuesta Nacional de Igualdad de Género expone que la tasa de participación de las mujeres rurales en trabajos no remunerados es de 98,39 por ciento, lo cual representa el 80 por ciento de su tiempo. Foto SEMlac Cuba. Video: Cubavisi...
Lo último
La Columna
No podrán
Gerardo Moyá Noguera*.- Muchos ciudadanos se preguntan cómo han podido resistir los cubanos a la terrible pandemia y que todavía está ahí, porque esta  epidemia ha venido, como todos sabemos, para quedarse como...
La Revista