Magali García Moré – Mujeres.- Conversar con la doctora Lidia Tablada es adentrarse en las diversas facetas del tema que nos ocupará en esta sección, que ofrecemos a las lectoras y lectores de este sitio.

Míriam Zito - Revista Mujeres.- Cual ave fénix, que resurgió de sus cenizas, la mujer cubana alzó vuelo a partir del triunfo revolucionario de enero de 1959, cuando la Revolución le brindó posibilidades de reafirmarse como persona y convertir sus sueños en realidad.

Danae C. Diéguez - Revista Mujeres.- Reflexionando sobre Humberto Solás como un adelantado al enfoque de género, me preguntaba hasta dónde el cine cubano, desde tantos personajes-mujeres protagónicas, ha articulado un discurso que dinamite realmente los estereotipos sexistas. En el blog sobre cine cubano La pupila insomne, del crítico e investigador Juan Antonio García Borrero, tiempo atrás se suscitó una polémica relacionada con las mujeres realizadoras, en la cual anoté «cómo el cine cubano ha estado, la mayoría de las veces, pensado desde los hombres, y los modos de representación legitimados están construidos desde lo masculino; desde esa mirada que potencia los roles de género, que son estereotipos asignados culturalmente a mujeres y hombres. Aun cuando encontramos sujetos transgresores representados en nuestro cine, casi nunca verificamos una intención de subversión a modelos hegemónicos patentados por el patriarcado».

Gilda Fariñas Rodríguez - Revista Mujeres.- Con una presencia creciente e indispensable, muchas cubanas hoy son protagonistas de los propósitos estatales de garantizar la seguridad alimentaria de la población. Algunas de ellas lideran sus propias tierras.

Sara Más - Revista Mujeres.- Algunas han sido reconocidas editoras de cine, otras se han destacado como diseñadoras de vestuario o en las artes del maquillaje, y no faltan las que han hecho época y sentado cátedra como realizadoras de documentales.

Por Sara Lovera Sara Lovera - Revista Mujeres.- Los niveles de violencia derivados de la muy controvertida política de seguridad nacional, en sus múltiples dimensiones, están impactando de una manera alarmante en la vida de las mujeres en México.

Las asesinadas en las carreteras por los enfrentamientos suman ya más de 500. Otras 630 cayeron en la cruenta situación de ingobernabilidad sólo en Ciudad Juárez, Chihuahua, el lugar emblemático donde se corrió la cortina del feminicidio.

 

Una bifurcación de este panorama es que, en los últimos 14 años, la población penitenciaria femenina aumentó en 193 por ciento, al pasar de 3.792 reclusas en 1996 a 11.099 en 2009.

Lo último
)
La Columna