Por Andrés Gómez*/Foto Virgilio Ponce - Martianos-Hermes-Cubainformación-Cubasolidaridad.- Varios son los puentes que han cruzado el Río Almendares en su curso por la capital cubana en sus últimos kilómetros antes de desembocar al mar. De éstos, seis han cruzado el río construidos con el propósito de que sirvieran para el tránsito de peatones, carruajes, automóviles, autobuses y tranvías, estos últimos tanto eléctricos como de tracción animal.


Comencemos el cuento con los dos puentes, construidos en el primer tercio del siglo XIX, que llevan el nombre de Puentes Grandes que cruzan el Río Almendares por la Calzada de Puentes Grandes, calzada en años recientes más conocida por el nombre de Avenida 51. En los alrededores del sitio en el que estos dos puentes cruzan el río los historiadores ubican el asentamiento de la villa de San Cristóbal de La Habana en su traslado de su fundación original en la costa sur de la actual Provincia de Mayabeque, a su asentamiento definitivo en las márgenes de la entonces Bahía de Carenas, después nombrada de La Habana.

El tercero de estos puentes fue el Puente Pote, oficialmente llamado Puente de Miramar, que cruzaba el río a la altura de la Quinta Avenida de Miramar en su enlace con la Calle Calzada de El Vedado. Este puente construido por el banquero José Luis Rodríguez “Pote”, uno de los promotores originales del entonces nuevo reparto de Miramar, fue inaugurado en 1919. En 1958 fue derrumbado para dar vía a un nuevo túnel que desde 1959 cruza el río en el mismo lugar.

El Puente de los Tranvías, es el cuarto de estos puentes, construido originalmente a principios del siglo XX para el cruce de tranvías eléctricos, cuyos rieles así llegaban hasta la ciudad de Marianao en su ramal más al sur y hasta la playa de Marianao en su ramal de la costa, el cual también permitía el paso de peatones y automóviles. Este puente enlaza a El Vedado por la Calle 11 con Miramar. Parte de la armazón del antiguo Puente Pote, al ser éste desmantelado en 1958, fue utilizada en la reconstrucción del antiguo Puente de los Tranvías, puente que desde entonces es conocido entre los habaneros como el Puente de Hierro, por ser de hierro la armazón del Puente Pote que se utilizara en su reconstrucción.

El quinto puente, que actualmente cruza nuestro Río Almendares, es uno pequeño que cruza el río en el mismo bosque que se encuentra a ambas orillas del Almendares a la altura del encuentro de la Avenida Zoológico con el río. Asombroso es el paisaje campestre de esa zona única de nuestra ciudad, nuestro único bosque capitalino, que se disfruta en el lugar donde se encuentra este poco conocido puentecito.

Bosque de La Habana y su Río Almendares  Foto Virgilio Ponce

Bosque de La Habana y su Río Almendares

Foto Virgilio Ponce

 

El sexto de los puentes que cruza el Almendares, en los límites de la ciudad de La Habana, es el que se encuentra en un magnífico lugar donde mejor se puede apreciar la belleza del río y el Bosque de La Habana. Es éste el centenario puente conocido a todos los habaneros, por los nombres del Puente de 23, por haber sido construido éste a la altura de la Calle 23 de El Vedado, o el Puente Almendares. Centenario, sí, ya que para sorpresa de muchos, habaneros y otros, este noble puente se inauguró el 23 de enero de 1911, hace ya cien años y seis meses.

Este puente tiene cerca de 214 metros de longitud y un ancho de 13 metros y medio. Es soportado por varios arcos, el mayor de ellos, que cruza el río, tiene un ancho de 58 metros. Construido de hormigón armado, novel material de construcción para aquel entonces, su edificación fue nacional e internacionalmente considerada un triunfo de la ingeniería civil. Inclusive, de hormigón armado, es la plataforma hundida en el fondo del río que sostiene el puente. En 1940 se le hizo al puente una remodelación capital.

Dos años y medio duró su construcción, cuya dirección se le adjudicó a la compañía norteamericana-española de Champion & Pascual. Casi al finalizarse la construcción del puente, la compañía norteamericana que controlaba entonces el servicio de tranvías eléctricos de la capital, la influyente Havana Electric Railway Company, logró que sobre el puente se extendiera una doble vía de rieles para los tranvías que entonces pudieron enlazar su red de servicio de La Habana y El Vedado con la ciudad de Marianao y los nuevos repartos de ese municipio: Kohly, Miramar, Alturas de Almendares, Nicanor del Campo, Buena Vista y Columbia. La compañía de tranvías en cambio se responsabilizó con aportar los faroles eléctricos requeridos para alumbrar el puente, costear el gasto de electricidad de los mismos y asumir el mantenimiento del pavimento del nuevo puente.

El nombre oficial del puente es el Puente Asbert. Ernesto Asbert, pinareño de nacimiento, coronel del Ejército Libertador, influyente y popular político, dirigente del Partido Liberal, era entonces el gobernador de la provincia de La Habana. Fue promotor principal de la construcción de este puente, y así su apellido logró ser el nombre oficial que se le dio a este querido puente habanero.

Así es, en pequeño, el cuento de estos seis puentes habaneros que cruzan nuestro Río Almendares en el curso de sus últimos kilómetros antes de desembocar en el mar.

*Andrés Gómez periodista cubano residente en los EE.UU. director de Areítodigital

Fuente original: Martianos-Hermes-Cubainformación-Cubasolidaridad

Estos textos pueden ser reproducidos libremente siempre que sea con fines no comerciales y cite la fuente

La Columna
Por Andrés Gómez*/ Foto Virgilio Ponce -Martianos-Hermes-Cubainformación.-  Nadie mejor que nosotros, que vivimos en esta ciudad de Miami, quienes hemos estando por décadas defendiendo los derechos inalienables d...
Un texto ofrecido por Andrés Gómez*/Foto Virgilio Ponce -Martianos-Hermes-Cubainformación ...
Por Andrés Gómez*/Foto Virgilio Ponce -Martianos-Hermes-Cubainformación.- Con profundísimo dolor y desconsuelo damos a conocer la muerte de nuestra queridísima compañera de siempre Rosa Reyes Garmendía...
Lo último
La Columna
Patriotismo cubano
Gerardo Moyá Noguera*.- Me consta que muchísimos ciudadanos/as europeos y del mundo entero conocen muy poco o nada sobre Cuba. Me refiero a lo que venimos diciendo y denunciando abiertamente casi todos los días. Todos los atentad...
A los dirigentes europeos
Gerardo Moyá Noguera*.- La Revolución cubana podemos afirmar rotundamente que es obra del pueblo cubano y mantenida por sus dirigentes gubernamentales, como Fidel Castro Ruz. Gracias a todos ellos, Cuba y  su pueblo se han mantenid...
La Revista