Noel Manzanares Blanco - Cubainformación.- Me resultó interesante la lectura de Renovación de ideas, responsabilidad de Lorenzo Gonzalo, el mismo autor cuyas declaraciones, entrevistas y artículos he seguido hace unos veinte años, momento en que en mi natal Camagüey él fue invitado y otros participamos en una de las sesiones de los Seminarios de Democracia Participativa que entonces lideraban Amalio Fiallo y Nicolás Ríos.


A manera de adelanto de la percepción con la cual escribo estas líneas, declaro que agradezco la postura a favor de Cuba desde un predio tan hostil como el Norte del Estrecho de la Florida —particularmente en pro de Los Cinco luchadores antiterroristas que fueron secuestrados por Washington y, en especial, por Gerardo Hernández— de un segmento significativo de colegas entre quienes se inscribe Gonzalo.

Al mismo tiempo, en mi condición de cubano residente en la Isla y comprometido con el Partido Comunista, el Gobierno de Cuba y nuestro , me siento convocado a compartir mi apreciación en unas breves notas, a partir de la mencionada lectura, específicamente de los párrafos con los que termina Renovación…, a saber:

“Las críticas dirigidas al Papa y contra novedosas y racionales publicaciones, que ponen en entredicho estereotipos del pasado, es una buena oportunidad para entender que las cosas no son en blanco y negro y que realmente estamos entrando a una nueva época.

“Sería bueno aprovecharla y poner a la prensa y a las cátedras educacionales de aquellos países que han optado por el cambio, principalmente Cuba, a pensar en el asunto y facilitar el debate de todo lo que sea debatible.

“Pero es necesario hacerlo desde los predios no comprometidos con obligadas funciones y metodologías. Material nuevo abunda y observaciones novedosas y documentadas sobran.

“La prensa, las universidades y las legislaturas, son mejores tribunas para alcanzar estos objetivos que los ministerios y los poderes ejecutivos” —todas las negritas, son mías.

Al respecto, por un lado pienso que quienes criticamos al Papa Francisco por atender a la familia Payá (unos impostores/difamadores que trabajan para los intereses de la Casa Blanca contra nuestro pueblo —pero el Santo Padre no tuvo tiempo para atender ni al Vicepresidente Díaz-Canel ni al Canciller Bruno Rodríguez, a pesar del clima positivo de las relaciones La Habana-Vaticano) estamos lejos de “estereotipos del pasado”, según argumenté en Cuba, el Papa Francisco y la 'disidencia'/ Cuba, el Papa Francisco y la 'disidencia'.

¿O acaso es mentira que el Sumo Pontífice recibió a esa familia, le escuchó el cuento del “asesinato” de Oswaldo Payá Sardiñas y no realizó declaración que desaprobara el show contra las autoridades cubanas? ¿O será que su Santidad no fue informado del rechazo de la Justicia de España y el Gobierno de Madrid a tal infamia? ¿O es incierta la extensa trayectoria de agresiones multilaterales de la Administración de Estados Unidos de América a Cuba que, incluso, recibió el repudio de Juan Pablo II y Benedicto XVI?

Por otro lado, reflexiono que hoy como nunca antes en el archipiélago caribeño existe un abanico de proyecciones a la luz de los Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución, así como de tesis más-menos alejadas de ellos. En este escenario, cómo decirle adiós a la lucha de clases, básicamente en torno a las ideas —careció de casualidad que redactara Cuba: su “oposición”, un puente vs. la Revolución.

En paralelo, aprecio un contexto enmarcado en la necesidad de cambiar todo lo que debe ser cambiado. Aquí coloco “a la prensa y a las cátedras educacionales” que facilitan cada vez más “el debate de todo lo que sea debatible”. Si no, obsérvese la actividad del Periodista Ariel Terrero y el quehacer del Académico Juan Triana —por solo citar esos ejemplos.

Entretanto, me resisto a creer que lo anteriormente señalado sea “necesario hacerlo desde los predios no comprometidos con obligadas funciones y metodologías”. Es muy relativo eso de que la “prensa, las universidades y las legislaturas, son mejores tribunas para alcanzar [determinados] objetivos que los ministerios y los poderes ejecutivos”. No sé en qué lugar los actores socio-políticos (Estadistas, Partidistas, Periodistas, Académicos) están de espalda a equis obligaciones. El quid del asunto pasa por qué Método se utiliza (el Dialéctico o el Metafísico) y a qué intereses responde cada sujeto.

Considero, pues, que estamos inmersos y tenemos que continuar más y mejor en la lucha contra todo lo que afecta la obra que construimos en nuestra Patria; y que es necesario quererla-defenderla-enriquecerla, sin obviar la perspectiva de la lucha de clases ni negar la posibilidad de incluir el buen raciocinio que contribuya a la prosperidad de nuestro pueblo. Tal es el ambiente en el que deben/pueden ser renovadas las ideas en la Mayor de las Antillas.

 

 

La Columna
Noel Manzanares Blanco – Cubainformación.- La desesperación de Washington y secuaces es a causa de nuestra recuperación de la Covid-19 y de la economía, y lo que ello implica...
Noel Manzanares Blanco - Cubainformación.- Uno, intentó “elogiar” con ausencia casi absoluta de pudor; otro, con “civilidad” manipula para justificar una violación de la Constitución....
Noel Manzanares Blanco-Cubainformación.- Al margen del neoliberalismo, con resolución frente el 11/07, ponderando la solución de las contradicciones y estableciendo definiciones guía del actuar revolucionario...
Lo último
La Columna
La Revista