Noel Manzanares Blanco - Cubainformación.- Las noticias procedentes de las capitales de Ucrania, Estados Unidos de América, la Unión Europea y Rusia no dejan de ser alarmante. Como denominador común, subyace la voladura del Boeing 777 de Malaysia Airlines que el pasado 17 de Julio efectuaba vuelo procedente de Ámsterdam con destino a Kuala-Lumpur, con 298 personas abordo, cuyos retos cayeron al este del primero de los países mencionados, amén de acusaciones polarizadas.


El eje Kiev-Washington-Bruselas pretende que la opinión pública internacional incrimine a Moscú por el derribo del avión de Malasia, aunque los portavoces de ese trío no se hayan dado por enterado de las 10 preguntas que Rusia lanzó a Ucrania sobre el vuelo siniestrado MH17 y, en contrapartida, azuzan la posibilidad de un conflicto cuyas dimensiones son impredecibles. Estás no son meras palabras.

Un informe de prensa hace 48 horas daba cuenta de que unos 40 proyectiles lanzados desde Ucrania cayeron en una aldea en el distrito de Kúibishevo de la provincia de Rostov, apoyado en Vasili Maláyev, portavoz del Servicio de la Guardia de Fronteras de Rusia; mientras que recordaba que no es la primera vez que proyectiles ucranianos caen en territorio ruso, pues el pasado 23 de Julio al menos una persona murió y varias resultaron heridas por el impacto de un perdigón contra una vivienda en una localidad de la propia Rostov.

La misma fuente asegura que Estados Unidos desembolsará este año 33 millones de dólares en ayuda a las Fuerzas Armadas de Ucrania, según afirmó el embajador de la Casa Blanca en ese país, Geoffrey R. Pyatt, a contrapelo de la inestabilidad gubernamental de esa nación europea toda vez que tres días atrás su primer ministro, Arseni Yatseniuk, presentó su dimisión, con las consecuencias que de ello se puede derivar.

Paralelamente, otros reportes certifican que Washington acusa a Moscú de lanzar proyectiles y de trasladar armamento y tropas a la frontera, “de acuerdo con algunas informaciones en los medios sociales y también de informes difundidos de la comunidad de inteligencia”, provocando así una escalada bélica, además de convertirse de facto en una parte más la crisis en aquella región que, sin embargo, tiene ribetes imperiales ante la injerencia de las administraciones gringa y del Viejo Continente.

(Estás acusaciones persisten, al margen de que un informe de AP con escasas horas de diferencia certificaba que altos funcionarios de los servicios de inteligencia de Estados Unidos aseguraron carecer de pruebas que involucren directamente al gobierno ruso en el derribo del vuelo de marras, al declarar en una rueda de prensa que Washington no sabe quién es el responsable de esa catástrofe aérea ni ha podido encontrar ninguna evidencia que involucre al Kremlin).

Asimismo, aquellos reportes resaltan que el general Martin Dempsey, jefe del Estado Mayor Conjunto de EE UU, en una conferencia en Aspen (Colorado), señaló a Putin como responsable de la escalada bélica, aunque exoneró a algunos mandos militares rusos. No obstante, ese jefe castrense confesó: “Lo que de verdad me preocupa es que, una vez que se ha encendido este fuego en una parte aislada del Este de Europa, no se limite al Este de Europa”. “Y creo que es un riesgo real”.

Por su parte, el ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia, acaba de manifestar: “Rechazamos las insinuaciones públicas sin pruebas que lanza día tras día la portavoz del Departamento de Estado, Marie Harf. En sus comparecencias ante la prensa ha despachado una cesta de clichés antirrusos que Washington trata de imponer a la opinión pública internacional”.

Entretanto, un despacho mediático confirma los peligrosos efectos de las maniobras de Bruselas vs. Moscú al revelar que el impacto potencial de la nueva generación de sanciones que ultima la Unión Europea contra Rusia llevará a que “la economía rusa sufrirá un batacazo sensacional, de 1,5 puntos de PIB este año y 4,8 puntos en 2015, según una estimación de la Comisión Europea”, lo que supondría “la entrada fulminante en una profunda recesión en un país muy castigado ya en lo que va de año”.

Con estos elementos de juicio, ¿quién, con un mínimo de sentido común, puede apostar a que el Presidente Putin y su pueblo se van a quedar de brazos cruzados?

Entonces, al tiempo que ratifico lo que expuse recientemente sobre esta asunto ante el aparecimiento de males inapreciables —incluso, teniendo en cuenta otros análisis como el referido al impacto de las turbulencias globales—, encuentro oportuno compartir con mis lectores/as mi alarma por los indiscutibles riesgos que estamos viviendo y solicitar a la opinión pública mundial que alce su voz/ incremente sus manifestaciones contra las andanzas de Kiev, Washington y Bruselas vs. Moscú que constituyen un verdadero Peligro para la existencia de la Humanidad.


La Columna
Noel Manzanares Blanco – Cubainformación.- Debe explicitar con más precisión el tema de los Derechos. Los Diputados/as han de asumirlo de acuerdo con el sentipensamiento de su electorado...
Noel Manzanares Blanco - Cubainformación.- Ayer, Haroldo Conti rechazó dinero: fue secuestrado, torturado y desaparecido por su apego a Che Guevara. Hoy, cubanos “progres”…...
Noel Manzanares Blanco – Cubainformación.- La desesperación de Washington y secuaces es a causa de nuestra recuperación de la Covid-19 y de la economía, y lo que ello implica...
Lo último
La Columna
Ómicron, Cuba y el mundo
Flor de Paz - Cubaperiodistas / Cuba en Resumen / Cubainformación.- A casi tres años de la aparición del nuevo coronavirus, la variante Ómicron, recién identificada en el sur de África, vuelve a saltar las al...
La Revista