Por Iroel Sánchez Espinosa - Blog "La pupila insomne".- De pronto The New York Times mira hacia los problemas sociales de Angola. Allí, y sólo allí, la mortalidad infantil, la salud y la educación son un problema por el que mueren muchos más niños de los que deberían morir en un país petrolero y rico en diamantes.


Por supuesto, para el Times,  la causa no son siglos de colonialismo y  luego la prolongada guerra que le impusieron a Angola desde EE.UU. hasta años bastante cercanos. En esa guerra  Washington apoyó a Sudáfrica y entre a ambos a la UNITA de Jonas Savimbi, “un monstruo cuyas ansias de poder le han ocasionado una espantosa miseria a su pueblo”, en palabras del embajador británico en Luanda.

Para el Departamento de Estado norteamericano en su veredicto de Derechos Humanos, aplicable a todos los países menos al que tiene como capital Washington DC, el problema es el Movimiento Popular de Liberación de Angola (MPLA) que ganó hace tres años las elecciones con el 71,8% de los votos pero “ejerce un control estricto, centralizado, sobre la planificación gubernamental y la formulación de políticas”. 

Un poco raro que quienes demonizan a Venezuela por destinar los ingresos del petróleo a solucionar gravísimos problemas sociales invisibles para Estados Unidos y  The New York Times antes de que llegara Hugo Chávez al poder en Caracas se preocupen por esos temas en Angola.

Desde Angola, se denuncia que el Departamento de Estado está detrás de la creación de “una especie de primavera árabe en el Sur de África” y más de una decena de personas ha sido detenida por esa causa. En Luanda se hacen paralelos con procesos ocurridos en Libia, Siria, Iraq , Venezuela y Ucrania y dicen  que los detenidos “están dispuestos a entregar el país a sus empleadores en Occidente y Estados Unidos para lograr sus objetivos políticos y económicos.”

¿Por qué Angola? ¿Por qué ahora? Sabemos, por Lenin, que  “la política es la expresión concentrada de la economía” y el Times y el State Deparment  -¿son uno los dos?-  parecen estar molestos porque con la ayuda de Cuba y China, Angola está impulsando acuerdos para poner sus amplios recursos naturales en función de eliminar la “espantosa miseria” que Washington contribuyó a crear y que sólo puede tener solución mientras más lejos esté la economía angolana del control de las transnacionales estadounidenses. (Publicado en CubAhora)

La Columna
Por Iroel Sánchez Espinosa - Blog "La pupila insomne" - Ha dicho el novelista Mario Vargas Llosa en las páginas del diario español El País que Cuba es una «dictadura militar» y que para llegar a esa c...
Por Iroel Sánchez Espinosa - Blog "La pupila insomne" -  Dos fueron los pretextos más esgrimidos por la administración Trump para hacer deteriorar al extremo las relaciones con Cuba: los “ataques sónic...
Por Iroel Sánchez Espinosa - Blog "La pupila insomne" - Gramma.- Ya sin ser presidente de Estados Unidos, en diciembre de 2017, Barack Obama fue entrevistado por el príncipe británico Harry, quien le preguntó si ...
Lo último
La Columna
Las tres grandes “culpas” de Cuba
Por Hedelberto López Blanch*/Foto Virgilio Ponce .- Tres grandes “culpas” ha tenido Cuba desde el primero de enero de 1959 para que las 13 administraciones de Estados Unidos que han pasado desde entonces por la Casa Blanca, hayan t...
La Revista