Por Iroel Sánchez Espinosa - Blog "La pupila insomne".- Las sesiones de la Asamblea Nacional cubana que aprobaron la versión definitiva del proyecto de Constitución que será sometida a referéndum el próximo 24 de febrero deja varios mensajes a contracorriente de las lecturas que suelen hacerse de la realidad de la Isla por no pocos extraños y hasta por algunos propios.


Apoliticismo, ausencia de transparencia y democracia junto al rechazo mayoritario de la ciudadanía al socialismo como sistema y falta de líderes y oradores reconocidos más allá de la generación que encabezó la Revolución en 1959 son algunos de los tics que se reiteran en no pocos medios de comunicación al hablar de Cuba, pero el debate de la nueva Constitución parece decir algo diferente.

Del 13 de agosto al 15 de noviembre la ciudadanía cubana acudió en número superior a nueve millones de personas a más de 133 000 reuniones donde se analizó el nuevo proyecto de constitución, proponiendo más de 780 000 cambios, que puden resumirse en 9595 propuestas tipo, la mitad de las cuales fue incorporada. También los cubanos residentes en el exterior pudieron participar a través de un sitio web y más del 40% de sus propuestas fueron incorporadas al nuevo documento. Como resultado del proceso el documento original tuvo 760 cambios.
La cobertura de la prensa cubana a dichas reuniones dio cabida a puntos de vista diferentes, e incluso contrapuestos, sobre un mismo tema y el detallado informe final rendido a la Asamblea Nacional y a toda la ciudadanía a través de la televisión recogió las opiniones no aceptadas, incluyendo las 30 opuestas al socialismo o las que rechazaron el papel del Partido Comunista en la sociedad: poco más de 200.
En consecuencia con los cambios introducidos en la economía cubana en la última década, resultado también de amplios debates populares convocados por el General de Ejército Raúl Castro, el proyecto, además de actualizar y ampliar derechos, y condenar todas las discriminaciones, incorpora la inversión extranjera como actor fundamental de la economía cubana, reconoce el papel del mercado, junto a la pequeña y mediana empresa de propiedad privada nacional y las cooperativas, como complementarias, ratifica el carácter socialista del sistema económico, y define la planificación y la empresa estatal como centrales. Aunque el proyecto original recogía la guía de “el ideario y el ejemplo de Martí y Fidel, y las ideas político-sociales de Marx, Engels y Lenin” la Asamblea Nacional incorporó propuestas surgidas del debate popular que remarcan el ideario fidelista como síntesis de los otros tres: la inclusión del “avance hacia la sociedad comunista” como tarea del Partido Comunista, la “redistribución cada vez más justa de la riqueza”, el aseguramiento universal y a todos los niveles de la salud y la educación con carácter gratuito, el carácter público de las playas, la participación de los trabajadores en procesos de planificación, regulación, gestión y control de la economía, y el papel de la ciencia, la tecnología y la innovación en el desarrollo económico y social del país, entre otros. La sesión legislativa, en la que también se aprobó el plan de la economía para el próximo año y se expusieron nuevas políticas para las comunicaciones y la vivienda permitió apreciar las capacidades de la nueva generación de líderes que acompaña al Presidente Miguel Díaz Canel en el ejercicio de gobierno. El análisis profundamente crítico, realista y convincente, apreciable en las exposiciones del propio Presidente y de varios de los Ministros, así como la pormenorizada y transparente exposición del Secretario del Consejo de Estado, quien tuvo a su cargo explicar el resultado del proceso de consulta del Proyecto constitucional y responder las preguntas de los diputados, habla de una dirección colectiva con un alto nivel de preparación. Especialmente en campos como la Economía política, el Derecho y las Telecomunicaciones que han sido pasto de la maquinaria que, financiada desde el exterior, ha trabajado por imponer en Cuba el sentido común capitalista sobre estos asuntos esenciales. Esa maquinaria primero trató de deslegitimar el proceso constituyente pero cuando vio incontestable la participación popular, entonces planteó esta no se tendría en cuenta y se ocultaría el peso de cada opinión, y ya sin esos pretextos ahora usa los datos publicados para tratar de dividir a los cubanos y bicotear el reférendum. Pareciera no conocen el país: el 24 de febrero va a contar con una respuesta absolutamente positiva de un electorado que se ha sentido mayoritariamente escuchado y respetado, aunque lógicamente no todos los planteamientos hayan sido incorporados al documento resultante.

La Revolución cubana desde su origen ha sido “una rebelión contra las oligarquías y los dogmas revolucionarios”, palabras con las que el Che definió en su diario de guerrillero en Bolivia el asalto al cuartel Moncada. Allá aquellos que aún no se han enterado, o no interpretaron correctamente los más de siete millones de firmas con los que cubanos y cubanas honraron al morir su Comandante en Jefe el concepto de Revolución que él legó: El 24 de febrero de 2019 Cuba anclará el socialismo en su futuro.
(Al Mayadeen)

La Columna
Por Iroel Sánchez Espinosa - Blog "La pupila insomne".- Uno de los graves problemas con que se encuentran hoy todas las resistencias al capitalismo, enfrentadas al control de los escenarios digitales por sus adversarios, con altísimas capacidades de ...
Por Iroel Sánchez Espinosa - Blog "La pupila insomne".- Evo Morales no es un político tradicional, tampoco un militar, se forjó como líder en los sindicatos y los movimientos sociales que tuvieron que enfrentar por largo tiempo represiones y dictadur...
Por Iroel Sánchez Espinosa - Blog "La pupila insomne".- La Revolución Cubana triunfa en un país subdesarrollado y dependiente pero que estuvo entre los primeros de Latinoamérica en tener televisión. Un pueblo minado por el desempleo y el analfabetism...
Lo último
La Columna
La Revista