Por Iroel Sánchez Espinosa - Blog "La pupila insomne".- No creo decir nada nuevo si afirmo que la película cubana Inocencia, dirigida por el cineasta Alejandro Gi,l tiene algunas culpas. Entre ellas la de demostrar que al público cubano le siguen motivando los temas históricos, siempre que se traten con la inteligencia, la belleza y la originalidad que logren conmover, aun cuando aborden hechos que escuchamos relatar desde nuestra niñez. En este caso, el fusilamiento de ocho estudiantes de medicina cubanos por el colonialismo español en un juicio amañado a partir de motivaciones y presiones políticas.


Pero también, a partir de ese suceso tan conocido en Cuba, la película aporta referencias poco difundidas y lo hace desde un enfoque muy enriquecedor.  En particular, el paralelismo con que cuenta las actitudes de los representantes de dos instituciones religiosas ante el mismo hecho: un sacerdote de la Iglesia católica que llama a aceptar sumisamente la muerte injusta, y de otro lado los integrantes de la sociedad secreta Abakuá que se lanzan -semidesnudos y y muy mal armados- al rescate de los jóvenes inmolados.

El papel en esos acontecimientos de los Abakuá -una sociedad fraternal surgida entre los negros traídos a Cuba como esclavos desde África que ha sufrido a lo largo de la historia discriminaciones y malinterpretaciones diversas – ha sido muchas veces soslayado, incluso el escritor Heriberto Feraudy llamó la atención sobre cómo nuestra prensa no ha mencionado este pasaje entre los aportes de la película.

Como cita Feraudy al final de su artículo, fue el Che el primer dirigente de la Revolución en referirse a este hecho, cuando en el discurso por 90 aniversario del crimen contra los estudiantes afirmó

Y no sólo se cobró en esos días la sangre de los estudiantes fusilados. Como noticia intrascendente, que aún durante nuestros días queda bastante relegada,  porque no tenía importancia para nadie, figura en las actas el hallazgo de cinco cadáveres de negros muertos a bayonetazos y tiros. Pero de que había suficiente fuerza en el pueblo, de que no se podía matar impunemente, dan testimonio el que también hubiera algunos heridos por parte de la canalla española de la época.”

Frente a la injusticia siempre hay dos caminos, rebeldía o sumisión. El primero, aun cuando no siempre ha sido inmediatamente exitoso, es el que a la larga nos ha permitido sobrevivir como pueblo. El cine cubano lo ha reflejado en no pocas ocasiones y ahora que nuevamente lo hace y logra, con la emoción del arte verdadero, conmovernos, es bueno que se diga y se aplauda, junto a todos los méritos de un filme que ha logrado llevar a los cines a cubanos y cubanas para mirarse en su historia. Y que jamás vuelva a relegarse el papel de esos que escogieron la culpabilidad de enfrentarse  “a bayonetazos y tiros” para impedir la muerte de ocho inocentes.

(La Jiribilla)

 

La Columna
Por Iroel Sánchez Espinosa - Blog "La pupila insomne".- No recuerdo haber visto antes en televisión una joya de la cultura cubana que pusimos en La pupila asombrada el pasado jueves: Sindo Garay, presentado por Odilio Urf&eacu...
Por Iroel Sánchez Espinosa - Blog "La pupila insomne".- Un recorrido por las transformaciones que tuvieron lugar en los primeros meses de 1959....
Por Iroel Sánchez Espinosa - Blog "La pupila insomne".- Pascual Serrano lleva décadas investigando los medios de comunicación y también construyendo información alternativa a través de internet. Sus...
Lo último
Cuba-China: La amistad borra la distancia
Alberto Blanco Silva (Foto: Ismael Francisco) - Cubadebate.- En vísperas de conmemorarse el aniversario 60 del establecimiento de relaciones diplomáticas, deseo compartir algunas reflexiones que contribuyan a explicar la amistad entra&n...
Ver / Leer más
Todo por el voto
Randy Alonso Falcón - Cubadebate.- Donald Trump anda frenético recorriendo los estados decisivos para la jornada electoral del próximo 3 de noviembre. Promete por aquí, entrega fondos para inversiones por allá, acus...
Ver / Leer más
La Columna
La Revista