Ramón Pedregal Casanova.- "No tiene nada de extraño si uno, no solo en la vida de cada día palpa su presencia, sino hasta en sueños se imagina que el Che está vivo, que el Che está actuando y que su muerte no existió nunca. Al fin y al cabo, debemos sacar la convicción, a todos los efectos en la vida de nuestra Revolución, de que el Che no murió nunca y que el Che, en la realidad de los hechos, vive más que nunca, está más presente que nunca, influye más que nunca, y es un adversario del imperialismo más poderoso que nunca.” Fidel Castro Ruz. http://www.cubadebate.cu/especiales/2019/10/08/el-che-es-la-imagen-del-hombre-nuevo-video/#boletin20191008

 

 


En usted, que ha engullido una educación de mandato y obediencia y presión, agresión contra el débil, es todo lo que han empujado y empujan en su cabeza, toda la enseñanza que le adocena para que sea el pilar fundamental de sus sentimientos, todo ese miedo al becerro de oro,  en usted, no le ha matado la humanidad entera, aún centellea en su cabeza la protesta, la duda sobre los derechos de los suyos y su futuro, y tras ese frente chispea el afán por saber, el desfile que ve con golpes de corazón se lo demuestra. El Che Guevara tenía un gran corazón, veía lo que hacía el imperio y luchaba con los pueblos.

Reconozca que estos momentos no son distintos de tantos pasados. Reconozca que lo que ve desfilar ante sus ojos, los pueblos asolados, empobrecidos por los bloqueos como el de Cuba, Venezuela, Gaza-Palestina, Siria, ... empobrecidos por la persecución imperial con sanciones, robos de las reservas de estos países depositadas en bancos de EEUU, Inglaterra, Alemania, Portugal, … ; reconozca a los pobres que desfilan en pleno entrenamiento de sus defensas, aunque estén hambrientos, y cómo los se defienden, con uñas y dientes de las garras trumpistas, militares, informativas, económicas, … ; reconozca a quienes desfilan delante de usted asesinados hoy, palestinos, sirios, yemenitas, … por los bombardeos estadounidenses, sionazis, saudíes; reconozca las ciudades en ruinas que desfilan, Gaza, Alepo, Homs, ... y las amenazadas imperiales como tropa inmensa; desfilan las aguas robadas, potables y no potables, y esos bosques que arden; también desfila, usted la ve, la oye,  la información falsa, trucada, aséptica y vacía de interés humano, alabadora y babeante a quien explota, la propaganda que el imperio fabrica; y desfila ante usted la ignorancia, los chismorreos con los que los holliwood infecta las mentes, las distrae, idiotiza a los inocentes y a quienes viven vacíos de razón; desfilan, cómo no, las opresiones siempre actuales, el machismo, el racismo, la xenofobia, desfilan las pobrezas diversas, y la brutalidad representada por el asesino en desfile y su sistema: Trump y el capitalismo, con su crisis mundiales de la mano.

Ante usted desfila la vergüenza de los tiempos en que vivimos, la afrenta, el desafío y la violencia con la que EEUU arremete al presente de lucha por la supervivencia, la justicia en igualdad, el porvenir humano. Se lo repito: En usted, que ha engullido una educación de mandato y obediencia y presión, agresión contra el débil, todo lo que tiene en la cabeza, y le han hecho que esa enseñanza que le adocena sea el pilar fundamental de sus sentimientos, el miedo al dueño del becerro de oro,  en usted, también en usted, aún centellea la protesta, la duda sobre los derechos de los suyos y su futuro, y tras ello chispea el afán por saber, vea el desfile, no siga resignándose.

Vea cómo los aliados de EEUU en Latino América, teniéndolos por padres, sin que los bloqueen financieramente, económicamente militarmente, sin que los sancionen, les corten el turismo, el suministro de luz, sin que les impidan la importación /exportación de petróleo, sin que les impidan hacerse con medios industriales y su uso, sin que les impidan adquirir materias primas, máquinas, herramientas, repuestos, alimentos, medicinas, disponiendo de todo el dinero del país tras la salida de los gobiernos progresistas, dolarizan su economía, con lo que toda ella queda en manos de Wall Street, en manos de los imperialistas, alcanzando con la guía de tal amo los índices de pobreza más altos conocidos sólo en las dictaduras, que, además, esos mismos les propiciaron.

¿Será que el régimen imperial, su padre, se aprovecha de ellos? ¿o, será que ellos, sumisos al imperio, al becerro de oro, al capitalismo, desprecian a su pueblo y participan de su expolio? ¿Será que el capitalismo profundiza las diferencias entre burguesía y clase obrera? ¿Será que la supervivencia de la explotación social se hace a base de explotación social cada vez mayor? ¿A qué cree que se debe el que nos digan con insistencia la falsa noticia de que los países que se independizan de su poder se merecen el bloqueo de todos sus bienes? ¿A qué cree que se debe el que las burguesías que venden sus países al imperio apoyan las sanciones, las persecuciones, las amenazas y los ataques a los pueblos que se independizan? Vuelvo a preguntarle: ¿Por qué cree que nos insisten con la idea de que éstos fracasan?

Los que se esclavizan al FMI, que es EEUU, que es la violencia guerrera en forma de bloqueos, sanciones, robos, violencia-violación, ... que discurren por el mundo contra leyes internacionales, Derechos Humanos, Derechos de los Pueblos, … los que se esclavizan al FMI, que es EEUU,esos gobiernos a los que el imperio no aplica bloqueos, sanciones, multas, a los que no pone impedimentos comerciales, su padre los lleva a la pobreza, a la deuda infinita, a la desposesión de todo aquello en lo que el pueblo tiene alguna defensa por derecho. Véase Ecuador, la riqueza anteriormente creada ha desaparecido. El régimen neoliberal de Moreno, en huida, ha destruido lo creado y deja la deuda a pagar por el pueblo, que tras los despidos masivos, la subida de los precios, los míseros salarios, el retiro de las ayudas, el final de los bienes públicos, la corrupción gubernamental galopante, ha producido día a día la pobreza, el hambre, la reducción de su defensa social y su justicia, ha dejado libres a los gobiernos ladrones anteriores escondidos en EEUU, y ha abierto la puerta a los invasores militares yanquis.

¿Se ajustan a la realidad los indicadores políticos, económicos, militares, el desfile por el que empezamos, que nos dicen con todos los datos que el capitalismo, el imperialismo, y sus gobiernos aliados, matan?

En usted, que ha engullido una educación de mandato y obediencia y presión, agresión contra el débil, es todo lo que han empujado y empujan en su cabeza, toda la enseñanza que le adocena para que sea el pilar fundamental de sus sentimientos, todo ese miedo al becerro de oro,  en usted, no le ha matado la humanidad entera, aún centellea en su cabeza la protesta, la duda sobre los derechos de los suyos y su futuro, y tras ese frente chispea el afán por saber, el desfile que ve con golpes de corazón se lo demuestra. El Che Guevara tenía un gran corazón, veía lo que hacía el imperio, y luchaba con los pueblos.

Ramón Pedregal Casanova es autor de los libros: “Gaza 51 días”, “Palestina. Crónicas de vida y Resistencia”, “Dietario de Crisis”,  “Belver Yin en la perspectiva de género y Jesús Ferrero”, y “Siete Novelas de la Memoria Histórica. Posfacios”. Presidente de la Asociación Europea de Cooperación Internacional y Estudios Sociales  AMANE.  Miembro de la Comisión Europea de Apoyo a los Prisioneros Palestinos. Miembro del Frente Antiimperialista Internacionalista.

La Columna
Ramón Pedregal Casanova.- “Es fascinante la capacidad de los seres humanos para arrebatar la derrota de las fauces mismas de la victoria”. Geoffrey Parker, historiador. ...
Ramón Pedregal Casanova.- Madre, que dar pudiste de tu vientre pequeño / tantas rubias bellezas y tropical tesoro, / tanto lago de azures, tanta rosa de oro, / tanta paloma dulce, tanto tigre zahareño. / Yo te agradezco en que forje; mi empeño / la c...
Ramón Pedregal Casanova.- “Porque lo malo de la actitud defensiva es que acaba mordiéndose la cola: se agota en sí misma, no genera, como la ofensiva su propia dinámica. No es revolucionaria. ¿Y puede alguien desarrollarse como revolucionario consumi...
Lo último
La Columna
La Revista