Geraldina Colotti - Resumen Latinoamericano / Cubainformacin.- Cierra 2019. Un año vivido peligrosamente. El año en que Venezuela hizo historia, en el vigésimo aniversario de la revolución bolivariana. El Cuatro F, el semanario PSUV fundado por Nicolás Maduro el 24 de noviembre de 2014, contó y analizó el creciente número de ataques contra el socialismo bolivariano, dentro y fuera del país, y dio cuenta de la resistencia indomable del pueblo consciente y organizado, victorioso contra viento y marea.


Nunca antes el riesgo de agresión militar había estado tan cerca, y la amenaza del imperialismo aún se cierne sobre los frágiles equilibrios de una paz que se está definiendo. Una paz que se conquistará mediante la lucha, cuando se quiere dar a la palabra todo su significado: combinado con la justicia social, es decir, el contrario de lo que se ha impuesto a los pueblos en países donde dominan los mecanismos de explotación capitalista. Este fue el mensaje de la revolución bolivariana.
Venezuela hizo historia porque le mostró al mundo que hay otro modelo, y que la única batalla que se pierde es la que no se combate. Contra Venezuela y contra el proceso de integración regional, Estados Unidos ha librado una guerra asimétrica multidimensional, confiando en el respaldo de las oligarquías locales y la de la Unión Europea, que ha proporcionado el apoyo para las nefastas políticas de Trump en este año.
Por sus inmensos recursos estratégicos y por su posición geopolítica, de hecho, el país se encuentra en el centro de la confrontación mundial por la redefinición del mundo entre un campo prefigurado multicéntrico y multipolar, y otro dominado por el imperialismo estadounidense, decidido a imponer una nueva Doctrina Monroe en el continente.
En un escenario geopolítico en el que el creciente multilateralismo socava el dominio de las potencias hegemónicas, y de Occidente en particular, el partido que se juega en Venezuela puede leerse como una gigantesca prueba orquestal del imperialismo que intenta poner a prueba el terreno y refinar sus herramientas en vista de otro conflicto mundial y cortar el despertar de los pueblos hacia el socialismo.
En este contexto, durante todo 2019, la resistencia del pueblo bolivariano ha construido una barrera defensiva para todos los pueblos del planeta: a nivel económico, diplomático, mediático y simbólico. «Gracias a la ineptitud de Juanito Alimaña, pasamos un año duro pero victorioso», dijo el presidente de la Asamblea Nacional Constituyente, Diosdado Cabello, refiriéndose al parlamentario Juan Guaidó como el protagonista de la canción de Héctor Lavoe: un ladrón vulgar, un criminal con corbata.
«Juanito Alimaña solo quiere el control de la plata, pero mientras él tiene el control de la plata, el pueblo tiene el de la Patria, y veremos quién lo gana al final», dijo Diosdado. En su programa Con el Mazo Dando número 280, realizado en la ciudad de Maturín (estado Monagas), Cabello denunció que ahora el «autoproclamado» está haciendo de todo para garantizarse la continuidad en la presidencia del parlamento, llevando a cabo violaciones flagrantes de la Constitución Bolivariana y de la misma regulación interna que intenta modificar.
“Ahora y que van a votar en electrónicamente, en la nube; bueno muchos de ellos se la pasan en las nubes, por distintas causas creen que el mundo es una nube. Violan la Constitución, amenazan a su propia gente, porque eso no es contra nosotros es problema de ellos, las peleas, que si uno le debe plata al otro”, acuñó.
Que la autoproclamación de Guaidó tenía como objetivo apoderarse del botín a toda costa, queda claro desde que, el 5 de enero, el diputado fue a una plaza pública para llamarse «presidente encargado». ¿Encargado de quien? Por Trump y sus 50 gobiernos vasallos, quienes lo reconocieron de inmediato por dar cobertura a la estafa internacional con el objetivo obvio de poner en sus manos los recursos de Venezuela.
Una estafa 2.0 con niveles tan grotescos cuanto rentables y peligrosos. Por primera vez, el imperialismo estadounidense tomó el campo directamente, mostrando la cara del supremacismo blanco, patriarcal, ultraconservador. El primer capítulo del ataque tuvo lugar alrededor de la llamada ayuda humanitaria, que el autoproclamado y su banda querían ingresar por la fuerza el 23 de febrero, tanto desde la frontera con Brasil como desde Colombia.
El documental de Carlos Azpúrua “La batalla de los puentes” muestra la evidente desproporción entre las fuerzas en el campo en esa ocasión. Por un lado, todo un aparato mediático y cultural, tres presidentes latinoamericanos conservadores y la mayor potencia militar representada en los niveles más altos, listos para apoyar la acción de Guaidó y sus compinches que habían pedido su intervención. Por otro lado, la dignidad, el coraje y la inventiva de un pueblo decidido a no ser sumiso. Por un lado, un concierto multimillonario, por otro la música de la revolución, la música del 4 de febrero de 1992, de la Constitución de 1999, la música de Chávez.
Una agresión incorporada en más de un mes de amenazas y presión internacional, apoyada por el intento de aplicar el modelo de «revoluciones de color» a Venezuela. La derecha venezolana, generalmente más cómoda en el tráfico y los golpes de estado que en las calles, pareció responder a los frecuentes (y confusos) llamamientos del autoproclamado en nombre de los Estados Unidos.
Tres meses de ataques y sanciones, que culminaron con el sabotaje de la red eléctrica el 7 de marzo, fueron reivendicados en vivo por los EE. UU., pero negados por los medios y desestimados como un fracaso causado por negligencia e ineficiencia. 2019 fue el año de los «nervios de acero, calma y cordura», recomendados por Maduro en aquellos días, durante los cuales el pueblo bolivariano dio una gran muestra de lo mejor de sí mismos: marchando aún más numerosos y transformándo en fiesta lo que, para Trump, debería haber sido un infierno.
Ya en enero, la administración norteamericana había anunciado los términos de la «asfixia» planificada hacia la economía venezolana: en el mismo estilo en que Nixon ordenó a la CIA «hacer gritar a la economía chilena» en la época de Salvador Allende . Entre las medidas contempladas e implementadas puntualmente durante el año, se encuentran el bloqueo de las transacciones financieras y del oro de Venezuela, la incautación de activos en el extranjero: en particular la de la empresa Citgo y otras refinerías ubicadas en áreas del control de los Estados Unidos.
Las ganancias, dijo Trump, deberían ir a los bolsillos de Juanito Alimaña y su pandilla, doblemente favorecidos por la situación de desacato en la que se enfrenta el Parlamento, ahora fuera de control por los organismos competentes. Y la pandilla de ladrones ha desatado sus apetitos, robando todo lo que pudo: el dinero del gran concierto del 23 de febrero, el de «ayuda humanitaria», lo que ha sido inyectado por los padrinos norteamericanos y europeos.
Una fiesta que debería haber culminado con el golpe del 30 de abril, pero que terminó en una farsa cerca de una estación de gasolina. Otros intentos inquietantes también han fallado, gracias a la profesionalidad de la inteligencia bolivariana y la solidez de la unión cívico-militar, que ha mantenido a los militares fieles a la Constitución y, por lo tanto, a Maduro.
La contraofensiva del gobierno bolivariano y del Partido Socialista Unido de Venezuela involucró tanto el campo diplomático como el político. A pesar de la presión concéntrica de las fuerzas reaccionarias, la voz de la revolución se ha escuchado fuerte y clara en todos los organismos internacionales, creando hendiduras efectivas.
Delcy Rodríguez, Jorge Arreaza, Samuel Moncada, Jorge Valero … nombres que permanecerán en la historia, a diferencia del miserable presidente de Colombia, Iván Duque, tan nublado por el odio contra Venezuela que presentó un informe falso a la ONU, y que terminó en ridículo. Y el 17 de octubre, Venezuela fue elegida entre los nuevos miembros del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, a pesar del informe de la Alta Comisionada de la ONU, Michelle Bachelet, evidentemente escrito bajo el dictado de los Estados Unidos.
A nivel político, por un lado, el gobierno bolivariano ha logrado relanzar el diálogo con las fracciones de la derecha no golpista, aislando a los sectores extremistas pro-estadounidenses. Por otro lado, ha invitado a discutir todos los movimientos internacionales en una serie de congresos que han involucrado a todos los sectores del chavismo.
El Congreso de los pueblos, que tuvo lugar en los días posteriores al intento de invasión del 23 de febrero, se convirtió en un foro internacional para dar a conocer la verdad de Venezuela al mundo y gritar en todos los idiomas: No más Trump. Luego, a fines de julio, llegó el Foro de Sao Paulo, cuyo extraordinario éxito, a pesar del boicot de las aerolíneas subordinadas a los Estados Unidos, provocó a Trump una gran arrechera.
En esa ocasión, la presencia del presidente cubano, Miguel Díaz Canel, dejó en claro que la estrategia de Trump de presionar a Cuba a través de la Unión Europea para que abandone a Maduro no tuvo ningún efecto. «Cuba no vende su historia y sus ideales, permanece junto a Venezuela», dijo Díaz Canel al concluir el congreso internacional en Miraflores.
El Foro de Sao Paulo fue seguido por el Congreso Internacional de Trabajadoras y Trabajadores, luego el de Mujeres, y de Pueblos Indígenas, Afrodescendientes, Comunas, Jóvenes y finalmente Comunicación, organizado por la Sección de Agitación Propaganda Comunicación del PSUV, directa por Tania Díaz. Durante el congreso juvenil, hubo más evidencia de la solidez de la unión cívico-militar.
No solo estuvieron presentes todos los líderes de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB), sino que se destacó el papel de las mujeres jóvenes en el alto mando, que mostraron su convicción al socialismo bolivariano al cantarlas claramente a los estudiantes de la oposición, que llegaron a manifestarse con los símbolos de las Manitas Blancas, creadas en los Estados Unidos para las revoluciones de color.
Un país en asamblea permanente, que desafió los planes militares de Estados Unidos y debilitó el control de los líderes golpistas y sus falsas representaciones internacionales, mostrando los peligros del supremacismo norteamericano para el mundo.
Después de todo, 2019 fue el año de Superbigote, de Maduro que, según Donald Trump, habría despertado una nueva ola de revueltas contra el capitalismo en el continente. Superbigote una vez más ha desmentido y ridiculizado a los muchos detractores que predijeron su caída a cada paso.
El imperialismo, sin embargo, no se detiene. Lo que está por terminar también fue el año del golpe de estado en Bolivia, en el que se manifestaron los mismos actores que apoyan a Trump y Bolsonaro: las multinacionales evangélicas, las grandes potencias económicas y mediáticas, el ejército. Y donde se repitió la farsa de la autoproclamación.
A nivel electoral, aparte de los dos grandes países que han regresado a la izquierda, México y Argentina, no hay nada de qué alegrarse, la integración latinoamericana se ha desintegrado y el camino para su reconstrucción es difícil. A pesar de los problemas internos, Estados Unidos no se rinde y promete otros ríos de dinero destinados a desestabilizar el continente. Europa ha asignado otros fondos para «ayuda humanitaria».
Elliott Abrams, Representante Especial de los Estados Unidos para Venezuela, confirmó que su país continuará apoyando a Guaidó e incrementará las sanciones contra el gobierno de Maduro hasta la celebración de «elecciones libres», o sea elecciones presidenciales. El ministro de Relaciones Exteriores, Jorge Arreaza, respondió con un twitter: «Están tratando desesperadamente de salvar sus cargos después de un año de fracasos. Una combinación de anti-diplomacia, frustración y arrogancia. No aprenden la lección. Venezuela es irrevocablemente libre e independiente «.
Mientras tanto, las protestas en Chile, Colombia, Haití, América Central, indican que «la brisa bolivariana» sopla en el continente y que 2020 podría ser un año de victorias.

La Columna
Geraldina Colotti - Resumen Latinoamericano / Cubainformación.- La rueda de prensa del PSUV es una cita semanal con información y análisis, a nivel nacional e internacional. El lunes, Diosdado Cabello, vicepresidente del partido y presidente del máxi...
Geraldina Colotti - Resumen Latinoamericano / Cubainformación.- En la Gran Marcha de la Juventud, contra las medidas coercitivas y unilaterales impuestas por el imperialismo norteamericano, mañana se levantarán las banderas de todos los movimientos y...
Geraldina Colotti - Resumen Latinoamericano / Cubainformación.- Un artículo de fotocopia, aunque aparece con firmas tanto en un gran periódico italiano como en la versión en español del New York Times («Champán en medio de la crisis») realiza una ope...
Lo último
La Columna
La Revista