Andrés Marí - Cubainformación / Fundació Vivint.- Hagas lo que hagas, Pablo Iglesias, ‘hijo de un  terrorista’ y, para colmo, hablando de ‘nacionalizar empresas que no pagan los impuestos que debieran’, o planteando una nueva ley fiscal para que los paguen, caray, no sé cómo no te has dado cuenta, ‘maldito comunista’, que tú eres el culpable de todas nuestras penas.


 

¿Un ingreso mínimo vital para todos los que se quedaron sin nada o con tan poco que, por vergüenza de trabajador eterno, no hacen las colas del hambre para recibir un poco de comida? ¡‘Bolivariano’! España no es lo que te imaginas, es más de lo que vemos en ese Congreso de Diputados o entre muchos tertulianos de todas las cadenas de radio y tv donde oímos, con la mayor desfachatez, que debes aguantarte y no hacer el más mínimo caso cuando alguien, muy pancho, te llame asesino. Recuerda, Pablo, que eres tú el que despiertas al fascismo con esas brabuconerías  para desmentirlos. Es que, en definitiva, ‘asesino’ es una palabra más y debes respetar la libertad de expresión. Eres tú, ‘sinceramente’ el culpable de que los gobiernos de España no duerman.

Es así, ‘el golpe militar parece inminente’, pero, ¿qué cosas se te ocurren, Pablo Iglesias, para torturar a la galopante extrema derecha, a la herida simple derecha, y a la oportunista derechita que por tus cíclicos arrebatos nos van a vestir a todos de bufones del Reino? Oiga, señor mío, usted será el máximo responsable de que EEUU dicte un bloqueo similar al que le tiene a Cuba por su resistencia a ser su esclava. ¿No se da cuenta que en España la fruta está bien madura y no se necesita exagerar la sequía en la huerta?  Para muchos trabajadores pobres, aun deseando comprarse una casa como la suya, usted es el culpable de la clásica división de la izquierda.

Parece ser cierto, Pablo Iglesias, y por mucho que te afanes en hacernos ver que la izquierda independentista es una perfecta cicerona que organiza paseos por la palabra en vez de empujar, junto a ti y con máxima delicadeza, al PSOE para ver, vaya, para ver nada más, si todavía es posible salvar a todas las Españas, nada vemos y es usted el único culpable de que toda la izquierda entre al fango donde las derechas le recuerdan su bastardía. Es su gran originalidad: nunca arrimar el hombro con la vieja Castilla. En fin, parece también que si revisamos la sentencia, todos somos culpables de habitar un Reino mal habido en La Viña del Señor.

* Andrés Marí es escritor, profesor y actor cubano residente en Catalunya.

Lo último
Fidel, la selva y el círculo infantil
Abner Barrera Rivera - Cubainformación.- En 1970 el poeta Ernesto Cardenal visitó por primera vez la Mayor de las Antillas, resultado de ese viaje fue su libro En Cuba, en el que entre muchas y variadas anotaciones registra lo siguiente...
Ver / Leer más
La Columna
La Revista