Geraldina Colotti - Resumen Latinoamericano / Cubainformación.- El Parlamento Europeo aprobó una resolución titulada «Situación humanitaria en Venezuela y la crisis migratoria y de refugiados». Un documento de 19 puntos que articula el plan de injererencia contra la República Bolivariana. Una nueva agresión que desmiente las intenciones expresadas en la declaración conjunta entre el jefe de la diplomacia europea Joseph Borrell y el canciller venezolano Jorge Arreaza, quien pareció allanar el camino para una actitud diferente por parte de la UE.


Sin embargo, los grupos de poder que operan dentro del Europarlamento han tomado el control. La resolución sigue aquellas previamente aprobadas en línea con las decisiones del Pentágono y a demanda de la extrema derecha venezolana, bien representada por el eurodiputado Leopoldo López Gil, padre del líder de Voluntad Popular, Leopoldo López.

La UE comenzó a emitir «sanciones» a Venezuela en 2017. En ese sentido, continúa definiendo a las instituciones bolivarianas como «ilegales» e insiste en emitir medidas coercitivas unilaterales también contra parlamentarios de la oposición moderada que han aceptado el diálogo con el Gobierno de Maduro y las elecciones parlamentarias el 6 de diciembre. Después de los 11 funcionarios ya sancionados, ahora la UE propone ampliar la lista.

De esta manera, por hablar de Venezuela en Europa solo serán los golpistas y estafadores acreditados por esta farsa internacional. A pesar de la situación de crisis que enfrentan los sectores populares en Europa después de la pandemia, los gobiernos de la UE insisten en proporcionar 2.544.000 euros a los países neoliberales que conspiran contra Maduro, con el pretexto de ayudar a los «refugiados venezolanos» que tienen allí.

Con este fin, la resolución no dice nada sobre los más de 60.000 venezolanos que han regresado a su país, que reciben asistencia gratuita, y miente descaradamente sobre los números de infectados por coronavirus en Venezuela. Para ocultar los resultados del sistema de salud, preventivo y de proximidad, implementado por el gobierno bolivariano con la ayuda de Cuba, las cifras tomadas por los golpistas se dan por sentadas.

Pero el punto más alarmante de la resolución es aquel en el que «se pide a la Unión y otros agentes internacionales que soliciten una respuesta de la comunidad internacional que contribuya a la restauración urgente de la democracia y el estado de derecho en Venezuela». En resumen, la Europa «democrática» espera una agresión armada a Venezuela, para balcanizar el país y robar, como lo hizo con el oro libio, el de Venezuela.

Por esto, los gobiernos que no han reconocido a los autoproclamados están abiertamente amenazados. Se les ordena hacerlo de inmediato, y se supone la expulsión de los embajadores de la república bolivariana en Europa. Luego se les pide a los gobiernos de la UE que apoyen la denuncia a la CPI en la cual se pide la condena de Maduro por «crímenes de lesa humanidad».

El Parlamento Europeo – respondieron los representantes de la Asamblea Nacional Constituyente – «legitima los crímenes de agresión contra el pueblo de Venezuela». Diosdado Cabello, Tania Díaz, Gladys Requena, Fidel Vásquez y Carolys Pérez, miembros de la directiva de la ANC, recuerdan que el máximo órgano plenipotenciario de Venezuela no es el resultado de autoproclamaciones buscadas por Washington.

Fue elegido por más de 8 millones de personas por votación directa y secreta el 30 de julio de 2017, de 335 municipios del país, representando a diversos sectores de la sociedad: trabajadores y trabajadoras, mujeres, comunas, jóvenes y personas con discapacidad, pueblos indígenas, empresarios, adultos y adultas mayores.

La ANC define el documento como «ignominioso e inmoral, el resultado del conjunto de intereses de las élites vinculadas a la extrema derecha política que, por un mandato sedicioso del gobierno de los Estados Unidos, han abusado de la representación popular que se les ha confiado, para legitimar un crimen de agresión contra el pueblo de Venezuela».

Es una poderosa máquina de guerra la que está atacando la revolución bolivariana en todos los niveles: desde el económico-financiero hasta lo mediático, desde el diplomático hasta el terreno militar. Da rabia e impotencia ver con qué hipocresía las figuras políticas que deberían esconderse por la nefasta contribución que han hecho y continúan haciendo en la política de sus países, pisotean con tanta arrogancia los derechos de un pueblo que solo quiere poder decidir sin tutelaje.

¿Cómo es posible, uno se pregunta, que una construcción artificial como la realizada por un diputado que se declaró «presidente interino» sin votos o autoridad pudiera causar tanto daño? ¿Cómo es posible que las «democracias europeas», tan propensas en la carta a la busqueda del consenso de la mayoría, se dejen llevar a una aventura tan minoritaria como evidentemente miserable?

¿Cómo es posible que se erigen a jueces contra la corrupción cuando es tan evidente que apoyan a un puñado de estafadores y ladrones, que se han embolsado el dinero de fondos y donaciones? Para denunciar el comportamiento de la pandilla, fueron los mismos cómplices de los autoproclamados, indignados por el trato desigual en el reparto del botín.

Hace unos días, ha sido publicado en los medios el comunicado de prensa hecho no por la oposición moderada que acepta el diálogo con el gobierno de Maduro, sino por los peores extremistas del círculo de Guaidó, como Antonio Ledezma, Maria Corina Machado, Diego Arria, que le pidieron que explique dónde puso el dinero recibido, y lo acusan de falta de transparencia en la gestión de las cuentas.

Pero evidentemente, para los parlamentarios europeos que votaron por la resolución contra Venezuela, la voz del amo norteamericano cuenta más. Cuentan más los intereses económicos y financieros de esas poderosas oligarquías que, frente a la crisis pospandémica, quieren poner sus manos sobre los recursos del pueblo venezolano.

Y, de hecho, para aparecer en las fotos grupales junto con los emisarios de los «autoproclamados», estaban esos mismos políticos italianos que, de manera «bipartidista», cavaron el pozo para las clases populares italianas. Un grupo de «familias» que apoya los intereses de los constructores italo-venezolanos en Abruzzo, especuladores inmobiliarios y empresarios que financian la desestabilización en Venezuela …

Un pulpo que influye en los periódicos, televisores y universidades que difunden el verbo de los think tanks estadounidenses e israelíes. La Europa de los banqueros y de los tribunales domesticados a su voluntad actúa en nombre de las grandes corporaciones, que organizan el nuevo Plan Cóndor económico-financiero contra Venezuela.

No es un juego pequeño lo que se está tramando contra el pueblo venezolano. La pandemia de coronavirus destacó aún más la crisis sistémica del capitalismo, la insostenibilidad de un modo de producción devastador para los humanos y el medio ambiente. Recuperar el control de los enormes recursos de Venezuela es esencial para una burguesía internacional que no tiene la intención de renunciar a sus ganancias y que busca reacomodar en su beneficio las estructuras políticas inadecuadas de los gobiernos capitalistas y las alianzas en las que operan.

Por esta razón, los gobiernos de las élites no dudan en pisotear la misma legalidad internacional que pretenden imponer a los sectores populares empobrecidos, limitando sus libertades sociales y adaptando a la nueva fase los elementos de «contrarrevolución preventiva» experimentados en los momentos más altos del conflicto social.

Una estrategia que, en torno al reflejo mortal de la «unidad nacional» forjada contra la lucha de clases de la década de 1970 en Italia, ahora se está renovando contra Venezuela, identificada como «el peligro rojo». Con su sombrío simplismo, Berlusconi da en el blanco cuando, reeditando el viejo miedo de la burguesía, dice acerca de la resolución del Parlamento Europeo: “Esta votación demuestra una clara voluntad política. En Venezuela, como en otros países, el comunismo demuestra ser un drama del presente y no solo del pasado «.

Contra el «peligro rojo», se compacta el miedo bipartidista de la burguesía, al querer demostrar que no hay alternativas al capitalismo. Ante el fracaso de las políticas de privatización, para evitar la reaparición de cualquier perspectiva de planificación económica, el Partido Demócrata dispara a cero incluso contra esa parte del Movimiento 5 Estrellas que ha mantenido una relativa «neutralidad» con Venezuela y que se abstuvo de votar.

Por lo tanto, los aparatos mediáticos se apresuran a elegir la sala de condominio de Guaidó, donde los pocos malandros que ahora lo apoyan se reúnen, en el rango de «parlamento», mientras que tildan como «ilegal» al parlamento que eligió la mayoría de la oposición venezolana.

 Con el ridículo del ridículo, hablan de «gobierno de transición» y «elecciones libres», sabiendo perfectamente que, para «representar» en el extranjero la autoproclamada república virtual son personajes que ni siquiera tienen la nacionalidad venezolana: desde la empresaria de la Cia Vanessa Neumann, en Londres, a una mujer desconocida en Suiza, y así sucesivamente en otros países donde se perpetúa la farsa del payaso de Trump.

Una noticia publicada por Reuters da una buena idea de la trampa establecida por la estrategia de confusión. La nota dice: «El Parlamento venezolano, por mayoría de oposición, aprobó el 9 de julio la decisión de contactar a dos firmas en los Estados Unidos que se encargarán de administrar los fondos en el extranjero que están bajo el control del jefe del Congreso y líder de la oposición, Juan Guaidó «.

Teniendo en cuenta que el único Parlamento con una mayoría de oposición es el que preside Luis Parra y en el que también participan las fuerzas chavistas, para engañar al periodista incauto, el artículo va acompañado de la imagen del hemiciclo de la verdadera Asamblea Nacional, que el autoproclamado decidió abandonar junto con su pandilla. Agregue las fotos de los líderes golpistas y listo: la realidad de la política venezolana desaparece, para dar paso al circo virtual, respaldado por instituciones internacionales.

«Las compañías BRV Disbursement y BRV Administrator- continúa la nota – estarán a cargo de comenzar a administrar los recursos que las fuerzas de Guaidó, que gran parte de la comunidad internacional reconoce como el líder legítimo de Venezuela, han logrado acumular en lo que se llama el Fondo de Liberación Nacional «.

En realidad, se están explicando los términos de la operación de piratería internacional construida contra el pueblo venezolano, pero el lector debe dar por sentado la «legalidad» del supuesto Parlamento y entonse de esta operación de piratería.

Y en este punto, incluso si surgen los datos reales de la estafa, el lector ya se ha desviado lo suficiente. Guaidó – admite Reuters – no controla las finanzas públicas ni los recursos del Banco Central de Venezuela, pero ha logrado congelar algunos activos del país, en las naciones que reconocen su liderazgo «.

La forma en que lo hizo está indicada por la resolución del Parlamento Europeo y por las precedentes: con fraude, arrogancia y engaño. Sin embargo, la nota no dice esto, simplemente explica que los fondos «provienen del proceso de recuperación de activos que Maduro denunció como un robo de la oposición».

También sabemos que se usarán aproximadamente $ 80 millones para financiar programas distintos (y no especificados) y que «aproximadamente $ 36 millones se destinarán a programas de ayuda para médicos venezolanos que se proporcionarán a través de la Cruz Roja y la Organización Panamericana de la Salud. «.

Otro dinero que terminará en los bolsillos de los autoproclamados, dado que el estado venezolano es el único autorizado para permitir o no que las organizaciones internacionales brinden ayuda en el territorio. Mientras tanto, «por sus servicios financieros, las compañías recibirán $ 1.25 millones, según el contrato aprobado por el Parlamento».

Una pantomima indecente contra la cual las organizaciones populares se están movilizando internacionalmente. La defensa del socialismo bolivariano es una bandera de dignidad contra la arrogancia de las oligarquías.

La Columna
Geraldina Colotti - Resumen Latinoamericano / Cubainformación.- «Nosotros, pueblos y naciones del mundo, declaramos …». Fuimos muchas y muchos, el año pasado en Caracas, en el debate organizado en la Biblioteca Colomb...
Geraldina Colotti - Resumen Latinoamericano / Cubainformación.- El PSUV, cuya estructura organizativa también participa en el control y la prevención del coronavirus, se está preparando para las elecciones del 6 de diciemb...
Geraldina Colotti - Resumen Latinoamericano / Cubainformación.- El Parlamento Europeo aprobó una resolución titulada «Situación humanitaria en Venezuela y la crisis migratoria y de refugiados». Un documento de ...
Lo último
Fidel, la selva y el círculo infantil
Abner Barrera Rivera - Cubainformación.- En 1970 el poeta Ernesto Cardenal visitó por primera vez la Mayor de las Antillas, resultado de ese viaje fue su libro En Cuba, en el que entre muchas y variadas anotaciones registra lo siguiente...
Ver / Leer más
La Columna
La Revista