Andrés Marí - Cubainformación / Fundació Vivint.- Realizando tantos compañeros y amigos cubanos y de todo el mundo una Campaña contra el bloqueo, me sumo a ellos. Y como artista, teniendo una responsabilidad social consciente con las luchas cubanas, aporto mis armas y lo hago con la obra que, precisamente, inicié en la isla y por numerosos países de América y Europa CONTRA EL BOQUEO DE EEUU A CUBA.


Pensando además --ya exhibida la película “Red Avispa”-- que “LOS 5” lograron reducir el daño patrocinado y ejecutado por EEUU y lo peor del ‘ser cubano’ contra Cuba, dedico ahora esta pieza teatral –como inicialmente hice con mi hija--, también a ellos, así como al joven turista italiano Fabio Di Celmo, asesinado en La Habana durante uno de los atentados terroristas en 1997, y a las Brigadas Médicas Cubanas que recorren numerosos países del mundo llevando la fraternidad de la Revolución Cubana, lo mismo que intenté con ‘El Italiano’ y que representé durante toda la década de los 90 en la isla y en múltiples países en nombre de CUBA.

A pesar de ‘la aparente o evidente contradicción’ entre sus obras y la mía, por cuanto todo en esta es un ácido testimonio de algunos aspectos de la realidad cubana a fines de 1989 -año en que la escribí y la estrené-, y sin caer en la justificación de los hechos que muestro, resulta válido aplicarles el axioma que los vincula a todos los tipos de terrorismo que EEUU jugó y sigue jugando con Cuba desde el triunfo revolucionario en 1959, y que espantosamente lo hace más abominable con las palabras que marcan el bloqueo: “Provocar hambre y desesperación en el pueblo para que este se alce contra su gobierno”.

A ningún país en este mundo de tanto dolor por todas partes se le aumenta con el inhumano acoso con que EEUU –obligando a la mayoría de países de ese mundo a seguirlo--, insiste en destruir el proceso social cubano. Entonces se hace natural que los acosados tropiecen y repitiendo tropiezos surjan monstruos de todas las calidades y de todos los tamaños, como el niño soñador de esta obra que, siendo el protagonista, casi desaparece para que se iluminen los personajes secundarios. Así, los lazos entre lo visible y lo invisible laten con su mayor verdad como en todo suceso real.

Basada esta pieza teatral en un hecho ocurrido en Cuba a principios de 1989 y publicado en el diario ‘Tribuna de La Habana’, renuncié conocer la historia y concebí un mosaico social totalmente de ficción que, sin mentir a la realidad, pudiera ir formando, personaje tras personaje, al monstruo que ya hecho un joven con algo de cada uno de ellos y también víctima al igual que todos los otros, es el niño cometiendo el crimen como ‘un extranjero’. La obra que les presento en 8 NOTAS, 8 TEXTOS de los personajes y 8 VÍDEOS, conversa con los monstruos...

(CONTINÚA EN TEXTOS -1-)

* Andrés Marí es escritor, profesor y actor cubano residente en Catalunya.

Lo último
Fidel, la selva y el círculo infantil
Abner Barrera Rivera - Cubainformación.- En 1970 el poeta Ernesto Cardenal visitó por primera vez la Mayor de las Antillas, resultado de ese viaje fue su libro En Cuba, en el que entre muchas y variadas anotaciones registra lo siguiente...
Ver / Leer más
La Columna
La Revista