Geraldina Colotti - Resumen Latinoamericano / Cubainformación.- Romain Migus, periodista y escritor francés, ha lanzado recientemente la página web Les 2 rives.info . Una plataforma de «información y acción» sobre América Latina, que apoya el proceso bolivariano en Venezuela.


El socialismo bolivariano no goza de buena prensa en Europa. ¿Por qué decidiste comprometerte tan profundamente con esa realidad?

Me interesaba conocer una experiencia que, a principios de siglo, rompió con el modelo neoliberal y que constituyó uno de los pocos focos de resistencia. En ese momento existía el movimiento no-global, pero desde mi punto de vista no estaba estructurado, no se planteó la cuestión de la toma del poder como en Venezuela. Fui a ver. Se suponía que debía quedarme 6 meses y estuve allí 12 años, echando raíces. Hoy mi interés sigue siendo político, pero esa experiencia ha construido parte de mi identidad, que se ha encontrado con el proceso de construcción de la identidad colectiva chavista.

¿Cuál es tu análisis de la realidad venezolana? ¿Por qué hay tanta mala información o desinterés incluso por parte de aquellas áreas que, por el contrario, deberían sentirse más parecidas?

Venezuela ciertamente es víctima de mala información. Desde el principio se desató una campaña contra el Comandante Chávez y contra la Revolución Bolivariana: porque era un «mal ejemplo» para luchar, ya que rompía con el discurso post-siglo XX sobre el «fin de la historia». Chávez, en cambio, es el regreso de la historia, insoportable para las corporaciones mediáticas que responden a los grandes grupos económicos. No se podía permitir el renacimiento de un modelo alternativo, y tampoco desde el sur. No podía permitirse que ese ejemplo «contamine» el continente como lo hizo en la primera década del siglo en Brasil, Argentina, Ecuador, Bolivia, Honduras, Paraguay, con el regreso al gobierno de Ortega en Nicaragua. Había que evitar que ese «mal ejemplo» se desbordara más allá del continente latinoamericano, mostrando cómo la presión de los movimientos sociales puede encontrar una salida al poder. El «peligro» consistió en dos elementos: el hecho de que, en Venezuela, la riqueza petrolera sirvió para saldar la enorme deuda social con los excluidos, y que este experimento trastocó la narrativa capitalista e imperialista al definirse a sí mismo, luego de 6 años de existencia, socialista. Un «crimen» imperdonable para los grandes grupos económicos y sus brazos mediáticos. En cuanto a Europa, el interés es menor también porque se da prioridad a otras áreas, para Francia, especialmente África y Oriente Medio. Antes de Chávez imaginábamos un país lejano, de petróleo y miss. Después de la victoria de Chávez, quiéramos o no, Venezuela se dio a conocer por su trayectoria política, y la propaganda mediática trabajó para presentar una visión negativa de ella y para distanciarla de sus aliados naturales, los pueblos de Europa.

¿Y por qué debería interesar el socialismo bolivariano a los movimientos populares en Europa?

Porque los debates que podemos ver en algunos partidos y movimientos sociales son discusiones que ya se dieron hace diez años, en Venezuela. E incluso algunos de los éxitos obtenidos en el «laboratorio» bolivariano podrían replicarse en Europa: obviamente no como calco, dadas las diferencias históricas, económicas, culturales, estructurales y también considerando algunos errores que podrían cometerse … Estoy pensando sobre todo en la democracia participativa y protagónica, a las comunas, al poder popular, que, para algunos movimientos en Europa, fácilmente podría ser una bandera a reclamar ante la crisis de la democracia representativa y de la representación política tradicional. Por ejemplo, en Francia, una de las demandas de los chalecos amarillos es la de la Asamblea Nacional Constituyente y un referéndum revocatorio. Venezuela sigue siendo un laboratorio de ideas para los movimientos populares europeos. Lo triste es que muchos de ellos no lo saben porque no están informados, por eso o adoptan un lenguaje agresivo o no les importa, mientras que sus luchas son una copia de las que lleva el pueblo venezolano. El nacimiento y esencia del movimiento de los chalecos amarillos tiene mucho que ver con la revuelta del Caracazo, la protesta que sacudió a Venezuela en 1989 y en la que hubo miles de muertos. En el caso de Francia, ha habido muchos heridos y mucha represión. Este ascenso del pueblo como sujeto político en Francia es un paso muy importante, y fue un momento fundacional de la revolución bolivariana. Conocer la realidad de Venezuela no solo es importante para la solidaridad internacional, sino también para enriquecer el discurso y la narrativa política de un cambio estructural.

El 6 de diciembre habrá elecciones parlamentarias en Venezuela. ¿Cuál es el panorama, visto desde Europa y en particular desde Francia?

El 6 de diciembre es mucho más que una elección. Todos lo tienen claro, tanto los chavistas y los que apoyan la revolución, tanto esa parte de la oposición democrática que ha decidido presentarse a las elecciones. Se trata de recuperar un camino constitucional, volver a poner a la oposición en la vía institucional, aislar esos partidos golpistas como Popular Voluntad que tanto daño han hecho sobre todo en los dos últimos años: organizaron una acción desestabilizadora permanente, 6 operativos militares en 2019, dos en 2020, además de la continua solicitud de fortalecimiento del bloqueo económico-financiero, de «sanciones», de aislamiento internacional. El 6 de diciembre representa una oportunidad única para que la dialéctica democrática regrese a Venezuela y para que el pueblo decida su futuro. Incluso Estados Unidos son muy conscientes de lo que está en juego cuando violan su propio «estatuto de transición», votado por la Asamblea Nacional venezolana con mayoría de oposición en 2019. El capítulo 3, párrafo 14 de los estatutos de transición, dice que “el presidente de la Asamblea Nacional asume la presidencia interina”. Desde el 4 de agosto de este año, sin embargo, Estados Unidos han considerado al autoproclamado Guaidó, que nadie ha elegido, presidente vitalicio, incluso después de la elección del nuevo parlamento, al que no reconocerán. Estados Unidos tuvieron la oportunidad de participar en las negociaciones entre el gobierno y la oposición sobre las «garantías electorales», pero se negaron. También debe recordarse que aquellos países que requieren observadores electorales en casa de otros los rechazan en sus propias casas. En las elecciones presidenciales francesas de 2017 no hubo observadores internacionales de Venezuela u otros países. La Unión Europea, que se retiró y decidió no enviar observadores, allanó el camino para la negación de las elecciones, y así mostró su verdadero rostro. La UE podría optar por participar en el fortalecimiento de la vía electoral y democrática en Venezuela o ser una estrella más en la bandera norteamericana, y ha optado por esta segunda vía. Los países de la UE han demostrado así que este organismo supranacional no tiene una política exterior autónoma e independiente, sino que está subordinado a los intereses de la política exterior estadounidense. Es importante que los europeos tomen nota de esta dimensión, ya destacada en otros temas internacionales, pero muy clara sobre Venezuela. Por tanto, ya podemos imaginar que el sistema mediático europeo y algunas ONG pondrán en marcha una campaña de difamación y calumnia contra las elecciones del 6D, optando por apoyar el camino golpista y mafioso elegido por la banda Guaidó más que el institucional, elegido por la franja democrática de la oposición venezolana.

Algunos partidos a la izquierda del PSUV han decidido romper la alianza en el Gran Polo Patriotíco y candidarse de manera independiente. Se ha desarrollado una acalorada polémica, también enfatizada por los medios de derecha, según la cual Maduro y el PSUV han abandonado sus objetivos revolucionarios. ¿Cómo lo ves?

Entre los puntos de garantía del diálogo, resultado de las negociaciones entre el chavismo y la oposición democrática, está la decisión del poder electoral, del CNE, de incrementar el número de diputados y revertir la proporción de diputados elegidos proporcionalmente y los elegidos de forma nominal. En 2015, el 70% de los diputados fueron electos nominalmente y el 30% proporcionalmente. En 2020, el 52% se elegirá en forma proporcional, con un mayor número de diputadas y diputadas y solo el 48% en forma nominal. Esta reforma favorece por tanto a los partidos pequeños que con el sistema proporcional pueden tener más diputados. En consecuencia, algunos partidos aliados de la revolución bolivariana en el Gran Polo Patriótico (GPP) también han decidido presentar sus propios candidatos de manera independiente, y ahora enfatizan las diferencias políticas porque esto sirve para distanciarse del PSUV y del GPP. En este contexto, no tanto por parte de la dirección de estos partidos como por parte de algunas áreas militantes o cercanas, se está gestando un discurso agresivo contra la dirección política de la revolución bolivariana. Casi parece que Maduro está actuando como un presidente de derecha. No se tiene en cuenta la situación económico-política, comenzando por el infame bloqueo económico-financiero que reduce la posibilidad de elegir opciones económicas importantes. La difusión de un discurso similar en las redes sociales puede desmoralizar y dividir al campo chavista en una elección donde hay mucho en juego. A nivel internacional, entonces, puede crear confusión en algunos partidos que hasta ahora han apoyado la revolución bolivariana. En cambio, deberíamos bajar el tono, pensando también en las alianzas necesarias en el futuro con el chavismo y el GPP, para no descartar un nuevo encuentro.

En cualquier caso, serán los electores quienes elegirán a los representantes de las distintas visiones políticas y los programas propuestos.

El año pasado, en Venezuela, después del Foro de Sao Paulo, se realizaron varios congresos mundiales, uno de los cuales se refirió a la comunicación. ¿Qué creen que pueden hacer los comunicadores populares para unir la batalla de ideas, la información y la acción en Europa, considerando el nivel casi insuperable del latifundio mediático?

Para no arar en el mar, para no gritarle al desierto, la unidad es importante. No tenemos multitudes con nosotros, y mucho menos hegemonía comunicativa en Europa. Por eso es importante no solo la unidad sino también la coordinación entre todos aquellos que apoyan la revolución bolivariana, a Cuba, a Nicaragua, que apoyan los movimientos populares en América Latina desde una perspectiva antiimperialista, y que tratan de levantar una voz diferente a la de los grandes medios. Hay que mirar los procesos de unidad que funcionan en Venezuela para intentar construir caminos de unidad aquí también, dejando de lado las pequeñas diferencias cosmeticas para fortalecer un frente de comunicación organizado.

Eres uno de los fundadores de la Red europea de apoyo a la revolución bolivariana. ¿Qué crees que debe hacer la Red para apoyar al socialismo bolivariano?

Ya se han realizado algunos pasos en el sentido que mencioné anteriormente. Ahora tenemos que dar un salto de la contrainformación a la organización de campañas, precisamente centradas en temas particulares que pueden ir desde la defensa del proceso democrático en Venezuela hasta la promoción de una agenda común propositiva. Creo que la Red debe dar un paso más hacia una forma organizativa que, respetando la autonomía de las estructuras que la integran, promueva campañas y trate de conseguir unos objetivos comunes.

¿Cree que podría haber una agresión armada contra Venezuela antes de las elecciones en los Estados Unidos?

En verdad, esta agresión militar ya está. Es que cuando pensamos en agresión armada nos estamos refiriendo a formas de guerra como la de la primera o segunda Guerra del Golfo en la que las tropas desembarcan, matan al presidente y se apoderan del país y sus recursos. En la guerra híbrida desatada contra Venezuela no funciona así. Se combate en múltiples frentes: económico-político a través del criminal bloqueo, institucional con la creación de poderes ficticios y paralelos, en el nivel diplomático con el objetivo de aislar al país, en el nivel psicológico a través del papel de los medios de comunicación que apuntan al cerebro de los ciudadanos como si se tratara de un objetivo militar, y mediante los grandes grupos criminales, que intentan apoderarse de porciones de territorio para convertirlo en una base desde la que luchar contra el Estado. También hay grupos paramilitares y mercenarios que, como en el caso de la operación Gedeon, buscan promover una verdadera invasión militar. Lamentablemente no operan solo en la frontera con Táchira o en Zulia, sino que también tienen sus centros en el país, donde hay células dormientes o activas. Uno de los jefe del grupo criminal Los Rastrojos, amigos de Guaidó, fue capturado en Valencia, por lo tanto lejos de la frontera. También actúan mercenarios desertores, asistidos por la presencia de elementos del ejército de otros países que los están preparando para subir de nivel en la violencia. Una invasión real como la que hemos visto, por ejemplo, en Irak, me parece poco probable a dos meses de las elecciones estadounidenses, porque podría costarle muy caro a Trump, empantanándolo en un largo conflicto con desenlaces inciertos, también porque Venezuela tiene aliados internacionales. Me parece más probable, sin embargo, que se acentúe la guerra híbrida para desgastar la resistencia del pueblo aumentando su sufrimiento.

La Columna
Geraldina Colotti - Resumen Latinoamericano / Cubainformación.- Entrevista exclusiva al exministro Hugo Moldiz, refugiado en la embajada de México en la Paz....
Geraldina Colotti - Resumen Latinoamericano / Cubainformación.- Fernando Buen Abad, filósofo de formación, es un intelectual conocido internacionalmente por su perfil de estudioso, atestiguado en decenas de libros y artícu...
Geraldina Colotti - Resumen Latinoamericano / Cubainformación.- Con razón, el presidente de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), Diosdado Cabello, advirtió sobre la nueva campaña mediática, desatada internacion...
Lo último
La Columna
La Revista