Noel Manzanares Blanco – Cubainformación.- Si no existiera, emergería ahora. El problema, su Consejo de Seguridad y debilidades en la Asamblea General y ECOSOC. ¿Qué esperar?


“Las Naciones Unidas celebran su 75º aniversario en un momento en el que el mundo atraviesa grandes trastornos, agravados por una crisis sanitaria mundial sin precedentes que acarrea graves repercusiones económicas y sociales. ¿Saldremos más fuertes y mejor preparados para trabajar juntos? ¿O crecerán la desconfianza y el aislamiento? El año 2020 debe ser un año de diálogo, en el que, como familia humana, nos reunamos para hablar sobre nuestras prioridades y sobre la forma de construir un futuro mejor para todos” (1).

Así anuncia esta Organización el recuerdo de sus 75 cumpleaños, asunto que tomo de pretexto para compartir mi apreciación acerca de este extraordinario foro internacional tanto en retrospectiva como en perspectiva.

Con el lema “Paz, dignidad e igualdad en un planeta sano”, el Portal de la ONU registra la “Historia de las Naciones Unidas” en el cual resalta que su nombre fue acuñado por el Presidente Franklin D. Roosevelt, de EEUU; que se utilizó por primera vez el 1 de Enero de 1942, en plena Segunda Guerra Mundial; y que nació el 24 de Octubre de 1945 cuando representantes de 50 países se reunieron en San Francisco para redactar la Carta de las Naciones Unidas (2).

La Carta en cuestión en su “Artículo 1/ Los propósitos de las Naciones Unidas” señala que ellos son “Mantener la paz y la seguridad internacionales”; “Fomentar entre las naciones relaciones de amistad basadas en el respeto al principio de la igualdad de derechos y al de la libre determinación de los pueblos”; “Realizar la cooperación internacional en la solución de problemas internacionales de carácter económico, social, cultural o humanitario”; y “Servir de centro que armonice los esfuerzos de las naciones por alcanzar estos propósitos comunes” (3).

Estos propósitos —y el contenido de la Carta en general— develan la enhorabuena que trajo consigo el surgimiento de esta tribuna mundial. Sin embargo, en la estructura del documento aparece que uno de sus órganos es clave/decisor, a saber:

“El Consejo de Seguridad tiene la responsabilidad primordial de mantener la paz y la seguridad internacionales. El Consejo de Seguridad tiene 15 miembros y cada miembro tiene un voto. De acuerdo con la Carta, todos los Miembros de la ONU convienen en aceptar y cumplir las decisiones del Consejo de Seguridad. Éste es el único órgano de la ONU cuyas decisiones los Estados Miembros, conforme a la Carta, están obligados a cumplir.

“Cuando se le presenta una controversia, la primera medida del Consejo es generalmente recomendar a las partes que lleguen a un acuerdo por medios pacíficos. Puede imponer embargos o sanciones económicas, o autorizar el uso de la fuerza para hacer cumplir los mandatos” (4).

En otras palabras, estamos en presencia de un órgano a cuyos “’cinco grandes’ [China, Estados Unidos, Federación de Rusia (por la antigua URSS), Francia y Reino Unido] se les otorgó un poder de voto especial, conocido como el ‘poder de veto’. Se acordó que en caso de que uno de los ‘cinco grandes’ ejerciera su poder de veto dentro del Consejo de Seguridad, la resolución o decisión no se aprobaría” (5) —las negritas son mías.

Es decir, la Organización de las Naciones Unidas llegó al mundo acompañada de una distorsión mayúscula: los problemas más apremiantes de la humanidad quedaban a la voluntad/intereses de esos “cinco grandes” capaces de someter a sus antojos a la inmensa mayoría de los Estados.

Así, importantísimos órganos de la estructura de la ONU como la Asamblea General que cumple “una función destacada en la promoción de los propósitos y principios consagrados en la Carta al ofrecer un foro singular para los debates multilaterales sobre todos los diversos tipos de asuntos internacionales” (6), constituye una especia de democracia con ausencia de poder. Ahí está el caso de la condena al Boqueo contra Cuba (7) y su incremento por EEUU (8).

Agrego que otro órganos trascendental como el Consejo Económico y Social (ECOSOC) que “trata principalmente los asuntos económicos, sociales, culturales y de salud así como los derechos humanos y las libertades fundamentales [y] desempeña la función de coordinadora de los trabajos de las Naciones  Unidas y los organismos especializados” (9), no siempre cumple con su deber por las desafueros de Washington —por ejemplo, Trump contra la OMS (10).

En este contexto, aparece con fuerza marcada la reciente imputación de la ONU a las “crecientes desigualdades, pobreza, hambre, conflictos armados, terrorismo, inseguridad, cambio climático y pandemias” (11); al tiempo que nuestro Presidente Díaz-Canel advirtió en el debate que efectúa esta agrupación internacional: “Tanto como la solución a la pandemia, urge ya la democratización de esta indispensable Organización, para que responda de manera efectiva a las necesidades y aspiraciones de todos los pueblos” (12).

Resulta congruente, pues, que “personas de todos los ámbitos del espectro social del mundo —mujeres, hombres, niñas y niños de los países desarrollados y en desarrollo— [encuestadas para] compartir sus esperanzas y temores sobre el futuro y a pensar cómo la ONU puede ayudar a lograr el cambio que haría del mundo uno más justo para todos” se pronunciaran por “Más participación de la ONU […] para afrontar con eficacia los desafíos globales” (13).

En tal escenario —más cuando el jefe de la Casa “Oscura” acaba de presumir del poderío militar yanqui (14)—, germinan con renovados bríos las palabras pronunciadas por Fidel en la Asamblea General de Naciones Unidas justo seis décadas atrás, a saber:

“Para qué darle más vuelta a la cuestión. Este es el quid de la cosa, incluso, el quid de la paz y de la guerra, el quid de la carrera armamentista o del desarme. Las guerras, desde el principio de la humanidad, han surgido, fundamentalmente, por una razón: el deseo de unos de despojar a otros de sus riquezas. ¡Desaparezca la filosofía del despojo, y habrá desaparecido la filosofía de la guerra! ¡Desaparezcan las colonias, desaparezca la explotación de los países por los monopolios, y entonces la humanidad habrá alcanzado una verdadera etapa de progreso!” (15).

Concluyo: al cabo de siete décadas y media de la constitución de las Naciones Unidas, al realizar un balance de esta Organización acredito que, si no existiera, emergería ahora mismo; que el problema cardinal radica en el tipo de dictadura que existe en su Consejo de Seguridad y debilidades en la Asamblea General y ECOSOC o sea, en la necesidad de democratizarla. Por tanto, es indispensable luchar por que el Bien desplace definitivamente al Mal como reflejo de lo que espera la humanidad, y que se manifieste en la ONU. ¡Amén!

Referencia:

1.- https://www.un.org/es/un75.

2.- https://www.un.org/es/sections/history/history-united-nations/.

3.- https://www.un.org/es/sections/un-charter/chapter-i/index.html.

4.- https://www.un.org/securitycouncil/es.

5.- https://www.un.org/securitycouncil/es/content/voting-system.

6.- https://www.un.org/spanish/ga/president/64/presskit/functions.shtml.

7.- https://news.un.org/es/story/2019/11/1465061.

8.- http://www.cubadebate.cu/noticias/2020/09/23/administracion-trump-anuncia-mas-sanciones-contra-cuba/.

9.- https://research.un.org/es/docs/ecosoc.

10.- https://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-52289020.

11.- https://undocs.org/es/A/75/L.1.

12.- http://www.cubadebate.cu/opinion/2020/09/22/es-un-imperativo-impulsar-la-solidaridad-y-la-cooperacion-internacional-video/.

13.- https://news.un.org/es/story/2020/09/1480772.

14.- https://news.un.org/es/story/2020/09/1480872.

15.- http://www.cuba.cu/gobierno/discursos/1960/esp/f260960e.html.

La Columna
Noel Manzanares Blanco - Cubainformación.- En el juicio por los sucesos del Moncada, se devela a José Martí como su Autor Intelectual y se argumenta la génesis del Socialismo en Cuba...
Noel Manzanares Blanco – Cubainformación.- “Nada dura 60 años sin transformaciones, sin mantenimiento. A la organización le toca adaptarse al nuevo contexto cubano y obrar en correspondencia”...
Noel Manzanares Blanco – Cubainformación.- Los Comités de Defensa de la Revolución surgieron al calor de la ONU, con el recuerdo de cubanos/as en New York y en medio de “petarditos del imperialismo”...
Lo último
La Columna
La Revista