Por Lázaro Fariñas* /Foto Virgilio Ponce -Martianos-Hermes-Cubainformación-Radio Miami.- Con el título de «Necesidad de ponerle fin al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos contra Cuba», Cuba volvió a presentar una resolución en La Asamblea General de las Naciones Unidas. El gobierno cubano comenzó a presentar esta resolución años atrás. Empezaron teniendo una mayoría relativa, hasta que llegó el momento que una mayoría casi absoluta de los países que se congregan en ese organismo internacional han votado a favor de Cuba y así ha continuado, año tras año, hasta que los Estados Unidos, en una ocasión, se abstuvieron en la votación de condena contra ellos mismos.


 

No hay forma racional de explicar ese odio del, hasta ahora, país más poderoso del planeta contra una pequeña isla que solo está a noventa millas de su territorio. Digo forma racional, porque irracionalmente sí existen centenares de formas de explicarlo. Esta política agresiva de EEUU contra Cuba ya pasa de seis décadas, cosa que, si históricamente no es un record, por lo menos es un buen promedio.

Mirando un poco la historia del comienzo de todo está política agresiva contra Cuba, fue en octubre de 1960 que EEUU oficialmente declaró un embargo a las exportaciones hacia la isla debido, según alegaron, a las expropiaciones por parte del gobierno revolucionario de propiedades pertenecientes a compañías norteamericanas. Muchos afirman que la razón fue porque Cuba estaba implantando un régimen comunista en la isla, pero la verdadera razón está en lo anterior. No fue una cuestión ideológica lo que llevó a EEUU a tomar aquellas medidas, sino fueron intereses puramente económicos ya que los ciudadanos norteamericanos habían sido afectados por aquellas nacionalizaciones. Si Cuba, en vez de haber nacionalizado aquellas propiedades les hubiera facilitado a los norteamericanos adquirir más propiedades, otro gallo hubiera cantado, pero ese no era el caso. En Cuba se estaba implantando una revolución que, a la corta o a la larga, iba a terminar chocando con los intereses del gobierno de los Estados Unidos.

Así fue que, mientras la revolución avanzaba en su proceso de cambios, la política de EEUU se tornaba más agresiva contra Cuba realizando infiltraciones, envíos de armas y explosivos, falsificación de dinero, conspiraciones, atentados, sabotajes, alzamientos y por último, la famosa invasión de Playa Girón. El fracaso de todo ese tipo de formas de agresión llevó a EEUU a profundizar las sanciones contra la isla y así fue que en febrero de 1962 se llegó a prohibir todo tipo de relación comercial.

Por supuesto que no se quedó ahí. Las sancione se fueron profundizando cada vez más, hasta que se llegó a los dos engendros de leyes conocidas como la Torricelli y la Helms Burton, ambas aprobadas en los años noventa, así como a las sanciones del gobierno de George W. Bush que, incluso, llegaron a redefinir el concepto de familia, limitando el envió de remesas de los cubanos fuera de Cuba a sus familiares y limitando los viajes de los mismos a la isla. Ahora, después de un pequeño intervalo durante la administración de Obama, el Presidente Trump ha recrudecido las sanciones a donde nunca nos podíamos imaginar.

Los Estados Unidos le han hecho caso omiso a las votaciones a favor de Cuba y en contra del embargo, les ha importado tres bledos encontrarse solos ante el resto de los países del mundo. El odio ha sido tan grande que es casi imposible que lo puedan superar. Ya no está basado en que Cuba sea comunista o no, que les hayan confiscado las propiedades hace casi seis décadas, que no hayan podido derrocar el gobierno, que Cuba sea independiente y soberana, ya ese odio está en el ADN de la política de Washington contra aquel país y la irracionalidad es casi imposible de curar…

 

*Lázaro Fariñas, periodista cubano residente en los EE.UU.

Martianos-Hermes-Cubainformación

Estos textos pueden ser reproducidos libremente siempre que sea con fines no comerciales y cite la fuente.

La Columna
Por Lázaro Fariñas*- Cubainformación - Radio Miami.-Bueno, Trump y su tropa de choque, su cesto de deplorables o de «camisas sucias» como algunos le llaman, han logrado parte de su objetivo y es crear el caos y el ter...
Por Lázaro Fariñas*- Cubainformación-Radio Miami.-Bueno, Trump y su tropa de choque, su cesto de deplorables o de «camisas sucias» como algunos le llaman, han logrado parte de su objetivo y es crear el caos y el terro...
Por Lázaro Fariñas*- Cubainformación-Radio Miami.-Lo que por tiempo veíamos venir, por fin llegó. Las turbas seguidoras y ciegas del Delincuente en Jefe que desde hace cuatro años ocupa la presidencia de Esta...
Lo último
La cuestión es de principios
Leidys María Labrador Herrera - granma.cu.- «(...) extraordinaria es la grandeza del corazón cubano: haga cada uno su parte del deber, y nadie puede vencernos», decía José Martí. (Foto: Ricardo...
Ver / Leer más
La Columna
El legado de Joker
Rosa Miriam Elizalde.- En sus últimas horas en la Casa Blanca, Donald Trump publicó los “Logros” de su administración, una lista jactanciosa de supuestos éxitos políticos, económicos y diplom&aac...
La Revista