Rosa Miriam Elizalde.- En sus últimas horas en la Casa Blanca, Donald Trump publicó los “Logros” de su administración, una lista jactanciosa de supuestos éxitos políticos, económicos y diplomáticos, que escandaliza tanto por lo que dice como por lo que omite.


Olvida mencionar, por ejemplo, los 400 000 muertos por coronavirus en Estados Unidos, los dos históricos procesos de destitución y el plan de autogolpe del 6 de enero, cuando sus partidarios intentaron tomar la sede del Congreso en Washington. Quien lee hasta el final, tiene la sensación de que la lista ha sido redactada con la impunidad tragicómica de Joker, porque al igual que el villano del comic, antes de desaparecer de Ciudad Gótica en helicóptero se esfuerza en regalar una última payasada siniestra.

Por cierto, el Joker que me recuerda Trump no es el que encarna el actor Joaquin Phoenix, sino el de la película El caballero oscuro (2008) que le dice a Batman: “Tu creías que podíamos ser decentes en tiempos indecentes”. En esta obra radicalmente alejada de las películas de superhéroes al uso, hay una fina línea que separa al héroe del antihéroe y a este del villano que siempre está al acecho: “Es el héroe que Ciudad Gótica se merece, pero no el que necesita ahora (…). No es un héroe, sino un guardián silencioso, un protector vigilante, un caballero oscuro”.

Joker Trump admite, al mejor estilo macartista, que su administración “se levantó contra el comunismo y el socialismo en el hemisferio occidental”. A partir de este subtítulo, la lista de sus “logros” se enfoca en Cuba: revirtió la política de la administración de Barack Obama, se comprometió a mantener intacto el bloqueo, promulgó nuevas políticas para perseguir las finanzas, cortó las remesas, impidió los viajes, permitió demandas en tribunales norteamericanos contra empresas extranjeras que supuestamente trafican con bienes expropiados en la Isla después de 1959...

Josefina Vidal, quien fuera la principal negociadora con el gobierno de Barack Obama en el proceso de restablecimiento de las relaciones entre los dos países, reaccionó a estos “Logros de la Administración Trump”: “Legado nefasto y vergonzoso de crueldad gratuita contra todo un pueblo, a cambio del apoyo político de una minoría enferma de venganza, fracasada y mil veces derrotada”.

La embajadora se refiere a los políticos de Florida que pactaron con Trump para arrasar con Cuba y, de paso, indirectamente nos recuerda que la actitud del Joker de la Casa Blanca es la del individuo indecente como metonimia de la indecencia social que lo llevó a la presidencia. Nadie es tan desagradable, cruel, perturbador y siniestro sin un coro de adulones y una circunstancia que lo propicien.

El acápite de la lista de “logros” que dedica a Cuba es la prueba de que el último propósito identificable de Trump era dejar un sembrado de minas en los jardines de la Casa Blanca para recibir a Joseph Biden. La cadena de sanciones contra la Isla -las últimas emitidas ya con un pie en el estribo-, intenta abortar la intención del nuevo presidente de retomar la peculiar política de distensión que inició en 2014 el gobierno de Barack Obama con La Habana. Un editorial de The New York Times, firmado por la Junta Directiva del rotativo, asegura que la administración Trump “no deja puentes sin quemar” y "lanza un bocado a los exiliados cubanos" que arroparán a Joker y a sus hijos naturales o putativos con intensiones presidenciables.

La podredumbre moral que lleva a Joker a ser visto como un héroe por millones de ciudadanos en EEUU habita en esa masa embriagada de furia que intentó tomar el Capitolio, y que sigue adorando a Trump, como vimos ayer durante el espectáculo final con el que se despidió de su presidencia. La conjura de la ira que conocemos muy bien los cubanos, desemboca siempre en la irracionalidad. Es la complicación moral de esta película retorcida que hemos visto, una y otra vez, en los últimos cuatro años. Esperemos que Biden la corrija y que, aún en tiempos indecentes con el trumpismo vivo y coleando en Estados Unidos, él pueda ser el presidente decente que le ha prometido a su país y al mundo.

(Publicado en La Jornada, de México)

La Columna
Rosa Miriam Elizalde - La Jiribilla.- El cierre de las cuentas de Trump llega demasiado tarde y no tiene el olor de claveles, sino de otra práctica discrecional de los monopolios privados en Internet, que actúan según soplen los ...
Rosa Miriam Elizalde.- Le llamaron “ataques sónicos”, “incidentes de salud”, “síndrome de La Habana”.  En nombre de unos supuestos ruidos inexplicables cuyas causas eran difusas, el gobierno de E...
Rosa Miriam Elizalde.- Soplan vientos de cambio en Washington. Anthony Blinken ofreció esta semana una fugaz declaración sobre Cuba en una entrevista a la cadena MSNBC en la que derribó, pieza a pieza, el tablero mundial de su a...
Lo último
La Columna
Prisionero por Palestina
Todos los días nace y muere, da con su cabeza contra el muro, y su herida grita. Sus captores tapan todas las ventanas para que nadie vea su nacer y morir, sus días que se encienden y estallan de luz y hacen temblar toda su tierra para ...
La Revista