Javier Francisco Domínguez - La Otra Versión / Cubainformación.- En un video colocado en la red social twitter el Secretario de Estado habló sobre el apoyo de su gobierno a la libertad de prensa y su papel de informar al público para hacer que los gobiernos rindan cuenta… Lo que quizás no esperaba el funcionario imperial fue la ráfaga de críticas que recibió por hablar de un tema en el que EE.UU tiene techo de vidrio.


Bastaron sólo unas horas para que una lluvia de comentarios cayera sobre esta declaración, muchos de ellos denunciando la doble moral del gobierno norteño en esta materia y en el uso politizado de la misma. Algunos internautas se quejaron de cómo los medios estadounidenses en repetidas ocasiones han desinformado al público ejemplificando hechos y problemas que han desaparecido de la política editorial como la pobreza en EE.UU, las supuestas  armas de destrucción masiva que sirvieron de justificación para la guerra de Irak o la injerencia rusa en las elecciones norteamericanas.

Otra de las denuncias hecha pública en esta red social fue el bombardeo por parte de tropas de la OTAN lideradas por EE.UU en la antigua Yugoslavia entre el 24 de marzo y el 11 de junio de 1999. En uno de los comentarios se recordaba la bomba selectiva que destruyó el edificio de la televisión de Serbia donde murieron periodistas y técnicos que informaron de la barbarie que se vivía en su país hasta el último minuto de sus vidas. Al parecer “había que callarlos en nombre de la libertad”.

En aquel momento el pretexto creado por el Pentágono de una supuesta crisis humanitaria en la provincia serbia de Kosovo, fue una burda mentira escenificada con una lluvia de noticias falsas y montajes fotográficos en los que aparecían las supuestas víctimas kosovares agredidas por militares serbios.

Precisamente esa fue otra de las críticas hechas al Secretario de Estado en los comentarios de su video. El financiamiento a agentes internos en otros países para que fabriquen noticias falsas que responden a una política editorial elaborada en EE.UU. Eso no es financiar la libertad de prensa sino financiar la desestabilización de otras naciones y fabricar justificaciones para sancionar e invadir a gobiernos soberanos que no se someten a imperialismo que Blinken representa.

 

Pero el fantasma que más le apareció al funcionario norteamericano fue sin dudas el de Julian Assange. Decenas de comentarios mostraron la imagen del periodista perseguido por EE.UU para silenciar sus denuncias sobre los crímenes de guerra del ejército norteamericano a lo largo y ancho del mundo, además de hacer públicos  documentos ultrasecretos que muestran cómo la CIA espía celulares y televisores inteligentes.

Bajo los hastachg  #FreeAssange y #FreeAssangeNOW  La enorme cantidad de críticas que llovieron sobre Antony Blinken pueden traducirse como una literal paliza en redes sociales y es que el programador, periodista y activista de Internet australiano conocido por ser el fundador, editor y portavoz del sitio web WikiLeaks representa esa hipocresía imperial en materia de libertad de prensa o libertad de expresión.

Su delito no fue saquear, robar, agredir, difamar o mentir. Se le persiguió y se le condena por mostrar al mundo la esencia criminal del gobierno de los EE.UU y los intereses que representa. Es otra voz que hay que silenciar en nombre de la libertad.

 
 
La Columna
Javier Francisco Domínguez - La Otra Versión / Cubainformación.- El fallecimiento de un niño siempre causa dolor a la familia y conmociona a cualquier persona que tenga un mínimo de sensibilidad. Lo repugnante es ve...
Javier Francisco Domínguez - La Otra Versión / Cubainformación.- Decir que su rechazo es sólo contra el gobierno o el sistema cubano resulta ser la máscara que usan algunos enfermos de odio para disimular la antipat...
Javier Francisco Domínguez - La Otra Versión / Cubainformación.- Justo en la semana en que el pueblo cubano sufrió la pérdida de uno de sus músicos más queridos y populares, el despreciable youtuber us...
Lo último
La Columna
La Revista