Geraldina Colotti - Resumen Latinoamericano / Cubainformación.- Podemos mirar el año que se cierra tras un doble movimiento, el de las protestas populares y el de los procesos electorales que, en algunos países de América Latina -de los 14 que acudieron a las elecciones- han resumido parcialmente sus solicitudes de transformación. Un doble movimiento que se enmarca en la reconfiguración geopolítica de un mundo multicéntrico y multipolar, tras la caída de la Unión Soviética, sancionada con la dimisión del entonces presidente Mikhail Gorbachev en la noche de Navidad de hace treinta años.


Desde aquel 25 de diciembre de 1991, cuando dejó de ondear la bandera de la URSS, un neoliberalismo desenfrenado impuso al mundo un modelo único y devastador. Pero precisamente del continente latinoamericano -de ese «patio trasero» que en esa época sufría la derrota de la revolución sandinista en Nicaragua tras las elecciones perdidas por los sandinistas en 1990 – vendrá la negación de las grandilocuentes teorías sobre el «fin de la historia».

En Venezuela, la rebelión cívico-militar del comandante Chávez del 4 de febrero de 1992 marcará el camino. Desde México, los zapatistas enviarán otra señal importante contra el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), dos años después. Y, en toda América Latina, las mujeres y los pueblos originarios liderarán las luchas de resistencia durante esa década.

Sujetos que siguen acompañando los procesos de cambio en marcha en el continente, consolidando su perfil, como en Bolivia o Venezuela, dos países que han vuelto a medir el consenso en las urnas en este 2021. Para Bolivia fueron elecciones subnacionales relativas a gobernadores, a los miembros de las asambleas departamentales, a los alcaldes ya los concejales, las que tuvieron lugar el pasado 7 de marzo. Un momento más de verificación del Movimiento al Socialismo (Mas), que regresó al gobierno con Luis Arce y David Choquehuanca luego del golpe de Estado contra Evo Morales en 2019.

La Venezuela bolivariana, en cambio, culminó con éxito las megaelecciones del 21 de noviembre, que confirmaron la hegemonía del Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv) y sus aliados del Gran Polo Patriótico. A pedido de la oposición que aceptó el diálogo con el gobierno de Nicolás Maduro, el nuevo Consejo Nacional Electoral (Cne), fruto de ese mismo diálogo realizado en varias ocasiones en México, fusionó las elecciones regionales y municipales en una sola fecha.

Para la revolución bolivariana, fue la ronda electoral n. 29 desde la victoria de Hugo Chávez en las elecciones presidenciales de 1998. Un acto al que asistieron cerca de 500 acompañantes internacionales, muchos de los cuales pertenecean a organizaciones mal dispuestas hacia el socialismo bolivariano: como la Unión Europea, cuyo Parlamento confirmó las «sanciones» contra Venezuela por un año más, poco antes del 21 de noviembre, a raíz de las decisiones impuestas por Washington.

La sombra de Washington, que busca reajustar su hegemonía decadente en el contexto de la crisis estructural del capitalismo, beneficiándose también de la pandemia, se ha manifestado en todos los procesos electorales que han afectado al continente. En el centro de su obsesión, el llamado «eje del mal», integrado por Cuba, Venezuela y Nicaragua.

Con respecto a la revolución cubana, con la renovación de los fondos del Pentágono destinados a la subversión, se inició un nuevo proceso desestabilizador, que alcanzó su punto más agudo en julio. Los grupos activados por Miami han protagonizado estallidos de protesta, tratando de desencadenar una dinámica similar a la de las «guarimbas» en Venezuela, prontamente desactivada por la acción conjunta del gobierno cubano y el poder popular. Pero la maniobra aún está en curso, y tiene uno de sus puntos focales en el Parlamento Europeo, donde los lobbies anticastristas y antichavistas son desenfrenados.

El intento es repetir el modelo de «autoproclamación», a pesar del abierto fracaso del impuesto a Venezuela con la «presidencia interina» de Juan Guaidó. Un títere que apenas mueve los hilos, desactivado por su propia pandilla, pero que sigue funcionando para mantener el robo de los activos del pueblo venezolano en el exterior. Este mes, de hecho, se conoció la noticia de una nueva sentencia desfavorable para el gobierno bolivariano, emitida por un tribunal británico, que mantiene incautado el oro de Venezuela porque reconoce a Guaidó como «presidente legítimo».

Contra el gobierno sandinista, reconfirmado por las urnas el 7 de noviembre en las elecciones parlamentarias y presidenciales que dieron una gran victoria a la pareja presidencial Daniel Ortega y Rosario Murillo, ha comenzado una poderosa campaña mediática, que ha preparado el terreno para nuevas «sanciones» de EE.UU., prorrogadas por un año también por la Unión Europea.

El apoyo de la extrema derecha europea a la oligarquía que mueve los intereses de Washington en América Latina, ha mostrado su fachada política en la formación de una internacional “anti-comunista”, centrada en el partido español Vox. Una alianza formalizada en la «Carta de Madrid». Se trata de la continuación de la Conferencia de Acción Política Conservadora (CPAC), organizada en Maryland (Usa) en febrero de 2020 con el apoyo activo del entonces presidente estadounidense Donald Trump y de los componentes más reaccionarios de la derecha norteamericana. En 2021, el CPAC se reunió tanto en Europa del Este como en México, donde libró una furiosa campaña contra el presidente Manuel López Obrador en las elecciones parlamentarias y regionales del 6 de junio.

El fuerte chantaje de Washington también se hizo sentir en la política argentina, durante la campaña electoral de octubre para renovar los escaños de 127 diputados y 24 senadores. Mientras tanto, el país aún se encuentra en las garras del acuerdo Stand-By, celebrado en 2018 por Macri con el Fondo Monetario Internacional. En este mes de diciembre, la dirección ejecutiva del FMI determinó que «la estrategia y la condicionalidad» del programa de acceso excepcional al financiamiento del organismo por parte de Argentina en virtud de ese acuerdo, «no eran lo suficientemente robustas».

El papel de Colombia, sacudido durante meses por una ola de protestas populares, severamente reprimidas por el gobierno de Iván Duque, nuevamente este año pareció ser decisivo en la desestabilización del continente, siendo el narcogobierno colombiano el gendarme estadounidense en la región. Fueron, de hecho, colombianos, los mercenarios quienes, el 7 de febrero, asesinaron al presidente haitiano Jovenel Moise, en lo que ha aparecido una nueva intervención del gobierno estadounidense en la atormentada isla, nacida de las acciones independentistas del revolucionario Toussaint Louverture.

La derecha colombiana también juega un papel decisivo en el CPAC. La alianza Conservadora tiene el objetivo declarado de oponerse tanto al Foro de Sao Paulo como al Grupo de Puebla, dos plataformas internacionales de la izquierda latinoamericana. El primero agrupa a varios partidos y movimientos, desde el Partido de los Trabajadores Brasileños hasta el Partido Socialista Unido de Venezuela, pasando por el Partido Comunista de Cuba. Al segundo se suman políticos progresistas y ex presidentes como Lula da Silva, Rafael Correa, Pepe Mujica o José Luis Zapatero. Personalidades y movimientos populares que han protagonizado los encuentros mundiales culminados en Caracas en junio por celebrar la victoriosa Batalla de Carabobo, fundamental para la independencia de Venezuela.

Por lo contrario, la alianza de extrema derecha, que también utiliza una fundación denominada Disenso, incluye a personajes como el hijo del presidente Jair Bolsonaro, figuras de la extrema derecha colombiana y chilena o peruana como Keiko Fujimori, y golpistas venezolanos como Leopoldo López.

Algunos de sus integrantes han sido invitados a la toma de posesión del banquero Guillermo Lasso, quien ganó las elecciones en Ecuador en abril, confirmando el rumbo negativo de la izquierda tras la traición de Lenin Moreno. También fueron recibidos en Colombia por el expresidente Álvaro Uribe, así como, en 2020, habían viajado a La Paz para visitar a la golpista Jeanine Áñez, y así como también fueron a Lima para apoyar a Keiko Fujimori, hija del ex Dictador peruano, condenado a 25 años de prisión por asesinato, secuestro y corrupción.

Fuerzas que siguen presionando para organizar un golpe institucional contra el maestro Pedro Castillo, proclamado presidente de Perú en julio tras un convulso proceso electoral que dio la victoria a las fuerzas progresistas contra la derecha de Keiko Fujimori, pero con un equilibrio inestable a nivel parlamentario.

En Lima, la segunda cumbre de Runasur, la plataforma internacional de organizaciones civiles, sindicales e indígenas impulsada por el expresidente boliviano Evo Morales, debía haberse realizado en diciembre, pero la reunión fue suspendida, tanto por la pandemia aún en curso, que por la situación de tensión existente, ya que el anuncio de la cumbre ha desencadenado la reacción de la derecha y de los medios privados que controla.

Por otro lado, una nueva Cumbre del Alba-Tcp se llevó a cabo con éxito en La Habana, con objetivos opuestos a la «Cumbre de las Democracias» organizada por Biden para reafirmar la versión verde del multilateralismo bélico como motor del reinicio capitalista, escenificado dos veces, a octubre y noviembre, con la cumbre del G20 y la cumbre del Clima.

Los casos del periodista Julian Assange, quien está a punto de ser extraditado por el Reino Unido a Estados Unidos por haber revelado los intereses reales que impulsan las «guerras humanitarias», y el del diplomático venezolano Alex Saab, secuestrado en Cabo Verde y deportado a Estados Unidos, indican cuál es el nivel de «democracia» o «libertad de expresión» utilizadas como armas por el imperialismo estadounidense.

Y si en El Salvador y Paraguay la izquierda no cosechó buenos resultados en las elecciones de febrero y octubre, las cosas fueron diferentes en Honduras, donde la candidata de Libre, Xiomara Castro, ganó ampliamente a fines de noviembre, anunciando un cambio de rumbo en el importante enclave estadounidense en Centroamérica.

Y, en diciembre, fue elegido presidente de Chile el progresista Gabriel Boric, quien ganó al candidato pinochetista Antonio Kast, uno de los pilares de la alianza Conservadora CPAC. Un paso más hacia la constituyente esperada por el pueblo chileno el próximo año, y sobre la que está trabajando la Asamblea Nacional Constituyente, resultado de las elecciones del pasado 11 de abril.

El Perú de Pedro Castillo también tiene el mismo objetivo. El año que viene, la izquierda también podría ir al gobierno en Brasil y en Colombia. Lula da Silva y Gustavo Petro resultan favorecidos en las encuestas. Y, mientras tanto, el pueblo está de vuelta en las calles tanto en Guatemala como en Paraguay, donde aumenta la protesta contra el gobierno de Mario Abdo Benítez. La brisa bolivariana está aumentando de intensidad.

La Columna
Geraldina Colotti - Resumen Latinoamericano / Cubainformación.- Con motivo del 26 de Julio, que también será celebrado en Italia por los movimientos de solidaridad con la Revolución Cubana, entrevistamos a la Embajadora de...
Geraldina Colotti - Resumen Latinoamericano / Cubainformación.- Es sabido que, en lo que respecta a la Venezuela bolivariana, es tarea de la guerra mediática, que acompaña a la guerra económico-financiera decidida por el i...
Geraldina Colotti - Resumen Latinoamericano / Cubainformación.- Alí Padrón, ministro del Poder Popular del Turismo, nos recibe en su despacho de Caracas, mientras aún se encuentra en marcha la Feria Internacional de Turism...
Lo último
La Columna
La Revista