Después de una serie de peripecias, casi incompresibles, muy burocráticas pero muy propias del carácter fascista de una mayoría aplastante de las Fuerzas Armadas españolas, se ha producido un hecho represivo que tiene una importancia extraordinaria, profesional, personal y colectiva. Sobre todo colectiva. Ejemplar, o ejemplarizante, para decirlo con más precisión.

Reflexiones (si pueden llamarse así), de Donald Trump

 

Dos puntos de salida y una carrera para el golpe “Cívico”-Militar

 

El golpe blando: Bolivia. El Tío Sam, con Gene Sharp y el “cívico” Camacho, contra Evo Morales

 

Del aumento de los precios del Metro a la revuelta. Neoliberalismo salvaje

“No quiero ser el mejor presidente de la historia del país, sino más bien que queremos, junto al pueblo, La mejor Bolivia de nuestra historia”

La Columna