Ramón Pedregal Casanova.- Rueda de prensa del miembro del Consejo Nacional Palestino y del Comité Central del Frente Democrático para la Liberación de Palestina Yamil Kasem: “Palestina no se vende, resiste hasta la independencia".

Ramón Pedregal Casanova.- “Un grupo de veteranos de nuestra independencia, presidido por Schweyer, acaba de ofrecer al embajador norteamericano en Cuba el machete de Baire para defender los cañones de Washington. En su brindis, Schweyer y sus amigos no aclaran mucho las cosas. Limítanse a utilizar las manoseadas palabras de estos días, pulidas y brillantes a fuerza de andar de mano en mano: democracia, hemisferio occidental, libertad, patriotismo. Sin embargo, no está de más repetir ahora que el lema falso de democracia, manejado por cierta gente, sirve a las mil maravillas para encubrir todo lo que antes llamábamos por su nombre puro y simple: fascismo, hitlerismo, quintacolumnismo. Por ello, vale preguntarse a estas alturas qué democracia es la que piensa defender Schweyer al frente de sus veteranos. ¿Es la del pueblo de Norteamérica, o la que fingen sus opresores, del tipo de Henry Ford? ¿Es la que ansía el pueblo cubano, o la que manipulan taimadamente sus enemigos, esos que nos acortan las zafras y nos imponen feroces tratados de reciprocidad? Sería importante saberlo desde ahora, porque en estas cuestiones hay que andarse con mucho cuidado, tratándose del Tío Sam.”Del artículo Yankis y Mambises. 31- V- 1941, en el libro Prosa de prisa, 1929-1972, Tomo I. Autor: el gran escritor cubano Nicolás Guillén.

Ramón Pedregal Casanova.- “Sobre esta tierra hay por qué vivir: sobre esta tierra señora de la tierra, madre de los inicios y madre de los finales. Se llamaba Palestina. Se sigue llamando Palestina. Mi señora: yo tengo, porque tú eres mi señora, tengo por qué vivir.” Versos del poema “Sobre esta tierra”. Autor el gran poeta Palestino Mahmud Darwish.

Ramón Pedregal Casanova.- "Me odian, luego me temen”. De oficiis, I, 28. Cicerón.

Ramón Pedregal Casanova.- Unidad de acción, formación, creación de un frente político de la mayoría. Son ideas que se repiten en la izquierda que pretende transformar el mundo. Pensar en ello es una gran tarea, y debe hacerse sobre lo particular y lo general de la práctica. La experiencia es la prueba. Si una persona nos pone delante su punto de vista sobre la experiencia llevada a cabo, si dialoga con nosotros, si nos muestra las contradicciones y las herramientas para salir adelante… debemos tenerla en cuenta.

Ramón Pedregal Casanova.- “Oh, Patria Mía, Patria Mía,la grandeza y la belleza, el esplendor y la suntuosidad se encuentran entre tus colinas, entre tus colinas. Y la vida y la salvación, la dicha y la esperanza, se encuentran en tu aire, en tu aire. ¿Cuándo podría verte, cuándo, sana y a salvo, triunfadora y dignificada? ¿cuándo podría verte, cuándo, desde tu altura alcanzando los cielos, alcanzando los cielos? Patria Mía, Patria Mía. Oh, Patria Mía, Patria Mía, los jóvenes no se cansarán, su preocupación es la independencia, o perecer en el intento, perecer en el intento. Abrazarán la muerte antes de ser para los enemigos unos esclavos, unos esclavos. No aceptaremos, no aceptaremos ni la humillación perpetua, ni esta vida irritable, ni la humillación perpetua, ni esta vida irritable. No la aceptaremos, sino restauraremos la herencia de nuestra gloria, la herencia de nuestra gloria. Patria Mía, Patria Mía. Oh, Patria Mía, Patria Mía. La espada y la firmeza y no la palabrería o la disputa serán nuestro emblema, nuestro emblema. Nuestra gloria y nuestra promesa son un deber que hacia la fidelidad nos conmueve, nos conmueve. Nuestra dignidad, nuestra dignidad es un fin que nos honra y es una bandera que ondea. Es un fin que nos honra y es una bandera que ondea. Que dichosa eres, allá, desde tu altura, venciendo a tus enemigos, venciendo a tus enemigos, Patria Mía, Patria Mía. Himno Nacional de Palestina: Patria Mía. Letra: Ibrahim Touqan. Composición: Mohamad Fleifel. Traducido al castellano por Jamal Halawa.

Ramón Pedregal Casanova.- El 30 de Abril con el fracaso del último golpe de Estado quedó ante el mundo la imagen que vale más que mil palabras: la dirección golpista se puso en el extremo de un puente que no cruzó el pueblo de Caracas, el pueblo venezolano. El pueblo y su ejército se quedaron al lado del gobierno democrático, era el gobierno que habían elegido y no quisieron y no quieren la guerra que buscan los golpistas.

La Columna