Prensa Latina / Granma.- La Cumbre Alternativa y paralela a la del Grupo de los Ocho (G-8) en el balneario alemán de Heiligendamm, comenzó el 5 de junio en Rostock con la consigna Otro mundo mejor es posible. La cita coincide con la reunión de los jefes de Estado y de Gobierno de los países más industrializados, que se iniciará este miércoles bajo una gran tensión, previéndose intensos debates sobre el medio ambiente.
 
De igual forma, el tema de la instalación por Estados Unidos del escudo antimisiles en Europa y la utilización de la República Checa y Polonia en tales objetivos, que ha provocado una airada reacción rusa, debe centrar los debates bilaterales entre los mandatarios Vladimir Putin y George W. Bush.
Los provocadores pronunciamientos del presidente norteamericano respecto a Rusia y las enérgicas respuestas de su homólogo ruso en varias oportunidades en las últimas semanas, han matizado el preámbulo de esta Cumbre. Estos temas, incluso, podrían eclipsar el debate sobre otros asuntos en la agenda del G-8.
Durante el encuentro antiglobalización, sus más de 1 500 participantes denunciarán las diferencias entre ricos y pobres, la hambruna en países tercermundistas, así como la renuencia de EE.UU. a aceptar controles para evitar el desastre mundial por cambios climáticos.
El discurso inaugural de esta contracumbre, lo pronunció el suizo Jean Ziegler, relator especial de Naciones Unidas para el Derecho a la Alimentación, quien indicó que las subvenciones agrícolas en Europa contribuyen a que haya hambre y pobreza en el mundo, informó DPA. Ziegler aseveró que "un niño que muere de hambre es un niño asesinado".
Entre las denuncias más significativas figura la muerte de 18 millones de personas en el orbe a causa de la pobreza, a pesar de que nunca hubo tanta riqueza.

En el G 8 Bush ignora propuesta de Merkel para reducir las emisiones de CO2
Heiligendamm, Alemania, 6 junio.— Los siete países más industrializados del mundo y Rusia (G 8) han iniciado esta noche su cumbre en el balneario báltico de Heiligendamm (Alemania), donde la canciller alemana, Angela Merkel, ha presionado hasta el último minuto para conseguir que la Casa Blanca diese su brazo a torcer en cuanto a un posible pacto con la UE para fijar límites a las emisiones de gases de efecto invernadero, pero el propio presidente, George W. Bush, ha descartado cambiar su posición.
Poco antes de comenzar el encuentro, Estados Unidos ha abortado el posible pacto. Merkel quería un acuerdo por el que los ocho grandes se comprometieran a no dejar que la temperatura mundial aumente más de dos grados centígrados. Preguntado si aceptaría esa idea, Bush ha sido tajante: "No. Hablaré de lo que estoy a favor. Estoy a favor de que nos sentemos y hablemos sobre la forma de avanzar". Con esas palabras ha definido la contrapropuesta estadounidense, anunciada por el propio Bush la semana pasada en Washington: reunir a los 15 países más contaminantes del planeta para que juntos determinen un límite mundial a las emisiones.
Además, Merkel quería un comunicado del G 8 en el que se reflejase un compromiso para que en el 2050 las emisiones de los gases que provocan el calentamiento terrestre sean la mitad que las registradas en 1990. Sin embargo, EE.UU. tampoco acepta ese objetivo. "Estados Unidos no ha concluido su propio proceso para decidir cuál debería ser la meta a largo plazo, así que en este momento no estamos preparados para adoptar esa propuesta", ha dicho Jim Connaughton, el principal asesor ambiental de Bush.
El antecesor de Bush en la Casa Blanca, Bill Clinton, suscribió el Protocolo de Kioto, que vence en el 2012, pero Bush retiró la firma de Estados Unidos. De hecho, Bush sólo reconoció públicamente que el cambio climático es un "desafío" a principios de este año y aceptar la idea de poner límites a las emisiones es un gran paso para una administración que se había negado de plano a contemplarlos anteriormente.
EL ESCUDO ANTIMISILES
Otro de los temas espinosos es el del escudo antimisiles, tras las advertencias lanzadas desde Moscú por el presidente ruso, Vladímir Putin, quien ha amenazado con apuntar misiles hacia Europa en respuesta a los planes de EE.UU. de establecer bases para un escudo antimisiles en Polonia y la República Checa. Merkel ha afirmado al respecto que "la Guerra Fría ha terminado" y que en la cumbre lo básico es "avanzar y buscar posiciones conjuntas" y no aislar a nadie. Tanto el problema del escudo como las diferencias respecto a Kosovo —Rusia sugiere que no sea el Consejo de Seguridad de la ONU el que decida sobre el destino de esa provincia serbia— ocuparán parte de los debates.
Mundo
RT en Español.- La Administración suspenderá los fondos para la Organización Mundial de la Salud mientras evalúa su papel "en el severo mal manejo y encubrimiento de la propagación del coronavirus",...
Canal Caribe.- La rápida transmisión de la COVID-19 ha puesto en jaque los sistemas de salud de varios países del mundo, y evidencia que cuando la atención sanitaria está enteramente privatizada, la respuesta es a&u...
Jennifer Haller, la primera participante en el proyecto norteamericano, ya ha recibido una dosis experimental. Autor: AP...
Lo último
La Columna
La Revista